lista de correosrecibe automaticamente las actualizaciones a tu correosiguenos en tuitersiguenos en facebook siguenos en youtube

enlaceZapatista

Palabra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Ene182006

Cancún, Quintana Roo (17/ene/06)

Reunión con adherentes en el Ricón Rupestre
Escuche aquí:

Reunión con simpatizantes en el Rincón Rupestre
Escuche aquí:

 
 

Audios proporcionados por los compañeros de NarcoNews

 
 

Cancún, Quintana Roo. (17/enero/2006)
Reunión con simpatizantes en el Rincón Rupestre.

Compañeros y compañeras, buenas tardes, gracias por estar aquí aguantando el calor para escucharnos unos a otros y para escuchar nuestra palabra. Hay una serie de cosas que quisiera aclarar usando el tiempo que nos toca:

Uno, es que si me ven apuntando ahí es que tengo que informar, es el trabajo que me dan, aparte de escucharlos con atención, tengo que tomar el apunte porque hay que informar para que su palabra de ustedes llegue también a nuestros compañeros que quedaron allá en las montañas del sureste mexicano y llegue también a otros compañeros de la Otra Campaña, para eso es el apunte. La otra cosa: este es un espacio, el que estamos construyendo de la Otra Campaña, donde se le da una importancia fundamental a la razón y al intercambio de razones. En el caso de los que piensan que se está convirtiendo en una campaña anti López Obrador, nosotros confiamos en su pensamiento y en su inteligencia y les pedimos que tengan paciencia y pesen en una balanza lo que está ocurriendo, que pesen el compromiso uno de los 20 que luego fueron 50 y que luego van a ser más, con su equipo de campaña. Su equipo de campaña es su próximo gabinete, y comparen ese compromiso de cumplimiento de los Acuerdos de San Andrés con su coordinador de campaña, que es Jesús Ortega. Vean la lista de diputados y senadores, porque pueden apostar lo que quieran a una sola persona pero gobierna un equipo. Este señor y su partido fueron a Chiapas en la precampaña y dijeron que los caminos eran diferentes, el que estaba siguiendo López Obrador y el PRD y el que estaba siguiendo el EZLN y la Otra Campaña. No sólo son diferentes, son contradictorios y tarde o temprano se van a encontrar. Yo les pido paciencia, que escuchen la voz de otros compañeros en otras partes y descubran lo que hizo el PRD y López Obrador en la Ciudad de México; que escuchen a los jóvenes, que por su forma de vestir, su modo, como decimos nosotros, eran criminalizados, escuchen esa palabra, no lo que yo les voy a decir y que pesen; que escuchen lo que pasó con los colonos, que escuchen dónde fue la principal inversión, que escuchen el beneplácito del sector empresarial en la Ciudad de México con ese gobierno y que escuchen a la gente de abajo y que llegado el 2 de julio o cualquier día pesen, nosotros confiamos, no vamos a despreciar a la gente ni la consideramos borrega, ni que no tenga conciencia y que la tengamos que llevar para un lado o para otro.

Esta es Otra Campaña y estamos dando otro elemento para que tomen una decisión en ese momento o más adelante. Lo que sí estamos haciendo es diciéndole a la gente que dedique su esfuerzo a otra cosa, porque cualquier esfuerzo que estén dedicando para promover el voto por otro, es que están delegando una responsabilidad que pensamos nosotros que es de los de abajo y de la izquierda. Este es el común denominador que nos está convocando aquí: estamos de acuerdo en que hay un sistema y que es necesario con un pensamiento y una acción de izquierda transformarlo. Y ahí surgen las diferencias, nosotros las entendemos, en estrategia, en táctica, en concepción, en los aliados, en los enemigos, en cómo se escalona esto. Nosotros confiamos en ustedes, les estamos ofreciendo una visión, que como dijeron los compañeros del Partido Comunista Marxista Leninista y del Partido de los Comunistas y otros compañeros que están aquí que no han hablado, es parte de un movimiento del que el EZLN es parte también, entonces, que llegado ese momento pesen todo esto, que se informen a través de los medios alternativos. A lo mejor en los medios nacionales o locales se va mucho por el lado de que si los partidos políticos o no, pero están surgiendo muchas ideas y sobre todo, compañeros, está surgiendo un movimiento, un movimiento nacional, y está surgiendo de abajo, eso es lo que ya estamos viendo apenas en el estado primero después de Chiapas, el segundo a nivel nacional que estamos visitando.

Nosotros hemos tocado el tema de los partidos políticos porque ellos lo han planteado. Primero fue el PRI, que nos amenazó de que iba a haber violencia si íbamos a un barrio indígena que rodea San Cristóbal de las Casas, que está formado por los que expulsó el PRI, y a nosotros ya ven que nos amenazan y nos da mucho miedo y ya no hacemos las cosas… fuimos y ahí tocamos el primer punto, el PRI; luego tocamos el tema del PRD, porque los comités ciudadanos con los que vinieron acá fueron a plantear, a meterse en un lugar que no es el suyo, porque aquí no nos interesa lo de los partidos políticos… el tema del PRD y lo tuvimos que tocar. Fuimos a la costa de Chiapas y un señor del PAN nos llamó la atención de que por qué no estábamos adecuados a la cuestión electoral que era el “mundo decente” —dijo— “de gente bien, el mundo civilizado para hacer política”, y nosotros le respondimos con todos los crímenes que han hecho, empezando por el más evidente que es darle cargo a una señora por la que nadie voto, que era Marta Sahagún. Y ahora lo volvimos a tomar en Carrillo Puerto, compañeros, porque el PRD nos tendió una emboscada, estuvo diciendo a toda la gente que íbamos a llegar ahí para apoyar al gobierno municipal del PRD y nosotros teníamos que marcar la línea y no entendemos por qué, si hay tanto interés en que nosotros recapacitemos y nos conminan a seguir el buen camino, porqué no dedican ese esfuerzo a conminar al PRD a que deje de hacer lo que está haciendo.

Miren compañeros, no se trata sólo de diferencias políticas entre la izquierda, eso es lo que voy a tocar ahora, se trata de agresiones armadas. La diferencia entre los paramilitares del PRD y los del PRI, es que los del PRD tienen mala puntería, porque lo de Zinacantán pudo haber sido una matanza, mucho más que los 45 de Acteal, y sí, el PRI nos hereda Acteal y el PRD nos hereda Zinacantán, y ese es el mensaje para las comunidades indígenas de todo México: el que no está en la nómina del partido, el que no sigue las líneas de las presidencias municipales y de los cabildos es un enemigo. Y ¿saben qué fueron a hacer las bases de apoyo zapatistas a Zinacantán?: a llevarle agua a otros compañeros que no tenían agua porque se la cortaron los del PRD y se la cortaron porque no aceptaban cargos, porque los zapatistas no luchamos por cargos. Los querían obligar a que fueran autoridad del cabildo del Ayuntamiento cuyo presidente municipal la víspera de las elecciones era priísta, y cuando vio que iba a perder se pasó al PRD. Y pueden ver en las noticias, que no van a estar ahí, pero las que van a estar saliendo con su palabra de ustedes, muchas notas de la diferencia entre el PAN, el PRI y el PRD, no hay compañeros. El precandidato del PRD en Guanajuato es Usabiaga, del gabinete de Fox.

Ustedes son personas inteligentes —todos los que estamos aquí somos personas inteligentes— que saben razonar, llegado el momento valoren y piensen. Lo que nosotros los invitamos es a hacer su trabajo, su esfuerzo por otro lado, y llegado el momento el 2 de julio, decidan lo que decidan, voten o no voten, de lo que se trata es de construir otro esfuerzo porque, pase lo que pase allá arriba, es necesario un movimiento de transformación radical, porque entre que estamos apostando a que entre un gobierno u otro, la destrucción que ya nos están contando aquí en Quintana Roo, que nos contaron en Chiapas y que nos van a contar en los demás estados, va a seguir, no va a cambiar. Nadie va a solucionar las cosas si no las solucionamos nosotros, entonces, los invitamos a que tengan paciencia, que escuchen, así como nosotros los escuchamos a ustedes, pero ya no sólo lo que digamos nosotros sino lo que están diciendo todos los compañeros que son también de la Otra Campaña.

Cada día que pasa desde que arrancamos el 2 de enero en San Cristóbal, están creciendo el número de adhesiones a la Otra Campaña, sobre todo de individuos, en 15 días que llevamos en campaña, la adherencia, o sea, la pertenencia a la Sexta Declaración por parte de individuos, sobre todo jóvenes, se ha disparado más que en los meses desde que se soltó la Sexta Declaración, las reuniones preparatorias y la plenaria. Quiere decir que hay mucha gente que, independientemente de si va ir a votar o no, quiere hacer otra cosa. Realmente se está generando un movimiento nacional y está aquí la oportunidad de participar en él directamente, no bajo la férula de alguien, no bajo la dirección de alguien, ni del EZLN ni de ninguna de las organizaciones que están aquí o que están en otros lados y ahora no están, pero están en la Otra Campaña. Sino como individuos, como grupos… luchar. Y exigir el respeto que les estamos ofreciendo nosotros y, como dijo el compañero de Oaxaca del Partido Comunista —que es el consenso de todos, por eso le entramos a la Sexta Declaración—, vamos a ofrecer ese respeto a cada quien o a cada grupo y vamos a luchar en todo momento por que ese respeto se mantenga, de tal forma que si sale, y la Otra Campaña está agarrando otro camino, entre todos evitemos que agarre otro camino y siga por el camino derecho.

Nosotros tuvimos que elegir, compañeros, para nosotros hubiera sido muy fácil decir: bueno, sí, López Obrador no es tan malo, el PRD nos ha perseguido, hostigado, torturado, balaceado… pero vamos a olvidarlo. Ni hubiéramos llegado a Cancún y no estaríamos aquí, por aquí vivimos en esa casa, de una familia —yo siempre me preocupo por las familias con las que llegamos porque puedan correr peligro por represión—, aquí me preocupo porque se va a caer la casa, no se cómo les haya ido en el ciclón, el huracán Wilma, pero va a haber otros y me imagino que así hay muchas partes. No hubiéramos llegado aquí al Rincón Rupestre, estaríamos en uno de los hoteles, abría aquí miles de gentes acarreados y se diría: “gran impacto de la presencia de Marcos en Cancún”, y qué, y lo fundamental no se iba a resolver. Y en donde llegaríamos habría aire acondicionado, agua fría y caliente, jacuzzi… no se cuántas cosas nos hubieran ofrecido —porque tienen infraestructura— y estamos llegando a casa de gente humilde y sencilla pero luchadora, rebelde, esa es la que queremos ahora, esa fue nuestra opción. Y sabíamos que cuando empezáramos a decir lo que íbamos a decir mucha gente se iba a alejar o se iba a poner en esa disyuntiva que nosotros no les pusimos, nosotros no les pusimos a elegir, de veras, fueron ellos, con su política, con lo que están haciendo, con la gente que están poniendo.

Nosotros sabemos, y estamos aprendiendo ahora que salimos, que el valor de la palabra que le damos nosotros los indígenas mayas, no es el mismo que el que se le da afuera, pero en el caso de los políticos, la palabra es papel sanitario. Ustedes pueden ver cómo cualquier político les promete lo que sea, pero a la hora que está haciendo las cosas es cuando realmente está hablando lo que quiere hacer y en el caso de los partidos políticos es muy claro: el proceso de destrucción, de explotación, de despojo que están haciendo en este país va a ser, con cualquiera de los partidos que salga. Entre otras cosas, ya saben quién va a ganar y ya se están repartiendo el pastel, lo van a ver, por eso están brincando de un partido a otro. Otro dato: dentro de la lista de los grandes legisladores que van a cumplir los acuerdos de San Andrés está Arturo Nuñez, que era subsecretario de gobernación cuando la matanza de Acteal, ese hombre tiene las manos manchadas de sangre nuestra, indígena, maya, y de cualquier mexicano con vergüenza. Y uno no puede decir hay que votar por ese partido o hay que movilizarnos para que el muchacho salga de la cárcel y nos lleve a los hoteles y movilice a toda la gente porque el sí entiende la cuestión indígena, cuando sabemos de dónde proviene, cómo hizo su fortuna, y que si está o no está en la cárcel tiene que ver con las patadas que se están dando allá arriba.

No compañeros, lo que nosotros queremos hacer es otra cosa, no nos dejan en paz, se quieren meter en la Otra Campaña, y estamos tocando el tema de los partidos políticos porque ellos lo están metiendo, no por nosotros. Nosotros lo que queremos es escuchar su palabra de ustedes como la escuchamos ahorita, tomar el apunte y tocar su corazón como sabíamos que lo íbamos a tocar si hablábamos con ustedes de otra forma, no en grandes actos, no de llegar a hablar del viejo Antonio, o de Durito, sin saber quién nos escuchó, qué sintió y cuál es su lucha, y ahora lo estamos haciendo. Hace rato hablamos aquí con compañeros adherentes así como ustedes —que ya son adherentes de la Sexta, ya son compañeros— y sentimos esa indignación y esa rabia que sentimos nosotros, y vieran que chingón se siente, saber que no estamos solos ya no como objeto de caridad o de lástima, que fue lo que en muchos provocamos en 94. Y ver que hay gente que quiere luchar con nosotros por sus demandas, como decía alguien, el problema del EZLN es que estaba allá, no, el problema es que se tiene que generar un movimiento no sólo con el EZLN sino con todas estas organizaciones.

Ahora: es un movimiento de izquierda y si de algo nos podemos enorgullecer los de izquierda —como explicó bien el compa—, pues es que siempre nos estamos peleando entre nosotros y nos dividimos y haber quién es más chingón o quién habla más o quién tiene más gente ¿no? Por eso, este movimiento trata de construirse de esta forma. Siempre el temor que tenemos es que nuestra lucha, nuestras ideas, sea hegemonizada por otro y que tengamos y que terminemos —como dijo el compañero— finalmente favoreciendo a que un líder use el movimiento para su enriquecimiento propio o para acumular poder y llevarlo por otro camino.

Aquí lo que estamos tratando de hacer es defender la diversidad, por eso nosotros ponemos el ejemplo del tejido de la Comandanta Ramona, que muchos que están aquí no vieron pero se entregó en la plenaria. Es un tejido de los Altos de Chiapas que tiene todos los colores que se puedan imaginar, incluso algunos que yo no conocía y que tiene también una variedad de formas impresionante; se ve bien en conjunto pero puedes identificar cada color y cada figura y saber que tiene una parte en el todo y que si lo quitas se pierde el dibujo. Si logramos hacer de la Otra Campaña un dibujo que tenga todos los dibujos y un color que tenga todos los colores, estamos haciendo algo nuevo, y por eso se dice que es otra política, otra forma de hacer política; no se trata de que vamos a homogenizarnos a todos con un símbolo —como decía el compañero— ni con un solo color, ni con sólo una idea. En cada lugar en donde estamos pasando llegan obreros, campesinos, gente de la clase media, ONG´s, artistas, medios de comunicación alternativos, mucha gente que de otra forma no se encontrarían.

Créanme, lo que estamos viendo desde acá —o sea, desde este lado del pasamontañas— estamos viendo el movimiento más rico en ideas, en propuestas y en luchas que este país haya conocido en su historia, lo que se está construyendo ahorita es la lección de amor más hermosa que este país va a recibir, y tenemos que escoger si la lección la damos o la recibimos. Cada quien su corazón, cada quien su pensamiento, nosotros no los vamos a obligar a nada ni a imponer nada, tomen las razones de un lado o de otro, pésenlas y decidan, porque por eso estamos luchando: por la libertad. Y no vamos a suplir una tiranía por otra, lo que queremos es construir desde abajo otra cosa que va a ser tan nueva que ni siquiera nosotros —que siempre nos han dicho que somos demasiado imaginativos o soñadores— podemos imaginar, por eso no alcanzamos a definirla y dijimos: nosotros ni siquiera podemos ir más allá, el siguiente paso tenemos que darlo con más gente.

Éntrele compañero, no se va a arrepentir compañera, de veras que no se van a arrepentir, porque esto ya se levantó y ahorita estamos pasando en Quintana Roo pero se está levantando en toda la república, porque no depende este movimiento del paso del Delegado Zero o del Subcomandante Marcos, como decimos, o de la caravana; depende ya de este sentimiento de rabia e indignación que va a dar el siguiente paso que es el que tiene temblando a los de allá arriba: que es que ese sentimiento de rabia y de indignación se organice. Porque ahí es cuando tiembla la tierra, cuando el cielo se pone boca abajo, cuando el mar se desborda y, al final, cuando se recoge no queda la destrucción para los de abajo, sino queda otro mundo que construyamos desde abajo entre todos.

Eso es lo que ya está pasando, ahí lo vean si me creen o no, pero hasta ahora no les he dicho mentiras y no veo porqué tenga que empezar precisamente en Cancún el día 17 de enero, de veras. Éntrenle, hasta donde puedan, infórmense, como decía el compañero de las páginas de internet, de los medios alternativos de comunicación, lo que están publicando los medios abiertos… También hay partes y van a ver un rompecabezas y al ir armándolo van a sentir que lo estamos armando entre todos. Y de eso se trata y, al final, va a volver a quedar el mapa de México —así como que lo está abrazando el mar por la cintura—, pero va a ser otro. No va a ser perfecto, pero créanme, me cae que va a ser mejor que el que tenemos ahorita y la opción no va a ser a ver quién los va a molestar porque hay un menos peor o porque hay un peor todavía.

Ayer, en Playa del Carmen, me decía una compañera de que con nuestra actitud le estábamos abriendo la puerta a la derecha… sí, pero para que se vaya. Eso es lo que queremos y no importa cuál sea su color. Analicen con detalle y van a ver que esa derecha está metida en todos esos partidos políticos. Nosotros no estamos en contra de la lucha política, de la lucha electoral, hay dentro de la Otra Campaña partidos políticos, no tienen registro, no son institucionales, organizaciones sociales.

Si estamos ofreciéndoles el respeto, no importa qué pase con la Otra Campaña, así se caiga todo, siempre van a contar con que alguien los va a escuchar y los va a respetar y vino acá para conocerlos: el Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Y la otra vuelta que vengamos, que es en octubre, que vamos a tardar más tiempo acá, vamos a poder platicar más, intercambiamos más puntos de vista, discutimos y al final no va a pasar nada de ruptura porque ni ustedes ni nosotros vamos a perder de vista que somos compañeros. Pero van a ver que cuando regresemos, en octubre o antes, se van a dar cuenta que el movimiento que aquí parecía todavía pequeño o parecía todavía encasillado en la cuestión electoral, se convirtió en un movimiento nacional. Y van a llegar gentes de todo el mundo a México, no a bañarse en las playas de Cancún o a hospedarse en los hoteles, sino a tratar de aprender de sus mexicanos y mexicanas que cuando todo estaba en contra, decidieron empezar a construir otra cosa.

Así fue como se gestó el primero de enero del 94, si tomamos todos los razonamientos que se dieron aquí no nos hubiéramos alzado en armas, el gobierno era más poderoso y omnipotente que nunca y no había otra opción, había que irse por lo menos peor; y nosotros nos fuimos por otro camino. Nosotros no les estamos proponiendo que se alcen en armas, ni que se pongan los pasamontañas, sobre todo en este clima… es suicida. Nosotros estamos proponiendo es que organicen como se llaman, quien es, según la fuerza que tienen, en su escuela, en su casa, en su barrio, en su trabajo, en su lancha de pescar, porque hace rato hablamos con pescadores, en su ejido, en su comunidad o donde trabajen, los hoteles o las calles, que se organicen y conquisten aquí un lugar para su lucha, que finalmente de eso se trata la lucha por la dignidad, tener un lugar. Créanme, a lo mejor me equivoco, no va a haber otro lugar en este país donde ustedes puedan hacer eso, ningún otro, ningún partido político, ninguna organización que se esté gestando, más que en este lugar porque así está naciendo, no como algo ya hecho sino como algo que estamos construyendo.

Gracias compañeros y compañeras que me escucharon, échenle ganas, piénsenlo, pesen y decidan. Gracias.

Reunión con adherentes
Cancún, Rincón Rupestre

Buenas tardes… Buenos días todavía. Bueno compañeros y compañeras queremos agradecer a los compañeros de Rincón Rupestre y a todos los compañeros como ustedes que son adherentes a la Sexta y que se organizaron para recibirnos y podernos escuchar. Especialmente a los compas estos de Rincón Rupestre y las compañeras que ya conocíamos desde antes, cuando estaban en el Frente Zapatista de Liberación Nacional y que gracias a ellos hemos podido llegar hasta acá.

De lo que se trata la Otra Campaña es de esto, de escucharnos, de conocernos y de aprender a respetarnos. Las historias que están contando aquí, es las que estamos escuchando en todas partes donde hemos pasado. La historia del compa pescador que escuchamos en la Costa de Chiapas y está este problema que como que el mundo está al revés y la gente que trabaja la tierra es la que es perseguida, los obreros que hacen las cosas, que hacen andarlas, las hacen andar, también son perseguidos; los jóvenes que quieren prepararse y servir a su pueblo también son perseguidos; las mujeres que se organizan contra la injusticia también son perseguidas y son perseguidas por aquellos que se están enriqueciendo con el trabajo de todos ellos.

Cuando llegamos estábamos viendo la casa donde estamos quedando y pues nos imaginamos luego luego qué pasó con el huracán, con esa casa y al paso para acá, pues vimos algunas de las grandes construcciones de los ricos y como dijo Isabel, en efecto, se acabó una escenografía, se derrumbó toda la escenografía que está puesta para los grandes turistas y para el gran dinero y detrás todo lo que los está sosteniendo. Es como un teatro, donde sólo aparecen ellos, los grandes ricos y poderosos. Hay buenas luces, buenos vestidos, mucha música, mucha fiesta y atrás estamos nosotros, los que sostenemos esa riqueza.

Es injusto que los trabajadores de la pesca, o sea, lo pescadores en este caso, que son los que viven del mar y lo conocen, no sean tomados en cuenta a la hora que se hacen leyes o se planean las cosas que hay que hacer. Porque el que está decidiendo qué hacer con el mar es alguien que está en la oficina y sólo conoce el mar cuando se pone bronceador y se tiende a que le dé el sol y está en un hotel de lujo. Y en cambio el que está trabajando ahí, que sabe el modo del mar, que lo sabe hablar, cuáles son los pescados, cuál es su época y todo eso, que durante muchos años y siglos en el caso de la cultura maya, han podido obtener el alimento, hacerlo producir sin destruir, son perseguidos como si ellos destruyeran y lo que están haciendo otros que no conocen el mar más que a la hora que se comen un marisco, quieren decir cómo es que hay que hacer las cosas. El problema aquí compañeros es que realmente no les interesa que si se está destruyendo. Quieren usar ese pretexto para sacarlos a ustedes de Isla Mujeres, declararlo primero Parque Nacional, luego decir que lo tienen que vender y convertir eso en un gran hotel. Y en todo caso ya no va a haber pescadores ni nada sino van a tener que trabajar como lancheros de los turistas que vienen de otros lados. Los compas trabajadores aquí de la ciudad, que son los que levantan las grandes construcciones, las carreteras, los que sostienen los comercios, todo eso. Como explicaba el compa, pues tienen que soportar los grandes precios y trabajar todo el día para que a la hora de que haya que comprar los alimentos no alcance. Y si esos compañeros se organizan en sindicatos o en uniones para defender sus derechos inmediatamente les aplican la ley que está hecha allá arriba para protegerlos allá arriba. O como dijo también la compañera, que desde que entran les hacen que firmen la renuncia para poder despedirlos y decir no, yo no lo despedí, esa persona de por sí ya quería irse.

Están los compas también indígenas mayas que nos hablaron de todos estos problemas que hay y que además cargan con el peso de ser indígenas, indígenas mayas de esta zona que es la misma historia que nosotros sufrimos como indígenas mayas que somos también nosotros y como otros pueblos indios sufren en el resto del país. Compañeros, nosotros vimos que todo esto, en nuestras tierras y así y todo con los avances que hemos tenido, vimos que se iba a destruir todo. No sólo se iba a destruir el avance de nuestra lucha, nos iban a destruir a nosotros, sino también se iban a destruir las montañas, la selva, la naturaleza que es la que nos hizo crecer, nacer y vivir hasta ahora. Porque el problema de ahora es que ya no se trata de vivir bien, sino que nos quieren liquidar, matar a todos, o mandar para otro lado como si fuera una guerra o un gran ciclón de arriba que sólo borra a los de abajo, los destruye, los deja como un desierto y entonces vuelven a hacer ellos el mundo como quieren hacerlo. En el mundo que quieren hacer ellos no cabemos nosotros, sobramos. Entonces nos tienen que hacer a un lado. Y ellos no tienen llenadero como decimos nosotros. No sólo se están robando grandes extensiones de tierra, se están robando la naturaleza y la riqueza, sino además la poca paga que tiene alguien como la viuda del compa Pedro, que nos estaban platicando, le están dando la pensión que de por sí es muy poco y se le quieren quitar. Entonces no nos están dejando nada. Nos están arrinconando y es donde tenemos que decidir qué vamos a hacer. Si vamos a pelear solos, cada quien por su lado contra esos poderosos o si vamos a unir nuestra lucha.

Hasta ahora nosotros estábamos en Chiapas y en las montañas y ahí habíamos organizado a nuestra gente. Ustedes supieron de eso, como lo platicaron aquí y vieron que la lucha era buena, pero está allá. Y ahora lo que queremos hacer es juntarnos con la lucha de aquí y de otras partes de México y hacer una sola lucha más grande. Se trata que los compas pescadores, los compas campesinos, los compas indígenas, los jóvenes como nos platicaba la compañera, que tienen que trabajar para estudiar y luego tienen que dejar de estudiar para seguir trabajando y se da este cambio en la idea, en la manera de pensar, porque ese es el problema; esa gente de allá arriba nos está enseñando a obedecer y nuestra raíz, nuestra tradición, nos enseña a ser libres y es un choque, de un lado y de otro. Y la radio, la televisión, los partidos políticos, los periódicos, todo lo que se llama la cultura, la música pues que se mueve por todos lados, nos está diciendo: Obedece. Agacha. No te rebeles. Pero en cambio por otro lado hay otras cosas que están surgiendo como decían los compañeros del Rincón Rupestre, que había que darle a la educación y a la cultura que nos está diciendo rebélate, libérate. Y ahí es donde se une todo esto, porque encontramos la misma palabra de liberación y rebeldía en nuestros antepasados mayas pero también en los jóvenes, en su música, en su cultura, en su estudio, y sin embargo así son perseguidos. Si cualquiera de los compañeros estos, aquí sale a la calle y hay un asalto, a los primeros que agarran son a ellos. Y como no los conocemos, la gente dice sí, pues es que tiene cara de que es malo, es greñudo, barbudo, anda así con el pelo de colores, de seguro es algo malo pues, porque lo ven raro, porque no lo conocen. Pero estos compañeros y compañeras jóvenes son primero que le entran más al estudio y al análisis y a la discusión como ya nos explicaron ahorita. Entonces cómo es posible que esos compañeros solos, los mayas solos, los pescadores solos, los obreros y campesinos solos, los estudiantes solos, nos encontremos aquí. Porque estamos diciendo: Ya basta. De otra forma diferente a la que dijimos nosotros en 1994, porque este Ya basta es más profundo, más hondo, más fuerte y ahora sí, es nacional. El Ya basta de 1994 era sólo por la parte indígena y sólo por los pueblos indios de Chiapas. Hasta entonces no existíamos. Así como ahorita no existimos. A quién le va a importar que esa casa en donde nos estamos quedando quiere completamente deshecha por el huracán si tiene su atención puesta en el hotel que está más allá. Y ahí va a ir el dinero, ahí va a ir el apoyo. Ahí van a ir las cámaras de la televisión, de los periódicos. Ahí van a ir las estaciones de radio. No van a venir aquí a ver qué está pasando con la gente de aquí abajo. Y ahora de lo que se trata es de volver a construir un Ya basta entre todos nosotros donde nos encontremos. En efecto como dijo el compañero, en la Otra Campaña no se trata de que alguien dirige y todos lo vamos a seguir, sino La Otra Campaña es un lugar como estamos aquí, donde cada quien dice su palabra, dice su lucha y es escuchada por otro. Y se trata de eso ahora, que lo del compa pescador, lo de la compañera estudiante, lo de los compas mayas que trabajan el ayuntamiento y todas las cosas que estuvimos escuchando, la escuchen otros compañeros en otros lados y empecemos a encontrarnos a conocernos. Así como también se debe conocer el trabajo cultural de Rincón Rupestre y organizativo, con otras organizaciones sociales que hay en el resto del país y entonces aquí, aquí el EZLN viene siendo como un puente que es lo que decimos nosotros y La Otra Campaña es el lugar donde nos estamos encontrando primero, pero no vamos a quedar ahí. No se trata de que ya hubo lugar, ya dije mi palabra y ya me voy otra vez solo porque este es un movimiento que está empezando apenas y se tiene que construir otra cosa, por eso se llama La Otra Campaña. Tiene que construir una relación entre todos nosotros que impida que nos puedan golpear sin que haya respuesta. Entonces se trata de que si le hacen algo a los compañeros pescadores de Isla Mujeres podamos contestar todos. También los pescadores que hay en la Costa de Chiapas, que también son compañeros ahora y seguramente vamos a encontrar en Veracruz, en Tabasco, en Campeche, en Sinaloa, en Sonora, en Baja California, en Guerrero, en todos los estados que son costeños vamos a encontrar pescadores que nos van a contar la misma historia y que piensan que están solos porque así les han hecho creer los de arriba: que es solos su problema y que solos no van a poder hacer nada. Y entonces en este caso de los pescadores se va a crear un movimiento nacional y entonces a exigir que los grandes gobernantes que están allá, que ni siquiera saben cómo es el mar, cómo vive y cómo crece y cómo se puede trabajar, estén dictando leyes que nomás afectan a los más necesitados.

Lo que está pasando en Cancún y que ya pasó es el proyecto que tienen los grandes gobernantes y los ricos para todo México, hacer un gran hotel con muchos cuartos en muchas partes y todos los mexicanos y mexicanas que queden aquí se dediquen a ser los mozos de esos hoteles, sus choferes, los que les arreglan los cuartos, los que les cocinan, los que ven qué se les ofrece y con ese trabajo construir un mundo que nosotros no queremos. Como decía el compa. El campo ya no está produciendo alimentos para la gente, el campo está siendo destruido y en su lugar se están levantando construcciones como hoteles y centros de diversión, pero finalmente si los construimos nosotros, nosotros no vamos a entrar.

Escuchamos en Chetumal, aquí mismo en este estado de Quintana Roo, que a unos campesinos les quitaron las tierras para hacer un aeropuerto, su tierra que trabajaron ahora es un aeropuerto y nunca se van a subir a un avión. Los compañeros pescadores también en la costa decían, nosotros estamos trabajando aquí, nos van a correr porque dicen que destruimos la naturaleza, llegan ellos y la destruyen, ayer nos explicaron en Playa del Carmen cómo están destruyendo toda la naturaleza. Entonces si estamos viendo esta destrucción por todos lados, la pregunta es: qué vamos a hacer. Si nomás es que vamos a dar una pasada, nos sentamos, nos quejamos y ya. O si vamos haciendo grande la lucha. Se trata, como dijo el compa que habló primero, de darle aire a la palabra como dice él. O sea, que se haga viento, así decimos nosotros y que barra por todos lados en nuestro país y otro la escuche. Y para eso están los medios alternativos de comunicación y también está la cultura, para que escuchen esas voces en otros lados.

Pero para que se pueda hacer otra tormenta decimos nosotros, o sea, otra fuerza que crezca desde abajo y rompa todo lo que está arriba y lo vuelva a acomodar ora sí parejo, de tal forma que el que trabaja es el que vive bien y no el holgazán y el que tiene delito termine en la cárcel y no el que está luchando. Porque ahorita ustedes lo saben los que tienen todos los problemas de represión es la gente que se rebela, la gente que no se conforma y los que realmente matan, violan, persiguen, golpean, son los que están haciendo las leyes. Entonces no basta este país, hay que destruirlo y hay que destruir también las leyes que permiten eso, que permiten esa destrucción, por eso nosotros decimos que La Otra Campaña en realidad no es una campaña electoral, sino es que vamos a ir con la gente. Si vamos a hacer un programa de cómo se debe trabajar el mar, nosotros tenemos que ir a preguntarle a los pescadores no a los funcionarios, de cómo debe ser en el campo, tenemos que preguntarle a los campesinos, cómo debe respetarse la cultura y los derechos indígenas, tienen que hablar los indígenas y cómo deben ser los derechos de los trabajadores hay que preguntarle a los trabajadores. Cuáles son las demandas de la juventud, que hablen los jóvenes, cuáles son las demandas de las mujeres, que hablen las mujeres y así en cada parte, que se escuche todo esto y a la hora que hacemos esto, estamos haciendo otra política. Porque ya lo sabemos pues, que igual puede haber una reunión aquí, así como estamos ahorita, y el que está al frente está diciendo: yo les voy a solucionar todo eso, si votan por mí. Y voy a ser el diputado, o el síndico, o el presidente municipal, o el gobernador, o el presidente de la República. Esa es la política tradicional, la política de los partidos políticos que están ahorita peleando por el poder. Y la otra política es al revés, que la gente hable y empiece a encontrar las cosas que son iguales y empiece a juntar su lucha. La Otra Campaña quiere eso. Le decimos Otra Campaña porque todo lo demás es muy largo. Es otra política, un programa nacional de lucha y una nueva constitución. Entonces por eso le decimos Otra Campaña. Entonces cuando ustedes entraron acá con nosotros y con otros compañeros que aquí ven, que vienen de otras partes de México, que vienen acompañándonos desde Chiapas y algunos de ellos se van a echar todo hasta que acabemos en el norte de nuestro país, estamos diciendo que somos compañeros y vamos a levantar juntos este movimiento como compañeros.

Entonces hay que organizarse no sólo para hablar, sino para trabajar. Esa es la primera vuelta que damos y vamos a regresar otra vez en el mes de octubre a Quintana Roo y ya vamos a tardar más días y van a venir otros compañeros comandantes y comandantas como decimos nosotros, indígenas mayas como muchos de los que están aquí y junto con ustedes, desde sus casas y sus centros de trabajo o vamos a Isla Mujeres y nos vamos con ustedes en la lancha y ahí nos explican cómo está el mar, cómo habla o los campesinos cómo habla la tierra o cómo habla el viento según nuestros antepasados mayas y así juntos vamos haciendo, junto con los compañeros de aquí de Quintana Roo, porque no se trata que vengan de otro lado, vamos haciendo esa lista, eso que se llama el programa nacional de lucha, pero ahí se trata que sea ahora sí que la voz del pueblo. No alguien que lo representa, que eso es lo que hacen los gobernantes, entonces hay que organizarse también para eso y hay que organizarse para que más gente, que nosotros sabemos que hay aquí en Cancún, que está igual jodida y que igual se está rebelando, que no está de acuerdo con lo que está pasando, se entre y expliquemos, aquí no se trata de ver qué partido político va a agarrar cargo, porque no nos van a dar nada, porque en La otra Campaña no va a haber paga ni nada. Aquí lo que se trata es que nos vamos a organizar para cambiar de veras las cosas, para que en Isla Mujeres, como decía el compañero, los que decidan qué hacer, sean quienes viven y trabajan en Isla Mujeres, no un extranjero que viene a decir qué hay que hacer. Que el destino de Cancún, de la naturaleza, de sus trabajadores, sea decidido por quienes lo trabajan, no por quienes vienen a turistear o quienes vienen a explotar como son los gobiernos y los grandes empresarios. Entonces se trata de que vayamos haciendo eso y que vayamos hablando con más compañeros y compañeras y se haga, compañeros del Rincón y otros grupos que andan por ahí, pues eventos pa’ jalar la gente, pláticas, películas, conciertos, para que se acerquen más jóvenes. Si las cosas siguen igual, el destino de la juventud en Cancún y en todo el país es en la cárcel o el cementerio o estar de empleado de un …(no se escucha) obedeciendo y se supone que no se trata de eso.

Todo ese sentimiento de indignación y rebeldía que provoca lo que se ve tiene que tener un destino, el destino es la organización para luchar, es lo que decimos nosotros. Pero la lucha no es nada más bloquear una calle o hacer una manifestación o reunirse, también tiene que ver con la cultura, con la música, con el canto, con el teatro, con el cine, con la lectura, la poesía, la literatura, con los medios de comunicación como estos compas que vienen de otras partes del país que son los que están llevando su voz para todas partes donde hay gente que está también en La Otra Campaña. Ahorita estamos empezando apenas, como dijeron los compas del Rincón. Y tal vez pensamos que somos poquitos, pero nosotros cuando empezamos la lucha del EZLN éramos menos, mucho menos que los de ahorita y el lugar de decir queremos esto y esto otro, empezamos a ir a los pueblos a hablar con la gente. Eso es lo que estamos proponiendo que hay que hacer ahora; que no se trata de hacer un ejército, de que vamos a tomar un arma. Lo que se trata es de que hay que hacer una organización nacional, un movimiento nacional de liberación, eso es lo que queremos porque acuérdense que EZLN es de liberación Nacional, no sólo Ejército Zapatista, y en la liberación nacional hay muchos, que es lo que estamos viendo, que quieren esa lucha. Ahora nos avisan, desde que salimos de Chiapas, que cada día está entrando más gente a la Sexta Declaración y a la Otra Campaña. Antes de que saliéramos estaba más o menos una cierta cantidad, como mil organizaciones y como dos mil personas y desde que arrancó y que se empezó a escuchar la voz de la gente, no la voz de Marcos, sino la voz de la gente que participaba en las reuniones, está entrando más. Quiere decir que hay mucha más gente como nosotros que no sabía qué era la Sexta Declaración, que no sabía qué era La Otra Campaña y a la hora que se están enterando por los medios alternativos y por algunos periódicos nacionales o estatales, están diciendo sí, yo estoy pensando lo mismo, voy a entrarle. Ahí debe haber más aquí en Cancún, aquí en el municipio de Benito Juárez, aquí en Quintana Roo, aquí en la Península de Yucatán, aquí en este país que se llama México. Lo que tenemos que hacer es buscarlos, encontrarlos y explicarles. Explicarles por qué es otra política, por qué hay que hacer un programa nacional de que luchemos todos pero hecho desde abajo y por qué tenemos que cambiar el país y las leyes, o sea los modos en que este país se acomoda. De eso se trata compañeros y compañeras. Nosotros les vamos a pedir entonces de favor que en algún momento después, en estos días, o cuando ustedes lo decidan, se reúnan otra vuelta y digan: bueno, cómo le vamos a seguir, Porque ya se fue el Marcos pa’ otro lado y pues para allá se va. Parece que por allá siguió y aquí, aquí nomás quedó; porque mucha gente se va a acercar. De qué se trata eso, porque escucharon en el periódico, en las noticias. Y entonces va a haber que explicarles y si es que no se acercan hay que hacer que se acerquen o hay que ir a ellos, con actos, con eventos, con movilizaciones para que se entienda. Así como los compañeros pescadores de Isla Mujeres irán a la isla y con sus hermanos dirán: pues estuvimos ahí y se explicó esto. Hay que entrarle o no hay que entrarle, según como sea su pensamiento de cada quién. Y también avanzarle y prepararse cuando vienen los compañeros, venimos pues los compañeros otra vez. Pero ya a estar varios días, no que ahorita, pues nomás vamos a estar un día porque tenemos que ir a otros lados. Y que ya podamos ya, no hacer reuniones aquí que vengan los de Isla Mujeres, sino que nos organizamos y vamos a Isla Mujeres y ahí nos reunimos con los compas y las compañeras de la pesca. Que no vengan los campesinos que están trabajando aquí en la zona agrícola que denunciaron que no les quieren regularizar el terreno, sino que vayamos allá. Si se levanta una gran movilización de protesta de los trabajadores, de los jóvenes, de los estudiantes en Cancún, ahí vamos también porque hasta ahora nosotros estamos allá y nos enteramos en la noticia si es que sale; pero no sale compas, no sale. Parece como que Quintana Roo está contento. Cancún qué es, Cancún son hoteles, turistas, sol, mar y punto. Y sí, sabemos que está la lucha, que está la rebeldía, pero no se conoce. Entonces tenemos que construir ese canal de comunicación. Para eso vamos a venir también acá con ustedes y vamos a tardar. Eso es lo que les estamos pidiendo, ustedes como adherentes, o sea, que ya se entraron pues en la lucha junto con nosotros, son para nosotros compañeros y compañeras. Si tienen algún problema luego luego hay que avisar para avisar a todo México que es de La Otra Campaña para que proteste, para que se movilice, para que haya apoyo, para que ya no estemos nunca más otra vez, solos. De eso se trata La Otra Campaña, pero también digamos: bueno, este, como quiera está mi necesidad y la necesidad que veo de otra gente. Cómo le vamos a hacer, hay que hacer la lucha otra vuelta, pero vamos a hacerlo también nacional, que nos apoyemos, que si hay una demanda de campesinos, o de pescadores, o de albañiles, o de estudiantes, o de maestros, contesten también en otros lados. Mismo campesinos, pero también los obreros apoyando la lucha de los campesinos, también pescadores apoyando esa lucha y entre todos nos apoyemos.

Ahorita se va a venir una, como ahora que estamos en una ola muy grande como que lo tapa todo. Esta ola, es la ola de los partidos políticos y las elecciones. Entonces van a decir: sí, pues pasó La Otra Campaña ahí en Cancún, ahí estuvieron en un lugar, en un rincón ora sí, en el Rincón Rupestre y ya se fueron pero aquí está el programa de televisión y aquí está el anuncio y aquí está el periódico y la revista y llega en efecto como una ola que lo tapa todo y parece que se acaba. Pero los compas pescadores saben que la ola pasa y finalmente queda abajo lo que queda firme. Y eso, lo que queda firme, debe ser La Otra Campaña. Nuestra hermandad y nuestro compañerismo como parte de una lucha nacional. Lo que se está viendo por lo que sabemos que está pasando ya en otras partes del país es que sí se está haciendo un movimiento nacional de izquierda no electoral. Está levantando mucha gente que ya tiene claro que aquí el problema es el capitalismo y que hay que transformarlo por una cosa mejor, por eso se llama de izquierda. Y entonces lo que va a pasar compañeros y compañeras es que este gran movimiento se va a hacer cada vez más grande y va a crecer y lo que decimos en cada lado donde pasamos, es que tenemos que escoger si nos vamos a quedar viendo o vamos a participar. Nosotros les estamos diciendo que participen junto con nosotros. Ya no es que desde allá nosotros decimos: tenemos esta necesidad, ayúdenos; sino, vamos a escuchar todas las necesidades y vamos a apoyarnos y a luchar juntos. Les agradecemos compañeros y compañeras que se hayan reunido, que nos hayan esperado, llegamos tarde porque venía yo manejando. Entonces no muy le sé. Estaba aprendiendo yo a manejar. Pero gracias que nos esperaron hasta esta hora y que pudimos escuchar su palabra. Estamos seguros que aparte del informe que hagamos nosotros, los compañeros de medios de comunicación lo van a publicar en otras partes, a lo mejor no sale nada en el periódico local o sale muy poco. Ustedes no se preocupen, porque esa palabra que ustedes sacaron la va a oír otro compa que es como ustedes y ese va a tomar en cuenta a la hora de luchar, todo eso. Gracias que vinieron compañeros, gracias al Rincón Rupestre que nos recibe, es todo.

Share

No hay comentarios »

No hay comentarios todavía.

RSS para comentarios de este artículo. TrackBack URL

Deja un comentario

Notas Importantes: Este sitio web es de la Comisión Sexta del EZLN. Esta sección de Comentarios está reservada para los Adherentes Registrados y Simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Cualquier otra comunicación deberá hacerse llegar por correo electrónico. Para evitar mensajes insultantes, spam, propaganda, ataques con virus, sus mensajes no se publican inmediatamente. Cualquier mensaje que contenga alguna de las categorías anteriores será borrado sin previo aviso. Tod@s aquellos que no estén de acuerdo con la Sexta o la Comisión Sexta del EZLN, tienen la libertad de escribir sus comentarios en contra en cualquier otro lugar del ciberespacio.


Archivo Histórico

1993     1994     1995     1996
1997     1998     1999
2000     2001     2002     2003
2004     2005     2006
2007     2008     2009     2010
2011     2012     2013
2014     2015     2016     2017

Comunicados de las JBG Construyendo la autonomía Comunicados del CCRI-CG del EZLN Denuncias Actividades Caminando En el Mundo Red nacional contra la represión y por la solidaridad