lista de correosrecibe automaticamente las actualizaciones a tu correosiguenos en tuitersiguenos en facebook

enlaceZapatista

Palabra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Sep122016

Una casa, otros mundos.

Traduzione italiano
English translation
Deutsch Übersetzung
Ελληνική μετάφραση

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Una casa, otros mundos.

Julio-agosto-septiembre del 2016.

A quien corresponda:

Asunto: Invitación a “CompArte y ConCiencias por la Humanidad”.

Sí, lo sabemos. Días y noches donde la amargura parece ser el único horizonte. Pasos arrastrados por el dolor, la rabia, la indignación; tropezando cada tanto con las impertinentes miradas del cinismo y la desilusión; la estupidez entronizada en puestos gubernamentales y encuestas; la simulación como forma de vida; la mitomanía como táctica y estrategia; la frivolidad como cultura, arte, ciencia; el escalonado desprecio hacia lo diferente (“lo malo no es que exista lo otro, sino que se muestre”); la resignación a precio de mayoreo en el mercado político (“ni modo, sólo queda optar, ya no por lo menos malo, sino por lo menos escandaloso”). Sí, difícil, cada vez más difícil. Como si la noche se alargara. Como si el día postergara su paso hasta que no, nadie, nada, vacío el camino. Como si no hubiera respiro. El monstruo acechando en todos los rincones, campos y calles.

Y a pesar de todo eso, o precisamente por todo eso, le mandamos esta invitación.

Sí, parece que no viene al caso o cosa, pero nosotras, nosotros, zapatistas, le estamos convidando a usted para que participe en los festivales CompArte y ConCiencias por la Humanidad”. Así que, en cumplimiento de las formalidades, debemos enviarle una invitación. Algo que precise un calendario y una geografía, porque usted tiene su propio camino, su paso, su compañía, su destino. Y tampoco es cosa de agregar dificultades a las que usted ya enfrenta. Así que sí, en una invitación debiera señalarse el dónde y el cuándo.

Pero ya sabe usted lo que somos. Nuestro modo, pues. Y entonces la pregunta que, pensamos, tiene que responder una invitación, no es tanto el lugar y la fecha. Sino el por qué. Tal vez por eso esta invitación no cumple con las formalidades del caso y le llega a destiempo, o después o antes. Pero eso no importa, ya verá usted.

Entonces por eso es que es muy otra esta invitación, por eso es que, como parte esencial, tiene esta pequeña historia:

UNA CASA, OTROS MUNDOS.

Más que historia, podría ser leyenda. Es decir, no hay manera de confirmar la veracidad de lo que aquí se narra. En parte porque no se precisan ni calendarios ni geografías, es decir, pudo haber sido o no en cualquier lugar y en un tiempo indefinido; y también porque el supuesto no-protagonista de esta narración está muerto, finado, fallecido, difunto. Si estuviera vivo, bastaría preguntarle si dijo lo que aquí se dice que dijo. Cierto, es muy probable que, tenaz en su andarse por las ramas, se extendería él en la descripción de ese calendario impreciso.

Así que no tenemos la fecha precisa, les quedamos a deber el calendario y sólo diremos que hará ya más de dos décadas aproximadamente. ¿La geografía? Las montañas del sureste mexicano.

Nos lo contó el Comandante Tacho, aquella madrugada en que, dentro de una champa, se describía la casa del sistema, la casa del capital, la tormenta, el arca. La champa donde nació lo que después sería el semillero. Creemos que dieron un receso para café…. o suspendieron la reunión para continuar al día siguiente… A decir verdad, no lo recordamos bien. El asunto es que nos quedamos platicando con el Tacho y es él quien nos contó lo que ahora aquí les detallamos. Claro, cierto, hay un poco de trampa porque agregamos, arreglamos y acomodamos las palabras originales de Tacho. No por mal querencia, desprecio o ganas de remendar los recuerdos rotos, sino porque ambos, quienes ahora le escribimos a usted, conocíamos más del finado y podemos reconstruir así sus palabras y sentires. Va pues:

Habla el comandante Tacho:

No muy me acuerdo cuándo, pero fue cuando el difunto Sup no estaba todavía difunto. Estaba el Sup como de por sí, desvelándose y fumando su pipa. Sí, mordisqueada la pipa, como de por sí. Estábamos dentro de la champa de la tal vez comandancia, aunque todavía no era champa. O sea que todavía no estaba terminada. O sea que no era comandancia todavía. Tal vez iba a ser, pero no todavía. Estábamos contando chistosadas. Sí, cosas que pasan en los pueblos, en las reuniones, en los trabajos de la lucha. El Sup de por sí sólo escuchaba, en veces se reía, en veces preguntaba para saber más. Antes de conocerlo yo no entendía. Ya más después comprendí que esas historias aparecían luego en los comunicados como cuentos. “Posdatas”, les decía él, creo. Yo una vez le pregunté por qué ponía como cuento lo que de por sí había pasado. Y él me dijo “es que no lo creen, piensan que invento o que imagino, entonces lo pongo como cuento porque no están preparados para conocer la realidad”.

Bueno, pero entonces ahí estábamos. Entonces él le preguntó al Sup…

Sí, Tacho ha usado el tercer pronombre del singular: “él”. Para aclarar le preguntamos si con “él” se refería al Sup. Nos respondió molesto: “no, él lo preguntó al Sup”. No quisimos insistir porque supusimos, tal vez erróneamente, que ahí no estaba lo importante de la historia, o que era sólo una pieza de un rompecabezas aún por armar. Así que el Comandante Tacho usó la palabra “él”. No “ella”, ni “yo”, ni “nosotros”. Dijo “él” para referirse a quien interrogaba al Sup.

Oí Sup ¿y por qué, cada que se hace una casa, preguntas si se hace por usos y costumbres o por el método científico?

Aquí Tacho se sintió en la necesidad de aclarar:

Cada que hacíamos una champa, el finado SupMarcos llegaba y quedaba mirando las vigas y travesaños. Y siempre preguntaba: “Ese travesaño que estás poniendo ahí, ¿lo pones porque lo necesita la casa?” Entonces yo le respondía: “Sí, porque si no se pone, pues el techo se cae luego”. “Ah bueno”, decía el Sup, “pero ¿cómo lo sabes que, si no lo pones, se cae el techo?”. Yo me le quedaba viendo porque ya sabía que ahí no estaba el asunto. No era la primera vez que preguntaba. Entonces él seguía “Sí, ¿lo pones porque lo sabes científicamente que si no lo pones se cae, o lo pones por usos y costumbres?”. Yo le decía: “por usos y costumbres, o sea que así me enseñaron. Así hacía las casas mi papá y él aprendió con mi abuelo y así hasta muy lejos”. El Sup no quedaba contento, y siempre terminaba por subirse a la viga central, cuando no tenía todavía macizos los refuerzos, y, balanceándose como si montara un caballo, preguntaba “entonces si yo me subo aquí, ¿se va a caer la viga?” Y zas, tiro por viaje que se caía. Sólo decía “¡Ay!” y ahí en el suelo sacaba su pipa, la prendía y así tendido miraba al techo, con la cabeza recostada en la viga rota en el suelo. Sí, claro que nos reíamos todos.

Entonces es por eso que él le preguntó al Sup que por qué siempre preguntaba si usos y costumbres o método científico. Porque no una vez que pasó así. Siempre que se mudaba la comandancia y me tocaba dirigir la construcción de la nueva champa, así pasaba. Llegaba el Sup, preguntaba, le respondía, no quedaba conforme, se subía a la viga, se rompía, y al suelo.

(nota: comentando entre nosotros, concluimos que el calendario aproximado de lo que relata Tacho es en los primeros meses de 1995, cuando la persecución gubernamental contra nosotros, que es cuando la comandancia se mudaba continuamente, acompañando al pueblo de Guadalupe Tepeyac en el exilio. Fin de la nota y sigue hablando Tacho):

Entonces es para que entiendan por qué él le preguntó eso al Sup. Otras veces le había yo preguntado, pero no respondía cabal. No porque no quisiera, sino porque siempre lo llamaban en el radio en ese momento, o alguien más llegaba. Entonces yo también quería saber la respuesta.

El Sup lo quitó la pipa de la boca y la puso a un lado. Estábamos sentados en el suelo, como quien dice. Hacía mucho calor, como de por sí siempre que se va a venir una lluvia fuerte. Yo entendí que va a dilatar la respuesta. Porque cuando respondía rápido, el Sup ni siquiera se quitaba la pipa. O sea que hablaba como que muerde las palabras y salen como masticadas y aboyadas.

Entonces el Sup dijo… bueno, más bien me preguntó:

Oí Tacho, ¿cuánto mide esta champa?

3 por 4”, le respondí rápido porque de por sí no es primera vez que hacía.

“¿Y si fuera de 6 por 8, ¿llevaría más travesaños de refuerzo?”, me preguntó.

De por sí”, le respondí.

¿Y si fuera de 12 por 16?

No respondí rápido, así que el Sup se siguió:

“¿Y si fuera de 24 por 32? ¿Y si 48 por 64? ¿Y si 96 por 128?

Ahí sí, les digo la mera verdad, pues me reí.

Está muy grande esa casa, no sé”, le dije.

Correcto”, dijo él, “se hacen las casas según la experiencia propia o heredada. Usos y costumbres, pues. Cuando se tiene que hacer una casa más grande, pues se pregunta o se prueba

Pero, digamos que nunca se ha hecho una casa de 192 por 256…

Me reí justo antes de que el Sup completara:

“… kilómetros

Errr, ¿y quién quiere una casa tan grande?”, le dije entre risas.

Él encendió la pipa y luego dijo: “Bueno, más fácil ¿y si la casa fuera del tamaño del mundo?

No, pos está cabrón. Creo que no se puede imaginar una casa así de tan grande, ni para qué”, le dije ya más serio.

Se puede. Las artes pueden imaginar esa casa, y ponerla en palabras, en sonidos, en imágenes, en figuras. Las artes imaginan lo que parece imposible y, al imaginarlo, siembran la duda, la curiosidad, la sorpresa, la admiración, o sea, lo hacen posible.

Ah, bueno”, le dije, “pero una cosa es imaginar y otra hacer. Creo no se puede hacer una casa así de tan grande”.

Se puede”, dijo él y dejó a un lado la pipa rota.

Porque las ciencias saben cómo. Aunque nunca se haya hecho una casa del tamaño del mundo, las ciencias pueden decir, con certeza, cómo sería una construcción así. No sé cómo se llama, pero creo tiene que ver con resistencia de materiales, geometría, matemáticas, física, geografía, biología, química y no sé cuántas madres. Pero, aunque no se tenga la experiencia de antes, o sea, sin usos y costumbres, la ciencia sí puede decir cuántas vigas, refuerzos y travesaños se necesitan para hacer una casa del tamaño del mundo. Con el conocimiento científico se puede decir qué tan profundos los cimientos, qué tan altas y largas las paredes, qué ángulo debe tener el techo si es a dos aguas, para dónde tienen que estar las ventanas, según si frío o calor, dónde las puertas y cuántas, de qué material se debe hacer cada parte, y cuántas vigas y refuerzos debe tener y en dónde.

¿Estaba ya pensando el finado en la transgresión de la ley de gravedad y todas las líneas rectas que se encadenaban a ella? ¿Imaginaba o conocía ya la subversión del quinto postulado de Euclides? No, Tacho no se lo preguntó. Y, a decir verdad, nosotros dos tampoco se lo hubiéramos preguntado. Parece difícil que, en esos días sin mañana, con las aeronaves artilladas agitando cielo y tierra, hubiera tiempo para pensar en el arte, mucho menos en la ciencia.

Habían quedado todos en silencio, recuerda Tacho. Nosotros también. Después de un momento de silencio y tabaco, siguió:

El Sup volvió a tomar su pipa y vio con pena que el tabaco se había terminado. Buscó en sus bolsillos. Se sonrío y sacó una bolsita de plástico con un poco de hebras negras. Tardó en encender la pipa, creo porque el tabaco estaba húmedo. Después siguió:

Pero no me preocupa si las artes pueden imaginar esa casa, los colores que la vestirían, sus formas, sus sonidos, dónde el día, dónde la noche, dónde la lluvia, dónde el viento, dónde la tierra.

Tampoco me preocupa si la ciencia puede resolver cómo se puede hacer realidad. De por sí puede. Tiene los conocimientos… o los va a tener.

Lo que me preocupa es que esa casa, que es un mundo, no vaya a ser igual que éste. Que la casa sea mejor, más grande todavía. Que sea tan grande que en ella quepan no uno, sino muchos mundos, todos, los que ya hay, los que todavía van a nacer.

Claro, habrá que encontrarse con quienes hacen artes y ciencias. No va a ser fácil. En principio no van a querer, no por malquerencia, sino por desconfianza. Porque tenemos mucho en contra. Porque somos lo que somos.

Quienes son artistas creen que vamos a obligar su quehacer en tema, forma y tiempo; que en su horizonte artístico sólo deberá haber machos y hembras (nunca otroas), del poderoso proletariado exhibiendo músculos y miradas luminosas en imágenes, sonidos, danzas y figuras; que ni siquiera insinúen la existencia de lo otro; que si cumplen, cantos y alabanzas, que si no cumplen, el encierro físico o el repudio. O sea que les vamos a ordenar que no imaginen.

Quienes hacen ciencias creen que les vamos a pedir que diseñen armas mecánicas, electrónicas, químicas, biológicas, interestelares, de destrucción masiva o individual; que los vamos a obligar a formar colegios para superdotados mentales donde, por supuesto, estarán los descendientes de los mandos con un ingreso asegurado aún antes de ser concebidos; que se reconocerá la filiación política y no la capacidad científica; que si cumplen, alabanzas y cantos; que si no cumplen, el repudio o el encierro físico. O sea que les vamos a ordenar que no hagan ciencia.

Y, además, como somos pueblos originarios, un@s y otr@s piensan que lo que hacen ell@s es arte y cultura, y lo que hacemos nosotros es artesanía y ritual, que lo que en ell@s es análisis y conocimiento, en nosotros es creencia y superstición. Ignoran que nosotros pintamos colores que, cientos de años después, aún desafían los calendarios, que cuando en la “civilización” todavía creían que la tierra era el centro y ombligo del universo, nosotros ya habíamos descubierto astros y números. Creen que amamos la ignorancia, que nuestro pensamiento es simple y conformista, que preferimos creer en lugar de conocer. Que nosotros no queremos el avance, sino el retroceso.

O sea que, como quien dice, ni se miran ni nos miran.

El problema entonces va a ser convencerlos de que se miren como nosotros los miramos. Que se den cuenta de que, para nosotros, son lo que son y algo más: una esperanza.

Y las esperanzas, amigos y enemigos, no se compran, no se venden, no se obligan, no se encierran, no se matan.

Se quedó callado. Yo quedé esperando para ver si él le preguntaba algo más al Sup, pero como no dijo nada, entonces yo le pregunté: “¿Y entonces qué nos toca hacer a nosotros?” El Sup suspiró nomás y dijo:

A nosotros nos toca primero saber que esa casa es posible y necesaria. Y luego, pues bueno, lo más fácil: nos toca construirla. Y para eso necesitamos el saber, el sentir, la imaginación, necesitamos las ciencias y las artes. Necesitamos otros corazones.

Ya llegará el día en que nos encontremos con quienes hacen las artes y las ciencias. Ese día les daremos un abrazo y, como bienvenida, les recibiremos con una sola pregunta: “¿Y tú qué?”

Entonces yo como quién dice que no me quedé conforme y entonces lo pregunté al Sup: “y después de que nos encontremos con esa gente, ¿qué vamos a hacer? El Sup se sonrío y dijo:

Etcétera.

-*-

Ahí termina la historia o leyenda que nos contó el comandante Tacho esa madrugada.

Y todo esto viene al caso, o cosa, según, porque queremos invitarle a usted para que venga o, de alguna forma se haga presente en esta tierra que somos.

Y es que, como quien dice, tenemos esta curiosidad que cargamos desde hace muchos calendarios, y pensamos que tal vez usted acepte la invitación y nos ayude a resolver una duda:

¿Qué se necesita para construir una casa nueva, tan grande que en ella quepan no uno sino muchos mundos?

Es todo, o no, eso depende de usted.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

A nombre de los niños, ancianos, mujeres y hombres zapatistas.

Subcomandante Insurgente Moisés.         Subcomandante Insurgente Galeano.

México, julio-agosto-septiembre del 2016.

Share

22 Comentarios »

  1. ¡¡¡ G R A C I A S !

    después de una terrible y larga noche entre la zozobra que provoca la inminente amenaza que se sigue cimbrando sobre el plantón y el movimiento social en Chiapas en torno a la defensa de la educación pública y las demandas que ahí confluyen y a pesar de la fuerza del movimiento y su legitimidad sigue existiendiendo la incapacidad y cerrazón gubernamental, y enmedio de la tormenta, jaj! les cuento, el flamante nuevo gobernador priista de mi bello y sangrante estado Zacatecas tomó protesta ayer al filo de la media noche, lo menciono como botón de muestra y para expresar una ¿certeza? así en la sombras será su gobierno porque en este lado del mapa también se mueven profundas aguas que amenazan a la Hidra, a esta cabecitilla de la hidra… les abrazo compañeras compañeros zapatistas y de la Sexta esperando vereles

    les cariño

    gracias por este precioso arcoiris

    Comentario de Ruth Nora Ibarra Pérez — septiembre 12, 2016 @ 5:24 pm

  2. Que no sea todo…… Hagamosla…. En su geografia….. La fecha…. Ustedes dicen.
    Abrazos a cada Zapatista!

    Comentario de Memo — septiembre 12, 2016 @ 7:10 pm

  3. Compas un abrazo con tremendo cariño
    Saben? Del 23 al 13 de agosto en el CompArte del sureste mexicano nos percatamos cómo los pueblos zapatistas al ir compartiendo pasos, ritmos, colores, palabras, miradas, etc. estaban mostrando la construcción luchando, celebrando y acariñando-nos, dejándonos la cuota de esperanza organizada que se vuelve carne y pasos impostergables en esta construcción.

    Comentario de Diana Itzu — septiembre 12, 2016 @ 7:42 pm

  4. Excelente invitación…

    Saludos a todos.

    Comentario de Wiñik Ch'ol — septiembre 12, 2016 @ 9:56 pm

  5. Gracias! Me encendieron el corazón.

    Comentario de celeste gomiz — septiembre 12, 2016 @ 10:03 pm

  6. Primero, saber en qué consiste esa casa, y después eso depende de cada quién y de tod@s.

    Comentario de Gustavo R. — septiembre 12, 2016 @ 11:24 pm

  7. Gracias por tan cálida 🌎 Humana invitación! “¿Qué se necesita para construir una casa Nueva, tan grande que quepan no uno sino muchos mundos?”, preguntan ustedes, para mí que >⚡️JUSTICIA!!!🔥 ante todo, Justicia dada la situación de todos esos mundos aquí y ahora en la querida Tierra Madre-Padre… unos cuantos, los del 1%, devastándola tan abusivamente que parece que nos quedamos sin nuestra tan grande y real casa, que es también una Ser Viva dadora-mantenedora de la Vida de miles de millones de seres vivos y sostén de Artes y conCiencias ante el caos violento de la usurpadora bestia, la hidra y demás expresiones👿💰🐍💰 de la locura involutiva de l@s negros psicosociópatas que dañan por medio de todas las ramas (económico-religiosas-sociales-culturales-deportivas…) de su supuestamente divino-ovni Inhumano Poder neoliberal. Y ante es@s: no nos rendimos! =💨 JUSTICIA CON ARTE Y CON-CIENCIA HUMAN@S!!!💨 Saludos 🌽solidarios🌸: Marcia🌍

    Comentario de Marcia Torres Sasía — septiembre 13, 2016 @ 2:54 am

  8. Acepto!
    sin calendarios?
    Pronto!
    Abrazo grande.

    Comentario de Louise — septiembre 13, 2016 @ 7:56 am

  9. Saludos desde el grito del NO!!! ya no queremos esto, queremos otra forma de hacer, por la revuelta del hacer de otra forma, saludos

    Comentario de Erick Puertas — septiembre 13, 2016 @ 10:59 am

  10. Gracias, claro que le entramos. Abrazo

    Comentario de María — septiembre 13, 2016 @ 12:12 pm

  11. Lo que necesitariamos en tomarnos en cuenta, cada ser humano, nuestro sentir, nuestro pensamiento, de cómo hacerlo, con respeto, con paciencia y sobre todo con mucho amor. Se que esta muy dificil la tarea, pero no es imposible, sino podemos nosotros, talvez los hijos, los nietos, los que vengan tendran que acabarla de construir!! Ichel ta muk!!!

    Comentario de Xmal Ton — septiembre 13, 2016 @ 1:34 pm

  12. Compañeras y compañeros , siempre con las palabras más sencillas ofreciéndonos sabiduría, esperanza, vida…. en medio de la tormenta.
    Ahí estaremos. Fraternal salud a todas y todos.

    Comentario de Jacqueline Sánchez — septiembre 13, 2016 @ 4:30 pm

  13. Gracias por tan hermosa invitación compas
    Y pues con la alegría de la invitación les compartimos que para muchxs de nosotrxs que nos toca, tocó pasar por la “universidad” en la parte de las “ciencias” hace algunos ayeres nos sentíamos extraviados (y seguimos extraviados, pero eso sí, ahora con una lucecita alumbrando), pues parecía que no había relación alguna con esos otros mundos construyéndose y nuestro dizque “neutral quehacer científico”. Pero luego, por muchas circunstancias, nos toco ponernos a caminar y a aprender de esos otros mundos como los de su constelación, y ya en la caminadera nos dio de frente preguntarnos ¿y tú qué? y entonces nos dimos cuenta que nos toca aprender a ser humildes para aprender a preguntar, a mirar, para aprender a aprender con esos pueblos negados, con todos esos pueblos que según nos dijeron en muchas “clases de ciencias” en la “universidad”, no sabían nada de ciencias, ni tenían conocimientos, a lo mucho “saberes tradicionales”, “costumbres” y creencias” y que “pobrecitos” habría que, a lo mucho, ayudarlos y ya.
    Y entonces cuando los miramos que ahí siguen luchando y construyendo y construyendo con esa su dignidad rebelde, entonces desde nuestra pequeñita trinchera nos decimos que no podemos olvidar hacernos siempre la pregunta; ¿y tú qué?, Y que ya hay un compromiso desde donde nos toco luchar.
    Y luego ahora nos comparten, interpelan, invitan a otra pregunta; ¿qué se necesita para construir una casa nueva, tan grande que en ella quepan no uno sino muchos mundos?
    Y pues toca preguntarnos y ya toca también ir respondiendo y seguirle aprendiendo y des-aprendiendo y construyendo con mucha humildad y dignidad, con esas otras artes y esas otras ciencias, creemos…
    Muchos abrazos y muchísimas gracias por la digna esperanza

    Comentario de victor — septiembre 13, 2016 @ 5:55 pm

  14. Pues necesitamos las ciencias y las artes.
    ¡Nos necesitamos a ustedes y a nosotroas..!

    Saludos

    Comentario de Víctor — septiembre 13, 2016 @ 9:18 pm

  15. Como dijo el viejo Antonio: “El topo se quedó ciego porque, en lugar de ver hacia afuera, se puso a mirarse el corazón y entonces no se preocupa de fuertes o débiles, de grandes o pequeños, porque el corazón es el corazón y no se mide como se miden las cosas. Porque el hombre que sabe mirarse el corazón ve la fuerza de su corazón.
    Al león y al miedo se les mata sabiendo a donde mirar.
    EL VIEJO ANTONIO CAZO UN LEON DE MONTAÑA, 1994.
    Hemos llegado a un grado de prepotencia tal que hemos dejado de ver y vernos, si aprendemos a vernos a nosotros mismos, vernos hacia adentro, sin el miedo que esto produce, seremos más honestos y humildes y entonces…..

    Comentario de Carolina Garza — septiembre 14, 2016 @ 10:32 am

  16. Eso!!

    Comentario de Luis sunspoke — septiembre 14, 2016 @ 11:58 am

  17. en el 2003 tuve el gusto de estar por alla, vi a lo lejos como se perdian las personas entre las montañas y la neblina es una nueva esperanza que a lo lejos HaYa una nueva forma de vida que sale a la luz por medio de ustedes… abrazos!!! ZAPATISTAS.

    Comentario de jesus emilio osorio geronimo — septiembre 15, 2016 @ 7:30 am

  18. Hermoso 🙂

    Comentario de Marina — septiembre 15, 2016 @ 10:10 am

  19. Gracias compas por recordarnos esa luz en medio de la tempestad que siempre acompañó y acompañará a los pueblos y sus luchas, el arte. Y por supuesto la ciencia también que cuando es verdadera y genuina también es artística. Abrazo rebelde desde el sur del sur!

    Comentario de Nicolás — septiembre 15, 2016 @ 10:58 pm

  20. Reciban una puerta bien bonita desde la cuál los mundos salgan a ver las constelaciones cuando se nos viene encima la noche. Un abrazo desde el desconsuelo y la esperanza de Argentina dónde la hidra extiende sus tentáculos. Está bueno imaginar la casa de todos los mundos. Animos para todos cumpas.

    Comentario de Ana Montes — septiembre 16, 2016 @ 12:17 am

  21. Sus palabras me han llenado el alma de emoción y me han hecho llorar. Gracias porque de alguna manera me hicieron de nuevo cobrar rumbo con lo que hago y poder decir: claro, estoy aquí y estoy estudiando y dando todo de mi por esto, por este mundo donde podamos convivir todos en armonía, donde todos podamos ser quienes somos, donde reine la esperanza, la prosperidad y la colectividad. Gracias, por ser parte de este mundo, gracias por hacernos llegar estas palabras; y esa invitación estará presente siempre en mi memoria y ojala algún día ustedes y yo podamos cruzar caminos y enseñarnos unos a los otros de toda esa ciencia y arte que sabemos. Ojala pronto estemos por las montañas, estoy segura que algún día pasará, tarde o temprano pero será en el momento exacto.
    GRACIAS POR DARNOS UN MOTIVO PARA SEGUIR RESISTIENDO Y SEGUIRNOS CONSTRUYENDONOS A TRAVÉS DE LA CIENCIA Y EL ARTE CON EL OBJETIVO DE COMO USTEDES DICEN: PODER SEGUIR CONFORMANDO NUEVOS MUNDOS.
    GRACIAS

    Comentario de Yazmin Lozano — septiembre 16, 2016 @ 1:28 pm

  22. acepto la invitación, desde la Danza y el Arte

    Comentario de Juanjo Mora — septiembre 18, 2016 @ 2:16 am

RSS para comentarios de este artículo.

Deja un comentario

Notas Importantes: Este sitio web es de la Comisión Sexta del EZLN. Esta sección de Comentarios está reservada para los Adherentes Registrados y Simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Cualquier otra comunicación deberá hacerse llegar por correo electrónico. Para evitar mensajes insultantes, spam, propaganda, ataques con virus, sus mensajes no se publican inmediatamente. Cualquier mensaje que contenga alguna de las categorías anteriores será borrado sin previo aviso. Tod@s aquellos que no estén de acuerdo con la Sexta o la Comisión Sexta del EZLN, tienen la libertad de escribir sus comentarios en contra en cualquier otro lugar del ciberespacio.


Archivo Histórico

1993     1994     1995     1996
1997     1998     1999
2000     2001     2002     2003
2004     2005     2006
2007     2008     2009     2010
2011     2012     2013
2014     2015    

Comunicados de las JBG Construyendo la autonomía Comunicados del CCRI-CG del EZLN Denuncias Actividades Caminando En el Mundo Red nacional contra la represión y por la solidaridad Artículos