lista de correosrecibe automaticamente las actualizaciones a tu correosiguenos en tuitersiguenos en facebook

enlaceZapatista

Palabra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Nov152014

Palabras de la Comandancia General del EZLN, en voz del Subcomandante Insurgente Moisés, al terminar el acto con la caravana de familiares de desaparecidos y estudiantes de Ayotzinapa, en el caracol de Oventik, el día 15 de noviembre del 2014.

Traduzione italiano
Traduction en Français
English translation
Deutsch Übersetzung

::::::::::::::::::

Madres, Padres y Familiares de nuestros hermanos asesinados y desaparecidos en Iguala, Guerrero:

Estudiantes de la Escuela Normal “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero:

 

Hermanos y hermanas:

Agradecemos de todo corazón que nos hayan dado su palabra.

Sabemos que para poder traernos esa palabra directa, sin intermediarios, sin interpretaciones ajenas, tuvieron que viajar muchas horas y padecer cansancio, hambre, sueño.

Sabemos también que para ustedes ese sacrificio es parte del deber que sienten.

El deber de no abandonar a los compañeros desaparecidos por los malos gobiernos, de no venderlos, de no olvidarlos.

Por ese deber es que iniciaron su lucha aun cuando no se les hacía el menor caso y los hermanos hoy desaparecidos eran catalogados como “pelones”, “novatos”, “revoltosos”, “futuros delincuentes que se lo merecían”, “porros”, “radicales”, “nacos”, “agitadores”.

Así los llamaron muchos de los que ahora se amontonan alrededor de su digna rabia por moda o conveniencia, cuando entonces querían culpar a la Normal Raúl Isidro Burgos de la desgracia.

Todavía hay quienes allá arriba lo siguen intentando, queriendo distraer así y esconder al verdadero culpable.

Por ese deber ustedes empezaron a hablar, a gritar, a explicar, a contar, a usar la palabra con coraje, con digna rabia.

Hoy, en el montón de palabras huecas que otros y otras arrojan sobre su digna causa, ahora se pelean ya por quién hizo que fueran conocidos, escuchados, comprendidos, abrazados.

Tal vez no se los han dicho, pero han sido ustedes, los familiares y compañeros de los estudiantes muertos y desaparecidos quienes han conseguido, con la fuerza de su dolor, y de ese dolor convertido en rabia digna y noble, que muchas, muchos, en México y el Mundo, despierten, pregunten, cuestionen.

Por eso les damos las gracias.

No sólo por habernos honrado con traer su palabra hasta nuestros oídos, humildes como somos: sin impacto mediático; sin contactos con los malos gobiernos; sin capacidad ni conocimientos para acompañarlos, hombro con hombro, en el incesante ir y venir buscando a sus seres queridos que ya lo son también para millones que no los conocieron; sin las palabras suficientes para darles consuelo, alivio, esperanza.

También y sobre todo, les damos las gracias por su heroico empeño, su sabia terquedad de nombrar a los desaparecidos frente a los responsables de su desgracia, de demandar justicia frente a la soberbia del poderoso, de enseñar rebeldía y resistencia frente al conformismo y el cinismo.

Queremos darles las gracias por las enseñanzas que nos han dado y nos están dando.

Es terrible y maravilloso que familiares y estudiantes pobres y humildes que aspiran a ser maestros, se hayan convertido en los mejores profesores que han visto los cielos de este país en los últimos años.

 

Hermanos y hermanas:

Su palabra fue y es para nosotros una fuerza.

Es como si un alimento nos hubieran dado aunque lejos estuviéramos, aunque no nos conociéramos, aunque nos separaran los calendarios y las geografías, es decir, el tiempo y la distancia.

Y también la agradecemos porque ahora vemos, escuchamos y leemos que otros tratan de tapar ésa su palabra dura, fuerte, lo que es el núcleo de dolor y rabia que echó a andar todo.

Y nosotros vemos, escuchamos y leemos que ahora se habla de puertas que a nadie importaban antes.

Olvidando que hace tiempo esas puertas fueron para señalar a los de afuera que para nada eran tomados en cuenta en las decisiones que tomaban los de dentro.

Olvidando que ahora esas puertas sólo son parte de un cascarón inservible, donde se simula soberanía y sólo hay servilismo y sometimiento.

Olvidando que esas puertas dan sólo a un gran centro comercial a donde el pueblo de afuera no entra, y en el que se venden los pedazos rotos de lo que fue alguna vez la Nación mexicana.

A nosotros no nos importan esas puertas.

Ni nos importa si las queman, ni si las adoran, ni si las ven con rabia, o con nostalgia, o con deseo.

A nosotros nos importan más sus palabras de ustedes.

Su rabia, su rebeldía, su resistencia.

Porque allá afuera se habla, se discute, se alega, que si la violencia o la no violencia, dejando de lado que la violencia se sienta todos los días en la mesa de los más, camina con ellos y ellas al trabajo, a la escuela, regresa con ellas y ellos a la casa, duerme con ellos y ellas, se hace pesadilla que es sueño y realidad sin importar la edad, la raza, el género, la lengua, la cultura.

Y nosotros escuchamos, vemos y leemos que allá afuera se discuten los golpismos de derecha y de izquierda, que a quién quitamos para ver quién se pone.

Y se olvida así que el sistema político entero está podrido.

Que no es que tenga relaciones con el crimen organizado, con el narcotráfico, con los acosos, las agresiones, las violaciones, los golpes, las cárceles, las desapariciones, los asesinatos, sino que todo esto ya es parte de su esencia.

Porque no se puede hablar ya de la clase política y diferenciarla de las pesadillas que sufren y padecen millones en estos suelos.

Corrupción, impunidad, autoritarismo, crimen organizado o desorganizado, están ya en los emblemas, los estatutos, las declaraciones de principios y la práctica de toda la clase política mexicana.

A nosotros no nos importan los dimes y diretes, los acuerdos y desacuerdos que los de arriba tienen para decidir quién se encarga ahora de la máquina de destrucción y muerte en que se ha convertido el Estado mexicano.

A nosotros nos importan sus palabras de ustedes.

Su rabia, su rebeldía, su resistencia.

Y nosotros vemos, leemos y escuchamos que allá afuera se discuten calendarios, siempre los calendarios de arriba, con sus fechas engañosas que esconden las opresiones que hoy padecemos.

Porque se olvida que detrás de Zapata y de Villa se esconden los que quedaron: los Carranza, Obregón, Calles y la larga lista de nombres que, sobre la sangre de quienes fueron como nosotros, alarga el terror hasta nuestros días.

A nosotros nos importan sus palabras de ustedes,

Su rabia, su rebeldía, su resistencia.

Y nosotros leemos, escuchamos y vemos que allá afuera se discuten tácticas y estrategias, los métodos, el programa, el qué hacer, quién dirige a quién, quién manda, a dónde se orienta.

Y se olvida que las demandas son simples y claras: tienen que aparecer con vida todos y todas, no sólo los de Ayotzinapa; tiene que haber castigo a los culpables de todo el espectro político y de todos los niveles; y tiene que hacerse lo necesario para que nunca más se vuelva a repetir el horror en contra de cualquiera de este mundo, aunque no sea una personalidad o alguien de prestigio.

A nosotros nos importan sus palabras de ustedes.

Su rabia, su rebeldía, su resistencia.

Porque en sus palabras de ustedes también nos escuchamos a nosotros mismos.

En esas palabras nos escuchamos decir y decirnos que nadie piensa en nosotros los pobres de abajo.

Nadie, absolutamente nadie piensa en nosotros.

Sólo aparentan estar para ver qué sacan, cuánto crecen, qué ganan, qué cobran, qué hacen, qué deshacen, qué dicen, qué callan.

Hace varios días, en los primeros días de octubre, cuando apenas se iba comenzando a entender el horror de lo ocurrido, les mandamos unas palabras.

Pequeñas como son nuestras palabras de por sí desde hace tiempo.

Pocas palabras porque el dolor no encuentra nunca palabras suficientes que lo hablen, que lo expliquen, que lo alivien, que lo curen.

Entonces les dijimos que no están solos.

Pero con eso no sólo les decíamos que los apoyábamos, que, aunque lejos, su dolor era nuestro, como nuestra es su digna rabia.

Sí, les dijimos eso pero no sólo eso.

También les decíamos que en su dolor y en su rabia no estaban solos porque miles de hombres, mujeres, niños y ancianos conocen en carne propia esa pesadilla.

No están solos hermanas y hermanos.

Busquen su palabra también en los familiares de los niños y niñas asesinados en la guardería ABC en Sonora; en las organizaciones por los desaparecidos en Coahuila; en los familiares de las víctimas inocentes de la guerra, desde su inicio perdida, contra el narcotráfico; en los familiares de los miles de migrantes eliminados a todo lo largo del territorio mexicano.

Busquen en las víctimas cotidianas que, en todos los rincones de nuestro país, saben que la autoridad legal es quien golpea, aniquila, roba, secuestra, extorsiona, viola, encarcela, asesina, a veces con la ropa de organización criminal y a veces como gobierno legalmente constituido.

Busquen a los pueblos originarios que, desde antes de que el tiempo fuera tiempo, atesoran la sabiduría para resistir y que no hay quien sepa más del dolor y la rabia.

Busquen al Yaqui y en ustedes se encontrará.

Busquen al Nahua y verán que su palabra es acogida.

Busquen al Ñahtó y el espejo será mutuo.

Busquen a quienes levantaron estas tierras y con su sangre parieron esta Nación desde antes de que “México” la llamaran, y sabrán que abajo la palabra es puente que cruza sin temor.

Por eso tiene fuerza su palabra de ustedes.

En su palabra de ustedes se han visto reflejados millones.

Muchos lo dicen, aunque la mayoría lo calla pero hace suyo su reclamo y en sus adentros repite sus palabras.

Se identifican con ustedes, con su dolor y con su rabia.

Sabemos nosotros que muchos les piden, que les exigen, que les demandan, que los quieren llevar hacia un destino o hacia otro, que los quieren usar, que los quieren mandar.

Sabemos que es mucho el ruido que les avientan.

Nosotros no queremos ser un ruido más.

Nosotros sólo queremos decirles que no dejen caer su palabra.

No la dejen caer.

No la desmayen,

Háganla crecer para que se levante por encima del ruido y la mentira.

No la abandonen porque en ella anda no sólo la memoria de sus muertos y desaparecidos, también camina la rabia de quienes abajo son ahora para que los de arriba sean.

 

Hermanas y hermanos:

Nosotros pensamos que tal vez ya saben que puede ser que se queden solos y que estén preparados.

Que puede ser que quienes ahora se amontonan encima de ustedes para usarlos en beneficio propio, los abandonen y corran a otro lado a buscar otra moda, otro movimiento, otra movilización.

Nosotros les platicamos a ustedes de lo que sabemos porque es ya parte de nuestra historia.

Hagan de cuenta que son 100 los que ahora los acompañan en sus demandas.

De esos 100, 50 los cambiarán por la moda que esté a la vuelta del calendario.

De los 50 que queden, 30 comprarán el olvido que ya ahora se oferta en pagos en abonos y se dirá de ustedes que ya no existen, que no hicieron nada, que fueron una farsa para distraer de otras cosas, que fueron un invento del gobierno para que tal partido o tal personaje político no avanzara.

De los 20 que queden, 19 se correrán despavoridos al primer vidrio roto porque las víctimas de Ayotzinapa, de Sonora, de Coahuila, de cualquier geografía, se quedan en los medios de comunicación sólo un momento y pueden elegir no ver, no escuchar, no leer, dándole vuelta a la página, cambiando de canal o de estación, pero un vidrio roto es, en cambio, una profecía.

Y entonces, de los 100 verán que sólo queda uno, una, unoa.

Pero esa una o uno o unoa, se ha descubierto en las palabras de ustedes; ha abierto su corazón, como decimos nosotros, y en ese corazón se han sembrado el dolor y la rabia de su indignación.

No sólo por sus muertos y desaparecidos, también por ese uno, esa una, eso unoa de entre cien, tienen que seguir adelante.

Porque esa una o uno o unoa, al igual que ustedes, no se rinde, no se vende, no claudica.

Como una parte de ese uno por ciento, acaso la más pequeña, estamos y estaremos las zapatistas, los zapatistas.

Pero no sólo.

Hay muchas, muchos, muchoas más.

Porque resulta que los pocos son pocos hasta que se encuentran y descubren en otros.

Entonces pasará algo terrible y maravilloso.

Y los que se pensaron pocos y solos, descubrirán que somos los mayoritarios en todos los sentidos.

Y que son los de arriba los que son pocos en verdad.

Y entonces habrá que vueltear el mundo porque no es justo que los pocos dominen a los muchos, a las muchas.

Porque no es justo que haya dominadores y dominados.

 

Hermanas y hermanos:

Todo esto decimos nosotros, según nuestros pensamientos que son nuestras historias.

Ustedes, en sus propias historias, escucharán muchos pensamientos más, así como ahora nos dan el honor de escuchar los nuestros.

Y ustedes tienen la sabiduría para tomar lo que vean bueno y desechar lo que vean malo de esos pensamientos.

Nosotros, nosotras como zapatistas pensamos que los cambios que realmente importan, los que son profundos, los que hacen otras historias, son los que empiezan con los pocos y no con los muchos.

Pero sabemos que ustedes saben que aunque pase de moda Ayotzinapa, que aunque fallen los grandes planes, las estrategias y las tácticas, que aunque se pasen las coyunturas y otros intereses y fuerzas se pongan de moda, que aunque se vayan los que hoy se aglomeran sobre ustedes como animales de carroña que medran sobre el dolor ajeno; aunque todo eso pase, ustedes y nosotros sabemos que hay en todos los rincones un dolor como el nuestro, una rabia como la nuestra, y un empeño como el nuestro.

Nosotros, nosotras como zapatistas que somos los invitamos a que vayan a esos dolores y a esas rabias.

Búsquenlos, encuéntrenlos, respétenlos, háblenlos y escúchenlos, intercambien dolores.

Porque nosotros sabemos que cuando dolores diferentes se encuentran no germinan en resignación, lástima y abandono, sino en rebeldía organizada.

Sabemos que en su corazón de ustedes, independientemente de sus credos y de sus ideologías y organizaciones políticas, la demanda de justicia los anima.

No se rompan.

No se dividan, como no sea para más lejos llegar.

Y sobre todo, no olviden que no están solos.

 

Hermanas y hermanos:

Con nuestras pequeñas fuerzas pero con todo nuestro corazón hemos hecho y haremos lo posible por apoyar su justa lucha.

No ha sido mucha nuestra palabra porque hemos visto que hay muchos intereses, de los políticos de arriba en primera fila, que quieren usarlos a su gusto y conveniencia, y no nos sumamos ni nos sumaremos al vuelo rapaz de oportunistas sinvergüenzas a quienes nada importa que aparezcan con vida los que ahora faltan, sino llevar agua al molino de su ambición.

Nuestro silencio ha significado y significa respeto porque el tamaño de su lucha es gigante.

Por eso en silencio han sido nuestros pasos para hacerles saber que no están solos, para que sepan que su dolor es nuestro y nuestra también su digna rabia.

Por eso nuestras pequeñas luces se encendieron donde nadie les llevó la cuenta, más que nosotros.

Quienes ven como poca cosa este esfuerzo nuestro o lo ignoran, y nos reclaman y exigen que hablemos, que declaremos, que sumemos ruido al ruido, son racistas que desprecian lo que no aparece arriba.

Porque es importante que ustedes sepan que los apoyamos, pero es también importante que nosotros sepamos que apoyamos una causa justa, noble y digna, tal y como lo es la que ahora anima su caravana por todo el país.

Porque eso, saber que apoyamos a un movimiento honesto, para nosotros es alimento y esperanza.

Malo sería que no hubiera ningún movimiento honesto, y que en todo el largo abajo que somos se hubiera replicado la farsa grotesca de arriba.

Nosotros pensamos que quienes apuestan a un calendario de arriba o a una fecha tope, los abandonarán en cuanto una nueva fecha aparezca en su horizonte.

Llevados de las narices por una coyuntura por la que nada hicieron y que al inicio despreciaron, esperan que “las masas” les abran el camino al Poder y que un nombre supla a otro nombre arriba mientras abajo nada cambia.

Nosotras, nosotros pensamos que las coyunturas que transforman el mundo no nacen de los calendarios de arriba, sino que son creadas por el trabajo cotidiano, terco y continuo de quienes eligen organizarse en lugar de sumarse a la moda en turno.

Cierto, habrá un cambio profundo, una transformación real en éste y en otros suelos dolidos del mundo.

No una sino muchas revoluciones habrán de sacudir todo el planeta.

Pero el resultado no será un cambio de nombres y de etiquetas donde el de arriba sigue estando arriba a costa de quienes están abajo.

La transformación real no será un cambio de gobierno, sino de una relación, una donde el pueblo mande y el gobierno obedezca.

Una donde el ser gobierno no sea un negocio.

Una donde el ser mujeres, hombres, otroas, niñas, niños, ancianos, jóvenes, trabajadores o trabajadoras del campo y de la ciudad, no sea una pesadilla o una pieza de caza para el disfrute y enriquecimiento de gobernantes.

Una donde la mujer no sea humillada, el indígena despreciado, el joven desaparecido, el diferente satanizado, la niñez vuelta una mercancía, la vejez arrumbada.

Una donde el terror y la muerte no reinen.

Una donde no haya ni reyes ni súbditos, ni amos ni esclavos, ni explotadores ni explotados, ni salvadores ni salvados, ni caudillos ni seguidores, ni mandones ni mandados, ni pastores ni rebaños.

Sí, sabemos que no será fácil.

Sí, sabemos también que no será rápido.

Sí, pero también sabemos bien que no será un cambio de nombres y letreros en el criminal edificio del sistema.

Pero sabemos que será.

Y sabemos también que ustedes y todos encontrarán a sus desaparecidos, que habrá justicia, que para todas y todos los que han sufrido y sufren esa pena habrá el alivio de tener respuestas al por qué, qué, quién y cómo, y sobre esas respuestas no sólo construir el castigo a los responsables, también construir lo necesario para que no se repita y que el ser joven y estudiante, o mujer, o niño, o migrante, o indígena, o cualquiera, no sea una marca para que el verdugo en turno identifique a su próxima víctima.

Sabemos que así será porque hemos escuchado algo que tenemos en común, entre muchas otras cosas.

Porque sabemos que ustedes y nosotros no nos venderemos, que no claudicaremos y que no nos rendiremos.

 

Hermanos y hermanas:

Por nuestra parte sólo queremos que lleven con ustedes este pensamiento que les decimos desde el fondo de nuestro corazón colectivo:

Gracias por sus palabras, hermanas y hermanos.

Pero sobre todo, gracias por su lucha.

Gracias porque al saberlos, sabemos que ya se mira el horizonte…

 

¡Democracia!

¡Libertad!

¡Justicia!

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Subcomandante Insurgente Moisés.

México, a 15 días del mes de noviembre del 2014, en el año 20 del inicio de la guerra contra el olvido.

Share

43 Comentarios »

  1. Gracias. Tanta dignidad que se entreteje para parir el mundo nuevo

    Comentario de Cualquiera — noviembre 15, 2014 @ 10:58 pm

  2. gracias EZLN.

    Comentario de christian — noviembre 15, 2014 @ 11:43 pm

  3. Gracias por saber escuchar y saber decir. Siempre venceremos una, cien y mil veces.

    Comentario de Eduardo — noviembre 16, 2014 @ 12:38 am

  4. También gracias compañeros. Gracias por: no rendirse, no venderse, no claudicar…

    Comentario de Mario — noviembre 16, 2014 @ 5:19 am

  5. Excelentes palabras de animo, dignidad, resistencia y lucha.

    Comentario de Emilio — noviembre 16, 2014 @ 7:36 am

  6. “Porque en sus palabras de ustedes también nos escuchamos a nosotros mismos…..” con union y organizacion venceremos! fuerza!!!!!

    Comentario de Carolina — noviembre 16, 2014 @ 10:25 am

  7. El alma sufre cambio, sucede mutacion, cuando la palabra en verbo hace posible encontrarse con el otro, y la palabra cumple su proposito, y los que se encuentran lo hacen en la palabra, y hacen que otros tambien se encuentren, y ya se asome el horizonte donde el no estar solo es alivio, para esta Digna Rabia de los lastimados y de los olvidados.
    Un abrazo limpio y sentido Javier

    Comentario de javier arvizo — noviembre 16, 2014 @ 10:39 am

  8. ¡Alerta compañeros!ahora el narco-estado va contra la UNAM, anoche intentaron desalojar el historico Aud. “Che Guevara”. La indignacion y la rabia nos hermana mas que cualquier programa o ideolegia, la realidad es mas brutal que cualquier discurso. Señores familiares de los desaparecidos de Ayotzinapa hoy mas que nunca ¡NO ESTAN SOLOS! Aunque soy 1% tambien somos 43. ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos! Gracias a nuestro EZLN por la experiencia que comparte y que guia nuestro andar y gracias a los compas y familiares de los normalistas por su ejemplo

    Comentario de Marcos Abreu — noviembre 16, 2014 @ 10:44 am

  9. BRAVO!!!!

    Comentario de alvaro — noviembre 16, 2014 @ 11:36 am

  10. Lecciones de vida… ¡gracias!

    ¡Ni un paso atrás!

    Comentario de Víctor — noviembre 16, 2014 @ 12:13 pm

  11. .. ya se mira el horizonte.
    Desde las montañas de italia, otra geografía pero muy cerca con el corazón un abrazo solidario. No están sol@s!

    Comentario de Walter Vassallo Dulce Chan Cab — noviembre 16, 2014 @ 2:04 pm

  12. Tan simples, tan sabios, tan claros…

    Son oxigeno en este mundo.

    No estamos solo/as…

    Comentario de Alejandra Arosteguy — noviembre 16, 2014 @ 2:33 pm

  13. Muchas gracias por existir hermanos zapatistas, son lo más grande que tiene y ha tenido nuestro maravilloso Pueblo mexicano, con ustedes y con muchos otros mexicanos que nos hemos acercado a ustedes y con otros mexicanos que hoy luchan y resisten en diversos lugares del país. Sí creemos que podremos crear otro nuevo mundo. Gracias hermanos de Ayotzinapa, Guerrero por encontrar la sabiduría de la resistencia zapatista, que nos da la fuerza y la luz por alcanzar otro modo de relacionarnos. Sigamos juntos siempre por la dignidad y la Libertad de nuestro Pueblo. Maria de Lourdes

    Comentario de Ma de Lourdes — noviembre 16, 2014 @ 2:48 pm

  14. Gracias!! Gracias por esta muestra de humildad, respeto y amor al país y a los mexicanos, gracias por ser luchadores incansables, gracias por sus palabras porque no solo son de inspiracion y aliento para Ayotzinapa, sino para todos, para todas las personas que en realidad deseamos vivir en un mejor país, gracias de verdad por una enseñanza tan grande, gracias porque aunque no están en los reflectores su lucha es legítima y ha sobrevivido y sigue, gracias por mostrarnos a todos como debe ser una verdadera revolución, un verdadero cambio, un proceso lento pero profundo y de fondo. Gracias por inspirarnos a nosotros los que éramos pequeños cuando su movimiento inició, gracias por continuar con él y no venderse y no cansarse, gracias porque sin saberlo nos dan aliento a otros que estamos lejos de ustedes, en otra realidad y en otra geografía, gracias, porque sin saberlo, han cambiado vidas. Gracias porque su respuesta es mas de lo que se esperaba, pero justo lo que se necesitaba. Gracias, gracias porque han cambiado consciencias como la mía, de verdad gracias y aunque nos separe la geografía, como pueblo somos uno, y como hermanos estaremos aquí.

    Comentario de Miriam — noviembre 16, 2014 @ 3:08 pm

  15. Gracias, a todo el pueblo luchador mexicano, de Norte a Sur y de Este a Oeste. Gracias al EZLN por su claridad de ideas de los de abajo, siempre tan poco escuchados. Gracias a los familiares de los normalistas de Ayotzinapa, que nos estàn dando una muestra de su sabidurìa y su lucha en busca de sus seres queridos. Gracias a tod@s que aportan tambièn sus comentarios solidarios con la lucha de los màs dèbiles. Gracias, gracias,gracias………..

    Sepan que les quiero a todas y todos.

    Nuestros corazones siempre han palpitado al lado izquierdo, ahora se encuentran revolucionados.

    Salaudos a todo el pueblo mexicano y seguimos en la lucha.

    Comentario de agapito perez chico — noviembre 16, 2014 @ 4:02 pm

  16. Gracias por darnos Luz y confiar en la humanidad, gracias hermanos…por ellos, no un minuto de silencio, sino toda una vida de lucha…¡Hasta la Victoria!

    Comentario de Irma de Jesús — noviembre 16, 2014 @ 4:04 pm

  17. Gracias por sus palabras

    Comentario de mar — noviembre 16, 2014 @ 6:02 pm

  18. Sabias y esperanzadoras palabras para mi que en mi rincón solitario, me pregunté muchas veces ¿donde estaban los que ahora sufren la represión, la desaparición, la crueldad? ¿porqué siguieron votando por esos criminales sin leer la historia, porqué se les olvida que en Acteal fueron 45 mujeres y niños asesinados vilmente y no levantaron la voz hasta que la impunidad, la crueldad invadió sus hogares? Y nuestros compañeros injustamente encarcelados o asesinados ¿porqué tantos miles no levantaron la voz entonces? ¿Es necesario que el horror invada, tumbe la puerta de mi casa? para entonces gritar ¡Basta yá, no más! Seamos más humildes y reconozcamos que otros ya han avanzado en su tarea y otros solo hemos esperado a que las cosas cambien. Yo solo puedo reconocer mi respeto por mis hermanos zapatistas que han sufrido en carne propia el horror, la injusticia, la represión y la infamia. Ellos son el futuro de este país, eso no lo olvido, nunca, aún con los horrores que pretendan poner de moda. Los zapatistas son el ejemplo a seguir, aún con mis limitaciones no los olvido y trato de seguir a mi manera sus principios. Ayotzinapa es uno más de los capítulos de esta cruenta y justa guerra. Y si espero que los encuentren, pero eso no significa que me olvide de la historia y tantos otros que todavía no aparecen. Mi solidaridad por escrito no sirve de mucho, lo sé, pero me era necesario expresarlo de alguna manera. Mis respetos a los compas, a todos los que siguen en lucha por un nuevo mundo, espero poder mantenerme a la altura que mi humilde humanidad debiera.

    Comentario de Roxana — noviembre 16, 2014 @ 8:12 pm

  19. En este universo de indiferencia es increíble que haya quienes pueden expresarse de esa manera, y es muy esperanzador, ¡gracias por sus palabras!. Un abrazo a todos mis maestros zapatistas.

    Comentario de Gustavo Rodríguez — noviembre 16, 2014 @ 10:00 pm

  20. Efectivamente querid@s compañer@s: ¡no están sol@s!

    Muy Atentamente,

    Un descendiente más de nuestro
    Muy querido Ancestro Hipotético Fundamental.

    Comentario de Eligio Del Awiizotl — noviembre 16, 2014 @ 10:20 pm

  21. Recargas de luz y energía son sus palabras que revitalizan las convicciones asumidas en tiempo espacio y geografía, de entender donde nos encontramos en el segmento social que nos tocó nacer, y que con el andar nos entreveramos con todos los colores de la tierra.

    Gracias compas zapatistas y padres de Ayotzinapan, sabemos que en silencio siguen avanzando aunque no aparezcan en la prensa haciendo ruido…..!!!

    Saludos y mi abrazo solidario de tiempo a tod@s…

    No están solos…!!!

    Democracia!!
    Libertad!!
    Justicia!!!

    Comentario de Rafael Pimentel Lusarreta — noviembre 16, 2014 @ 10:49 pm

  22. GRACIAS MUCHAS GRACIA. ESTAS PALABRAS SON EL SENTIR DE UN PUEBLO AGRAVIADO Y SU FE DE QUE LAS ESPERANZAS NO MUEREN…ESPERAMOS LA LUZ QUE NOS ILUMINE Y QUE SE MANIFIESTE ELSENTIMIENTO DE UNA MANERA INTELIGENTE…MEXICO NACIO PARA SER GRANDE PARA FICIDAD DE SU PUEBLO…

    Comentario de JORGE PUGA ENRIQUEZ — noviembre 16, 2014 @ 11:09 pm

  23. Tus palabras y sus palabras han irradiado momentos de oscuridad el pensar en todas las tragedias que por siglos nuestra gente ha tenido que subsistir. Sin embargo aun estamos para darle la fuerza a nuetras raices que cada quien llevamos. Ya sean mayas,nahuas,purepechas todos somos hermanos y humanos. La division a sido nuestra derrota y apagar la voz de nuestros ancestros. Caminemos juntos que llegaremos.

    Comentario de Aldo — noviembre 17, 2014 @ 12:41 am

  24. Así es, los pocos son pocos hasta que se encuentran ….
    Desde Argentina, un abrazo combativo

    Comentario de Laura Noe Perez — noviembre 17, 2014 @ 7:26 am

  25. compañeros
    sus palabras iluminan como sus luces en los caminos
    sus silencios son tan sabios como sus palabras
    así será, seguramente, como ustedes dicen
    sólo espero no ser de los que se cansan y se van
    sé que no me he rendido y no lo haré ahora
    seguimos pues
    con ustedes todo es mejor

    Comentario de cecilia soler — noviembre 17, 2014 @ 8:49 am

  26. Ya se mira el horizonte. No están sólos los que comparten un mismo dolor, un mismo sentir de la injusticia.

    Comentario de Aris — noviembre 17, 2014 @ 10:34 am

  27. Feliciades en este su día 17 de noviembre del 2014, y gracias por su gran aportación en la lucha de la humanidad contra el captalismo,

    Comentario de Hector Perales Malacara — noviembre 17, 2014 @ 2:55 pm

  28. Las palabras del Comandante Javier, del Comandante Tacho y del Subcomandante Moises, me parecieron sabias palabras que espero que sirvan de un poquito de consuelo a los familiares y compañeros de los estudiantes muertos y desaparecidos en Ayotzinapa. Palabras que acompañen su dolor y su digna rabia y los orienten en los días tan difíciles que les tocará vivir en los próximos tiempos.
    También a mi y a todos los que nos hemos sensibilizado por el dolor de ellos, a no perder el norte (un norte abajo y a la izquierda, aunque suena un poco raro ese norte ¿no? Sería mejor no llamarle norte, pero no se me ocurrió otra palabra) que nos han enseñado los valientes Zapatistas.

    Comentario de María — noviembre 17, 2014 @ 3:29 pm

  29. Gracias por esa amalgama de saberes tan profundos que acompañan practicas historico-cotidianas de solidaridad sin bambalinas relucientes y como muy bien dicen: por ser de los de siempre, de los que nunca se rajaron, de los que no se vendieron, de los de siempre compañer@s (Otto Rene Castillo, poeta revolucionario de Guatemala.

    En una tarde obscura en el norte “global” y luego de un dia arduo de trabajo en donde hice lo mejor que pude para compartir sus saberes en una aula universitaria, hablando de mandar obedeciendo, de caminar-preguntando, de construir un mundo en donde quepan muchos mundos… much@s estudiantes reflexionaron sobre lo inmenso de sus enseñanzas. Se sintieron esperanzad@s, quiza esto no sea mucho en el esquema de grandes luchas pero cuando se vive en privilegio-no-notado-no checado… esto en un gran paso adelante.

    En una tarde nublada como decia, he aprendido nuevamente de ustedes querid@s maestr@s. Gracias por sus palabras y sus acciones que acompañan las palabras y acciones de l@s padres-madres de Ayotzinapa y de miles-otros.

    Comentario de Judith S. — noviembre 17, 2014 @ 8:14 pm

  30. Fe de erratas: ayer hice un comentario y me equivoqué al escribir Ayotzinapa; escribí Ayotzinapan, asumo mi error. Grácias compas.

    Comentario de Rafael Pimentel Lusarreta — noviembre 17, 2014 @ 10:24 pm

  31. Mil gracias EZLN por su incansable lucha, por resistir, por permitirnos ver su ejemplo y mantener la esperanza de que otro México es posible. Gracias por compartir sus maravillosas palabras llenas de sabiduría y sobretodo, escritas desde el alma. Porque esas palabras llegan muy hondo y muy lejos, y a mucha gente nos motivan para hacer nuestra propia lucha, la que nos hermana. Muchas, muchísimas gracias.

    Comentario de Karla — noviembre 18, 2014 @ 12:59 am

  32. Me alegra ser parte de ese uno que se queda del 100. No solo el discurso de apoyo tan confortante, sino ser parte de los inclaudicables. Somos 43

    Comentario de Amilkar — noviembre 19, 2014 @ 12:20 pm

  33. hola compañeroas queridoas,

    una invitación a todoas

    y un ts’acatal a las compas zapatistas

    de las estudiantes de la escuelita,

    un abrazo.

    FESTIVAL DE CINE ZAPATISTA en Berlín
    25 – 28 de Noviembre 2014,
    a las 18 y a las 20

    – »EL COLECTIVO QUE SOMOS…« –
    Películas y Charlas:
    20 AÑOS ZAPATISTAS –
    »INTERNACIONALISMO EN CONCRETO«
    ­
    Latinokino NewYorck59, Mariannenplatz, Berlin-Kreuzberg
    más información: http://www.latinokinony59.blogspot.de

    Comentario de Lisa — noviembre 20, 2014 @ 4:17 am

  34. No puedo dejar de sorprenderme, encuentro en estas palabras un lucha firme, una claridad extraordinaria, junto con una humildad y sencillez para transmitir.

    Comentario de fede — noviembre 21, 2014 @ 8:34 am

  35. Me dueles México ya basta !

    Comentario de José Romero — noviembre 21, 2014 @ 1:41 pm

  36. Vamos México no están solos

    Comentario de José Romero — noviembre 21, 2014 @ 1:44 pm

  37. Gracias por la fuerza y esperanza.

    Comentario de karen orellana nieto — noviembre 21, 2014 @ 6:31 pm

  38. gracias por la esperanza valiente

    Comentario de Marisol — noviembre 23, 2014 @ 5:18 am

  39. Gracias hermanos Zapatistas, ahora más que nunca necesitamos saber que no estamos solos!!! y cada vez nos acercamos más…

    Comentario de Irene — noviembre 23, 2014 @ 6:04 pm

  40. viva el ezln

    Comentario de Ramona Cardoso Beltrán — noviembre 29, 2014 @ 10:35 pm

  41. Palabras que abrazan el corazón, Muchas Gracias Compañeros.

    Comentario de Eduardo Garza — diciembre 2, 2014 @ 10:48 am

  42. ¡GRACIAS por iluminar el camino!

    Comentario de Gabriela — diciembre 5, 2014 @ 3:14 pm

  43. Mi corazon sufrio el olvido, sufrio el oportunismo y sufrio el destierro. Pero nunca se olvido de ustedes ni de ese lindo lugar donde se llevo acabo la CND.
    Hoy al leerlos se que mi paso por esta Tierra no fue en vano. Viva EZLN

    Comentario de No importa — diciembre 16, 2014 @ 8:56 pm

RSS para comentarios de este artículo.

Deja un comentario

Notas Importantes: Este sitio web es de la Comisión Sexta del EZLN. Esta sección de Comentarios está reservada para los Adherentes Registrados y Simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Cualquier otra comunicación deberá hacerse llegar por correo electrónico. Para evitar mensajes insultantes, spam, propaganda, ataques con virus, sus mensajes no se publican inmediatamente. Cualquier mensaje que contenga alguna de las categorías anteriores será borrado sin previo aviso. Tod@s aquellos que no estén de acuerdo con la Sexta o la Comisión Sexta del EZLN, tienen la libertad de escribir sus comentarios en contra en cualquier otro lugar del ciberespacio.


Archivo Histórico

1993     1994     1995     1996
1997     1998     1999
2000     2001     2002     2003
2004     2005     2006
2007     2008     2009     2010
2011     2012     2013
2014     2015    

Comunicados de las JBG Construyendo la autonomía Comunicados del CCRI-CG del EZLN Denuncias Actividades Caminando En el Mundo Red nacional contra la represión y por la solidaridad Artículos