lista de correosrecibe automaticamente las actualizaciones a tu correosiguenos en tuitersiguenos en facebook siguenos en youtube

enlaceZapatista

Palabra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Nov182006

Jornada del 17 Noviembre de 2006

Audios

Reunión en la Escuela Bernardo Agrousset

En la colonia La Huasteca, Santa Catarina lea aquí

Transcripciones

Escuela Bernardo Agrousset, Monterrey, Nuevo León.
Reunión con niñ@s de primaria y secundaria
17 de noviembre del 2006.

Buenos días, alumnos de primaria y de la secundaria que nos están recibiendo aquí.

Nosotros queríamos contar una historia, que es como de un rompecabezas y que tal vez tengan ustedes que armar y completar la imagen. Tal vez hoy. Tal vez dentro de algunos años.

Nosotros somos indígenas de Chiapas, de raíz maya. Y nuestros pueblos se llaman según la lengua que hablan: el pueblo tzeltal se llama así porque esa es la lengua que habla; el tzotzil, el chol, el tojolabal, el zoque y el mame. Siete pueblos, junto con el mestizo, es lo que forman nuestros pueblos, los pueblos zapatistas que decimos nosotros.

Y según nuestro modo, en la palabra, en la lengua, habla no la cabeza, sino habla el corazón —decimos nosotros—.

Y nuestra lengua es tan rica, que hay muchas palabras que no tienen traducción ni al español ni al inglés, ni a cualquiera de los idiomas europeos u occidentales.

Para decir que estamos tristes decimos que nos duele el corazón. Para decir que estamos contentos, decimos que nuestro corazón canta. Y así en muchas otras palabras vamos diciendo lo que vamos sintiendo y cómo vemos al mundo.

Hay una historia según nuestros antiguos. Nuestras creencias es que en la naturaleza, en la tierra, en los árboles, en los manantiales, está la historia de los hombres y mujeres, no sólo la historia que pasó antes, sino también la que va a pasar después.

Y cuentan nuestros más viejos que cuando los dioses hicieron el mundo, pues eran, eran un relajo, así como cuando echan relajo ustedes. Y todos estaban haciendo bulla y no quedaron las cosas completas, cabales. No quedó el mundo como debía haber quedado, pero más o menos ahí se iba.

Los hombres y mujeres trabajaban, vivían parejos, no había quien mandara ni quien obedeciera y todo lo sacaban por acuerdo. Y luego lo que pasó es que dijeron que iba a llegar un momento en que iba a llegar otro de fuera, iba a querer conquistar las tierras, e iba a querer destruirlas. Y entonces que era necesario que estos pueblos, los originarios de estas tierras, antes de que existieran todos los demás países, tuvieran una memoria.

Y entonces los dioses les regalaron un árbol. El árbol sagrado para nosotros los mayas es la Ceiba, la que sostiene al mundo sobre su cabeza y que hace que la tierra no se caiga con sus raíces. Ese era el árbol —decían estos dioses— , el árbol de la memoria.

Cuando llegan los conquistadores —los conquistadores españoles—, se dan cuenta de que no pueden vencer a los pueblos indios que están defendiéndose en todo el territorio, que después sería México. Y que la fuerza la estaban obteniendo de ese árbol, de esa Ceiba, del árbol de la memoria.

Y quisieron destruirlo. Quisieron quemarlo. Le prendieron fuego y entonces la lluvia apagó el fuego y no pudieron destruirlo.

Entonces vieron que para destruirlo tenían que cortarlo. Trajeron sus hachas, sus lanzas, sus espadas, y empezaron a cortar el árbol de la Ceiba, hasta que lo tiraron al suelo. Y luego lo empezaron a hacer astillas, a partir por completo para que no quedara nada.

Entonces vino un viento muy fuerte, levantó todas esas, ramas, hojas y astillas del árbol y las repartió por todo el pueblo, por todo el territorio mexicano.

Y dicen nuestros antiguos, que de ahí, de esas astillas que llegaron otra vez en la tierra, volvieron a germinar y que eso son los pueblos indios, casi sesenta, más de sesenta pueblos indios que habitan el territorio mexicano.

Y dicen nuestros antiguos que el trabajo de esos pueblos indios es guardar la memoria para que este país recuerde lo que fue, recuerde lo que fue sus raíces.

Y en nosotros lo que nos encontramos en 1990,1994, es que este país había olvidado lo que era. Entonces estaba —¿si se acuerdan?— ése de presidente, Carlos Salinas de Gortari. Y decía pues que prácticamente ya éramos tan avanzados como Estados Unidos y como Canadá —por eso hizo el Tratado de Libre Comercio—. Y que ya no había ninguna necesidad ni ninguna pobreza en nuestro país.

Y resulta pues que los pueblos indios estaban completamente abandonados.

Nosotros como indígenas descubrimos que nuestro país no nos reconocía como su raíz, como su base cultural, ni siquiera como seres humanos.

Para los de arriba, para los gobernantes del PRI, del PAN, del PRD, los indígenas somos ignorantes porque no hablamos español. Nuestros jefes indígenas —hombres y mujeres— que son los que nos mandan, por eso yo soy Subcomandante, ellos son los Comandantes, los que mandan, para los que voy a llevar el regalo que me dio el profesor.

Estos compañeros, la mayoría nunca fue a la escuela, ni la mayoría habla español, hablan sólo lengua maya.

Y hay como ustedes, niños de su edad, que estarían en la primaria o la secundaria allá en las montañas del Sureste mexicano, que no hablan español, ni han ido a la escuela.

Para los de arriba, para el gobierno, ustedes son gentes cultas y estudiadas, y mis compañeros y compañeras son ignorantes.

Hay una niña de diez, once años; un niño de doce, trece años, que puede identificar un ave con sólo escuchar su aleteo, que puede saber cuándo está en celo, dónde tiene su nido y cuánto tiene de cría.

Hay un niño y una niña allá que sabe cuándo va a parir la vaca una ternera, cuándo la yegua está embarazada, cuándo hay que sembrar.

Y es nuestra gente la que es ignorante y la gente de la ciudad es la que sabe.

Hay un anciano que nunca fue a la escuela y que puede leer nada más en las nubes y en la dirección del viento, cuándo tiene que sembrar, cuándo va a cosechar, cuándo va a dar el maíz y cuánto le va a dar cada hectárea, sin haber ido a la universidad. Pero ese compañero es un ignorante y el que es culto es el presidente municipal de Santa Catarina.

Hay un niño y una niña que saben leer la tierra, leer el manantial, leer el aire, conocen los animales con sólo escucharlos, con sólo ver su huella, pero para los de arriba, nosotros somos ignorantes porque no hablamos español. Y en cambio el sabio es Natividad González Paras —que es el gobernador de Nuevo León y que se dedica a robar la tierra—.

Lo que nosotros vemos es que el mundo se enchuecó, estaba de una forma y los grandes ricos y los gobernantes lo voltearon. Y ahora resulta que el ignorante es el que manda y el sabio es despreciado.

Ahora resulta que el criminal es gobierno y la gente que trabaja y que lucha está en la cárcel.

Ahora resulta que el que trabaja es pobre y el que no trabaja es rico porque le quita al pobre.

Todo esto vimos nosotros allá donde estamos y tuvimos que hacer que nos escucharan y que nos vieran. Teníamos que salvar —decíamos nosotros— la memoria de estas tierras y hacerla recordar a todos los que estaban en todas partes del México.

Nuevo León para nosotros es diferente —porque yo escuché hace rato, cuando hacían su juramento de estudiantes como neoleoneses y como mexicanos—, y ustedes tienen que saber que hubo aquí sangre de Nuevo León, que decidió amar a su tierra, a Nuevo León y a su país. Y entendió que la mejor forma de amarla era luchando por ella, yéndose de estas tierras.

Y es gente neoleonesa que se fue para Chiapas y después formó lo que se llamó Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que somos nosotros. Por eso el vínculo, el puente, el corazón que nos une a Nuevo León con Chiapas, viene de hace muchos años y es una historia que no quieren difundir los que están allá arriba en Nuevo León o allá arriba en el gobierno, pero que nosotros tenemos que guardar en nuestra memoria.

Nosotros queremos agradecerles que hayan llegado hasta acá los compañeros y compañeras que son de la karavana —que ustedes los ven—, es gente que viene de otras partes del país y de otras partes del mundo. Y que lo que están haciendo junto con nosotros es aprender, aprender de Nuevo León, aprender de Monterrey, de Santa Catarina, de los lugares de donde vamos pasando, donde lo que queremos es escuchar y tratar de alimentar —de alguna forma— ese árbol de la memoria que somos los pueblos indios.

Va a llegar el día compañeros y compañeras de primaria y de secundaria, que eso que hoy están recordando como algo que pasó mucho tiempo, es algo que van a vivir cada día y cada noche: un pueblo que lucha, que sale a la calle, no de diez, de veinte, sino de miles, de cientos de miles, de millones, porque la destrucción que están haciendo en la Huasteca, la están haciendo en todo el país.

Porque los campesinos ya no aguantan.

Porque los pueblos indios ya están cansados de que los desprecien y los humillen.

Porque los jóvenes ya están cansados de que los traten como delincuentes.

Porque los estudiantes ya están cansados de estudiar para no encontrar empleo.

Porque los maestros ya están cansados de no recibir un salario justo.

Porque los trabajadores y las trabajadoras ya están cansadas de que los estén humillando y ni siquiera les den un salario justo.

Porque toda la gente, abajo, en todo el país, está cansada de los gobernantes.

Y cada vez que un pueblo se cansa de quien lo gobierna, se levanta y lo derriba. Lo derroca.

Esto que recordaron con las canciones de la Revolución Mexicana, va a volver a pasar dentro de poco tiempo. Entonces, tal vez ustedes tendrán unos pocos años de más — porque tampoco va a tardar mucho tiempo esto que les digo— y entonces yo les pido que recuerden la historia ésta y armen el rompecabezas.

Porque lo que no contestaron los campesinos que representaban a los que pelearon en la Revolución Mexicana, es que después de esa Revolución los pueblos indios quedamos igual. Porque después de la Guerra de Independencia los pueblos indios quedamos igual.

Y en este nuevo movimiento que se va hacer, los pueblos indios ya no vamos a quedar igual, vamos a conquistar por la buena o por la mala el lugar que merecemos como raíz y como memoria de esta patria que es México.

Nosotros les pedimos que cuando llegue ese momento, recuerden ese pendiente.

Esos compañeros y compañeras que vinieron en 1999 a la consulta, los que van a venir el año que entra —también espero que los inviten aquí a su escuela para que platiquen con ellos—, todos esos compañeros y compañeras son indígenas como muchos, decenas de pueblos indios en todo el país, que lo que estamos reclamando es un lugar digno, de respeto, en todo el país.

Así como la mujer demanda que sea respetada, los niños, los jóvenes, los adultos, los ancianos, nosotros como pueblos indios queremos que nos respeten.

Cuando esto que va a pasar empiece a pasar, les voy a pedir que armen el rompecabezas completo y vean que este país no va estar cabal, no va tener democracia, ni libertad, ni justicia, si vuelve a olvidar a sus pueblos indios.

Y si este país los vuelve a olvidar, este país va a ser destruido, porque quien pierde la memoria pierde la vida.

Así como nos explicó el compañero, el profesor, lo que va a significar la destrucción de la naturaleza aquí en el municipio de Santa Catarina, lo que ya fue perder el río y lo que será perder la montaña, imagínense así, pero en todo el país, donde las montañas, los ríos y los árboles somos nosotros los pueblos indios y necesitamos un lugar y un espacio para vivir.

Y el que vivamos y existamos va a garantizar que los demás puedan vivir y existir.

Ni modo, hay que irse a clase otra vez. Gracias.

La Huasteca. Nuevo León
Acto público

17 de noviembre del 2006

Buenas tardes. Queremos agradecer a los compañeros musiqueros que están acompañando aquí en esta lucha. A los grupos ecologistas, a los jóvenes, estudiantes, a los trabajadores también de aquí de Nuevo León que están en torno a este movimiento contra este crimen ecológico que quieren hacer.

Hace unos momentos nos avisaron que el gobierno del estado mandó amenazar a campesinos y a gente humilde de aquí de Santa Catarina, de la Colonia La Fama, para que no nos recibieran a la hora de la comida, que nos habían invitado.

Nosotros les hemos dicho pues que no hay problema. Eso significa nada más el temor que tiene el presidente municipal de Santa Catarina y el gobierno de González Parás, de que la voz de esa gente se conozca en otras partes. Como quiera llevamos una buena semblanza de lo que es Nuevo León, el otro Nuevo León, y la zona conurbada o la zona metropolitana de Monterrey.

Compañeros y compañeras que estamos aquí frente a este símbolo, y frente al símbolo de una lucha que significa para nosotros la lucha por la vida en contra de la lucha por la muerte.

Nunca antes, como ahora en esta época, el afán de los grandes empresarios y la torpeza y corrupción de los grandes gobernantes, significan para nosotros, sin importar el color, la clase social, el sexo o la creencia religiosa, significan la muerte.

El permitir que sigan adelante los trabajos del fraccionamiento que va a significar la destrucción de la Huasteca, significará para la zona metropolitana, para todo lo que es la zona conurbada de Monterrey, significará la muerte, para esa cultura.

Lo que sabemos nosotros es que el norte, fundamentalmente el noreste y fundamentalmente el norte neoleonés está orgulloso de la cultura, de las raíces que ha podido construir en estas tierras. Y que les dan identidad, incluso dentro de México, e incluso dentro el resto del norte de nuestro país. Y que los hace diferentes a todos.

Nosotros pensamos que tenemos que hermanar esa lucha que tienen ustedes, no sólo con los indígenas zapatistas en Chiapas, sino con el resto de los pueblos indios que hay en todo el país, y con el resto de las organizaciones, grupos y colectivos que estamos también luchando por la vida.

La destrucción que significaría dejar que pase adelante ese proyecto, significaría la muerte no sólo de una gran extensión de tierra, sino también de la gente que la habita. Y no me refiero sólo a la muerte física, sino también a la destrucción del tejido social, de las relaciones que hay entre las comunidades y entre las familias.

En otras partes ya vimos —como luego dicen ustedes— ya vimos esta película. Pero ya pasamos hacia adelante y ya vimos lo que significó dejar que un proyecto de este tipo se dejara pasar, y empezara a destruir lo que destruyó.

En el caso que estamos aquí de la Huasteca, y de este proyecto que quieren hacer, es todavía más escandaloso, porque lo hace violando sus propias leyes. No es la primera vez que encontramos a González Parás y a las presidencias municipales violando las leyes federales. Las leyes que protegen la naturaleza o que protegen el cultivo.

Lo vimos también en Río Verde, en Linares. Donde las mismas disposiciones de la Corte de Justicia no son cumplidas por ninguna de las autoridades.

En este caso, sabemos —según nos han informado— además de pruebas fehacientes de que se va a destruir el medio ambiente con ese fraccionamiento, también que se están violando leyes ecológicas, que debían proteger la naturaleza.

Se está mintiendo diciendo que el fraccionamiento está fuera de la zona de reserva, de la zona de protección ecológica. Está demostrado en mapas y en documentos, que lo quieren hacer adentro. El afán de expansión —les pido atención a esto— el afán de expansión de esos grandes empresarios de la vivienda, que están coludidos con el gobierno, es la estupidez más grande que ha reinado en estas tierras neoleonesas. Porque significa la muerte también para ellos. Significa también envenenar su aire y su agua.

Porque a la hora de que el aire circule en la zona metropolitana, no se va a fijar si es güero o moreno, alto o chaparro, gordo o flaco, o si tiene tarjeta de crédito o no aquel que lo está respirando. Esa destrucción va a ser para todos.

Es el afán de ganancia y de ganarlo rápido el que los está llevando a tratar de pasar por encima de sus leyes. Nosotros pensamos que esto que ahora sabemos nosotros por lo que nos han contado. Lo que escuchamos por la voz de los grupos ecologistas, lo tiene que saber el resto de Monterrey, de Santa Catarina y de todos los municipios en la zona conurbada, en la zona metropolitana. Y lo tiene que saber el resto del país.

Nosotros nos encargaremos de que se conozca en el resto del país. Pero pensamos que es a ustedes los que les toca convencer al resto de la población. Porque ese proyecto, ese fraude, sólo se va a cometer con la ignorancia de la gente. Si logran construir una campaña de información que realmente le llegue a la gente y que le informe de lo que va a significar esto, estoy seguro que nadie que sea honesto y medianamente racional, va a apoyar ese proyecto.

Es importante que también se mantenga la liga —pensamos nosotros— con los grupos culturales, con los grupos artísticos, así como los compas que están haciendo… los musiqueros que están haciendo el paro. Y que vayamos ya no nada más aquí entre estas montañas. Sino vayamos a las calles, a las colonias, a las fábricas, a las universidades. Y empecemos a difundir lo que va a ocurrir si esto se llega a seguir adelante.

Nosotros pensamos que hay que hacer una campaña de información entre la población de abajo, en los camiones, en el tren —no sé cómo le llamen aquí el metro—, lo que vimos en los taxis, en las calles, en los salones de clase, en los centros culturales, en los conciertos, en las exposiciones de arte, en las conferencia de prensa, en las conferencias académicas, sobre lo que significaría para la zona metropolitana, el empezar a romper con esta figura, con esta armonía que hay ideológica, cultural y ecológica y de medio ambiente en esta zona.

Tal vez alguno piense que la lucha es muy difícil. Que tal vez que somos pocos, y del lado de allá están las autoridades, están los grandes medios de comunicación, están la mentira y el engaño. Si ustedes y otros como ustedes se dieron cuenta de lo que aquí pasaba, y decidieron no quedarse con los brazos cruzados y luchar. Estoy seguro que hay mucha más gente en Monterrey, en Santa Catarina, y en toda la zona metropolitana que es igual que ustedes y que nosotros.

Gente que no se puede quedar callada, o sin hacer nada cuando ve una injusticia. Y sobre todo cuando esta injusticia se comete contra todo un pueblo, contra toda una población, a través de la destrucción de la naturaleza.

El compañero ejidatario que pasó, nos advirtió de algo: no sólo de lo que va a significar la destrucción de la naturaleza. Sino lo que significa también la decisión de un grupo de gentes que no está dispuesta ya a seguirse dejando, y a seguir viendo que los de arriba hacen lo que quieren sin que nadie les ponga un alto.

En este momento, con este movimiento que ustedes están levantando, se está empezando a poner un alto a esa estupidez. Y lo que nosotros venimos en la Otra Campaña es a decirles que nosotros los vamos a apoyar, que vamos a llevar esa palabra lejos.

Hace unos momentos, gracias a los compas de los Fabulosos Cadilacs, nos enlazamos por radio con la República de Argentina, en un programa de rock, y de una u otra forma llevamos la lucha de ustedes hasta la Argentina. Y también a la lucha que están llevando allá, traerla hasta acá.

Allá hay también problemas de contaminación por las grandes empresas. A grandes rasgos pudimos describirles lo que está pasando aquí en la Huasteca, pues a los jóvenes, a la banda de allá. Y que con el fondo de los compañeros musiqueros, empezaron a escuchar la palabra que estamos llevando en esta Otra Campaña.

Nos preguntaron que cuál era nuestro plan, que si era muy complicado, muy difícil de cumplir.

Nosotros les dijimos lo que ahora les decimos a ustedes: conocernos, organizarnos, tumbar al gobierno, sacar a los ricos del país o meterlos a la cárcel. Y empezar a levantar otro país, otro México. Gracias.

Fotografías

 

Area de Descargas

Descargue aquí los archivos de este artículo en su formato original.

http://enlacezapatista.ezln.org.mx/;audio/171106reunionescuelagrouseetmty.mp3; Reunión en la Escuela Bernardo Agrousset ;

http://enlacezapatista.ezln.org.mx/;audio/171106conciertohuastecasantacatarinanl.mp3; Reunión en la Huasteca, Santa Catarina ;

http://enlacezapatista.ezln.org.mx/;archivos/171106reunionescuelagrouseetmty.rtf; Reunión en la Escuela Bernardo Agrousset ;

http://enlacezapatista.ezln.org.mx/;archivos/La Huasteca Nuevo Leon.rtf; Reunión en la Huasteca ;

Share

1 Comentario »

  1. Ayer a las 8 de la noche se llevaron a dos chavos de
    la calle ke estan apoyando en la barricada.Angel y el
    Chino regresaron del cine cuando a dos cuadras de la
    universidad pasa una moto y el tipo les dice ahora les
    va a llevar la chingada,y en seguida una camioneta
    blanca les levanta,adentro hay como 10 policias en
    civil,golpeandolos y amenazando,con una pistola en la
    cabeza y preguntandoles por detalles del movimiento
    como si tiene armas,cuantas motos tienen etc.Porque se
    enteraron los vecinos y movilizan a abogados de la
    APPO salen despuès de una hora y aquì los tenemos
    sanos y salvos.Ellos son los chavos de la foto.

    Acoso sexual por Pefepos
    Ayer hablò una señora de 48 años a la radio
    denunciando acoso sexual de los Pefepos hacia ella,
    fue manoseada e insultada, igual ke una niña de 13
    años.

    Amenazas a periodista estadunidense
    Una compa de estados unidos de medios independientes
    se subio a un taxi y el taxista le dijo si ella es de
    allà atras, de donde atràs le dijo la chava,y el tipo
    dice de la barricada, y ella le dice que no,que le da
    miedo y que va a su hotel ,el tipo la mira fijamente
    por el espejo y le dice los de la APPo piden unos
    balazos y aqui tengo una pistola ,¡la quieres ver?,la
    compa logra bajarse y escapar.

    Otro muerto
    Hoy a las 8 de la mañana mataron a un abogado a dos
    cuadras de Santo Domingo, donde esta el campamento de
    la APPO a balazos.

    Plomazos
    A las 6 de la tarde del dìa de hoy pasa una camioneta
    verde sin placas en la barricada de 5 señores y tira
    un plomazo,afortundamente no hay victimas.

    Rondines de la pfp
    Desde anteyer pasan camionetas de la pfp ,entre 3 y 10
    camionetas,dan vueltas a la universidad y pasan bien
    cerca.

    Les pedimos estar atent@s y denunciar esta situaciòn
    por todos los medios posibles.

    Comentario de edgar gato polho — noviembre 20, 2006 @ 4:25 pm

RSS para comentarios de este artículo. TrackBack URL

Deja un comentario

Notas Importantes: Este sitio web es de la Comisión Sexta del EZLN. Esta sección de Comentarios está reservada para los Adherentes Registrados y Simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Cualquier otra comunicación deberá hacerse llegar por correo electrónico. Para evitar mensajes insultantes, spam, propaganda, ataques con virus, sus mensajes no se publican inmediatamente. Cualquier mensaje que contenga alguna de las categorías anteriores será borrado sin previo aviso. Tod@s aquellos que no estén de acuerdo con la Sexta o la Comisión Sexta del EZLN, tienen la libertad de escribir sus comentarios en contra en cualquier otro lugar del ciberespacio.


Archivo Histórico

1993     1994     1995     1996
1997     1998     1999
2000     2001     2002     2003
2004     2005     2006
2007     2008     2009     2010
2011     2012     2013
2014     2015     2016     2017

Comunicados de las JBG Construyendo la autonomía Comunicados del CCRI-CG del EZLN Denuncias Actividades Caminando En el Mundo Red nacional contra la represión y por la solidaridad