lista de correosrecibe automaticamente las actualizaciones a tu correosiguenos en tuitersiguenos en facebook siguenos en youtube

enlaceZapatista

Palabra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

May222007

Reuniones en Matehuala y Charcas, 17 y 19 de mayo

Reunión con adherentes y simpatizantes en Matehuala, San Luis Potosí, 17 de mayo

Palabras del Comandante Moisés Leer aquí

Intervención de la Comandanta Sandra Leer aquí

Palabras de la Comandanta Sandra Leer aquí

Intervención del Comandante Moisés Leer aquí


17 de mayo. Reunión con adherentes y simpatizantes en Matehuala.
Palabras del Comandante Moisés.

Con el permiso de todos ustedes, vamos a hablar pues, ya nos presentamos, pues nosotros somos los indígenas chiapanecos, nosotros hablamos la lengua tzotzil, venimos de la zona Tzotz Choj, del caracol 4 proviene nuestra palabra.

Nuestros pueblos nos comisionaron como bien saben allá la autoridad máxima, la autoridad suprema es los pueblos, o son los pueblos. Entonces este, pues venimos hasta aquí con ustedes pero no es la primera vez que salimos, hemos salido varias veces nomás que no hemos llegado hasta aquí, o tal vez sí, no recuerdo bien, pero la cosa es que hemos salido de los 1’111 de los 5’000, y la última es la marcha de la dignidad Indígena o Marcha del Color de la Tierra, y ahora estamos aquí esta Delegación, bueno salió el Delegado Zero, ahora estamos la delegación en diferentes estados, venimos con el propósito de conocernos, es el plan de los pueblos, es el mandato de los pueblos que nos mandan, primero mandaron al Subcomandante Insurgente Marcos a recorrer como ya dijeron, a conocer la ciudades, ahora venimos nosotros, la delegación, no venimos a, venimos a escuchar, venimos a escuchar los problemas de los pueblos, el sentir de los pueblos, pero como hemos dicho no hemos venimos a dar órdenes, ni venimos a dar un llamado pa que tomen las armas, no es eso porque nosotros lo único que queremos es la vida.

Nosotros amamos la vida, luchamos por los que vienen atrás de nosotros, ese es el motivo entonces que venimos con más tiempo digamos, o con suficiente tiempo porque cuando han pasado los otros compañeros era pues de visita, -pásale por favor-, este, ha sido así muy rápido, ahora es con más tiempo de conocernos, de escuchar y que nos escuchen. Ese es el mandato aquí que traemos, pero antes de que demos a conocer todo lo que sigue vamos a platicar lo que somos o cómo éramos, o sea nuestra historia, para que así se tome en cuenta todo eso en el proceso que van a llevar ustedes.

Bien compañeros, compañeras, estamos aquí, nos sentimos altamente orgullosos también, pero no fue fácil para nosotros, no nomás es nuestra cara y ya llegamos aquí, costó mucho y eso es lo que les voy a contar compañeros. Antes del 94, mucho antes pues del 94, nosotros los indígenas , en Chiapas hay varias lenguas le decimos, pero todo somos despreciados, decían los gobernantes que valían más los animales que nosotros, se preocupaban más de sus animales, de salud de sus animales que de nosotros.

Había muchísima, bueno, hay mucha riqueza en Chiapas, tiene mucho ríos, tiene muchas aguas, tiene madera y tiene muchas tierras, pero su gente, la gente de Chiapas vive, vivía en pobreza y vive todavía en pobreza, porque toda esa tierra, toda esa riqueza, lo tienen en manos de unos cuantos pues, los que gobierna, los que tienen el poder, los que se creen que tienen el poder. Es así como han manejado todos los pobres no teníamos ni que comer, como ya dije las tierras las tenían ellos pues, y la única manera de sobrevivir era ir a trabajar con ellos, como ya dijeron de los tomateros que dicen, ahí íbamos a trabajar con ellos. Nuestros abuelos allí crecieron, ahí murieron, en los ranchos que le decimos nosotros, los terratenientes, las casas que construyeron los rancheros es trabajo de nosotros, de nuestros abuelos pues. Sin paga pues, sin dinero, mas que lo que comían, no tenían ni casa ahí pues porque no daban ni para eso, daban un espacio para quedarse ahí nada más.

Y así pasó durante mucho tiempo pues, de todos nuestros abuelos, y nos estaba, estábamos por desaparecernos nosotros también los indígenas, no crean que no. Porque se estaban acabando en vida nuestra cultura, nuestra forma de ser como indígena, nos estaba acabando pues el gobierno, desde el gobierno, pues ahí me van a disculpar pero también la iglesia también, una parte también igual se metió también, igual a destruir pues, nuestra cultura, la educación que son los que trataron de destruir nuestra cultura según pa que salgamos de la pobreza, nos tenían que sacar de allí.

Nos decían que hay que salir de allí, hay que ver la ciudad, pus así nos decía pa acabarnos ahí en la ciudad, y pa que allí queden tranquilos ellos con su rancho, que no les molestara, y eso fue siempre, porque era muy difícil el desprecio pues de nosotros, muchos de nosotros tuvieron que cambiar nombres, apellidos, nuestra manera de vestir, por eso estoy como estoy vestido. La compañera si no, no lo ganaron, la que resistieron más. Nosotros sí, nos vencieron digamos en la ropa me refiero, pero no nos ganaron nuestra cultura, nuestra forma de hablar, nuestra forma de organizar, y nuestra forma de ver, de ver el mundo diferente, no nos ganaron.

Pero nos estaba ganando digamos así, nos obligaron a eso pues, porque no había de otra forma, tenían bien controlados sus ranchos que ni podíamos pasar, ni a pie, a pie caminando pues no se puede pasar, si pasábamos cerca soltaban sus perros, o si no sus pistoleros, sus guardias blancas todo eso, porque tienen pues de por sí ellos, aunque sean de nuestra misma gente , pero como ellos están por dinero, pues sólo cumplían lo que el patrón decía, era mucho el dolor pues, que a veces no se puede contar porque lo que vivimos, pero de todo eso entonces buscamos forma digamos legales antes de ser zapatista.

Hicimos gestiones para carretera, o camino tan siquiera de brecha, y no, surtirnos energía eléctrica y no, tampoco, agua entubada, menos pues, o sea nada pues, y también hicimos solicitudes de dotación de ejido, hicimos muchos viajes, gastamos mucho, muchos hincaron jóvenes haciendo esa gestión y se murieron, nunca lo vieron. Llegamos dicen, otros compañeros llegaron hasta la capital, el Distrito Federal, en la Reforma Agraria, un grupo vinieron, lo único que la respuesta que les dieron es lo vamos a ver, estamos estudiando, como siempre. Así pasó todo.

Entonces ya después, porque yo estoy hablando antes de 94, después de todo eso vimos que no había ni solución, íbamos muriendo pues, nos iban desapareciendo. Pues ya nos integramos a la organización, empezamos a ver cambio, apoyando entre nosotros, formando pequeños trabajos, trabajos alternativos como le dice, ya sea de salud, como sea, pero ya formando como una organización diferente, porque también vimos el engaño de otros que llegaban como indigenistas, llegaban los partidos políticos, más si tenía problemas de tierras: no, te lo gestionamos, cuando llegue el gobernador. O los indigenistas decían no pues lo vamos a ver todo eso, llegaban pobrecito, o alguno tal vez pasante de alguna licenciatura, pues ya al poco rato pues ya regresan con paga, regresan con camionetas o regresan con carro lo que sea, regresan cambiado.

O sea que nosotros solo servíamos para escalera pues, todo el tiempo así fue, sólo servían para que suban en el poder, para que suban y hagan su riqueza. Todo eso lo vivimos, porque había los ranchos ganaderos, los ranchos cafetaleros, lo sufríamos mucho, porque no había de otra. ¿Por qué?, porque no sabíamos ni leer ni escribir, pues teníamos que aceptar esa humillación.

Una finca allá en Chiapas, todavía existe esa finca, se llama la finca Cuxtepeca se llama y el propietario es un alemán; pues ahí llegaba mucha gente a trabajar, hasta 1’000 gentes en tiempo de corte de café que le decimos, hasta 1’000 gentes. Y era muy difícil o es muy difícil hasta ahora todavía los que trabajan, pero era más, antes del 94 era más difícil todavía, o sea era muy poco lo que nos pagaban, casi nada pues. Además tienen ahí una tienda, no sé como le llaman, pero tienen una tienda donde ahí mismo tienes que comprar tu ropa o lo necesitas ahí, si una lima para afilar el machete o el machete mismo, tienes que comparar ahí mismo, o si no el mismo jefe te daba, pero lo tienes que pagar con tu paga digamos, y esa paga como es muy poco de por sí pues no había no. Y así la gente, lo que trabajábamos así lo conocimos, ella también estuvo trabajando ahí.

Ahí no hay esos descanso, nos trataban como animales pues, no dormíamos, no dormíamos porque a partir de las 12 de la noche, no se crean pero a las 12 de la noche ya debes estar formado pa que te toque tu desayuno digamos, a las 12 de la noche ya debes de estar porque el que llega primero es el que le toca primero, una cola para 1’000 gente, formado ahí recibiendo el desayuno. Los que les toca primero, los de las 12 esos pues duermen un su ratito, porque a las 3 de la mañana, o las 4 de la mañana ya vas saliendo porque tiene que ir hasta en el cerro pues, en la montaña, tienen que caminar, y tiene que salir oscuro pues, a las 3 según la distancia como se camine, media hora, una hora o dos horas, según la distancia, si le dieron la alimentación a las 12 de la noche, pues descansa unas dos horas que duerme ahí. Pues de ahí salen a trabajar, pues que quién según cada uno de los trabajadores depende a que horas le da hambre y come, si a las 6 de la mañana, a las 5 de la mañana, a las 4, como sea. De ahí nos dan una bolita de masa así, le llamamos posol nosotros, eso es lo que cargamos en el camino. La comida que nos empiezan a dar a las 12 de la noche, o la 1 de la mañana es frijol y unas cuantas tortillas. Ese frijol como se cuece pues en una olla o tina, grande pues, pues ahí como es selva pues entra rata, entra víbora, y así se come, por eso como digo, me cuesta decir, pero es la verdad, porque eso vivimos. Así tienes que comer con ratas, con víboras porque se meten pues, porque es montaña, pues fácil que se mete, cucarachas o lo que sea, no importaba pues. Y ya te llevabas tu frijolito y unas cuantas tus tortillitas, tu masa, lo que llamamos posol, para tomar a mediodía, que es la comida de nosotros a mediodía, los que van muy temprano, los que salen muy temprano entonces por ahí a las 2 de la tarde o una de la tarde, ya regresan pues, para llegar a tiempo, donde le miden pues, su carga, qué tanto cortó café, que tanto recolectó, igual, tienes que correr para llegar a primera digamos, si llega a primera casi no trabajas, y los que llegan, tienen que trabajar, y como es de mil, imagínate más de mil, depende; tienes que estar ahí con la carga en la cola, porque mientras va caminando la cola ahí tu carga, cargando o a tu lado pero tienes que llevar ahí, hasta que lo llegues a donde lo miden el café.

Igual unos cuando es el mero tiempo de café, cuando es el mero tiempo le decimos terminan a medir creo que hasta las 8 de la noche, 9, imagínese, ¿qué ora duermen? Porque tienen que medir, las 1’00 gentes tienen que medirle su carga, lo que hicieron, y los que llegan hasta el último pues llegan hasta esas horas, y esas horas puede ser que cuando llega pide algo de comer, y mientras ta con su carga va comiendo pues como animal prácticamente. Y a dormir ahí en la galerota ahí, pues feo el piso como esto, como si estuviera bueno pues, tierra, y cuando hay mucha gente no caben ponen otra tablita arriba y ahí, se está ahí, pero no hay esos tablas que decimos, allá no, que le importa, cueros rollizos, cómo se siente en el cuerpo compañeros, por eso les digo cuesta contar esto pero es la triste realidad que viven los indígenas.

Eso y muchas cosas más es lo que nos orilló digamos a tomar las armas. De todo lo que vivimos, de todo lo que hicimos, gestiones legales y todo eso no se pudo, ni modo que morir pidiendo perdón, pues no. Pues tuvimos que salir, si hay que morir tenemos que morir de frente dijimos nosotros, y eso es lo que hicimos, ese es el motivo que se hizo un ejército del pueblo, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, ese fue el motivo.

No somos asesinos, por eso venimos a platicar con ustedes, porque las noticias que le llegan no les llega igual que nosotros, nos dicen en otros lado que les llega que somos asesinos, que somos este rateros porque robamos vacas, que comemos vacas, que robamos niños, que comemos niños, que somos comunistas, que somos zapatistas, que no hay respeto entre hombres y mujeres. No es cierto, quizás respetamos más nosotros que en otros lados, nosotros a las compañeras, aún que si no fuera nuestra compañera, o sea que fuera de diferente pareja, nos respetamos más.

Eso es lo que venimos a contar, que no somos asesinos como los otros creen, nosotros sí amamos la vida, y prueba de ello, se lo decimos en 94, cuando se levantó en armas el pueblo, cuando nos levantamos en arma, prueba de ellos, que sí amamos a la vida, un tal Absalón Castellanos Domínguez, exgeneral o general retirado no sé como le dicen, exgobernador de Chiapas, el que mató a muchos de nuestros compañeros indígenas, mató muchos de hermanos nuestros, lo vimos, no nomás de palabra, y en 94 lo detuvimos en su rancho, por allá del Municipio de Margaritas, sólo una prueba más de que sí amamos a la vida. A ese cabrón pues, no sé como se le dice, ya se le puede decir lo que quiera, que ha matado miles de gentes pues, pero nosotros este, lo respetamos su vida; lo detuvimos, pero no lo golpeamos, no lo torturamos, sólo una cosa que no le pudimos dar su gusto pues: ver su tele, ver las noticias en las primeras planas del 94, eso sí no le dimos su gusto; no lo pudimos rasurar porque no se consigue el rastrillo por allá, salió un poquito ¿? es lo único, pero todo eso lo decimos que le respetamos su vida, a pesar de todo lo que nos ha hecho.

Si eso es lo que les contamos porque sí, sé que nos creen pero venimos aquí a decir que nosotros no somos asesinos, luchamos por la vida de todo ser humano, no sólo de nosotros los indígenas, si fuera sólo de nosotros desde cuando nos hubieran dado todo lo que queremos, no, nosotros queremos que haya vida, más, lo que queremos es vida del futuro; nosotros como sea ya somos viejos y viejas, un poco pues porque somos jóvenes todavía pero digamos que ya lo probamos el dolor, o sea que nos toca porque ya nos toca pues, pero nuestros niños, nuestras niñas, los que siguen de la humanidad, hay que darle vida, y ese es nuestro compromiso de nosotros.

A eso es como venimos a platicar con ustedes pues, nosotros venimos como ya dije no a dar órdenes, ni venimos a engañar, no ganamos nada con engañar, porque no somos de esos de la idea de que ya tengo mucha gente, nosotros no, no decimos de que tengo gente porque no es mi gente, nunca manejamos eso de que tengo gente como otros, que dicen mira ya tengo tanta gente, ¿cuánto te contó? ¿cuánto te costó tu gente? Le digo a veces, porque hay gente dice no, ya tengo mucha gente, ¿Cuánto te costó, a que precio, a qué valor le das a una persona, a un ser? Nosotros no decimos eso, decimos, ya somos muchos, ya somos un chingo, qué chingón dicen otros, que en nuestra lengua es combinado entre el tzotzil y castilla pues, chingonsísimo pues, nuestro tzotzil-spanish, ni hay de otra pues, si a veces no puedo pronunciar bien la lengua es porque es nuestra segunda lengua pues, hermanos míos, es nuestra segunda lengua, es como decir que ustedes estuvieran aquí enfrente hablando con los gringos pues, pues no es fácil pues, a lo mejor dicen tonterías; igual yo, así que ahí si me van a disculpar pero yo trato de corazón diciendo lo que se siente no.

Entonces es así como pasó en 94 y ¿qué sigue del 94? Todos saben, 12 días de combate, insurgentes y federales, cuántos muertos y todo eso, no vengo a contar eso, sólo vengo a contar lo que pasó, del 94 entonces, mientras los insurgente bajaban de la montaña, liberando pueblos, y los pueblos les dijeron que eligieron democráticamente a su autoridad, porque desde que se dijo, o desde que dijimos que ya basta, este ahí basta pues, no respetamos al gobierno, por eso, quién sabe como lo miren ustedes aquí, pero nosotros dijimos que no existe el gobierno, no hay gobierno para nosotros, y si hubiera gobierno para nosotros, no estaría yo con el pasamontañas, no estaría aquí hablando con ustedes, estaría más hablando en público; no hay gobierno desde ese entonces el pueblo tuvo que gobernarse desde el pueblo, después el municipio y eso no lo estoy diciendo ahorita porque por si no saben, un 19 de diciembre de 1994 se declaran 38 municipios autónomos, un año después del levantamiento armado.

Pero tampoco somos tan rebelde como dicen, que no queremos nada, que no queremos hablar con nadie, no es cierto, igual los primeros días del 94 el gobierno con llamó al diálogo, aceptamos, vimos la trampa que nos estaban haciendo, ahí lo dejamos y nos vuelve atraicionar otra vez, nos sentamos, ya ora fue en San Andrés Larraínzar. Hicimos en nuestra agenda, nuestro plan, no sé cómo se dice, de cinco mesas le decimos: Democracia, Derecho y Cultura Indígena, Derecho de la Mujer y no sé cuál es las dos más.

Concluimos con acuerdo digamos sobre Derechos y Cultura Indígena, ya empezamos a, ya iniciamos pues con la mesa de Justicia y Democracia, otra vez nos juega chueco el gobierno, desde ahí venimos exigiendo entonces que cumpla su palabra el gobierno porque se firmó y nada pues, no cumple. Pensábamos pues que los supuestos, porque ahora ya les digo los supuestos, porque antes creíamos que los del PRD que dicen que son de izquierda que de partido socialista que no sé de que tantos partidos, que dicen que apoyaban al pueblo, pensamos que también nos iban a apoyar, por eso venimos también a la marcha del Color de la Tierra, y eso cree que todo el mundo que ya que…, por muy de izquierda que era pero aquí valía más las águilas pues. Y es lo que valió; no valió pues su disciplina partidaria, no valió, lo que valió son la águilas, los billetes verdes pues son los que valieron, sus principios de ellos no lo valieron, desde allí nos dimos cuenta pues, todos los que hablan mucho, no valen sus principios y nosotros sí, nosotros no olvidamos nuestros muertos, no olvidamos nuestros principios, la siglas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, eso estamos desde 94 y seguimos con eso, queremos liberar la nación, aún a costa de nuestra vida.

Digo a costa de nuestra vida porque mientras preparamos esto, mientras salimos nosotros, así como ya dijeron ya dijeron se activan lo paramilitares y empiezan a chingar por todos lados, y no sólo eso pues, también la impresión, la imagen que da con Ignacio del Valle, eso nos está mandando mensaje a todos pues, que no hay que meterse ahí porque hay sesenta y tantos años de cárcel.

A pesar de eso nosotros salimos, a pesar de que nos está persiguiendo la policía ahorita en el camino, pero nosotros salimos, porque no perdemos nada, la vida que tenemos quizá lo vale, vale más la vida de la humanidad en su conjunto. Se desaparece Moisés pero atrás de Moisés hay otros más, o sea que Moisés no existe pues, no existe Moisés, pero atrás de este pasamontañas hay muchos miles de rostros, o que todavía no tienen rostro; por eso si hay que dar la vida pues la daremos pues, y es nuestra forma de luchar pues, como digo, de los otros partidos políticos, por un poco de billete violan sus principios, olvidan sus principios, olvidan que le dijeron al pueblo, porque muchos hablaron frente, así como toy hablando, y su propio vómito lo traga otra vez porque no dice la verdad.

Y nosotros no decimos eso, siempre decimos que es peligroso estar aquí en esta organización, cuesta, siempre lo decimos, nunca mentimos al pueblo, porque esta organización nunca da dinero, nunca engaña, todo lo que construye, construye con su sacrificio, nunca ha robado, nunca ha robado bancos ni ha matado a nadie para quitarle dinero, no, es todo por sacrificio, y así creció, desde muy chiquito así creció.

Que se necesita rabia, que se necesita cualquier cosa, el mismo pueblo es el que hemos ido creciendo solo, pues así como digo que cuando llegamos de la Marcha del Color de la Tierra vimos la imagen como era nuestros representantes de los pueblos, se voltearon en nuestra cara. Ahora les duele que estamos saliendo, no crean que no, les duele porque es como les digo, que piensan ellos que tienen gente, y les quitamos su gente dicen ellos, pero como ya dije, nosotros no tenemos gente, sólo estamos invitando compañeros a que se unan, a que vean la realidad como dijo el señor obispo, que si la madre tierra aquí es pobre, pero como vivió sus antepasados, es que no se entiende bien nuestra vida, y eso es lo que quiero que se entienda no, los que vienen de afuera si pueden explotar la tierra, y cómo los que están adentro no pueden explotar la tierra, cómo está eso, eso es lo que hay que pensar con la cabeza pues, pero pensando mirando abajo, no pensando allá arriba.

Si pueden explotar los de afuera, también nosotros podemos explotar la tierra, o sea podemos trabajarla pues, pero de una manera diferente pues, nosotros, de acuerdo como es nuestra cultura, de acuerdo, si de veras amamos a la tierra, se puede hacer de una forma diferente. La madre tierra como le decimos nosotros, de por sí es nuestra madre, de todos, se puede mejorar, pero desde aquí, nosotros, hay que pensar, pues qué hacer, no aceptemos pues los engaños de afuera.

Buenos, pues así vimos entonces de la Marcha del Color de la Tierra, no pasó nada, y como no pasó nada nosotros regresamos a Chiapas, regresamos a Chiapas y los pueblos deciden, bueno, ya caminamos un poco, los estados donde pasamos también hablamos con ellos, entonces volvimos a Chiapas para hacer los próximos trabajos y salió lo que ya saben creo, o no saben, las llamadas Juntas de Buen Gobierno, pues fue nuestro silencio, ese silencio que sirvió para nosotros de reflexión para estar planeando eso, salió lo que es las Juntas de Buen Gobierno actualmente.

Pues no crean que es muy chingón pues este asunto, hay que diferenciar un poquito pues porque ahí la justicia y todo eso, haya no se cobra, hasta ahí ya está, el gobierno ahí está el avance de la autonomía que le decimos nosotros, hasta ahí está. Pero es incompleto si sólo decimos así, gobierno, seríamos como los que llegan a sentar se allá no, soy el gobierno y punto, pero qué, qué pasa cono la educación, qué pasa con la salud, qué pasa con la producción, cómo se respeta a la madre tierra, es ahí donde los pueblos estamos trabajando ahora.

Estamos en resistencia decimos porque no estamos recibiendo nada del gobierno, pero estamos creciendo, pobremente porque no tenemos mucho dinero, nos valemos de nuestro propio trabajo, nos valemos si alguien de la sociedad civil llega y ve la necesidad, de eso nos valemos, no tenemos dinero, como dicen por ahí, ni la Universidad de Zacatecas nos apoya, nada de eso pues, ningún gobierno nos apoya, tamos caminando solos con la sociedad civil quienes nos echa la mano.

Hicimos el gobierno y ora regresamos digamos a recoger la educación. ¿Cómo iban a quedar nuestros niños?, porque como dije en un principio ya todos íbamos perdiendo pues, íbamos perdiendo nuestra cultura, nuestra forma de ser y todo eso; entonces allí nos metimos en la educación, pero muchos de nosotros no sabemos leer, porque nosotros no sabemos leer mucho, ella no terminó la primaria, y llegó a 4 años, dice que a 4 años pasó la escuela, pero no estudió, porque nosotros venimos de una familia bien pobre, lo que hacía ella, a ver si les cuenta más al rato, que dice que en, porque no teníamos dinero para cuaderno, recogía cartones que hay en la calle, con ese escribía, y como no llevaba cuadernos para acabarla de chingar el maestro los castigaba: No éramos culpables los niños pero así nos castigaban los maestros, porque no llevábamos cuaderno, o si no, allá como de por sí somos muchos en una sola familia, en un cuaderno nos repartimos las hojas, o sea como dije, como que no vale la pena contar tal vez, porque eso sí nos duele pues pero así crecimos.

Entonces ya nosotros, entonces ya de grandes digamos, dimos entonces con nuestros niños también, y tuvimos que pensar con nuestros abuelos y abuelas cómo es entonces antes, como conocer de su historia, de allí sacamos la inteligencia de ellos para sacar la nueva educación; pues salió buenas propuestas, porque bueno, claro, nuestros abuelos y abuelas nos regañaron también, porque dicen que nosotros ya no tenemos el cerebro completo, ya nos lo comieron un poquito dicen; bueno allá no dicen cerebro, porque no conocen que es el cerebro pues, dicen ya no tienes cabeza pues, porque en conjunto eso es cabeza. Ustedes ya están perdidos, ya no tienen cabeza, no saben pensar, solo piensa en la borrachera decía, sólo piensan en tener dos, tres mujeres como el gobierno. Si se ve como un presidente municipal, llega con una mujer, en su periodo ya sale con tres, o si no ya lo dejó lo demás, otra mujer, entonces ya el pueblo se da cuenta pues, entonces por eso nos regañó nuestro abuelos, ya quieren tener, ser como ellos, salir con tres mujeres señor, ni pueden mantener una nos dicen. Los presidentes dicen que gobiernan dicen, pero no gobiernan, ni saben gobernar ni la familia dicen, y ustedes no deben ser así, nos dijo, ustedes como hijos del pueblo no deben de ser así. Y nos dieron muchas lecciones digamos, muchas reflexiones, de decir que no tenemos cabeza, que nuestros hijos entonces no permitamos que les quiten la cabeza, que les quiten el espíritu de ellos pues, porque ellos si conoce la cabeza y el espíritu.

Y le preguntamos por qué pasa eso, y nos dicen, pues pasa eso porque están recibiendo la educación del gobierno, lo que estudian ni es de aquí, ni se conoce qué es lo que estudian dice, los libros que tiene allí ni siquiera hay aquí, decían nuestros abuelos, cómo va a ser que van a estudiar así, mejor hagan una educación diferente nos decía, mejor hagan educación diferente, la educación diferente que sea basado desde la realidad, así dijeron nuestros abuelos y así lo estamos haciendo.

La zona desde donde venimos nosotros, todos los pueblos de los territorios, de la zona, tienen su escuelita autónoma les decimos. Esas escuelitas autónomas no crean que hay una casita como esta, banquitas y sillas, no, bajo un árbol bajo unas cuantas láminas, un trozo o algo pa sentarse; y los pizarrones no como esto, tarde se pintan pues, si hay dinero se pintan de negro o de verde, y si no, así simple tabla, y así lo estamos llevando, pobremente, nuestra educación, pobremente pero tiene el cambio porque nuestros hijos bajó más, entonces tiene más relación con la naturaleza, dicen los abuelos.

Se recogió de la historia y ora el mismo niño se da cuenta cómo era nuestra cultura antes, porque es muy diferente, donde quiera orita, ahora pues, dondequiera que vayamos si alguien te dice que hay un trabajo, así le decimos con cuantas águilas trabajo, cuántas águilas haiga para poder trabajar así se dice por dondequiera orita. En los pueblos igual, ya no se apoyan, si hay paga se apoya y si no hay paga no se apoya, pero antes no era así pues, nuestro pueblo. Nuestro pueblo se apoyaban, hacían fiesta en común; por ejemplo en sus trabajo de ellas antes es, que todos los trabajaderos se apoyan pues, nadie cobra.

Y eso es como los que estamos trabajando orita con los niños, cómo tienen que ver desde los hechos como trabajan sus papás pues, cómo trabajan sus hermanos, de qué manera se respetan, porque ya antes habían perdido todo eso pues, el respeto, no nos respetamos pues. Ya nuestros niños digamos que es diferente y lo hicimos muy diferente de por sí, hicimos en allá le dijimos en tres niveles, como la primaria lo hicimos en tres niveles: nivel primario, medio y superior, así en tres niveles. Pero también vimos el problema eso de que iban perdiendo los jóvenes, vimos para que no pase eso, mejor decimos tres días estudiando con su educador, promotor, delegado, se les llama de diferentes formas, pero no importa como se llame. Entonces 3 días vana estar ahí con su educador y tres días tiene que ir a trabajar, bueno, a trabajar decimos porque de por sí no tiene diferencia `pues, porque de por sí nosotros trabajamos desde muy chiquitos, aunque ahorita es diferente ya, ya no se trabaja de así mero trabajo que le decimos, no, pero va, como aprendiendo a trabajar a los niños.

Y así nos dijo nuestros abuelos, para que no se pierde la cabeza nos decía, tiene que ser así, para que se convierta en el mejor hijo e hija del pueblo dice, con mucha paciencia decía, y es así como están ahorita los niños. En un principio pensamos que tres días es mucho tiempo que pierden, pero no, nos dicen también los sabios, los viejos que no se pierde el tiempo porque allí se puede aplicar el niño. Ya el papá sin necesidad de calificación, sin necesidad de que el papá les ponga 10, como dicen por ahí, ya el mismo niño se aplica, el mismo papá se da cuenta, porque ya ven que aquí en la ciudad, bueno, no sé si es aquí pero: a ver hija, tu calificación, y la hija: no pues vas muy bien llevas puros dices. ¿realmente aprendió?, se hizo más pendeja, perdón la palabra, disculpen pero es que así se me vino, que así pasa pues en nuestros hijos e hijas en lugar que estar sacando de la ignorancia, los estamos hundiendo nosotros y eso me estoy dando cuenta allá y en la ciudad.

No nos damos cuenta de nuestra realidad, por lo mismo que ya dijeron, los de fuera si pueden venir a explotar nuestra tierra, y nosotros no porque si nos hundieron de más abajo, donde no vemos nada, somos ciegos pues, así dicen nuestros abuelos que se convierten ciegos nuestros niños.

Entonces con esa aplicación que van a acompañar a sus papás, ahí lo aplican, si tienen ganado en colectivo, pues redicen a los niños: a ver, cuenta cuántas vacas, y cuántas becerras, cuántos becerritos, ya saca su suma, y le dice a los niños, ¿si vendemos una vaca a tal precio, de tantos que somos a cómo nos toca?, cuando se reparte dinero, pues saca su división. Ahí sin la calificación los papás se dan cuenta si los niños si se van aplicando, o todavía falta.

Es así como se van mejorando entonces nuestros niños; y si quiere conocer como se relacionan todos los animales, sin necesidad de capturar una ranita y matarla ahí o meterla en un frasquito, no, se da cuenta como reproduce, sin tener la semillita ahí bajo un, algo pues, sino que ahí mismo se dan cuenta, hace experimento pues también, y como los grandes empiezan a mejor la tierra, los niños participan, por ejemplo eso que llamamos composta nosotros, o abonos orgánico que le decimos, ya los niños participan a juntar toda la basura, basura o monte, lo que se necesite para hacer la composta, ya los niños apoyan en algunos lados, no en todos lados, pero ya el niño se va adaptando a la naturaleza, a la realidad pues como es.

Pues más o menos así como está nuestra educación y nuestra salud igual , no tuvimos que llamar médicos en otros lados para empezar, claro que se necesita, pero para empezar no le hicimos así, sino que tuvimos que acudir con nuestros abuelos, cómo vivían, desde que preguntamos su historia, quién llegó primero, el ranchero o ellos, desde ahí vienen, cómo se curaban entonces, pues iniciamos con nuestras plantas también, aunque ahora ya es combinado la medicina que usamos, algunos que plantas algunos de medicina alópata que dicen, incluso ya tenemos ahí nuestra pues, nuestra farmacia digamos pues, poquito pero ya, o sea la combinación, eso lo hacemos porque también podemos, no hacemos eso de que la gente la obligamos a que haga lo que queremos, sino que la misma gente decida que quiere, que si quiere gotas, que si quiere inyectado, que si quiere tomado, que si quiere plantas que si quiere flores o lo que sea, se le da pues.

Y así avanzamos desde el pueblo, el municipio y en la zona, pero no sólo eso, metemos también a los promotores se preparan para apoyar a los niños para apoyar en la educación también en la educación, en la medicina preventiva que le decimos nosotros; los niños tienen que saber ya desde los niños cómo se cuidan, el higiene le decimos, personal, familiar, ambiental le decimos allá; porque tiene que aprender a cuidar la naturaleza, tiene que aprender a separa la basura por ejemplo, y tiene que aprender a cuidar su agua, allá se conoce mucho ojo de agua o manantial o le dicen, creo que aquí no sé como le dicen pero allá se conoce como ojo de agua, se cuida mucho eso, de no construir casa ahí, depende pues, la dirección, como esté la tierra, y eso pero eso ya se encargan los niños, se encargan los promotores de educación y los promotores de salud, se encargan en conjunto, y en conjunto se trabaja la producción también, porque pensamos si por más que esté educado, si no tiene comida se muere, por más que tenga mucha alimentación, si no está educado igual, se vuelve más tonto, o sea tienen que ser todo un conjunto que crezca todo igual. Y así lo estamos trabajando pues compañeros.

En la producción, como decía aquí antes 94 no había tierra, pero en 94 como bien saben no le pedimos permiso pues a los rancheros porque no era de ellos, muchos de ustedes piensan a lo mejor: hay dios, por qué le quitaron su rancho a aquél pobre, y no, no era de ellos pues, porque los que estuvieron ahí fueron nuestros abuelos, pero fue por engaño como les fueron quitando sus tierra, y como nuestros abuelos no saben leer ni escribir, pero los que gobernaban eran los mismos, tenían ingenieros, tenían el notario, tenían los papeles, tenían todos y sólo hacían firmar a a los abuelos como no saben leer, y al rato: esta tierra es mía, vamos a trabajarla aquí si quieres, si no salte.

Todos los ranchos de por sí eran de nuestros abuelos entonces en el 94 pues se vuelven a nosotros, y nosotros recuperamos, así, esa palabra, recuperamos nuestras tierras. La tierra que recuperamos entonces la estamos trabajando en colectivo, ningún pedazo de tierra se ha repartido, lo que se recuperó no se reparte, es para todos pues, digamos si alguien de aquí no tiene tierras, se va a Chiapas, necesita vivir, que vaya con respeto, tiene donde vivir pues, decimos nosotros; que así nos educó nuestros abuelos, que la tierra no se vende porque es nuestra madre, y dicen pues el que vende la tierra es que no tiene madre pues, así decimos porque así es, entonces no se reparte, se está tratando de mejorar, se está viendo eso, de no meterle químicos pues, y donde se le han metido químicos se está tratando de mejorar con trabajo de abonos orgánicos, muy poco, no venimos a mentir como ya dije, no tenemos mucho avance, pero vamos tomando camino como decimos, tenemos camino que no hemos avanzado es otro rollo como dicen, pero conocemos que hay que mejorar la tierra, cuidar nuestra agua y mejorar la tierra, entonces nuestra producción de esa forma vamos, algunos tienen sociedad de ganado que es muy poco también algunos de producción de miel, más lo que se produce ahí al maíz y el frijol, pero hasta ahorita no es para vender, es para consumir.

¿Por qué hacemos eso?, porque no tenemos tiempo como ya dijeron, estamos muy ocupados con mucho trabajo, tamos metido en mucho trabajo porque así se ve que se necesita, no estamos aquí por gusto pues, no venimos a pasear, nos estamos sacrificando mucho, y muchos de nosotros está afuera pues, no solo nosotros, los dos visibles aquí, pero los invisibles que hay pues, no sé donde andan, a lo mejor andan aquí en la calle, no se pues, pero andan pues, a lo mejor, si yo no lo conozco, pero hay y esa gente no tiene forma de trabajar de tiempo completo, entonces es muy poco lo que se puede trabajar para consumir. Sólo hay un ejemplo, yo trabajo en un proyecto colectivo de maíz, el tiempo que salgo cómo le hago, los que se queden trabajan, pero cuando yo llegue pus llego a cumplir lo que sigue, y así como pues, pero si no estoy metido en trabajo colectivo quién me cuida mi trabajo si estoy aquí, ahí está la diferencia, por eso trabajamos en común, todos cuidamos a que no le falte a nadie, porque finalmente somos hermanos en una palabra, para que sea una suave pues así es, hermanos.

Es la forma como lo estamos trabajando, es la forma como estamos avanzando en Chiapas, un poquito, un poquito, lo que es la autonomía, pero ya dije, si quisiéramos liberarnos nada más como Chiapas pues ya estuviéramos libres, ya nos respetan un poquito, pues así como nos escuchan ustedes, ya mucha gente nos escucha. Si son indígenas hasta se visten pues de indígenas para que pues sí, así, pero antes no, nuestra ropa sólo servía para bailes folklóricos que le dicen, para fiesta, sólo eso servía, ahora no, yo creo que si tuviéramos blusas ahorita las compañeras se ponen pues con orgullo, pero antes quién iba a poner pues , porque sería una india, una pata rajada, una cochina, una sucia, así nos decían, antes del 94 así éramos, totalmente despreciamos, pero ahora ya no como digo, cualquiera ya quiere tener su blusita, su rebozo, su morralito, cualquiera quiere tener ya, quiere ser parte de México, quiere ser parte del indigenismo pues ya, pero no éramos así pues, por eso como les dije en un principio, como que me constaba decir pues cuando llegué aquí pues, no fue fácil, ahora que ya nos respetan se sienta aquí. Escucharnos no fue fácil pues.

Hermanos y hermanas gracias por escucharme mi poca participación.

17 de mayo. Reunión con adherentes y simpatizantes en Matehuala.
Palabras de la Comandanta Sandra

Pues compañeros y compañeras, también yo quiero participar un poco, cómo hemos venido viviendo más nosotras como mujeres: pues ya no voy a repetir tanto porque ya dijo el compañero Comandante.

Pues antes, así como ya dijo, más nosotras como mujeres, no nos querían ver porque somos indígenas, nos dicen que no somos bien limpios y limpias como ellos pues, más bien a los ricos, entonces, porque antes no teníamos ni zapato, ni ropa, aunque tengamos ropa, no sé o como les dijera, n sé cómo le dicen aquí, pero nosotros allá le decimos parchaditos o remendados. Así vamos, así salimos, entonces vimos pues que la vida de una mujer es totalmente despreciada. Ay, me van a disculpar si no sé decir bien porque no es mi lengua si fuera que lo entiendan tzotzil si lo puedo explicar bien, ¿o alguien sabe tzotzil?, bueno.

Entonces así está pues nuestras mamás, da pena contar, como que, como que no sé que nos da pues a contar esto; nuestra mamá lo vimos cómo sufre y cómo sufrió, nuestras abuelas, no pueden hablar, no tienen derecho, no tuvieron la oportunidad de escribir una palabra, por eso fueron engañados pues, engañadas, como ya contó el compañero. Aquel tiempo una abuela o un abuelo que tiene un pedacito de terreno. Tonces el patrón o el ranchero va y promete una cosa, ¿ta muy enferma tu mujer? Te regalo bueno, aquel tiempo dicen que hablan por centavos, te regalo un tu centavito para que se cure tu mujer, y el pobre compañero o pobre abuelo, lo acepta. Al aceptar eso, como son ricos, ya que ven que se murió la abuela o el abuelo, entonces ya tiene un papel que se hace que dice que es el dueño del terreno. Aunque el abuelo tiene hijos o hijas, ya no le permiten que entra pues lo hijo, porque dice el patrón o el ranchero que es de él. Así fueron engañados nuestros abuelos. Por eso nosotras y nosotros decimos recuperar, porque es nuestro, porque los rancheros o los finqueros o los ricos no compraron ese terreno, es de nuestros abuelos, nuestras abuelas, porque en ese tiempo entonces no hay carreteras, no había luz, y hasta ahorita los que conocen Chiapas hay partes donde sí ya hay luz y hay partes donde no. Entonces así vinieron viviendo nuestros abuelos, nuestras abuelas, nuestros papáes, nuestras mamáes, algunos de nosotros todavía que si nos cuentas, nos dicen pues.

Entonces, antes pues de 94, no hay carretera, una compañera enferma o una mujer enferma, una hija enferma ¿cómo lo pueden trasladar? Pues ahí hacen unas sillas de madera y lo tienen que sacar cargando: bien, si todavía puede, si lo resiste todavía, lo logra, pero si ya no en medio camino se muere, entonces que hace la familia pues lo tiene que regresar, ya no queda de otro. Así era pues el sufrimiento; y nos tratan muy mal, nos tratan, nos dicen muchas cosas o muchas palabras, nos burlan, como andamos sin zapatos, y casi andamos desnudo pues, más bien; no me da pena decirlo porque es la verdad, porque así crecí yo también, porque mi papá, mi mamá andaba prestando lugar de la casa, y ya cuando nos ingresamos en la organización, ahí si digamos que tenemos lugar de la casa, pero en ese tiempo no, antes pues del 94 no. Yo creo que lo han visto o no, pero si , yo creo que, aquí en la ciudad hay personas que andan prestando lugar o casa, al quitando casa como dicen ustedes, o rentando, no sé. Así estamos nosotros también, y mi papá nomás se dedica a trabajar en las fincas cafetaleras, se va, meses se va, y no es que cuando regresa regresa con buena paga, no, como ya dijo el compañero, le dan su machete, le dan su lima para afilar y se va su zapato pues; los hombres también ahí en las fincas hay víboras, entonces le dan su zapato ahí pero no es de regalado sino que ahí lo cobran pues, de su trabajo, el salario que le da, bueno, digamos que todo lo que compró, se regresa casi sin paga. Yno teníamos casa, el techo que teníamos de la casa es muy pequeño y de cartón, como dice por ahí la canción, techo de cartón. Cuando cae granizo pues ya nos quedamos bajo de un árbol; así veníamos viviendo pues. Pero más después gracias a nuestros abuelos y nuestras abuelas quienes formaron la lucha la organización y seguimos nosotros y nosotras, ahí estamos pues ya, abrió ese espacio, esa oportunidad, por eso me ven como me ven aquí, estoy con buena ropa, ya con zapato, antes no. Así hemos venido pues, hermanos y hermanas, compañeros y compañeras, antes no tiene pues la oportunidad de hablar una mujer, porque dicen los gobiernos de los ricos que no tienen derecho, así dicen, porque es indígena, porque no sabe la castilla, porque no sabe leer y escribir, por eso no tiene derecho; pero vimos que sí, tenemos el derecho porque somos humanos. Tenemos nuestra dignidad, nosotras siempre decimos tenemos más corazón nosotros y nosotras como indígenas, que los gobiernos. Entonces pues compañeros y compañeras así era pues el sufrimiento; no tenemos nada, como ya dijimos, ni medicamento ni nada, pero como ya dije gracias a la organización nos pudimos organizarnos un poco.

El poco avance que estamos haciendo, estoamos haciendo trabajos colectivos como mujeres, también nosotras como mujeres estamos pues casi en todos los trabajos, en todos los trabajos en todas las comisiones estamos ahí también como dijo el compañero, tenemos nuestra Junta de Buen Gobierno, también participa la mujer en la educación, en la salud, en la producción trabajan las mujeres también, participan.

Aunque no saben leer ni escribir pero sí saben pensar, saben analizar, y saben hablar en su propia lengua, entonces así estamos trabajando. En los trabajos colectivos trabajamos de diferentes grupos y de diferentes trabajos. Tenemos un poco de trabajo colectivo de panadería, de hortalizas, de pollos, algunos trabajan de colectivo de conejos, y también trabajamos en bordados. Bordados yo creo que, no sé si todos saben o… no. El trabajo colectivo de bordado en este (señala su blusa) entonces eso es lo que estamos haciendo nosotras como mujeres ¿para qué?, pues para que así podamos sobrevivir, Como ya dijimos: no queremos nada con el gobierno, entonces nosotras buscamos la forma de cómo trabajar.

Como hortaliza es para que lo comamos nosotras misma pues, es parte de nuestra salud los trabajos colectivos, y este como bordado que lo estoy enseñando es pare vender un poquito, no mucho pues, porque no es mucho lo que estamos haciendo, es poco.

¿Cómo empezamos? Pues cooperamos. Un ejemplo, tenemos colectivo de pollos, no es porque compramos los pollos, sino que cada compañera cooperó una gallina, un polo, una polla, como sea pues, pero cooperamos, de ahí entonces ya conforme se van los días los meses entonces ya se produció digamos; ¿y cómo lo estamos cuidando?, pues ahí hay compañeras y hay abuelas que sí saben cómo es el higiene pues de la gallinera, asi vamos a ir compartiendo pues nuestras experiencias de hacer esos trabajos. Claro que como nosotras como jóvenes todavía como nos llenaron muchas cosas en la cabeza todavía, pues este a veces todavía no se ha salido mucho, entonces estamos tratando de ver como controlar la enfermedad de los pollos pues. Así hicimos, no es porque cooperamos con dinero sino que cooperamos con los pollos pues; claro, hay un poquito de gasto de dinero digamos porque también los pollos quieren su casita, dónde puede dormir, donde puede tener una poquita de sombra pues, pero es sencillo digamos. Así iniciamos trabajo, si una compañera quiere comer y no tiene en su casa -digamos un ejemplo pues-, no tiene el lugar donde poner su gallinero, entonces en el trabajo colectivo ya sabe donde es, puede ir a comprar su pollo, pero ya, un precio ya, conforme, es un acuerdo pues, que se hace, como somos compañeras ponemos el precio, un precio justo pero que sea en acuerdo, el grupo pues. Digamos que aquí están las compañeras pero tenemos un colectivo de pollo, entonces ya, está que quiere comprar la compañera entonces qué precio le vamos a dar, el acuerdo va a salir en el grupo, no puede tomar decisión la coordinadora solita sino que en el grupo.

Así estamos haciendo pues, el trabajo.

Compañeros y compañeras, así está el avance, el poco avance que tenemos como mujeres, entonces ahí estamos haciendo el trabajo conjunto, hombres y mujeres; los hombres trabajan en la milpa y las mujeres trabajan en colectivo también pero de diferentes cosas. Hay cosas que sí, si dicen las compañeras que hacemos milpa, entonces le pedimos favor a los compañeros también, compañeros hombres porque ahí se trabaja con arado, no sé si conocen la mancuerna, entonces le pedimos favor si queremos trabajar nosotras también, porque como mujeres allá podemos limpiar, sabemos limpias y a veces sabemos sembrar la milpa también, sabemos echar la macana que le decimos, pero aunque vaya medio culebrita nuestro trabajo pero ahí va. Entonces sí sabemos hacer un poco pues, entonces les pedimos favor a los compañeros a que nos hagan favor de arar, y ya nosotras lo trabajamos, ya sea de la milpa o frijol también. ¿por qué?, porque hay a veces también los compañeros tienen mucha salida, así nos apoyamos entre ambos. Lo que estamos haciendo no es para vender, por lo pronto, estamos haciendo para sostenernos como organización, como familia, como compañeros y compañeras, eso es lo que estamos haciendo, pero de aquí en adelante no sabemos cómo va a seguir nuestro caminar pero sí eso es lo que estamos haciendo allá con los trabajos colectivos. Como ya dije del bordado también, hay hermanos y hermanas solidarias también que llegan a veces que dicen lo llevo.

Entonces es ahí lo que estamos haciendo pero esto a través de la Junta, tenemos nuestras coordinadoras para que hay un poco pues de trabajo. Pues eso es compañeros y compañeras y disculpen, hay cosas que no pude explicar bien, no es porque así quiero es porque no puedo hablar bien la castilla. Compañeros y compañeras, gracias, es toda mi palabra.

19 de mayo. Charcas, San Luis Potosí.
Palabras de la Comandanta Miriam

Compañeros y compañeras, buenas tardes a todos y a todas. Con el permiso de todos y todas ustedes vamos a tomar la palabra.

Compañeros y compañeras, yo soy la Comandanta Sandra, Delegada número 11 y el compañero Comandante Moisés, Delegado número 12.

Con el permiso pues de todos y todas ustedes, me hago uso de la palabra a nombre de los hombres y mujeres, niños y niñas, ancianos y ancianas, del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, reciban un saludo revolucionario.
Pues bien compañeros y compañeras, ya escuchamos la voz de ustedes, la palabra de ustedes, ahora nos toca explicar nuestra situación como indígena o como zapatista de Chiapas.

Pues compañeros y compañeras voy a explicar un poco también la situación de cómo hemos venido viviendo, o cómo vivimos antes del 94. Así como ya alguien de ustedes o alguien de la compañera que dijo sufrió mucho, y ese dolor dice que no le va a olvidar, en lugar de dolor dice que tiene coraje. Allá nosotras también, nosotros también. Antes del 94, desde nuestros abuelas, nuestras abuelos, nuestras tías, nuestra mamáes, sufrieron mucho más todavía.

El sufrimiento fue muy doloroso, muy fuerte para nosotras, como que no, o sea, al momento de contar como que no se puede contar todo, porque lo vivimos en nuestra propia carne. Ahí las mujeres no tienen voz, no tienen palabra ni mucho menos rostro. Ahí no están tomadas en cuenta por ser mujer, por ser indígena, por ser malvestida, por la lengua y por todo eso pues.

No existe vida y ni lo toman en cuenta para nada pues. Nosotros y nosotras como indígenas, sólo nos tratan como cualquier cosa, como basura. Nos tratan como su zapato pues, a los gobiernos, o a los ricos, los que tienen paga, que los pobres indígenas como no tienen, por eso fue tratado como cualquier cosa pues. Les cuento esto porque lo sufrí todavía, lo vi, lo viví con mi propia carne, y ese dolor lo traigo, y ese dolor nunca me va a olvidar.

No me voy a olvidar porque eso es lo que sufrí, pero en lugar de que ¿cómo voy a olvidar? Ya con coraje como dice. Cuando era yo niña de 8 años, de 6 años, allá en mi tierra, donde hay indígenas el trato es así. Tenemos que ir a traer leña, a cargar leña, caminar dos horas, caminar hora y media a traer leña pues. ¿Por qué? Porque nuestros papáes, o nuestros hermanos mayores van a trabajar, no es porque le dan mucho dinero, así como les dicen ustedes, no nos pagan con un salario justo, sino que nos pagan con un salario muy miserable que nos dan. A veces no nos dan dinero, sino que nos dan un kilo de maíz o un kilo de frijol y con eso. Entonces sufrimos mucho, y no teníamos ropa, nuestras mamáes tiene, si tiene una ropa, pues con esa le basta, pero los niños pus, le ponen cualquier cosita para que tan siquiera se tapa pues, así fue, así crecieron nuestros mamáes, nuestros tíos, nuestros tías, abuelas, así sufrieron, y así nos cuentan. Y uno también pues cuando producen los pollos o gallinas como se entienda, van a, no sé si alguien de ustedes conoce San Cristóbal de las Casas, entonces, nuestros papáes o hermanos o mamá se va, va ir a vender ahí, no tienen un lugar para vender mas que tienen que vender en las banquetas, en las calles, y de eso los ricos, los que tienen paga ni siquiera saben pues que el pobre indígena lleva la comida la nutrición para ellos, porque, le decimos nutrición porque estamos cuidando, es todo del campo y no tiene químico y no tiene nada pues, ni siquiera saben, entonces los sacan o los tiran pues, lo que vamos a ir a vender ahí. Sufrimos mucho, pero esto les cuento un poco, no los puedo contar todo porque es muy largo pues, la historia, el sufrimiento que hemos venido viviendo. Así vivió las mujeres, así vivió los hombres, y también cuando salen a trabaja pues nuestros compañeros, a veces ya no regresa en la casa, a veces se quedan muertos ahí, ya sea por enfermedad o por accidente, y la familia ni siquiera lo toman en cuenta pues.

Y ahí como ahí pues en Chiapas hay muchos que le decimos nosotros terratenientes o finqueros, los que acapararon pues, los terrenos, por eso les decimos terratenientes, entonces ahí vamos a trabajar, ahí se van a trabajar nuestras compañeras también, ahí trabajan los hombres también, porque ahí, los que acapararon pues la tierra, son puros ganados que tienen ahí. ¿Y quién trabaja ahí? Pues los pobres, indígenas, ellos no descansan, tienen que trabajar con el patrón, y el patrón durmiendo, haciendo lo que quiere hacer el, pero el pobre trabajador ahí día y noche trabaja, no descansa y no le pagan. Si le dan un litro de leche es suficiente. ¿Cómo va a comer entonces la familia, los hijos?

Han pasado muchas cosas y también donde tienen fincas cafetaleros, ahí se van a trabajar los indígenas, así como alguien de ustedes dicen que aquí ya no hay trabajo y se van por otro lado. Ahí trabajan los hombres, hasta las mujeres, les cuento porque yo tuve que salir también a trabajar en las fincas cafetaleras. Era yo más chica cuando salí, fui a trabajar, y el patrón nos dice, porque cada día cuando va uno a trabajar entonces tiene que ir el patrón a ver cómo está el trabajo, la mata del café, va a ir a ver si está bien trabajado, si no hay un granito de café tirado. Si hay, si lo encuentra, entonces nos dice no te voy a pagar completo porque este café es dinero, así dice el patrón. Entonces hace un descuento pues, lo poco que nos paga y va a descontar, entonces como que ya no hay.

Entonces sufrimos mucho, o sufrí mucho pues, y ¿qué voy a decir yo? ¿qué voy a hacer yo?, pues mas que, aunque aquí me ven que no lloró que allá si lloré, les digo claro no tengo pena, no me da pena de decir, porque así sufrí, ni me da vergüenza que lloré, lloré. Entonces, así nos hace y así nos hizo pues. Pues ya más después así sufrieron pues, todas las mujeres y los hombres, pero a veces también cuando alguien nos dice ¿pues entonces qué vamos a hacer? Cómo que no entendemos, pero ya no tenemos vida pues, en lugar que nos dicen que tenemos vida, pero ya no tenemos vida para, para nosotros sentimos que no hay vida, lo que hay, hay muerte. ¿Por qué? porque no tenemos libertad y no tenemos con cómo, en que forma pues vamos a hacer nuestra vida.

Entonces después, como ahí pues hay compañeros y hay compañeras que sí ya entendieron, ya escucharon, ya sintieron el dolor, por eso buscaron la forma. Hasta ahorita gracias a mis abuelos, a mis abuelas, gracias a mis tíos, a mis tías, los que se ingresaron pues, o los que sintieron el dolor y se organizaron, y nos integramos pues, de la organización, como EZLN. Entonces gracias a todo eso, es ahí donde sí nos organizamos, ahí dijimos ya basta, ya basta porque ya no podemos resistir más, pero también, ahí pues, yo creo que por eso aquí no veo muchas compañeras, no sé si porque no han entendido o no tienen el dolor, no sienten el dolor, no lo sé, o porque no le dan permiso, no lo sé, ellas sabrán. Pero lo que les cuento yo, así fue allá, muchas compañeras que no tienen libertad de salir, ¿por qué?, porque también nuestros propios compañeros no han sentido pues el dolor, pero para nosotros y nosotras ese dolor es para todos.

Es que nos han tratado como una escalera, no sé si conocen una escalera aquí, las mujeres están hasta abajo, y encima de las mujeres están los compañeros hombres, así, por escalera nos vamos, les cuento esto compañeras y compañeros, espero que no se sientan ofendidos ustedes pues compañeros, porque lo que estamos haciendo nosotras no es porque estamos en contra de nuestros compañeros hombres, en lugar queremos luchas juntos y juntas, hombres y mujeres, eso es lo que estamos haciendo allá, esto no fue fácil, pero poco a poco vamos ir sacando pues las malas ideas que nos han metido, siempre digo, no tienen la culpa también los compañeros que no le dan la libertad a las compañeras porque así fueron educados ya muchos tiempos y muchos años, pero ojalá que lo entendamos pues, ambos, hombres y mujeres, eso es lo que estoma haciendo, repito, no estamos en contra de nuestros compañeros hombres.

Lo que queremos que haya pues la igualdad, igualdad pues es este, así que como queremos caminar, porque el sufrimiento orita, allá lo que estamos viendo, sufrimos iguales. Los hombres a trabajar, a buscar la forma como sostener la familia, y la mujer ve la forma como puede mantener sus hijos en la casa, entonces es igual el sufrimiento que lo estamos viviendo allá.

Precisamente estamos luchando hombres y mujeres, niños, niñas y con nuestros abuelos y abuelas, juntos, lo que estamos haciendo, esto es pues compañeros y compañeras.

También allá tenemos este, con nuestras compañeras mujeres trabajamos en diferentes trabajos colectivos, los colectivos porque allá en 94 dijimos ya basta, entonces recuperamos los ranchos porque sabemos que es nuestros, como alguien decía, para nosotras la tierra es nuestra madre, y nuestra madre tenemos que defender, y la madre de nosotras allá, y nosotros allá la tenemos que cuidar, y ni podemos repartir en mil pedazos porque es nuestra madre, entonces lo que estamos haciendo estamos trabajando en colectivo, en primero hacemos los trabajos colectivos como pollos y hortalizas, también hacemos velas, veladoras, le decimos artesanías, yo creo que alguien se da cuenta es los bordados, es lo que hacemos allá.

Pues ahí también donde sacamos el cultivo para cosechar nuestro hortaliza, pues hay que sacar pues, de lo que sacan los animalitos más bien. Como aquí ya me di cuenta que hay muchos chivos, no sé a dónde lo llevan pues, los cultivos que está ahí, allá según que tipo de animal tenemos, entonces de eso pues lo ponemos nuestro trabajo colectivo como hortaliza.

Esto es lo que estamos haciendo pues compañeros y compañeras, pues para qué, pues para el consumo, dicen aquí pues para consumir con la familia, o con el grupo, con la organización, así lo estamos haciendo, eso es el pequeño trabajo, ahora sí este, como yo dije, gracia a nuestro trabajo, gracias a nuestra lucha, nuestra organización pues ya participa la mujer, ya tienen voz, no tienen rostro todavía, pero ya tiene voz, ya tiene palabra, ya dijo que ya basta, entonces es lo poquito avance que tenemos, eso es pues lo poquito trabajo que estamos haciendo. Lo que estamos haciendo es lo que venimos a decir.

Pues compañeros y compañeras, tengo gusto de expresarme más, pero el problema como dije de un principio es este, me van a disculpar, no es porque tengo miedo, porque no quiero explicar bien, sí, pero el problema que tengo: no sé leer, no sé escribir, no sé hablar muy bien la castilla pues, ahí me van a disculpar si no pude expresarme bien, pero eso lo que les expliqué, lo poco que pude explicar.

19 de mayo.Charcas, San Luis Potosí.
Palabras del Comandante Moisés

Lo que venimos entonces haciendo con esta visita de los pueblos es compartir nuestro dolor, y hacer junto una propuesta que es lo que nos va a llevar adelante compañeros y compañeras. Lo que ya dijo la compañera comandanta es así, no quiero cansarlos más, en pocas palabras allá en Chiapas antes del 94 éramos pues… basura como ya dijo, nos trataban como basura no servíamos para nada, no existíamos pues, en otra palabra, no existían indígenas según, existía Chiapas para ellos pero no existía indígenas, no existían humanos pues. En ese tiempo poco a poco estaba desapareciendo también nuestra forma de hablar, nuestra forma de vestir, nuestra forma de o sea todo, aunque no había muchas clínicas pero como sea metía pues las no se como le llaman pero creo que es algo de planificación familiar, a modo de que los indígenas ya no reproduzcan, eso sí había mucho y hay todavía.

Entonces este estábamos por desaparecer el gobierno pues estaba haciendo eso mientras ellos estaban acaparando tierras, tierra y mucha tierra, buena tierra, mucha montaña y mucha madera, mucho agua pues. Pero toda esa riqueza de Chiapas no la teníamos nosotros, antes de 94 con trabajo calzábamos zapatos pero de plástico, botas de hule le decimos allá. Hasta hora la compañera tiene sus piecitos, dice ella que ya es jefa orita pues, por eso anda con eso zapato, por que los que estamos en Chiapas andamos descalzos la mayoría de las mujeres, si estoy con esos zapatos sólo porque estoy en este trabajo que estoy haciendo, y el equipo que traigo aquí, que me acompaña, porque aquí aquí estoy llegando aquí en mi descanso luego luego lo quito mi zapato, dice ¿por qué lo quitas tus botas?, yo le digo se me va a gastar, no tengo con qué pues, lo he dicho y es verdad, no vengo a mentir porque no tengo ganas de, no tengo nada que ganar con mentirles, necesito cuidar mis zapatos, aquí no hay de otra, pero allá tengo que poner botas de plástico para caminar, no camino, según esto es para fiesta pues, las reuniones como esta que le digo fiesta pues, ahí es donde utilizo, o sea que ya somos un poquito mejores, éramos peor de jodidos según el gobierno, eso sí llegaban como esos que digo de planificación familiar, programas de INEA cero que se llama según para alfabetización de adultos. Era pura mierda, discúlpenme pero es la verdad, pero así nos trataban pues.

Hicimos de todas formas nuestra lucha, si lo vimos como ustedes lo ven, es muy hasta allá no se alcanza a ver pero lo hicimos, como todo la mayoría de los pueblos indígenas no tenía tierra, vivía en esclavo pues, mozo de los patrones pues, ¿y quiénes eran esos patrones? Los que gobernaban, los funcionarios de la reforma agraria, los gobernadores, presidente municipal pues, diputados, todos esos son dueños de la tierra, y nosotros de dónde. Los doctores, si te enfermabas ibas a pedirles medicina, se iban a trabajar su tierra pues, o sea que no había salida, ¿por dónde?. Los jóvenes, donde había ya ejidos pues ya estaban los ejidos pero cada vez iba creciendo, entonces los jóvenes pues no teníamos ni donde vivir.

Hacíamos solicitud para dotación de ejidos y nada, tardamos mucho, no crean que no hicimos nada, hicimos muchas solicitudes y nunca nos atendieron, solo nos dicen ya va avanzado el estudio, ya vamos a mandar ingeniero, ahí lo esperan, y nos engañaron varias veces esperando así, y no llegaban pues. Sacan sus caballos, sus mulas, esperen en tal lugar… y nada. Y nos engañaron muchas veces.

Y de ahí metían pues también indigenistas le llaman allá, ingenieros, técnicos como dicen, y se va allá, dicen que a ayudar, pues igual no sacamos nada porque no nos ayudaban mucho y además se aprovechaban, aunque ya porque aunque, como ustedes bien dicen, ya lo alcanzan a identificar los problemas y ya le explica su jefe y su jefe le dice no te metas en eso, mejor te damos más paga y ya deja de estar chingando. Eso es lo que pasó, espero que no pase aquí pero algunos que están trabajando ahí, los invito de corazón porque los quiero como compañeros, que no pase porque es lo que va a pasar si no saben lo que va a pasar. Andan chingándole al gobernador, si no cuánto quieres, quieres paga o quieres cuello, son dos cosas lo que va a pedir; y la mayoría no, quiero paga, ya salen con buenas camionetas y así, nosotros quedamos iguales. Y así pasó mucho tiempo, mucho tiempo eso y este, pus no había solución y entonces ya los pueblos indígenas se estaban ya despoblando como dicen, porque ya salen de ahí a la ciudad, pues no hay de cómo, como dicen, como aquí igual allá, no había como vivir, no había tierra, no había medios pues, allí no hay ni que vender, y si hay, igual el precio, pues no hay precio, así como en algunas partes donde voy pasando dicen que tienen mucho maíz, mucho frijol, no hay precio; pues igual allá. Pero allá no hay pues, pues no había tierra pues, no había tierra, entonces allí había que salir a, trabajar en la ciudad pues, vender paletas, vender dulce, o de bolero pues, lo que sea, lo que había. Y las compañeras se iban a las fondas que le dicen allá, ¿cómo le dicen aquí? Se venden comida no en restaurante sino en pequeñas cocinas económicas que le dicen, pus eso así iban pues a nuestras mujeres pues, a nuestras jóvenes.

Y cuando entrábamos a la ciudad perdíamos todo, porque era un cambio totalmente diferente vivir en el campo y entrar a la ciudad, porque como que se ambicionan muchas cosas y cambia totalmente su cultura y de repente se vuelven este, pues ya se vuelven a una cultura totalmente diferente del pueblo, pierden todo el respeto. Por ejemplo allá en las comunidades las jóvenes pues, hay respeto digamos, si se quieren casar, pues este se casan pues o como sea, pero ya entrando a la ciudad cuando regresan, regresan ya con su bebé y sin el esposo o sin marido pues; o si no va un tiempo así ya juntos y si no va, y si ven el lugar que no está bien pues ya se dividen y pasó mucho eso pues. Si no el joven se mete en la borrachera, como ya ves que, como no…primero no tiene mucha paga, pero se encuentra con los amigos por ahí, mejor vamos a echarnos una copita para la tristeza porque abandonó a la familia. Pues es difícil también, eso cuentan nuestros jóvenes, vienen de la comunidad y entran a la ciudad, no es tan fácil pues, entonces entra la borrachera, pues ahí está la prostitución, la borrachera pues, y ya pierden pues los jóvenes y en lugar de que hagan algo con su dinero pues no, llegamos saber que nuestros jóvenes quedan muertos en la ciudad, o lo que sea no. Así pasó mucho, mucho sufrimiento entonces en los pueblos y la organización venía creciendo, el Ejército Zapatista se formó en, como ya dije en digamos en luchas abiertas para ver si se podía hacer algo y vimos que no; igual como dicen con movilizaciones, a veces si se puede, a veces no se puede, hay que hacerlo más fuerte, pero eso no lo voy a decir yo sino según como ustedes, como es el dolor que sienten aquí.

En ese entonces a nosotros no nos quedaba otro camino, morir pidiéndole perdón al gobierno, pidiendo limosna, o enfrentar la muerte. Y es así como salimos, no salimos pues por gusto, ni somos ni salimos porque queremos matar pues, no salimos a eso, y lo seguimos diciendo: no nacimos para matar, nacimos para buscar la vida, y si nos enfrentamos a la muerte es para buscar la vida, y gracias a ellos aquí estamos todavía, con vida, pero la enfrentamos, no es que, pues no nos iba a perdonar la vida el ejército federal, algunos compañeros cayeron pues en el combate.

De todo eso pues este, decidimos enfrentar y tomar en tus manos lo que de por sí es nuestra. Con esto doy respuesta a lo que más o menos decía no, pues es que, qué pasa en nuestras manos los medios de producción, pues no, pues lo vemos muy lejos; pues efectivamente lo vemos muy lejos si el dolor no lo sentimos en carne propia, si es nada más por comentario pues tal vez sí, pero cuando de veras nos duele, no está lejos. Y así lo hicimos, la tierra pues estaba en manos de los ricos y pasó en tus manos, una vez en nuestras manos pues decide pues el pueblo, si es ganado, si es maíz o es frijol o es frutal lo que quiere sembrar ahí, ya el pueblo decide. Igual en las minas, una vez tomado en las manos, porque el problema no es de las minas, el problema cómo se está administrando las riquezas, y entonces quién va a tomar eso; si los obreros lo toman en sus manos, o sea los trabajadores lo toman en sus manos, entonces son ellos los que deciden el manejo pues de la economía; pero claro que se ve muy lejos porque orita cada quien hace sus cosas, una vez digamos que se tome ahí las minas, pero ¿quién lo va a administrar?, ¿cómo lo va a administrar?, porque ahí está el problema, porque ahorita tenemos ese corazón, nos duele un poquito, pero tenemos ese corazón de individualista, de egoísta, de ambicioso, personal pues. Si tuviéramos una ambición muy colectiva se hacen fácil las cosas; y esa es nuestra tarea nosotros, de explicar el dolor de nuestro pueblo, el avance de nuestro pueblo para que así veamos que si se puede pues. Vimos que haciendo solicitud de tierra nunca nos van a dotar, ¿qué es lo que hicimos? Hicimos lo que hicimos; igual la educación estaba pésimo, y está todavía y ¿qué es lo que hicimos?, lo pasamos a nuestras manos también, la educación, la salud, la producción, sea que es lo que va de la tierra, pasó en nuestras manos todo eso.

El gobierno como dicen, como que si no mira el gobierno, de por sí no mira; como que si no siente el gobierno, de por sí no siente, no tiene corazón decimos nosotros; ya no tiene, el gobierno, ya no hay gobierno, no existe, eso son ratas pues. Si algunos que tiene compadre por ahí pero la verdad es así pues; ellos son ratas, ellos sólo buscan un poder pa’ robar, no podemos hacer nada con eso, aunque les traigamos las solicitudes y todo eso, no se puede porque ellos están protegidos por el ejército, o sea ellos mismo pues, ellos se gobiernan. Aunque los del ejército federal son humanos también si se pasan, se pasan por ganarse la vida, pero ellos están como perros pues, que según el patrón como diga, se van pues, aunque si nos da lástima pues, decir del ejército federal porque sí son humanos, pero también que entiendan que tienen que hacer algo por el pueblo. Entonces no se puede hacer nada si sólo pensamos qué va a pasar. Nosotros tuvimos que reemplazar pues, otro método; cuando dijimos que el gobierno no sirve, es que no sirve el gobierno. Desde hace 13 años entonces no tenemos gobierno, ahí está el problema nosotros, hace 13 años, no tenemos gobierno porque vimos que el gobierno no ve, que el gobierno no escucha, que el gobierno no tiene corazón, no siente el dolor del pueblo, entonces para qué estamos manteniendo pues, a ese cabrón pues; a eso entendimos nosotros. Dense pues la imagen como estamos, porque si sólo, orita estamos platicando así directo con ustedes, ya dijeron que los medios de comunicación dicen, que lo único que dicen es que nosotros somos unos asesinos, somos unos rateros, que somos unos ¿cómo se dice?, más o menos… que somos unos huevotes, así nos dicen. ¿Por qué nos dicen así? Porque dicen que en Chiapas hay mucha riqueza, que el billete se corta así, que hay mucha riqueza porque todo se corta, no se trabaja ahí y por eso nos andamos paseando así, engañando a la gente. Nosotros no venimos a engañar compañeros, ni somos rateros ni somos asesinos, ni somos nada; somos pueblos indígenas en lucha, esta delegación habla tzotzil, de lengua tzotzil por eso como dice ella nos cuesta decir en la lengua, es como si estuviera hablando alguien con francés o algo pues, ustedes pues; no crean que no me duele, me duele, pero me duele más el dolor porque traigo más el coraje, por eso tenemos que hacer ese esfuerzo de entender, por eso cuando llegamos y alguien habla, bueno el compañero pues hablaba por el micrófono pues se sonaba toda la casa pero no entendía nada, a pesar de que de por sí no entiendo el español y con un poquito de ruido menos voy a entender pues, si la verdad es que sí me van a disculpar pero eso es.

Entonces de todo eso tuvimos que reemplazar todo, para que se pueda, y ese reemplazar, también el corazón tuvimos que reemplazar, sea que te convierta en carne pues, en humano; porque la educación, ahí va la educación que tenemos, no es como humano pues, porque cada quien sale, estamos como perros ahí pues, ve un plato, pues se va, y el que ganó, ganó, el que queda lastimado el otro perro pero la cosa es que come el perro no. Entonces esto vemos que no es así, nosotros lo tuvimos que cambiar, la lucha principal que fue de nosotros es luchar por nosotros mismos, cómo cambiarnos, cómo entender ese cambio desde nosotros, es decir, duele un poquito pues, pero veo que aquí como, como que son asesores de otros grupos y quiero que entiendan pues, por favor que lo que tienen que cambiar primero es quiénes somos, para poder identificarnos con nuestros semejantes. Eso sí como hicimos entonces, y no hicimos nomás por decir, o sea no hicimos por ¿cómo le dicen aquí?, por teoría creo que le dicen, o sea escrito nada más y ahí lo mandamos a ver cómo le hacen. Aquí no tenemos teoría, aquí no tenemos escrito, los pueblos va buscando la manera de cómo . Les doy un ejemplo por ejemplo: en Chiapas no crean que de por sí es como dicen, claro que a lo mejor algunos si han llegado a algunas zonas, en algunas zonas si hay mucho agua, en algunas zonas hay mucha montaña, pero hay algunas zonas que de por sí es como esto pues, no tanto como esto pero de por sí hay también tierras bien secas.

Donde vengo yo, de por sí es tierra bien seca, sólo aprovechamos agua temporal, claro que llueve un poquito más allí, pero hacemos nuestra lucha para que la tierra no se acabe así no más, pero vamos por punto. Dijimos pues que el gobierno no sirve, tuvimos que elegir nuestro propio gobierno, el pueblo eligió su propio gobierno; no les está llamando… bueno el algunas partes se les llama todavía comisariado, en algunas partes no se llama comisariado, según como quiera llamarle el pueblo así se llama. Y así creció de un pueblo, y de varios pueblos surge lo que llamamos Municipios Autónomos, esos Municipios Autónomos no son de papelito pues, sino que es verdad.

Cada Municipio Autónomo tiene diferente número de pueblos, uno de 20, uno de 30, uno de 40, así determinado número de poblados les decimos allá, se dice pueblo o ejido, o comunidades o rancherías, pero así está conformado cada Municipio Autónomo, y ese Municipio Autónomo tardó también un buen rato porque ya lo saben, también hubo movilizaciones, venimos a DF a ver si los partidos políticos nos iban a entender, de por sí no son entendió, y nos dimos cuenta que de por sí no nos van a entender ellos entonces regresamos a Chiapas a ver qué hacer , y la respuesta que dimos fue que se forman la Juntas de Buen Gobierno, ya lleva tres años. Esa Junta de Buen Gobierno se conforma de varios municipios también, se conforma de varios municipios, y entre el territorio hay grupos que no son de la organización, pero nuestro gobierno tiene que respetarlo. Pero un poquito nos costó pues, entender, cómo hacer justicia con todos pero finalmente sí la hicimos y llevamos tres años, menos conflictos tal vez, menos problemas tal vez porque entendimos pues. Pero es todo eso lo que le estoy diciendo se dice muy fácil: 13 años, una palabrita, Gobierno de Municipio Autónomo, Junta de Buen Gobierno, no llenamos ni una hoja, ¿es poquito verá? Se ve muy poquito, se siente muy poquito, pero es mucho, porque no namás nos levantamos así, porque tuvimos que acudir a nuestra historia, a nuestro ser, a nuestros sabios, a nuestros abuelos pues. Porque como dice ella, así somos todavía en los pueblos indígenas que no sabemos mucho leer y escribir, y como nos educaron siempre el que deber ser gobernante es el que sabe leer y escribir; entonces nos costó, pero nos dimos cuenta con el apoyo de nuestros abuelos y abuelas nos dicen ¿para qué quieren si los que estudiaron no es bueno la educación que dieron? Les comieron el cerebro, les comieron la cabeza dicen allá.
El que tiene que gobernar aquí es el que el mejor hijo e hija del pueblo, escojan, vean, no es el que habla más, puede ser el que habla menos, ¿por qué? Porque lo que tiene que hacer no es que va a pensar solo sino que el pueblo es el que va a decir qué es lo que se hace. Entonces ahí nace el mandar obedeciendo pues; igual que nosotros, nosotros somos las comandantas y comandantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, el pueblo nos mandan pues, no es que mandamos nosotros. Por eso hay que hacer mucho sacrificio, no es que sabemos leer, ¿ si quieren ver nuestra letra?, pues igual, si alguien lo paso no le va a entender nuca pues porque sólo lo entiendo un poco yo, lo escribo, pero este poco es lo que voy a informar con el pueblo pues, porque es la máxima autoridad, porque si no llevo en forma todo lo que hay aquí me va a colgar pues, me va a sacar de donde estoy, porque es la máxima autoridad, no es que quiera yo estar aquí, pero es necesario. Entonces fue ahí que nos dimos cuenta del mandar obedeciendo, que el pueblo es el que tiene que decir qué es lo quiere; y así nos dijo nuestros abuelos: tú no necesitas hablar mucho español, no necesitas muchas cosas porque aquí vas a hablar y tus hermanos no necesitan hablar español, así nos decían. Y así lo comprendimos, así funcionan muestra autoridades del pueblo, nuestras autoridades del municipios.

En algunos municipios hay varias lenguas, hay el tzotzil, el tzeltal, el tojolabal, según el territorio donde estamos, hay chol en otro lado, hay zoque en otro lado, y hay español en otros lados, ¿y de qué manera vamos a gobernar? Tienen que tener sus gobernantes ahí, para cuando haya que tratar alguna cosa lo trate con su propia lengua. Ahí no hay engaño pues, no es igual que el que es político llega ahí y el que es tzotzil, el que es tzeltal pues no entendió ahí, y el que entendió lo entendió la revés, o entendió diferente, y es que a nosotros a veces nos cuesta mucho entender el español como ya dije, a veces si llegan unos estudiosos que hablando palabras técnicas, y no entendimos. Y todo eso vivimos pues, lo vivimos, lo vivimos porque es así no, por ejemplo, solo doy un ejemplo, por ejemplo un médico que dice tienes encefalía dice ¿qué cosa es eso?
Quedamos mirando como si algo, era más fácil que le dijera: tienes dolor de cabeza verdad, pero como le cambia mucho los famosos estudiosos, las palabras técnicas, pus eso es un poquito difícil pues. Entonces vimos que nuestras autoridades no es así, tiene que ser más en su lengua pues, y así está funcionando las Juntas de Buen Gobierno (JBG). En Chiapas hay cinco JBG y cada JBG con vario municipios como ya dije, así funciona el gobierno. Ese gobierno si ve, ese gobierno si le duele, ese gobierno si lo siente porque es del pueblo, no lo trajimos de otro pues donde no sufrió, sino que si lo sufrió y sigue sufriendo porque no es diferente, una autoridad según como pensamos tiene que ser los mismos derechos y obligaciones del pueblo.

Así debe de ser un gobierno según nosotros, no debe ser un gobierno especial pues, que sólo se quede sentadito en su mesa nomás ahí, tiene las mismas obligaciones y los mismos derechos que el pueblo, el puede exigir y el pueblo exige también, son los mismos es la manera como estamos haciendo un gobierno. Pero igual la educación entonces, como vimos que la educación es pésima pues, en algunos lados donde de por si no llega, no hay camino, tienen que caminar los maestros, nosotros también donde vimos mal, en lugares donde son tzeltales mandan otras lenguas por ejemplo mandan tzotziles o mandan choles u otros pues, o están los monolingües les dicen allá a los que solo hablan el español, ¿entonces cómo iban a aprender nuestros niños? Una es eso, y la otra es que lo que llevaban es una educación de otro lado, porque si son maestros monolingües lo que llevan es la educación que ven en la ciudad y allá no, y no sólo eso, los libros pues que mandan, con las ilustraciones pues no son de los pueblos pues, son ilustraciones que quien sabe dónde lo consiguen. Si revisamos unos libros aquí nos damos cuenta que no es así pues. Y la otra cosa que nos dimos cuenta que según nuestros abuelos es que la educación que nos estaba dando el gobierno era para hacernos más tontos, sin cerebro, sin cabeza dicen allá pues. ¿Por qué? Porque los niños los manda a sentar y le maestro escribiendo en el pizarrón explicando y nada más, nunca los pone a los niños a analizar su situación; siempre vimos diferente la educación de por sí. Y como era así tuvimos que buscar la manera entonces para que nuestra juventud no se vaya a la drogadicción, porque es lo que hay, para que no se vaya a eso entonces nuestros niños y nuestros jóvenes le explicamos más, más relacionado con la naturaleza decimos nosotros, una educación basado a realidad, en pocas palabras basado a la realidad. ¿Qué quiere decir eso? Que nuestros jóvenes tienen que ver lo que hay aquí pues, sacamos entonces digamos, echamos pa’ fuera los maestros oficiales les decimos allá, y pusimos nuestros promotores nosotros. Vieron los cambios, en un principio le llamábamos delegados, ya después le llamamos promotores, ahora le seguimos llamando educadores, más después quien sabe cómo les vamos a llamar, y eso no importa, lo que importa es que el pueblo siga viviendo, lo que importa es que el pueblo mira pues que si se está haciendo algo.

Entonces esos educadores pues, o sea en un principio no habíamos ni sabíamos cómo porque pues tiene que comer el que va a enseñar y todo eso, y además a quién agarrar, si vamos a nombrar promotor, si decimos, ¿a quién? Bueno aquí no hay problema porque son profesionistas, pero en un pueblo donde no saben leer ni escribir cómo, cuesta pues. Pero en un principio para que vean cómo empezamos, preguntamos qué sabe hacer cada uno de nosotros, estamos en una reunión; sabe tocar guitarra, sabe hacer su bordado, sabe bailar, es albañil, sabe cuidar vacas, sabe ordeñar chiva, y así cosas como eso, así empezamos nuestra educación en un principio. Carpintería, artes pues, por ejemplo, ya no se conoce, bueno, aquí no se todavía, pero en Chiapas se conoce todavía y un tiempo casi ya no los juguetes pues que se hacen los mismos campesinos, los trompos, las resorteras, los arcos, todo lo que es para juguete digamos que no es necesario comprar, entonces ¿quién sabe hacer eso? Eso servía como maestro, y ya así empezó; ora necesitamos alguien que sepa por lo menos el abecedario y el número del 1 al 10. Sólo buscamos eso, y lo demás se va mejorando sólo, si va a ir preparando solos nuestros jóvenes, y así empezó la materia digamos, así empezó la materia. Pero esa materia tiene que estar unida con la naturaleza como ya dije, los niños tienen que hasta ahorita, si ven su materia, llevan la educación de salud, llevan la educación ambiental, todo eso, se lleva la naturaleza para que no se pierda, para que vea que si es posible vivir allí porque si eso hicimos es para sobrevivir, hasta ahorita estamos haciendo para sobrevivir, no somos grandes científicos hasta ahorita, no sabemos si dentro de los años, pero hasta ahorita lo estamos haciendo para eso, para sobrevivir.

Entonces para que no se pierdan nuestros niños hicimos eso, y para que se adapte a la naturaleza dijimos que tres días con su educador y tres días tiene que acompañar a sus papás; y así lo estamos haciendo, tres días están trabajando con ellos, no sé, cuidando chivos, haciendo cuentas con los chivos y así se progresa en su matemática y así progresa en su escritura porque puede escribir lo que iiii, y ya se hace trabajo en conjunto, no es necesario pues eso de que tiene que regañar sus hijos para que saque buena calificación, ya en los hechos lo puede hacer, para sacar medidas de tierras, ya lo puede sacar allí, no es ingeniero todavía pues, pero aunque sea bien chico todavía, pero ya tiene que aprender aunque sea a sacar eso, medida, áreas y todo eso que le dicen, pero desde muy chico. Entonces se aplica ahí el niño, ya el papá sin necesidad de preguntar cómo va tus calificaciones porque ya ve que su hijo es útil, le es útil pues. Cosas como eso, es como va, los niños desde la naturaleza, desde la realidad, como digo en otro lado, sin necesidad de capturar una ranita para destripar y luego hacer la investigación, se puede hacer ahí, desde su lugar de los animales, del medio, cómo viven, para qué sirven las lombrices por ejemplo, si ya nos damos cuenta entonces de que toda criatura que hay en la naturaleza sirve en algo y entonces cómo respetaban entonces nuestro abuelos, ahí es dónde nos dimos cuenta por qué los respetaban y por qué ahora no se respeta la naturaleza. Porque según la cultura de nosotros es valioso pues porque todo le decimos el dios sol, el dios agua, el dios monte, y algunos animales, pero ya los jóvenes digamos, si no estuvieran en la organización pues no supieran todo eso, y como es la organización la que junto con el pueblo, dimos cuenta que es así de por sí. Y es así como viven nuestros jóvenes ahora; algunos de los de la primera generación que le decimos, loa que primero comenzaron a estudiar, ahora son autoridades, por eso decimos que aunque nos coma el lobo nosotros aquí, que de por sí somos un poquito tontos que ni sabemos hablar español ni nada, entonces nuestros jóvenes son un poquito más listos, porque aprendieron por lo menos el abecedario, saben el número del 1 al 10, ya que aprendieron ya son un poquito más chingones decimos nosotros, entonces por eso decimos si esta generación, no somos viejos, somos bien jóvenes, pero si nos quieren tragar entonces nuestros jóvenes son más listos decimos nosotros, y son los que están gobernando ahorita los pueblos, son puros jóvenes, son puros jóvenes que vienen, y así vienen más generaciones.

No somos- como digo- no somos científicos ni somos tan especialistas en algunas materias pero puede que estemos calando como dicen en mi tierra. Eso es en educación.

Y en salud igual vimos que la salud era un negocio pues, era un negocio grande, así como decía si alguien que es doctor, si vas a traer medicina va a decir: sí, te doy medicina si va a trabajar en mi tierra, vas a cuidar mi rancho, y como se está muriendo la esposa, los hijos o el mismo señor pues igual. Y así se endeudaba pues la gente y pues hay que ir a trabajar después en su rancho. Entonces se vio la necesidad como ya dije, hay que reemplazar en lugar de pastillas de planificación familiar y todo eso, hay que mejorar la salud y metimos la salud en la educación, que ya los niños ya aprendan a manejar entonces la salud,, porque salud decimos pues no es la medicina pues. Salud es cómo vive un ser sano, y eso tiene mucho que ver el ambiente, entonces el niño tiene que saber, por lo menos tiene que saber la higiene personal, familiar, colectiva le decimos, y cuando entramos en colectiva ya entra en lo que es el ambiente. A lo mejor decimos pues qué tiene que ver la educación personal si de por sí me sé lavar y me sé cagar, perdón pero es así, pero es que la educación a veces no sabemos ni dónde cagar le dicen aquí, cagamos en nuestro pozo o cerca de nuestro pocito. Entonces que la educación que están recibiendo los niños que ya no van a hacer eso pues allí, o sea ya se educan a cómo cuidar su agua, su río, cómo cuidar su planta, todo eso pues que allí va todo. Por muy higiénico que sean, me van a disculpar, por ejemplo en la ciudad, claro aquí muy limpiecito, con perfume y todo nos cagamos, pero donde llega a salir eso, ¿estamos educado en eso? No sabemos. No sabemos, ahí si no meto más ruido porque cada uno de ustedes van a estudiar. Allá nosotros estamos buscando otro método, no de no cagar, sí, tenemos que cagar pero buscamos la manera pues, tamos aprovechando viendo por ejemplo de los abonos orgánicos decimos.

Entonces en lugar de que desperdiciemos nuestro caca, estamos aprovechando para nuestro cultivo. Allí es la producción no sólo de los borregos y las gallinas como dice la compañera, aparte de eso, como ya no hay gasto, como ahí estamos mejorando la tierra, es ahí donde vimos, donde estamos viendo donde estamos pasando nosotros, es muy pobre la tierra, se dice y se ve, pero ¿qué hemos hecho para mejorar, qué hemos hecho? Ahí está mi pregunta que les dejo ¿qué hemos hecho para mejorar? Por ejemplo en Chiapas a pesar de que dicen que es muy buena tierra y eso, el excremento de nuestras vacas si es que hay aunque sea una cabecita, de los caballos, de los borregos de todo eso, lo juntamos todo para aprovecharlo en nuestro cultivo, ya sea de maíz, ya se a de frijol o de las verduras lo que dice ella, hortalizas. Y ora como digo, estamos en experimento de eso del excremento humano, qué sirve de eso. Estamos en experimento qué va a servir nuestros orines, guácala verdá. Fuéramos como cochinitos pero no, porque ahí está todo lo que- dicen los que están estudiando, yo no, no me toca eso- pero me toca decir porque es como se está mejorando la tierra. Aparte están otras compostas les decimos allá, para mejorar la tierra, porque la tierra no da así nomás porque da, como dice hay sobreexplotación, entonces hay que cuidarlo, pero eso lo estamos metiendo en la educación, o sea desde nuestros niños, si nosotros ya no queremos hacer porque nos da asco, lo que sea pues, o si ya no quereos pensar entonces que nuestros niños pensamos que son los que van a pensar mejor, y por eso que está metido en la educación que es la salud, la producción y todo eso, pero todo esos trabajo se está haciendo en trabajos colectivos, nadie está haciendo solo ni sola, porque si hay un error allí, no le echamos la culpa a Gerardo ni a Miguel ni a Pedro, la culpa es de todos, es la ventaja como hemos crecido nosotros, si hay un error es un error de todos, no es error de uno, y ese error hay que mejorar, ¿por qué salió ese error? Hay que buscar el cambio, por eso se mejora. Es lo que decían los promotores, ¿por qué lo llamaron primero delegado, después promotor, ahora educador y no sé qué va a seguir? Es por algo pues, no es el mismo promotor el que dijo, ya no quiero ser delegado, no, sino es porque, la forma es la que va, como que se va cambiando cada poco o cada mucho. Según.

Pues es así como lo pongo que tal vez la tierra aquí también es muy pobre, pero yo decía allá en Matehuala que hay que ir un poquito atrás, como decimos nosotros, voltearse a ver atrás, para ver que pasó allá atrás hace muchos años; debe haber alguna historia debe hacer algo que pasó antes, será que de por sí no había un su montaña aquí, o había un su poquito como decimos nosotros, porque todavía creo hay montañas aquí, veo que montañas crecen, ¿y cuántas manos han sembrado, cuántos árboles han sembrado cada uno de ustedes como para que lo amen la tierra? Nosotros sí, la JBG de donde yo vengo que es la zona de Soj’Choj tiene una ley de árboles. El que tumba un árbol tiene que sembrar un número determinado de mata de arbolitos, y yo sin que me obligue la JBG, sin que me obligue ni autoridad, desde muy de mi conciencia cada año siembro árboles; depende de cuánta semilla consigo y de qué tipo de árboles quiero, y lo siembro cada temporada de agua, porque donde estoy y es de temporada, no hay mucho agua. Cada año siembro, depende, de 50, de 100, de uno, hasta de dos árboles, cada año y es de mí, estoy dando ejemplo para otros pues, sin que yo los regañe se dan cuenta de que yo tengo sombrita entonces va a decir ¿de dónde viene ese arbolito? Pues diosito me lo sembró aquí, es la respuesta. Cuando vean bien bonito mi patio con el arbolito ¿y ese de dónde vino? Pues diosito lo regó y aquí creció y allí donde tu está no llega diosito por eso no tienen ningún arbolito, hasta compras leña, porque eso sí compran leña, donde estamos nosotros, donde mero venimos compramos leña ya nomás que donde no llega diosito pues. Pues yo pienso que también aquí no ha llegado el diosito pues para sembrar arbolitos, para no aprovechar el excremento de los caballos, de la vacas, hay algunas por ahí, para mejorar la tierra, pero como nuestra educación la que nos da el papá gobierno es que nos educa a hacerte diferente, la tierra mancha, la tierra ensucia, porque así me educaron cuando era chico, no te quedes como tu papá rascando gallina ciega le decimos allá que son los que comen milpa, no te quedes como tu papá rascando gallina ciega, prepárate para ser alguien, como que si producir en la tierra no es nadir, pues así nos educaron, y de toda esa educación que tenemos es lo que nos hace ir al norte también nosotros nos vamos al norte no crean que no. Entonces cambiamos la educación ¿por qué tenemos que ir necesariamente al norte? ¿realmente porque de plano no vive o porque se quieren vivir mejor? Supuestamente, entre comillas pues porque no van a poder vivir mejor siempre pues, porque el día que se cansen, van a estar como los compañeros de los exbraceros, o braceros, no sé cómo le llaman, ya de viejitos quieren cobrar lo que hicieron allá, y no pueden, si no les pagan se mueren de hambre ¿qué hicieron en su tierra?, ¿cuántas matas de árboles sembraron o cuánta tierra cultivaron? Ahora no hay, y en cambio nuestros abuelos, nosotros, y decimos nosotros porque eso sí, no tenemos mucho dinero, casi nunca cargamos dinero en la bolsa y así ando siempre yo, no tengo, pero tengo para comer, bueno aquí sí me dan pues, pero allá tengo que sudar para tener, pero siempre tengo mi maíz, tengo mis animalitos, tengo mis gallinas pues, tengo si quiero comer huevos pues hay, si quiero comer una gallina hay, si quiero comer un pollo, quiero comer un cabrito hay. Ayer me ofrecieron y no quise, en un lugar pues igual hay, sin necesidad de tener que ir con dinero en la bolsa, pro nos educaron, yo digo que nos educaron porque pasó así, igual un compa allá me dice, no sé porqué compañero, ¿qué te pasa? Yo no puedo vivir sin dinero en la bolsa, si no tengo dinero en la bolsa como que si no vivo, como que si me falta algo estoy desesperado dice, así me dijo con esas palabras. Pues no sé compita por qué le digo, porque yo con que tenga lleno la panza es suficiente, y así nos estamos educando un poquito porque finalmente el dinero para qué, si sirve sabiéndolo administrar, si lo sabes administrar, si no sólo sirve para que vayas subiendo, vayas pisando a otros dice la compañera, eso es lo que sirve el dinero si no sabes administrar.

Claro que es diferente en la ciudad, entiendo, no es que no entienda, sé cómo es en la ciudad, sé que en la ciudad todo se compra, pero el trabajo de ese ciudadano dónde, cómo se aprovecha, allá está el problema de ese gobierno que tenemos. Osea, ambos nos servimos como dice ella que tenía alimentos más nutritivos como dice ella, es verdad, pero el trabajo de un ciudadano me tiene que servir a mí, pero bien administrado. Ahí es donde hay que echar talacha pues, saber dónde, dónde la jugamos no. Pues es así como cambiamos la educación, cambiamos la salud, tamos cambiando la producción y estamos cambiando la manera de producir en colectivo. Ese sistema no tiene nombre porque muchos dicen, o muchos creen , donde pasamos, no es que ustedes ya son muy socialistas, son muy comunistas y todo eso. Nosotros no sabemos si somos comunistas, si somos socialista, porque eso no nos importa, ese gobierno que tenemos no nos importa qué es, lo que nos importa es que tenga corazón y tenga oído, que escuche el dolor del pueblo, y que tenga ojos para ver porque estos gobiernos que hay no tienen eso pues, no tienen alma.

Pues es lo que hemos hecho, es nuestro pequeño avance en Chiapas y lo que nos queda ahorita con la visita que estamos haciendo, no lo estamos haciendo para invitarlos a tomar las armas ni lo estamos diciendo cuál es la decisión de lo que necesita, porque yo les dije qué es lo que se está haciendo en Chiapas con la tierra, con todo, pero lo que se tiene que hacer aquí es aquí. Si como dije en un principio, si es que le duele, si es que lo vieron, es ahí como vamos a luchar, es ahí como van a luchar, que lo sientan, que el pueblo lo sienta, si no lo siente todavía no va a luchar. Eso que dicen que hubo la desgracia en Pasta de Conchos, hasta ahí como que se llevó un poquito de apoyo, de por sí eso es lo que hace el gobierno, cuando ve algo manda algo para que no brinquen todos, porque si no iban a brincar todos los mineros pues, pero como ya le dio ¿cómo dicen aquí? Su propina, ese ya se fue con el gobierno, sólo porque ya no hemos hablado, ya son eso nos quieren callar.

Así nos quisieron callar en Chiapas cuando apenas nos levantamos en armas, va tu carretera, va tu agua, va tu luz va tu maestro, va tu doctos, supuesto doctor porque nunca lo vimos en trabajo. Nosotros si crecimos solos, entonces 13 años después aquí estamos, vivos y con algo de construcción allá en Chiapas. ya las migajas nos salen sobrando a nosotros, porque eso de Procampo, Progresa, Oportunidades, de Procede, eso es ir aceptando un patrón, un papá. Digo eso porque así veo a los pueblos que todavía le creen al gobierno, tiene muchas reuniones, pierden mucho tiempo, ya ven que así somos nosotros, bueno es que así somos nosotros allá, los pueblos se van a la cabecera municipal. Pierden todo el día y pierden otro día cuando van a ir a cobrar sus Oportunidades, y van con hombres y mujeres y cuando regresan ya lo gastaron todo, cuando llegan a la casa de por sí no tienen dinero, y andan preocupado qué hacer. Y a cambio nosotros no nos preocupamos de reuniones, no, a cambio nos preocupamos más de cómo mejorar nuestra tierra, nos preocupamos más de cómo organizarnos, nos preocupamos más de cómo realizar nuestros trabajo colectivos, y no estamos esperando de nadie de por sí, y como estaos en colectivo si a alguien le falta maíz y todo eso sabemos dónde esta un compañero, un grupo de compañeros que tiene maíz o frijol. Igual allá sólo doy un ejemplo digamos en el comercio, tenemos ahí tienda de los trabajo que hicimos tenemos tienda que es, le llaman abarrotes que es donde se vende azúcar y otras cosas.

Entonces en nuestro pueblo cuando no hay dinero como digo que de por sí no hay dinero, entonces trae huevos lo pone ahí en la tiendita, y con el precio de ese lo lleva un su kilo de azúcar o su jabón, o lo que sea. Entonces en donde no tiene, o sea no tiene su gallina, lleva su huevo y así vamos nosotros en sobreviviencia como digo pues, pero vivimos un poquito mejor como ya dije, no nos vinimos a presumirnos, pero vivimos un poquito mejor, ya hay menos muertos, o casi no hay muertos casi, y estamos un poquito más nutridos más gorditos, así los pueblos pues. Antes del 94 así éramos muy flaquitos, no crecí muchos por eso, pero ahora ya nuestro pueblo de verdad esté viviendo mejor, no es que seamos muy chingón como dicen allá, no, pero estamos bien pues. Esa es la invitación pues, o sea, si ustedes quieren entrar pues, o sea la invitación que hacemos es eso, que se integren a la Otra Campaña, y a luchar juntos, o sea que cuando volteemos la tortilla que sea la cosa para todos, o sea unirse pues, no hay eso que cada quién va a luchar por su lado, porque no va haber eso pues, nos engañan, y si son asesores, engañan al pueblo, la verdad no va a haber solución, va a haber pequeños castillitos le decimos nosotros para quitarse el dolor de cabeza y no estar pensando mucho, eso si va a haber, pero no va a haber solución verdadero como queremos, donde el pueblo mande, donde el pueblo les haga justicia no va a haber, hasta que haya un gobierno diferente, hasta que se cambie esta cosa como esta donde sólo uno manda, tiene que cambiar todo para que haya una verdadera justicia, si no, no va a haber justicia, no nos engañemos, por eso nosotros no venimos a engañar y venimos a decir que no somos los mejores los que venimos de Chiapas, pero hemos hecho algo y queremos seguir adelante haciendo eso con la Otra Campaña si ustedes no lo quieren, si el pueblo no lo quiere, pero como sea nosotros vamos a seguir luchando, vamos a seguir creciendo porque orita ya crecimos, ya tenemos más compañeros en màs lados y si pasan otros 13 años de seguro vamos a crecer, o sea que si el pueblo de San Luis Potosí no quiere hacer nada pues ahí se va a quedar pero de todas maneras el cambio va a llegar tarde o temprano, pero va a llegar, namás que un poquito más tardado eso si se lo decimos claro, un poquito más tardado pero de que va a llegar va a llegar mientras seguimos vivos porque no nos van a poder desaparecer tan fácil.

El gobierno ha hecho muchos intentos, no crean que se ha quedado con brazos cruzados, con los 13 años que llevamos hemos sufrido , mucho, hemos sufrido muchísimo, no lo vamos a contar aquí porque, porque lo van a ver de por sí si es que van a luchar, pero si hemos enfrentado muchas cosas con el gobierno, con el ejército mismo, nos han matado a nuestros compañeros pero estamos los que estamos, y si nos matan a nosotros pues van a venir los que tienen que venir y nos van a poder a desaparecer de por sí y pensamos que vamos a ser muchos más de los èramos en el 94. Pues eso es compañero, unir la lucha por una nueva constitución, no queda más que eso. Nuestra propuesta es una nueva constitución, por eso dije, no vamos a engañar a los pueblos que les va a llegar justicia. No les va a llegar justicia mientras los pueblos no den su palabra, el pueblo minero, el pueblo campesino tiene que dar su palabra de cómo lo quiere, cómo quiere trabajar, como quiere que se distribuya la tierra, de cómo quiere que se distribuya la riqueza nacional, eso es lo que queremos, entonces ¿cómo se va a hacer eso? Con una nueva constitución, porque con la constitución que tenemos, por que por más que luchemos no se va a poder, es legal todo para ellos, para ellos todo es legal, que se den sin tierra los campesinos, eso es legal, que si cualquier cosa que se haga es legal pues, para ellos, lo que se necesita es una nueva constitución, una nueva constitución. Esa nueva constitución tiene que salir del pueblo, el compa que dice que no muy quiere hablar, pero tiene que hablar, porque tienen que dar su palabra, tiene que decir su verdadero dolor. O sea que no tengan miedo, pues, no tengan miedo, aquí no sé si están con pueblos indígenas, lo que queremos que ellos mismos hablen pero que hablen de buena forma, o sea que los que lleguemos ahí, lleguemos a estar con ellos a trabajar bien, sin ganar a nada pues, sin nada a cambio como nosotros. Pues eso es lo que sigue y a luchar juntos si es que así lo quieren, y como dicen por ahí échennos la mano, o nos vamos a echar la mano más bien ambos, no nosotros, ustedes. Es como alguien que está metido en el pozo, no sólo va a decir que eche la fuerza el que está arriba, que eche la fuerza el que está arriba, también el que está abajo que trate de salir pues, esa es la manera como vamos a salir, entonces si nos chinga el gobierno vamos a gritar juntos, gritamos allá, gritan acá, hacemos desmadre allá y no sé que hacen acá. Es el compromiso que vamos a hacer. Compañeros y compañeras esperamos que haya servido un poco la plática, eso es todo. Gracias.

 
 

Area de Descargas

Descargue aquí los archivos de este artículo en su formato original.

17 de mayo en Matehuala

19 de mayo en Charcas

Share

4 Comentarios »

  1. ME LLENE DE INDIGNIDAD AL ESCUCHAR A LOS DELEGADOS…

    MEXICO DEBE CAMBIAR!!

    DEBE CAMBIAR!!

    CAMBIAR!!

    Comentario de EL SENSEI — Mayo 23, 2007 @ 4:43 pm

  2. k onda yo soy la bakita dede san luis potosi, ami me interesa este movimiento… soy punk, y kiero formar parte de esto, formo parte de un kolektiko y mis otros k0mpañeros tambien forman de la otra kampaña. antes de entrar kiero estar bien informada pero mas por mi kuenta si pueden mandarme informacion muchas graxias mi korreo es “bakaperturbada@hotmail.com” .¡ resistenia! ¡libertad de presos politicos!
    si alguien me agraga para ablar y saber mas de esto se le agradece.

    Comentario de rosa elvia — Mayo 29, 2007 @ 12:21 pm

  3. buenas. soy de catamarca – Argentina. me interesa mucho su lucha y cualquiera que sea contra los gobiernos que nos quieren arrebatar loq ue es nuetro, son conolizadores del futuro con traje y corbata, a nosotros nos estan robando , contaminando y destruyendo nuestras tierras, con una mina de oro y plata, bueno me gustaria poder ayudar. hacer algo. por eso mu uno a su lucha..
    desde ya mis cordiales saludos.. y resistiremso.. gracias por seguir.

    claudio.

    Comentario de Claudio — Junio 4, 2007 @ 9:01 am

  4. les escribo desde colombia pais undido en el hambre y muchas cosas mas¡¡ pero seguimos luchando y seguimos puño en alto
    EZLN los apoyamos desde colombia y que viva la lucha por el pueblo y en contra del gobierno imperialista

    Comentario de e loco — Junio 7, 2007 @ 5:22 pm

RSS para comentarios de este artículo. TrackBack URL

Deja un comentario

Notas Importantes: Este sitio web es de la Comisión Sexta del EZLN. Esta sección de Comentarios está reservada para los Adherentes Registrados y Simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Cualquier otra comunicación deberá hacerse llegar por correo electrónico. Para evitar mensajes insultantes, spam, propaganda, ataques con virus, sus mensajes no se publican inmediatamente. Cualquier mensaje que contenga alguna de las categorías anteriores será borrado sin previo aviso. Tod@s aquellos que no estén de acuerdo con la Sexta o la Comisión Sexta del EZLN, tienen la libertad de escribir sus comentarios en contra en cualquier otro lugar del ciberespacio.


Archivo Histórico

1993     1994     1995     1996
1997     1998     1999
2000     2001     2002     2003
2004     2005     2006
2007     2008     2009     2010
2011     2012     2013
2014     2015     2016     2017

Comunicados de las JBG Construyendo la autonomía Comunicados del CCRI-CG del EZLN Denuncias Actividades Caminando En el Mundo Red nacional contra la represión y por la solidaridad Artículos