lista de correosrecibe automaticamente las actualizaciones a tu correosiguenos en tuitersiguenos en facebook siguenos en youtube

enlaceZapatista

Palabra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Mar222006

En Sayula, Jalisco. 22 de marzo.

Palabras del delegado zero durante el mitin en Sayula

Fotos enviadas por John Gibler

Palabras en Sayula, Jalisco.
22 de Marzo de 2006

Nosotros somos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, somos indígenas que vivimos en las montañas del sureste mexicano y que nos alzamos en armas en contra del supremo gobierno el día primero de enero de 1994.Ese día atacamos siete cabeceras municipales del estado de Chiapas, y entonces, para proteger la identidad de los compañeros nos cubrimos el rostro; cuando nos conocieron en el resto del país y en el mundo traíamos el rostro cubierto y desde entonces es nuestro modo, nuestra insignia o nuestra forma de presentarnos, con el rostro cubierto, para señalar que este país y sus gobernantes y sus ricos, no ven a la gente más que a la hora que pelea, a la hora que se tapa el rostro.

Durante todos estos años los indígenas de todo el país y principalmente nosotros, no éramos vistos. Así como nos platicaban aquí, que los ricos usaban la parte central del parque y la gente pobre tenía que estar afuera, allá en Chiapas, los indígenas no podían caminar por las banquetas, tenían que caminar por las calles, y nos miraban como si fuéramos animales. Fue hasta que nos levantamos en armas, que nos tapamos el rostro, que nos empezaron a ver. Y entonces quedó esto como nuestro símbolo de lucha.

Nosotros no estamos ocultando nada, hemos dicho claramente qué es lo que queremos y por qué estamos luchando, y hemos visto también claramente, que los que se esconden detrás de las sillas, en las presidencias municipales, en las gubernaturas o en la presidencia de la república, son los que están escondiendo realmente el rostro, y nos muestran a todos como que son muy amables, muy comprometidos, cuando por detrás están robando y están mandando las órdenes para matar a la gente.

Lo que ha pasado, que hemos visto nosotros en todo el país, o en la parte que hemos caminado hasta ahora, en los catorce estados, es que en cada lugar hay un problema, que cada quien, cada persona, cada familia o cada grupo tiene un problema y está buscando un responsable. Las amas de casa a la hora que ven que están subiendo los precios de los productos con los que hay que alimentarse, o el precio de la renta, o el precio de la luz, el costo del teléfono, del impuesto, del agua. Y vemos también, que en esas dificultades, están las que tienen los trabajadores, a al hora que ven que los salarios no aumentan como debieran o que también les empiezan a quitar sus derechos, el derecho al seguro, el derecho a la educación, el derecho a la capacitación, el derecho a la huelga; y no sólo eso, sino que además empiezan a ser más pesadas y más largas las jornadas laborales. Hemos escuchado en varias partes de México donde los trabajadores tienen que laborar catorce o dieciséis horas diarias por 45 pesos al día, sin derecho a sindicalizarse, sin derecho a faltar por enfermedades, en el momento en que alguien se enferma es despedido; si son mujeres y son jóvenes, además tienen que sufrir el acoso sexual de los jefes, o de los jefes de línea o de los gerentes, o mismo de los patrones, que las quieren obligar a darles favores sexuales a cambio de no despedirlas.

Hemos visto muchas de estas historias, y nos estamos preguntando, y cada quien se pregunta, ¿por qué es esto?, ¿por qué está pasando esto?. Son pocas las decisiones que puede tomar cada uno en su corazón, muchas veces nos imponen cómo tenemos que ser, cómo tenemos que comportarnos, qué podemos decir, pero de una u otra forma vemos, y lo vimos ahora en la carretera, cuando veníamos para acá, que hay grandes lugares que están siendo apartados y construidos para viviendas de la gente rica, no hay ninguna casa todavía y ya tiene todos los servicios, tiene luz, drenaje, vigilancia, jardines, y aún no llegan ahí. Y vemos que en las colonias de la gente pobre no hay nada, ni drenaje, ni luz servicios, ni siquiera pavimento en las calles. No hay que preguntarse mucho quién vive en un lugar y quién vive en otro, ese es de por sí el modo de los ricos, agarran un lugar, se apoderan de el y expulsan a toda la gente que es diferente a ellos; así como en este parque ocurría, según nos están contando.

Y nosotros preguntamos por qué esa gente que está allá va a tener todo, todos los servicios, y la gente que está trabajando, los obreros, las mujeres, los empleados, los choferes, los campesinos, no tienen ningún servicio. Por qué el que no trabaja tiene todo, y por qué el que si trabaja carece de esas cosas. Pero como lo estamos viendo cada quien en nuestra casa, en nuestro trabajo, pues pensamos que es por culpa de uno mismo, nos venden esta idea que se que uno es haragán, o que es destino que dijo el dios, o que es mala suerte la que tenemos. Y entonces empieza a nacer en nosotros, en nuestro corazón un coraje, una rabia, un rencor, que además se ve agravado por la prepotencia y el autoritarismo de quienes nos gobiernan. Si uno tiene una necesidad o padece una injusticia y va a reclamar con el gobierno, con la autoridad, si no está bien presentado, si no es un hombre trajudo, incluso si es de otro color, si es moreno, lo tratan como si fuera de la basura; y si uno llega al mismo tiempo que está llegando un señor muy elegante y además rubio, ven inmediatamente como las autoridades hasta se arrodillan para recibirlo; y está ese coraje y esa indignación, y esa impotencia de ver que está uno con ese dolor y nadie se atreve a darle solución.

Y entonces ese coraje empieza a buscar un camino, y el mismo que está allá arriba nos ofrece a quien dirigir ese rencor, contra quien pelear; y entonces a los jóvenes les dicen que contra los viejos, contra los rucos, que ellos son los que no entienden, los que los tratan mal, los que los desprecian, y en el joven empieza a crecer ese rencor contra otra generación; a los hombres, que el responsable de los problemas son las mujeres; a los ancianos y a la gente de edad media, que son los jóvenes; y siempre es gente de bajo y siempre nos están presentando una propuesta “este es su enemigo”, “este es el criminal”, “si te pasan las cosas malas en tu casa, si suben los precios, en lugar de reclamarle al que todo tiene, saca tu coraje con el que se igual que tú”.

De esa forma nos empiezan a decir que nuestra pobreza es culpa de los jóvenes, de los punks, de los anarcos, de la pandilla, de la banda, y entonces construyen este aparato represivo, esta policía, para querer, según esto, decir que están haciéndole un favor a la ciudadanía a la hora de perseguir a los delincuentes. Pero lo que hemos visto, compañeros y compañeras, es que esos no son los delincuentes ni los criminales; los que se están enriqueciendo son como el presidente municipal, que no hace ningún trabajo y cada vez tiene más riquezas; como el gobernador del estado, como el presidente de la república, como su esposa, Marta Sahagún, como sus hijos, porque ya pasamos por Guanajuato y vimos como se están apoderando de las tierras; y esa gente no trabaja, tiene esa riqueza simplemente por su apellido, porque nació ahí y es parte del gobierno.

Y entonces el sistema lo que nos está diciendo es que es criminal el que se viste de negro, el que se acomoda el cabello de otras formas, el que se raya en la piel, el que se hace un perforación para ponerse un arete, que ese es el culpable, que no tiene nada, que está igual que nosotros, y el que sí se está enriqueciendo, ese es el hombre de bien, es al que hay que admirar, y ahí nos están engañando a todos. Y nosotros decimos ¿porqué vamos a dejar que nos engañen?, y entonces, nosotros que estamos en la Otra Campaña, decimos que vamos a elegir, dentro de las pocas elecciones que tenemos, vamos a elegir a quién dirigir nuestro coraje, nuestro rencor y nuestro odio; no al que está como nosotros; nosotros somos indígenas, no dirigimos nuestro odio a la gente de color blanco, nuestra lucha, no nos alzamos en armas contra los ladinos o contra los mestizos, tampoco nos alzamos en armas contra otros grupos indígenas, y eso era lo que nos estaba proponiendo el gobierno, que peleáramos entre campesinos, que peleáramos entre pueblos indios. Y nuestra situación era la peor que se puedan imaginar, peor incluso que, como platicó la compañera maestra, de los migrantes que trabajaban de agricultores; y en lugar de hacer eso, decidimos dirigir nuestro rencor, nuestro coraje, nuestra rabia, al verdadero responsable, al sistema.

Nosotros decimos que elijamos, a eso los venimos a invitar, a que elijan si ese coraje que tienen, por la humillación que se recibe, por la injusticia que se parece…que se padece, perdón, si la vamos a dirigir a uno que es como nosotros, aunque se vista diferente, aunque se vista de negro, aunque sea joven, aunque sea anciano, aunque sea mujer, aunque sea trabajador o agricultor, o si lo dirigimos hacia quien es responsable de la miseria de uno o de otro. Nosotros no nos estamos proponiendo llegar a un puesto gubernamental, no es una campaña electoral esta; y qué les podemos decir, ustedes como pueblo de Sayula, que ahora si que ya probaron de todo y ya vieron que, en efecto, todos son iguales, tanto el PRI, como el PAN, como el PRD. Nosotros pensamos que la solución no está en un cambio de gobierno, pensamos que la solución está en que cada quien se organice en su lugar, aquí en Sayula, sea como joven, sea como banda, como pandilla, como maestro, por la vivienda, como trabajador, y que esa organización no luche sólo…no luche solamente aquí en Sayula, ni sola, sino que se una a la gente en la lucha contra el que es el responsable, y que se una la gente de Sayula con toda la gente de Jalisco que ya está en nuestro movimiento, y con toda la gente, unirse a toda la gente, que en todo el país, también está en este movimiento.

Nosotros lo que queremos es tumbar al gobierno, a todo el gobierno, no importa de qué partido sea; y queremos también, que se vayan los ricos, que la gente que está viviendo en barrios pobres o que no tiene vivienda, vaya a vivir a esos fraccionamientos y que la gente que está ahí, si es que no tiene delito, si la riqueza no la obtuvo por malas maneras, que se vaya a vivir a la colonia popular y que sepa lo que es vivir sin servicios, sin drenaje, sin luz, sin agua y todavía padecer la persecución de la policía. Porqué la policía en lugar de estar persiguiendo a los jóvenes, o a los trabajadores, o a los que luchan por vivienda, no persigue a los verdaderos criminales, a los que se están robando y despojando la tierra a los campesinos, por qué no agarra a los hijos de Marta Fox, Marta Sahagún de Fox; por qué no agarra a los gobernadores que cada vez se enriquecen más, por qué no agarra a los generales que están implicados en el narcotráfico, porque no agarra a los grandes empresarios que cada día están explotando a miles y a cientos de miles de trabajadores, por qué atenta contra el que tiene una pequeña tiendita, un pequeño comerciante, que de eso vive, no tiene otra cosa, y en lugar de atacar a él, por qué no va a los centros comerciales, a Sam’s, a Aurrera, a Comercial mexicana, los dueños de eso son los que se están enriqueciendo por medio del crimen.

En el caso del campo mexicano, lo hemos visto ya estos días que hemos estado en Jalisco, se está haciendo una guerra de despojo compañeros y compañeras, a los campesinos les están quitando la tierra, robándola, y así como nos platicaron aquí, muchos de ellos están en situaciones de esclavitud; hemos escuchado también en muchas partes, las protestas de los jóvenes que son perseguidos, golpeados, simplemente por su apariencia, a veces ni siquiera por eso, como dijo aquí un compañero, nada más porque son jóvenes, por el delito de ser jóvenes; y entonces ahora resulta que la edad es un crimen, y nos están vendiendo está mentira de que acá están los criminales, que es la gente que trabaja, la gente que lucha, la gente que está buscando por dónde; y la gente que está encerrada en esos fraccionamientos, o encerrada en la plaza central, esa es la que es buena, y eso es lo que es mentira.

Nosotros no estamos ofreciéndoles nada, no les estamos prometiendo que vamos a solucionar los problemas, lo que nosotros estamos ofreciendo, es otro camino, uno que no es PRI, PAN, ni PRD, ni ningún partido político, es uno de que ustedes mismos se organicen junto con nosotros, y así como nosotros estamos luchando por la justicia en Chiapas para los pueblos indios, unamos nuestra lucha con ustedes aquí en Sayula, que se organicen y nos apoyemos mutuamente; pero no nada más entre Sayula y Chiapas, todo Jalisco con Sayula, todo el país con Sayula; pero para eso necesitamos que se organicen, que no sea para tomar el poder, para que uno de nosotros o uno de los que está aquí llegue a ser presidente municipal y repita la misma historia de corrupción y mentira que ha transcurrido por tantos años, no; se trata de que nos organicemos entre nosotros y, no importa quién esté de gobierno, lo obliguemos a obedecernos, lo obliguemos a cambiar las leyes, obliguemos a cambiar el destino de la inversión pública, obliguemos pues a hacer otro país, volver a hacerlo de nuevo. Nosotros es lo que estamos proponiendo compañeros y compañeras. No les traemos promesa, les traemos esta propuesta de unirse a esta causa y a esta lucha, que es la que va a tumbar al gobierno, va a acabar con los ricos, y va a levantar otro país, otro México, por eso nosotros decimos que es otra campaña.

Nosotros les pedimos que lo piensen, si van a seguir viendo hacia arriba, a ver si el siguiente presidente municipal, o el siguiente gobernador, o el siguiente presidente de México va a resolver los problemas, nosotros les decimos claro que no, que los van a seguir persiguiendo como banda, como pandilla, que los van a seguir tratando como criminales, que van a seguir recibiendo los mismos golpes, las cárceles y, como en el caso del compañero que vino a la fiesta de la candelaria que era joven de aquí, van a seguir siendo asesinados, y siempre van a seguir siendo…van a seguir, perdón, van a ser vistos como delincuentes y como criminales incluso por aquellos que son iguales que ustedes.

Afortunadamente lo que hemos visto en el resto del país, es que hay muchos jóvenes, hombres y mujeres, de la banda, de la pandilla, como se dice, que están en la misma situación y han decidido, han elegido unir su lucha, sin perder su identidad, sin perder su organización, sin perder su modo, decimos nosotros, o su forma de ser; juntarnos, para acabar con el sistema que es el que nos está destruyendo.

Entonces, compañeros y compañeras, si queremos tierra para trabajar, si queremos una vivienda digna, si queremos buena alimentación, si queremos escuelas, si queremos hospitales, si queremos trato digno, si queremos un buen gobierno, tenemos que cambiar el sistema, no cambiar el gobierno. Nosotros les pedimos pues, que lo piensen compañeros y compañeras, no les estamos pidiendo que se alcen en armas, ni que se tapen el rostro, ni que dejen de ser lo que son; que la pandilla o la banda siga siendo lo mismo, que los que están luchando por vivienda sigan en eso, pero ya no solos, que los maestros no tengan que padecer las arbitrariedades de las autoridades solos, que los ancianos o ancianas no tengan que padecer también la humillación y el desprecio por la edad, que nadie vuelva a sufrir solo, eso es lo que estamos proponiendo, que unamos ese coraje, esa rabia, esa indignación que ahora tenemos y la metamos en este gran movimiento que vaya por todo, no por un cambio de gobierno, sino por un cambio de sistema.

Imagínense que tuviéramos la oportunidad de sacar de aquí a los ricos y a los malos gobernantes y se reuniera el pueblo de Sayula en una asamblea, y decidieran entre todos, qué va a estar en dónde, dónde van a estar las buenas casas, dónde van a estar las escuelas, los hospitales, los parques, los centros de diversión, los centros para el deporte, las escuelas, las tiendas, todo, cambiaría completamente todo, Sayula sería otra, porque sería la Sayula de abajo, la Otra Sayula. Si no hacemos esto, la misma humillación va a seguir siendo una y otra vez, se van a levantar estos fraccionamientos y nosotros siempre vamos a andar en la orilla, y todavía peor, ni siquiera vamos a estar aquí, porque la miseria y la explotación se van a agudizar tanto que nos van a obligar a emigrar, hacia Estados Unidos o hacia otros lugares, a buscar el alimento; así como estos migrantes que nos platicaron tuvieron que salir de su estado para buscar trabajo, ese es el destino que nos toca a todos, si no nos organizamos.

Entonces, compañeros y compañeras, los invitamos a que le entren a la Otra Campaña, que su palabra va a ser respetada, su forma de ser va a ser respetada también, y juntos decidamos que vamos a hacer en Sayula, perdón, que vamos a hacer en Jalisco, y que vamos a hacer en este país, que es México.

Los invitamos pues, compañeros y compañeras.

Es todo, muchas gracias.

Share

3 Comentarios »

  1. ¿cómo sería concretamente tanto para todo México como para un Estado o Municipio, el nuevo sistema?

    Comentario de ArtuoR — Abril 24, 2006 @ 12:44 pm

  2. para mi!! estas manifestaciones son armas contra esa gente, gente que son como nosotros, pero que los difiere un smoking, un auto lugoso, y una superable cantidad de dinero, y que nos hacen ver inferiores, yo, no tengo la edad adecuada para el gobierno, para poder contar para ellos, solo les voy a impórtar cuando tenga 18 años, para que pueda “elegir ami reprentante y protector” solo quieren que vote para obtener un gob, una persona con mas dinero, que el voto de todos lo enriquese, que es mentira que nos va ha protejer,enserio esta situacion ya ha llegado asu limite. y me da coraje ,por que no se por que nos enseñan los valores como la igualdad,el respeto,tolerancia y la equidad de genero, queriendo practicar la democracia pero el mismo gob,lo impide.
    gracias por dejarme dar un punto de vista

    Comentario de gaby — Marzo 11, 2007 @ 8:05 pm

  3. espero tener contestacion, sobre los acontecimientos o deseos de mi persona, soy una persona de 25 años egresadode la carrera de psicologia que desde niño la inquietud perseguia el interes, ahora junto con mi esposa estamoa mas que listos para pertenecer a alguna organizacion que radique el estado de jalisco para la ayuda de comida, clases, vestimenta etc. ¿por que hasta ahora? se preguntaran, mi respuestas seria que, nunca nos hemos alejado o volteado la cara al biennestar de los demas, sino al contrario desde nuestro presupuesto hemos estodo ayudando a las personas que podemos, mas ahora nos gratificaria aun mas ampliar los horizontes empezando por el estado que me vio nacer, mas la disigualdad, avaricia, la mala amistad que han hechos los trajeados con el poder, eso me hece sentir necesidad de una guerra pacifica, donde la ignorancia no es romperla con la corbata, el traje, o la casa sino con la sabiduria, como dijo platon “solo vive el que sabe”. de antemano gracias se que van a leer este pequeño parrrafo, que con gran entusiamo escribo.

    Comentario de fernando becerra sandoval — Marzo 6, 2009 @ 11:40 am

RSS para comentarios de este artículo. TrackBack URL

Deja un comentario

Notas Importantes: Este sitio web es de la Comisión Sexta del EZLN. Esta sección de Comentarios está reservada para los Adherentes Registrados y Simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Cualquier otra comunicación deberá hacerse llegar por correo electrónico. Para evitar mensajes insultantes, spam, propaganda, ataques con virus, sus mensajes no se publican inmediatamente. Cualquier mensaje que contenga alguna de las categorías anteriores será borrado sin previo aviso. Tod@s aquellos que no estén de acuerdo con la Sexta o la Comisión Sexta del EZLN, tienen la libertad de escribir sus comentarios en contra en cualquier otro lugar del ciberespacio.


Archivo Histórico

1993     1994     1995     1996
1997     1998     1999
2000     2001     2002     2003
2004     2005     2006
2007     2008     2009     2010
2011     2012     2013
2014     2015     2016     2017

Comunicados de las JBG Construyendo la autonomía Comunicados del CCRI-CG del EZLN Denuncias Actividades Caminando En el Mundo Red nacional contra la represión y por la solidaridad Artículos