lista de correosrecibe automaticamente las actualizaciones a tu correosiguenos en tuitersiguenos en facebook siguenos en youtube

enlaceZapatista

Palabra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Nov162006

Comienza la gira por Nuevo León, 15 de noviembre en Apodaca

AUDIOS

Reunión con adherentes en el Museo la Casa del Dr. Margil (audio completo)

[audio:151106reunionadherentescasadeldoctormargilmonterrey.mp3]

Con adherentes en el Ejido Río Verde, Municipio de Linares

[audio:151106conadherentesejidorioverdempiodelinaresmty.mp3]

TRANSCRIPCIONES

Apodaca, Monterrey, Nuevo León
Reunión con adherentes en el Museo la Casa del Dr. Margil.
15 de noviembre del 2006

Apodaca, Monterrey, Nuevo León
Reunión con adherentes en el Museo la Casa del Dr. Margil.
15 de noviembre del 2006

Bueno, bueno, pues ahora sí que ya me deprimieron. Ya me arrepentí de pedirles cómo, que platicaran cómo está Nuevo León.

Miren compañeros, en la etapa que estamos ahorita, es que nos estamos presentando, sigue la etapa de las definiciones, como se suspendió la gira cuando pasó lo de Atenco —y aquí le respondo a la compañera que nos preguntaba—. Cuando nosotros estamos en el Distrito Federal, atacan a los compañeros de Atenco —viene un compañero del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, en el mitin de mañana —creo que es ¿mañana es el mitin?— va hablar él, tomar la palabra y a contar lo que pasó ahí—.

Nosotros nos enfrentamos en la disyuntiva de que estamos tratando de construir un movimiento donde seamos compañeros —sin ser todos iguales— y no podíamos seguir como que no había pasado nada a la hora que unos compañeros estaban siendo golpeados. Entonces decidimos suspender la gira de la Comisión Sexta, pensando también que levantábamos una gran movilización y lográbamos sacarlos pronto.

Lo que pasó es que nos equivocamos, en realidad no… sí sacamos a un buen tanto, pero todavía hay un tanto ahí. Y estaba el problema de que nosotros tenemos que cumplir nuestro compromiso —yo pienso que es el compromiso de todos los que son adherentes— de ser compañeros unos de otros, ¿no?

Gracias a que nos detuvimos pudimos pasar por el norte de la República y obtener la confianza de más movimientos y organizaciones que sienten que cuando están siendo compañeros y compañeras de nosotros, no es nada más una declaración, sino que va a haber acciones de solidaridad y de apoyo.

Lo que pasó entonces es de que el norte quedó pendiente en este presentarse que dice la Sexta declaración: este “yo soy y aquí estoy y así veo mi problema”, para que el resto del país lo conociera. Y en ese trayecto pasó el asunto éste de las elecciones. Y después de las elecciones se reafirmó el… Ya que están hablando tanto de estereotipos, éste que dice que el norte es azul y el sur es amarillo y ya.

O sea, que el país está dividido según sus preferencias electorales y esto tiene que ver con el nivel de vida. Entonces en el resto del país se pensaba —o se piensa todavía, estamos tratando de combatir eso—, de que el norte es conservador. Y que es conservador por su nivel de vida.

Cuando empieza la gira por el norte —que se reanuda—, pues nuestros grandes intelectuales de izquierda nos predicen el fracaso, dicen: “nadie va a hacer caso ahí, ahí todos son del PAN o todos tiene un alto nivel de vida, la Otra Campaña no tiene nada que ofrecerles y va a ser un fracaso”.

Y lo que ha significado en nuestro paso por la Otra Campaña en el norte, ha derrumbado completamente eso ¿no? No sólo que han aparecido muchas luchas, organizaciones, focos de resistencia —decimos nosotros—, sino que también mucha gente que no sabe de la Otra Campaña se ha acercado y ha expresado inconformidades que no tienen otro lugar para manifestarse más que la Otra Campaña.

Yo estuve en Monterrey, aquí trabajando hace tiempo y éramos más pocos de los que hay ahorita —¿si te acuerdas pues?—, ahorita ya somos un buen tanto. Pero yo veo a la hora de que empiezan a hablar cada quien de quién es y cómo ve la región, Monterrey, la zona conurbana y el estado de Nuevo León, pues como si dijeran: ¡recreo! y todo mundo se fue allá a comer y a pajarear. Y ya nomás quedaron unos pocos y los compañeros de los medios que vienen de fuera, ¿no? Tal vez sea porque ya se conocen desde antes ¿no? Porque ya conocen el rollo.

Yo veo que insisten mucho que hay que dejar los rollos y hay que pasar a la acción. Pero nosotros vemos aquí una serie de grupos y colectivos que corren el riesgo de pensar que lo que están viendo es lo que está realmente ocurriendo.

Y que puede pasar con muchas organizaciones políticas o grupos que ya tienen muchos años. Este estereotipo del estereotipo de que en Monterrey la gente es apática, que no quiere participar. A pesar de que está esta reunión, a pesar de que sea después de un proceso electoral donde se haya producido un fraude. A pesar de que está aquí como esta campaña de limpieza mental —como nos explicaron ustedes—, que haya jóvenes, que haya trabajadores, que haya maestros, maestras, amas de casa —como dicen—, grupos de la diferencia sexual, y todo eso, y que decidan que están en este espacio.

Y este espacio es el que importante que hay que mantener y la forma de mantenerlo no es encerrarse en sí mismos, sino tender los puentes al resto del norte del país y al resto del país.

Miren, lo que va a pasar es que todo esto va a reventar —todo el país me refiero—, va a reventar y no vaya a ser que los agarre a ustedes pensando que la gente es apática y no quiere participar.

Las condiciones que nos han descrito en efecto son un caldo de cultivo —como luego dicen los tradicionales— para la organización y la lucha popular. Pero está el problema de que la lucha política que tiene la mayoría de la gente, su referente son los partidos políticos electorales. Siempre que se levanta un movimiento o una organización, termina vendido por el líder, o termina para que un pequeño grupo se enquiste en el poder.

Entonces toda esta apatía que ahora vemos o que vamos a tocar afuera, tiene que ver con el quehacer de esos partidos y organizaciones políticas electorales y también con la actitud del Estado respecto a las elecciones ¿no?

Ya difícilmente —pensamos nosotros— se va a poder convencer a la gente que hay que participar en las elecciones después de lo que pasó ahora en las elecciones donde impusieron a Felipe Calderón ¿no?

Entonces, el esfuerzo de la Otra Campaña es poder presentar hacia afuera, convencer a la gente que se trata de otra forma de hacer política. Y esa otra forma de hacer política no se puede construir si adentro no se construye. Si la Otra Campaña dice: “nosotros te ofrecemos escucharte y tomarte en cuenta”, ¿cómo es posible que la Otra Campaña no se escuche y se tome en cuenta a sí misma? —que es lo que señalaba el compañero sobre los seis puntos—.

No puede ser que cada quien se esté escuchando a sí mismo o esté escuchando a su sector, y ahí es donde está tope y tope pared: “no se puede, no se puede, la gente es apática, tengo que cambiar el rollo” y todo eso, y no voltea a ver a sus mismos compañeros.

Si esto no se puede construir aquí en Nuevo León, menos se va a poder construir el puente que Nuevo León necesita con San Luis Potosí —que está que arde—, Zacatecas —no se diga—, Chihuahua, la Comarca Lagunera, todavía nos falta la otra parte de Coahuila, pero la Comarca Lagunera está en condiciones peores que en el porfirismo y en condiciones de organización y de rebeldía parecidos a los del alzamiento de 1910.

Y no es, no es algo subjetivo que toquemos nosotros, sino la misma gente no los está manifestando así. Cómo es posible que después de una campaña electoral fracasada —como fue la de los partidos políticos—, se presente un movimiento que no está ofreciendo gorras, ni despensas, ni camisetas, ni nada, para decir que lo único que promete es que hay que luchar —nada más, no hay ninguna otra promesa—, y llega gente de todos los estratos sociales, fundamentalmente de gente pobre, humilde, que ha sido despojada, que es explotada, que es despreciada y que es reprimida.

Si Nuevo León se mantiene al margen de esto —y me refiero a la Otra de Nuevo León, no al estado de Nuevo León—, pues ni siquiera les puedo prometer de que si se cumple el sueño de separar a Nuevo León y hacerlo un estado de la Unión Americana se va a salvar. Porque resulta que también hablamos con los indocumentados y con los chicanos del otro lado y también está que arde la cosa de aquel lado. Si se va a cerrar realmente la frontera —como se lo están proponiendo republicanos y demócratas—, la olla de presión va a reventar.

Miren, en San Luis Potosí nos explican que pasó esto: la gente subió su nivel de vida —como aquí— y luego bajó el precio de los productos agrícolas y bajó la paga. La gente para mantener su nivel de vida emigró, se fue para el otro lado. Y sus puestos de trabajo son ocupados ahora por indígenas de Oaxaca, de Puebla, de Veracruz. Ellos dicen: “se dio un escalón”, ¿si? Se despobló la parte de San Luis Potosí y se está repoblando con gente del sur.

Si las cosas siguen como nos las están planteando, pues igual va a pasar en Nuevo León, se va a despoblar y se va a repoblar como ya nos están platicando que está pasando, ¿no? Pero si se cierra la frontera, ¿a dónde va el escalón de arriba? Empieza a topar pared. Y eso va a crear una olla de descontento en el sector —pensamos nosotros— que ustedes llaman, casi con desprecio, el de la clase media. El que tenía un cierto nivel de vida, unas ciertas condiciones laborales, que —como nos dijeron los compañeros telefonistas— ya van para atrás.

Cuando yo trabajé aquí, estaban pelando hasta la silla de la operadora del teléfono: que no le hiciera daño y que quedara bien. O sea, demandas pues a la ofensiva —decíamos nosotros—. Y ahorita resulta que hasta la jubilación. Como que todo el movimiento obrero —pero igual el campesino, igual el indígena— está contra la pared. Pero lo que es mentira, que hemos visto en el resto del país, es que hay una pared detrás de nosotros, no hay pared, hay un precipicio.

Y son esas condiciones las que están llevando a la gente de que tiene que dar el paso para adelante, pero no hay quién, no hay alternativa. Por eso el gran éxito del mesías que dice: “yo, desde arriba, primero los pobres” y todo eso, porque se presenta como una opción, aunque no, aunque finalmente no resulte.

Entonces, como no se aparece está alternativa, la gente va a empezar a resolver sus problemas exactamente como ustedes los plantearon aquí: con el “yo-yo”. “Yo tengo este problema”, yo maestro, yo estudiante, yo en la Universidad Autónoma de Nuevo León, yo en el Tec de Monterrey —ya lo dije—, en la UDM o en la colonia, o en el problema de vivienda. Y empieza a buscar por dónde y sí, encuentra en la Otra Campaña este espacio, pero todavía tiene que pelear que su mismo compañero de Nuevo León lo escuche.

El ejemplo que nos da la compañera del movimiento lésbico es claro, porque lo que le faltó decir ahí, es que mismo dentro de la Otra Campaña tiene que conquistar su espacio como diferencia sexual. Y ahí, a lo mejor aquí topa pared con los regiomontanos —que ya dijo el otro que somos muy machos, dice—, pero va a encontrar los puentes en otras partes de la República, donde este movimiento está más afianzado, o más o menos afianzándose.

Pero que tiene que construir un debate sobre la identidad, por ejemplo de la disidencia lésbica: si es disidencia, si es diferencia, cómo es. Todo esto que si va por el camino de modificar las leyes o va por el camino de imponer su presencia y hacer valer sus derechos.

Y así en cada lugar, o cada sector. A lo mejor el movimiento sindical de trabajadores encuentra puentes en otros movimientos sindicales que están surgiendo, o en grupos de trabajadores que ya no se están planteando la cuestión sindical. Que son los trabajadores de la maquila y las trabajadoras. Están con salarios de 45 pesos y con jornadas laborales de 14, 16 horas, contra la pared. Además es un movimiento obrero de raíz indígena, por este escalón que les digo.

Entonces los trabajadores normales se migran para otro lado o pasan de generación, y son los indígenas de la montaña; por ejemplo, la región de Puebla son indígenas que bajan de la montaña y ahora son obreros, pero siguen siendo indígenas. Entonces le da una composición muy otra, muy de confrontar en la línea de producción al patrón y rebelarse contra él. Y es una generación entre los 15 y los 20 años, que no tiene otra expectativa más que estar sobreviviendo y sobreviviendo, o luchando y luchando.

En el momento en que vemos nosotros, en el momento en que se abre otra posibilidad u otro camino, es cuando mucha gente se acerca pero con escepticismo: “vamos a ver a ver qué”. Si a esa gente que está allá fuera que dicen que es tan mala y tan enajenada —como lo dijeron— la metemos a esta asamblea, pues dicen: “no, pues yo mejor no”. Porque son los mismos rollos de siempre, el mismo lamento, la queja —como decía la compañera— y no está la propuesta ni siquiera de que sí vamos a poder convencer a la gente. Esa fe o esa necedad —que decíamos nosotros— que tenía que tener la izquierda, de cuando todo está en contra, como quiera pues, darle para adelante.

Entonces, nosotros decimos que estas asambleas o estas reuniones sirven para presentarnos y para conocernos. Pero sí sentimos —como dijo el compañero pues al final— pues que apenas hasta aquí se están conociendo. Y esa es la primera parte. Pero también los está conociendo ahora San Luis y Zacatecas. Y luego los va a conocer Tamaulipas, a través de esto que es la Otra Campaña.

Cuando acabemos esta parte del presentarnos entre todos —que era el norte el que nos faltaba—, tenemos que definir algo básico, es: ¿qué somos compañeros? Porque vamos a invitar a la gente a la Otra Campaña y el Partido de los Comunistas va a decir una cosa y los comunistas libertarios van a decir otra, y Tierra y Libertad va a decir otra. Y cada uno de los grupos que aquí se presentaron, van a ir a decirle a la gente que la Otra Campaña es una cosa diferente a la que está proponiendo el otro.

A lo mejor sí y a lo mejor no. Falta que la Otra Campaña se dé su rostro propio. Y no se trata de que convenzamos aquí, por ejemplo el grupo de la Convención o los compañeros telefonistas o los del Partido de los Comunistas, vamos a convencer a todos los que están aquí de que la Otra Campaña deben ser estos seis puntos, estas características, esta forma organizativa.

Se trata de que tenemos que preguntarles a todos, incluso a los que no están aquí por el problema laboral, porque tienen que trabajar, porque tienen que cuidar a la familia, por todo lo que ustedes mismos nos explicaron.

Entonces lo que nosotros estamos proponiendo es que en lugar de que la Otra de Nuevo León decida los seis puntos, que cada grupo o colectivo o individuo, decida cuál es su Otra Campaña, responda sus seis puntos. Y que esa propuesta la conozcan los demás. Habrá quien este de acuerdo y haber quién no.

Y en determinado momento consultemos a todos a nivel nacional, no nada más aquí en Monterrey o en la zona conurbana o en Nuevo León. Y podamos sacar un resultado en enero y decir: “esta es la Otra Campaña, éste es el perfil que tenemos, ésta es la voz que tenemos, ésta es la propuesta que tenemos”. El que quiere entrarle le entra y el que no se va. Entonces ya podemos ir hacia fuera y empezar a decirle a la gente qué es lo que nos hace diferente y cuál es nuestra propuesta.

Entonces lo que nosotros les estamos pidiendo no es que se reúnan a discutir los seis puntos, sino que se reúnan a organizar la discusión y la consulta. Porque si se reúnen a discutir va a ser a ver quién gana y es donde la gente se va a ir, o sea las asambleas se empiezan a vaciar. Porque ya son concepciones políticas diferentes, ya no es así cuestión de argumentos.

Entonces que se organice esa consulta interna para diciembre, donde Nuevo León pueda decirnos al resto del país: aquí hay tanta gente que piensa que la característica debe ser anti patriarcal —que es el ejemplo más frecuente—, o que debe incorporar las diferencias de preferencia sexual como un punto primordial o un punto secundario, que debe ser una estructura de asamblea, que debe ser una estructura jerárquica, que tiene que tener un mecanismo de redes, que tiene que tener un mecanismo de representación de congreso, como sea cada quien.

Para entonces ya en el resto del país tomar esas definiciones básicas y no estar cargando con los grupos que andan con los pies en dos lados, ¿no? Que fue lo que pasó ahora en el proceso electoral: gente que estaba en la campaña electoral y estaba en la Otra Campaña, por lo regular para jalar agua al molino de la campaña electoral.

Y entonces ya definido esto, compañeros, entonces seguiría la siguiente etapa de empezar a trabajar con la gente de afuera, pero no para meterla a un movimiento —que es la Otra Campaña—, no se trataría de reclutar, se trataría de levantar el Programa Nacional de Lucha. Que lo que está pasando es que necesitamos, no que el grupo de telefonistas concientes y decididos digan qué es lo que hay que hacer en el sector telefonista, sino que todo el sector de trabajadores halle una forma de entrarle.

Nosotros pensamos que la forma de entrarle es con el acompañamiento del EZLN, por ejemplo. O con los colonos o con los maestros —que nos explicó la maestra que en el magisterio 50 pues está la estructura charra sindical— o con los estudiantes del Tec o los de la Autónoma de Nuevo León y todo eso.

Si nosotros le empezamos a tratar de entrar ahí y decir: “no, no queremos que votes por nosotros, ni que entres a la organización ni que te afilies ni nada. Queremos que nos cuentes tu historia, cuáles son tus problemas y cómo crees que se van a resolver”. Para que de esta forma el Programa Nacional de Lucha de Nuevo León, de la zona conurbana, sea hecho por la gente de abajo de Nuevo León.

Como quiera, les decía, va a reventar, porque va a reventar pues —no le vemos pues otra salida— el viejo sueño de la burguesía neoleonesa de convertirse en el modelo de todo el país se va a ir al carajo, pues. Su viejo sueño de construir una burguesía nacional se va a ir al carajo antes de esto, porque se lo van a comer los gabachos pues —ésos no van a robarnos el dinero ahí a uno o a otro, le van a robar al que tiene y el que tiene nos está robando pues a nosotros—.

Entonces, la única alternativa que tienen de sobrevivencia es desaparecer paradójicamente y convertir no sólo el estado de Nuevo León o la cuenca del Burgo, sino el país entero en un estado de la Unión Americana. Y pasar la frontera hasta el Suchiate, hasta Guatemala, o más para abajo, ya porqué se van a detener, ¿no?

Entonces si se va a dar este movimiento se necesita que la gente se siente identificada con una propuesta y una bandera. Y no a la hora de que aparezca ahí su demanda, es que a la hora de construir esa demanda hubo alguien que llegó y le preguntó ¿quién es usted compañero, compañera?, ¿qué le pasa? Eso no lo está haciendo nadie, porque estamos interpretando desde nuestros colectivos, desde nuestros escritorios, desde nuestros centros sindicales o de acción política, lo que la gente piensa o dice, y por eso decidimos: “es que la gente no me entiende, es que la gente no tienen conciencia”, habría que buscarle por ese lado.

Nosotros lo que les proponemos es que antes de ese paso, se hagan un cuerpo, de trabajo, en una unidad organizativa de trabajo, cuya tarea principal sea responder —con todos los compañeros que son adherentes—, a la pregunta: ¿qué Otra Campaña quiere Nuevo León? Y va a ser diferente qué quiere el sur de Nuevo León o la zona ésta de Linares —donde vamos a ir al rato— a cómo dicen los trabajadores, cómo dicen los estudiantes, cómo dicen los maestros, lo que estuvieron pasando pues aquí.

Y entonces poder construir ese trabajo y poder darnos esta respuesta. Y poder construir todo, la respuesta del norte, toda la respuesta del resto del país y poder decir: “ahora la Otra Campaña es de esta forma”.

Entonces, en la siguiente etapa que empieza en febrero, marzo, que ya vienen los otros delegados: el 1,2, 3, 4, 5, 6, que ya se plantan aquí en el norte, pues ya se trata —no de reunirnos así— sino de ir con los telefonistas, de ir a la universidad, de ir a las colonias populares, de ir a donde están los problemas y empezar a preguntarle a la gente.

Aunque al principio parezca que va a provocar desconfianza, nosotros lo que hemos visto es que pasa lo contrario. Empieza a hablar uno, y luego otro, y otro, y otro, y se empieza a crear el mecanismo de que hay alguien que me está escuchando y me está demostrando que me va a tomar en cuenta, no sólo porque esté tomando el apunte en un cuaderno, sino porque lo respalda una estructura organizativa: la Otra Campaña. Aunque sea comunista, socialista, anarquista, libertario, zapatista civil o lo que sea cada quien, hay un movimiento que es el que lo está respaldando, o sea está proponiendo una salida, y eso es lo que está proponiendo la Otra Campaña: una salida.

Por eso les pedí que mejor nos dijeran qué estaba pasando aquí en lugar de discutir los seis puntos, no es que no sea importante, es que no es el mecanismo aquí, sino que cada quien tome ese decisión y luego la confrontemos con todas las demás. Y la parte que era importante es que el resto del país, a través de los medios, supiera quiénes son sus compañeros en la zona conurbana o en Nuevo León, o en Monterrey.

Ahora ya lo saben y van a ver que van a poder construir esos puentes para otro lado.

Pero para eso se necesita algo, y yo veo este problema —pues se los digo— porque yo vi que no se escuchaban entre ustedes y veo difícil que ahora escuchen a la Comarca Lagunera. Y la tienen que escuchar, porque es ahí donde se responde a la pregunta de si están solos o no. Porque si se ven en Monterrey se sienten solos, pero si ven a los lados, van a ver que no. Ni como diferencia sexual, ni como trabajadores, ni como estudiantes, ni como jóvenes, ni como maestros, como nada esto, es ese puente que se está, que se está creando.

Y así como Atenco recibió la muestra de solidaridad de Monterrey, va a llegar la hora en que Monterrey va a recibir la solidaridad de otras partes, en el momento en que, empiece a tener luchas dentro de la Otra Campaña o como parte de la Otra Campaña.

Y entonces sí van a ver que el efecto que se produce es diferente a que el movimiento sea solamente local.

En resumen compañeros, se trata de que Monterrey, la región conurbana, la zona conurbana y el estado de Nuevo León vuelva a ser parte del país. Y en este caso su lugar es la Otra Campaña.

A lo mejor así pueden librar los problemas que mencionaron, por ejemplo, los estereotipos que intercambian: que si es de la innombrable entonces es fresa, y si es de los comunistas entonces ahí trae un piolet para darle a alguien, o que si es socialista va a comerse a los niños —no sé los estereotipos—, que si es regiomontano tiene que traer bota de tacón y hebilla grande, lo que sea. No pues, que sea cada quien, porque allá afuera no lo tenemos, quiero decir en el resto del país no lo tenemos pues ese estereotipo y estamos aprendiendo a construir pues esos puentes.

En resumen, compañeros, hay que reunirse otra vez, ya entre ustedes, sin cámaras y sin micrófonos y acordar un trabajo que es: cómo discute cada colectivo y cómo se hace la consulta. Porque luego va a venir la chamba de que bueno ya vamos a la siguiente etapa, y ¿cómo le vamos a hacer?

El problema que hay que resolver primero es con quién. Y la primera respuesta que tienen va a ser con los zapatistas, aquí vamos a estar pues con ustedes. Yo o los compañeros Comandantes y Comandantas que les toque de este lado. Y entonces vamos a poder aprender junto con ustedes ese problema que señalaron de que tenemos que cambiar todo, pues también quién nos está acompañando.

Ese es mi palabra, compañeros y compañeras. Gracias que nos pusieron aquí en el sol y en el viento, porque no sé si era una prueba de resistencia para la Otra Campaña en Nuevo León, pero yo aguante, ya tengo bien jodidos los ojos, pero sí aguante hasta el final.

Entonces, ahorita al rato nos vamos a ir para Río Verde, para Linares, sería bueno que los que pudieran se lanzaran también para conocer, porque hasta donde yo me quede cuando me fui, todavía era Nuevo León ahí.

Sale, gracias compañeros, compañeras.


Ejido Río Verde, Linares, Nuevo León
Reunión con ejidatarios
15 de noviembre del 2006

Buenas tardes compañeros y compañeras. Les voy a pedir un poco de paciencia para contarles varias cosas. Voy a empezar al revés, o sea por el final, y les voy a explicar porque vale tanto dinero este papel.

Este papel quiere decir que desde el día 8 de noviembre, o sea hace siete días, el secretario de la Reforma Agraria, el director del Fideicomiso del Fondo Nacional, el gobernador del estado de Nuevo León, el secretario general del gobierno del estado de Nuevo León, el presidente municipal de Linares, el director de la Agencia Estatal de Investigación, y el director de la Policía y Tránsito de la ciudad de Linares, están violando la ley. Ustedes los pueden acusar de invasores.

Por eso vale tanto esto. Porque esta ley, este papel lo da el Poder Judicial de la Federación. Entonces, arriba de él no hay nada. Entonces, toda esa gente está en delito. Y ustedes los pueden demandar por las 300 cabezas de ganado, que bajaron de peso —aunque no se mueran—. Ustedes pueden decir: en este tiempo que estuvo encerrado ahí, de estos días. Porque aquí está la orden que tiene que surtir efecto el día 8 de noviembre, a las 10 horas con 35 minutos de la mañana. Si no cumplían.

Entonces, desde ese día hasta el día de hoy que es día 15 están violando la ley ellos y los pueden meter ustedes a la cárcel. Todos éstos, porque son los que mandan. Y este papel está diciendo que la orden que les da a ellos es que tienen que suspender todo, y además tienen que demostrar que lo suspendieron. Y no sólo no lo suspendieron, sino que están metidos ahí.

Por eso, no vale 10 mil pesos este papel, vale mucho más. Porque no quiere decir nada de la tierra, la tierra ya la ganaron. Aquí dice el papel, está desde los certificados de Zedillo y de Fox: la tierra es suya. Aquí lo que dice en este papel es que en esa tierra suya… Has de cuenta que se metieron a su casa, entonces, usted puede decir: este señor está en mi casa sin permiso. A la cárcel lo tienen que meter y tiene que pagar daños y perjuicios. Pérame.

Eso es lo que no quieren que se sepa. Por eso les están quitando los papeles y les dan lo que quieran. Si hubieran pedido 15 mil, 20 mil pesos, se los hubieran dado. Porque tienen que indemnizar por todo eso. Aparte de que van a perder el cargo el de la Policía de Tránsito de Linares, la Ministerial. Toda la policía que está metida ahí y la Agencia Estatal de Investigación, que en lugar de estar combatiendo al narcotráfico está molestando aquí a los campesinos.

Entonces, quiera que sí lo va a sacar Televisa, que por aquí anda, porque este papel demuestra que el gobernador González Parás, desde ahí hasta el último gato que tiene pues, el presidente municipal aquí en Linares, están violando la ley fundamental de la nación y hay una orden judicial en contra de ellos. Si la misma gente de aquí de Río Verde se organiza, además de que tiene que salir de ahí, les pueden poner una demanda millonaria por cada cabeza de ganado, por cada grillo, por cada gusanito que hay allí.

Porque se metieron a su casa y les están haciendo ese daño. Por eso no quieren que se conozca. Porque legalmente no sólo les pertenece la tierra, sino les pertenece el derecho de demandar a los que están todavía ahí. Por eso no quieren que se sepa. Exactamente, como allanamiento de morada. Nomás que en este caso es invasión, invasión de terreno. O sea, son invasores, y además están usando las armas y los uniformes donde no deben usarlos.

O sea, están metidos en un problema muy grave. Pero ellos, no ustedes. En el momento en que se conozca esto —que es lo que estamos haciendo nosotros, que se den a conocer los problemas que hay—, pues cualquier abogado puede decir: “no pues me voy contra el gobierno del estado”. Y le puede costar el puesto, a la mitad de su periodo, a González Parás. Y ya no se diga al Chuchito ése que se fue corriendo a Estados Unidos ¿cómo se llama? Ése mero. Ése porque, a ése lo pueden acusar de defraudar a los ejidatarios.

Todos, desde ése, ese es el Chuchito —chuchito le decimos allá en Chiapas a los perritos, entonces por eso digo chuchito—…

Una compañera: —Subcomandante, una pregunta: ¿sería la demanda en la Procuraduría federal, o aquí mismo en el estado?

SCIMarcos: —No, éste es delito federal, es la PGR.

La compañera: —¿La federal allá en México?

SCIMarcos: —Sí, porque la estatal ya ven los están matando los narcotraficantes, donde quiera están cayendo pues.

Lo que les van a proponer es un arreglo. Porque ahorita ya se va a conocer. Que es lo que no querían, que se supiera. Querían mantenerlos en el problema de que si la tierra vale o no vale. Pero este papel es otra cosa. Este papel ya es para que procedan penalmente contra ellos. Como ya se va a saber, les van a proponer trato. O no sé pues, pero ahí es importante que ustedes lo que decidan, pues lo decidan juntos. Porque juntos es como se defendieron.

Ahora, yo les voy a contar lo que ha pasado en otras partes. Porque hay una historia que no les están contando. Sí quieren hacer un aeropuerto, no una aeropista. Les voy a decir por qué. Porque la zona conurbada de Monterrey se está jalando para este lado. Y la zona conurbada de Ciudad Victoria también para este lado. El plan de los grandes capitalistas es hacer grandes ciudades, grandes. O sea, va a empezar en Saltillo y va a acabar en Victoria.

Entonces, este lugar es clave, junto con el ejido El Refugio que es el que está al lado, para hacer un gran aeropuerto. Nada más que empiezan con uno pequeño: la aeropista. Ése es el que se encarga de sacar a los ejidatarios. Ése es como el pez chico, y luego llega el pez grande y se come a ése.

Entonces, miren: les pagaron 10 centavos por metro cuadrado. Nosotros estuvimos en Hidalgo, el metro cuadrado, después de que se hizo el plan del aeropuerto —todavía no está hecho— ahí en Hidalgo, está a 800 pesos el metro cuadrado. Sin construcción, nada más con que se sepa que va a haber ahí un aeropuerto. En cuanto se construya el aeropuerto, de mil a 2 mil pesos el metro cuadrado. Y a ustedes se los van a pagar a 10 centavos. Porque eso lo tienen que tomar en cuenta. Porque el precio justo que decía la maestra, es que les tienen que pagar una millonada por ese terreno. Porque les voy a decir qué pasa:

En el momento en que se construye el aeropuerto, todas las tierras de alrededor suben de precio. Porque es cuando se instalan los hoteles, las tiendas, las carreteras, las gasolineras, las gaseras, todo lo que necesita el aeropuerto para que esté bajando y subiendo la gente. Entonces, sale muy caro el terreno. Y todo lo que ven ahorita que no hay: pavimento, inmediatamente empieza a entrar la luz, el drenaje, jardines. Todo lo que no había cuando estaba la gente pobre. Cuando va a entrar la gente rica, entra antes.

Ustedes saben la historia pues de la gente que está jodida. Ve un terreno así solo pues, enmontado, así como se ve. Y poco a poco va levantando su casa. Y ya después de tiempo consigue luz, y después de tiempo agua, y luego drenaje. Los ricos es al revés: primero entran todos los servicios, y luego llegan a vivir ellos ¿qué no?

Entonces, lo que ellos querían hacer antes de este papel, pues es engañarlos como dijeron. Entonces, les empiezan a decir… Les cuento lo que les dijeron allá. Le dijeron a los ejidatarios: “te conviene vender la tierra, porque el producto no sirve”. Por eso, no hay proyectos. Porque lo que quieren es que ustedes dejen la tierra y la mal vendan.

Y entonces le dice: ¿pero qué va…? —dice, como dijeron las señoras— dice: “pero yo ¿qué le voy a dejar a mis hijos?” Y entonces, dicen: manda a un licenciadito o una licenciadita que eche mucho rollo y que maree a la gente pues que no tiene estudio. Y le dice: “no, te conviene porque ya en el aeropuerto tú vas a poder manejar un taxi”. Mentira, porque el aeropuerto viene con todo y el taxista. Viene de otro lado.

Le dicen: “no pero es que te vas a tener empleo de albañil, a la hora que estén construyendo todo y vas a ganar buen dinero”. Mentira, los albañiles los traen de otro lado, porque les cobran más barato. Si ustedes están viviendo aquí y están organizados, pues exigen un buen salario. Entonces, lo que hacen es que se jalan a indígenas de Puebla, de Oaxaca, de Veracruz, de Chiapas, a que vengan a trabajar por cualquier cosa, o por nada, nomás con que les des la comida. Y los meten en galerones.

Entonces, la tierra que era de ustedes, de sus padres, de sus abuelos, de sus bisabuelos, la van a ver detrás de una reja. Si es que es de malla. Y no la van a ver si es de cemento. Y van a quedar más pobres, porque luego se van a dar cuenta que ahí en el metro de tierra donde vivían o donde trabajaban, ahora hay una gran construcción. Y ese dinero, no lo recibieron ustedes. Un tanto le dieron a chuchito, otro tanto le dieron al presidente Municipal, a Livas y a todo. Pero el mero rico, el mero rico, que es el que tiene los aviones, ése todavía está ganando más.

Y entonces, los grandes ricos van a bajar aquí y Linares no va a existir. Va a ser todo una… Si de por sí se ve en toda la carretera que venimos que está poblado y poblado, y poblado, y poblado, casi no hay carretera libre. Todo está metido así, desde Monterrey a Monte Morelos, y de ahí para acá. Así es su plan, y hasta Victoria. Porque se trata que de aquí se va a juntar todo y todo se va para los gringos. Toda la industria pues, y todo el agropecuario también se va para allá.

Pero entonces, a ellos lo que les conviene es tener grandes extensiones de tierra. Y en un lugar dicen: aquí va un aeropuerto, y aquí va una hacienda. En la época de Porfirio Díaz es: aquí va una estación de ferrocarril y aquí una hacienda. Igual ahora: grandes extensiones de tierra de latifundistas, pegado a los medios. Nada más que como ya no hay ferrocarril, ahora hay aeropuertos. O puertos pues, en el mar.

Porque acuérdense que de aquí ya luego se corren pa Tampico o pa Matamoros. Entonces, de ahí pueden jalarlo para Europa, o para Centroamérica. Pues es prácticamente que están en la orillada de cualquier punto de salida.

Y luego como están aquí, pues no es el problema que tienen los gringos de estar en la frontera. Por eso, los gringos no quieren que se hagan construcciones muy cerca de la frontera, porque tienen miedo que se brincan los mexicanos, y las mexicanas pues, los migrantes.

Entonces, este lugar que está aquí en Río Verde, esta mero. O sea, cualquiera que lo vea diga: aquí, aquí es. Y ¿quién está estorbando? Pues ustedes. Y a ellos no les importa pues si los engañan y todo eso. Viera pues que se le prendió el foco a los compañeros ejidatarios —éste está a nombre de Fidel Flores Jiménez— que se defendieron. Sino, pues ni siquiera se hubieran dado cuenta. Y gracias que nos invitaron pues que nos podemos dar a conocer para otros lados.

Porque aquí legalmente, no se necesita tomar las armas, ni agarrar machetes ni nada, porque legalmente el que tiene que preocuparse es desde Chuchito hasta González Parás. Son los que tienen que preocuparse pues de una demanda penal.

Entonces, lo que tendrían que hacer —pensamos nosotros— es seguir el procedimiento legal porque ahí está. Y a ésos de una vez avisarle a los policías que están ahí: pues ahí lo vean porque están cometiendo un delito. Y el gobierno grande no va a… no lo va a pagar. Van a ver que le van a decir: “agarren al jefe de la policía que está ahí, porque se metió sin permiso, yo no di la orden”. Vas a ver que así va a decir. Y a los que van a meter al bote o van a hacer que paguen son a los que están ahí. Hay que ir a avisarles, a ver si quieren estar ahí.

Porque ¿tú crees que González Parás o el presidente municipal de Linares va a ir a la cárcel? No, pues va a mandar a ésos. Va a decir: “yo les dije que no se metieran, y se metieron sin permiso”. Hay que avisarles, porque aquí está el documento, y es del Poder Judicial de la Federación, o sea no es del estado. Es de lo más arriba que hay, o sea ni siquiera Fox está arriba del Poder Judicial de la Federación.

Entonces, ahí está el papel y está firmado y vale. Por eso les estaban dando 10 mil pesos. Pero si hubieran perdido 100 mil se los dan, pero lo van a perder. Entonces, eso es lo que está aquí. Sí vale, porque todos los propietarios de las 300 cabezas de ganado, y todo lo que está adentro, ya está… Lo que haya pasado, o lo que pase, que ustedes digan, lo tienen que pagar ellos porque invadieron. Bueno, entonces está esa parte.

Ahora les cuento yo de que qué estamos haciendo aquí y quiénes son pues los que vienen. Miren, nosotros somos que le decimos pues la Otra Campaña. Que no es que estamos como los partidos políticos buscando votos. Ni que venimos a tirar rollo, sino lo que venimos es a conocer a la gente. Estamos recorriendo todo el país, porque queremos conocer el México que no sale en las noticias. Porque si Fox dice una tarugada, rápido sale en las noticias. Pero si Chuchito hace su pendejada, nadie lo dice pues.

Entonces, no nos enteramos. Y como no nos enteramos pues parece que no se puede, parece que está solo, parece que sí le pueden poner a uno el pie en el cuello. Y eso es lo que estamos haciendo pues. Conociendo otras luchas para que otros la conozcan. Y ahí van a ver pues que se dan cuenta otros de que están fuertes, que no están solos.

Otras compañeras mujeres que están en la Otra Campaña que las escuchen a ustedes de otras partes del norte de la República, o del centro o hasta allá hasta Chiapas, pues van a sentir fuerte su corazón, porque pues están bien bravas —ya hasta ya me quería bajar, porque dije a lo mejor me va a tocar a mí también—.

(Inaudible lo que dicen las compañeras) Sí, de por sí.

Una compañera: —Y porque no estaba yo.

SCIMarcos: —Yo les firmo eso, se los corroboro pues… Claro, no hay que dejarse compañeras. Entonces, lo que pasa es que cuando a uno le están haciendo una injusticia y pues está así en un rincón del país, y nadie le hace caso, pues siente que no va a poder. Y lo que estamos haciendo es hablando pues con los lugares donde nos invitan, donde está mero jodido, olvidado y que se está la gente luchando, ahí es donde estamos llegando.

Y entonces, junto con nosotros vienen compañeros de otras partes de México y de otras partes del mundo. Y ésos lo que hacen pues es las fotos, la grabación, el video, para que lo conocen otros compañeros y otras compañeras allá. Entonces, a lo mejor hasta el día de hoy, sólo aquí se sabía esta lucha. Pero ya a partir de mañana, en todo México nuestros compañeros van a saber la lucha.

Y si quieren hacer una maldad en contra de ustedes, pues nosotros en todo México, vamos a protestar. No sólo México, también los que están del otro lado, porque son mexicanos que se cruzaron allá por la necesidad, ellos también están de acuerdo con nuestra lucha. Y en otros países. Entonces, eso es lo que podemos hacer. Que a veces parece poco, pero en realidad es mucho, porque es donde la gente se da cuenta que se puede apoyar una pues para otra.

Y entonces, miren: lo que nosotros estamos viendo que es que esto que nos contaron pues ya lo vimos en el resto del país. Pero ahora sí que ya cayó el mal. O sea, ya los engañaron a todos, les quitaron la tierra, ya hasta el aeropuerto se está construyendo. Y esos campesinos andan como —y sus familias— como si fueran fantasmas por el mundo pues. Sin donde tener raíz, porque vendieron ahora sí que su raíz. Y algunos pues se van para el otro lado, otros van a buscar trabajo en las ciudades, pero pues no tienen descanso. Eso es lo que nosotros vemos.

Miren: nosotros vemos que lo que están haciendo los gobiernos, en todo el país, desde Fox, Calderón, hasta el Chuchito de cada ejido, es que se están vendiendo con los ricos. Y siempre cuando va a haber elecciones pues llegan y nos dicen: no, yo les voy a cumplir y yo les voy a traer mucha ayuda y no sé qué. Y como hablan bien bonito, pues hay gente que se lo cree. Y piensa que por ahí es. Que si cambiamos de gobierno, pues las cosas van a salir mejor.

Y en algún lugar nos dicen: ya no queremos que salga un buen gobernante, queremos que salga uno que no robe. Pero pues ¿quién no roba? Hasta ahorita pues no lo conocemos. ya casi nomás nos falta un estado y no hemos visto uno que no robe.

Entonces, lo que nosotros estamos diciendo —los que estamos en las organizaciones de la Otra Campaña— es que en lugar de estar viendo para arriba a ver si ojalá venga un salvador y que nos haga el bien, por favor, y todo eso. Pues vemos que nuestra propia lucha es la que ha hecho las cosas. No una persona. Sino que es cuando la gente se organiza y se defiende o lucha por algo que necesita.

Entonces, nosotros dijimos: lo que nosotros tenemos que hacer es ver hacia abajo. Vernos entre nosotros. Y presentarnos, así como se presentan:
—Y usted ¿cuál es su gracia? —decimos allá—. ¿Cómo se llama?
—No pues yo me llamó tal.
—Y usted ¿qué hace?

Y uno empieza a contar su historia, nada más que de colectivo. Hagan de cuenta pues que es la señora Río Verde, que la encontramos:
—Y usted ¿cómo está?
—Pues yo soy de allá por Linares y éste es mi problema y no sé qué.

Y yo le cuento de la señora zapatista, en el EZLN. Entonces, nos conocemos. Y entonces, decimos nosotros: pues pongámonos de acuerdo para ayudarnos, para apoyarnos. Usted está aquí y yo estoy allá. En veces, usted va a necesitar que la apoye, yo la apoyo desde allá. Y en veces, voy a necesitar yo, y usted me apoya desde acá.

Entonces, nosotros no estamos proponiendo que venimos a mandar aquí los zapatistas. No, que la misma gente de Río Verde, los ejidatarios, son los que mandan. Y el gobierno tiene que obedecer. Eso es lo que cambia. En lugar de que el presidente municipal viene a dar órdenes. O viene el Livas ése o los otros a dar órdenes, los que son autoridades tenían que obedecer.

Como nos platicó pues el compañero que tiene el problema ahí que lo amenazan pues, porque uno exige sus derechos. Dice: el gobierno tiene tal problema. Y entonces dice: ah entonces yo te busco otro problema a ti. Y le quiere hacer la trampa pues, de vamos a negociar. Porque es lo que van a hacer con ustedes: quita esta demanda que me vas a hacer por invadir tu terreno, o si no yo te voy a buscar un delito. Y entonces, ahí tienen que permanecer unidos. Porque si no luego al profesor, o a los que pasaron a hablar le van a decir: no pues es que robó vaca, o es lo que sea, para meterle miedo y amenazarlo. Pero ahí es donde se tienen que mantener unidos pues.

Y nosotros lo que vamos a hacer pues es llevar lejos este pues, esta lucha que tienen. Pero que además, pues yo veo que en el terreno legal no tienen problema. Porque hay gente que ni eso ¿eh?

Porque en todo el país lo que hemos visto es lo que nos platicó el maestro, que es que están haciendo trampas para quitarle a los ejidatarios la tierra, aunque la tierra esté jodida. Y uno dice: ¿y para qué quieren esta tierra si es pura piedra? Pues resulta —como dijo la compañera— que abajo hay petróleo, hay uranio, o hay agua. Pero no la vemos, pero ellos sí la ven porque tienen sus estudios.

Entonces dice: ahí no hay nada. Tú diles que no sirve para nada su tierra. Pero resulta que si perforas un pozo, encuentras petróleo, o agua, o algún mineral que todavía ni conocemos nosotros pero que ellos sí conocen. Entonces, empiezan a engañar a la gente. Peor si son pueblos indios.

En los pueblos indios la tierra es comunal, ni siquiera ejidal. Es del común. Y a cada quien se le asigna un sitio, para que siembra y para que viva y entre todos lo cuidan. Entonces, ahí donde está el agua, que está limpia, que no han echado a perder, son pueblos indios. Donde hay bosques todavía con árboles altos para la madera, son pueblos indios. Donde hay petróleo, son pueblos indios o campesinos, como aquí en la Cuenca del Burgos.

O sea, donde está lo que todavía vale, que no se ha roto, que no está lleno de polvo, que todavía está verde, que tiene vida, es donde están los pueblos indios y los ejidatarios, o sea los campesinos. Entonces, lo que se trata es de que un plan grande. Y todos los gobernantes lo que están haciendo es ese plan.

Miren: nosotros contamos esta historia porque nosotros somos indígenas, de allá de Chiapas, de raíz maya. Y pues nosotros no pudimos hacer esto compañeros, de este papel, porque ni siquiera hablamos español. Nosotros hablamos lengua maya, y somos mexicanos y queremos seguir siendo mexicanos. Pero allá no llegaba ni el ejidatario. Y entonces, pues había mucha desesperación.

Entonces, ni siquiera por medio legales, porque pues nosotros, si hablamos nuestra lengua, se burlan de nosotros. Aunque nosotros lo hablamos antes de que hablan español pues. Nosotros hablábamos esa lengua y el español no existía todavía. Y cuando llegan los españoles, pues conquistan y entonces ya nos meten otra lengua. Pero también si hablas, si aprendemos a hablar hablamos como chueco, porque no es nuestra lengua ¿no?

Y pues seguimos con nuestra ropa, nuestra cultura, y pues somos chaparritos, morenitos, gorditos, de por sí pues como los indígenas. Y entonces, de por sí las autoridades nomás lo ven a uno y dicen no, pues pinche indio, pinche india. Pero a veces, no namás ahí cuando vas con un papel, es cuando vas con el doctor. Entonces, nosotros estábamos en esa situación y pues mucha mortandad, por enfermedades porque no había hospitales, ni nada. Y mucho engaño de los intermediarios, de los coyotes.

Pues entonces, no tuvimos otra más que las armas. Y nos alzamos el primero de enero de 94, que fue cuando nos conocieron pues en el resto del país. Y ahí salió que como nuestra gente somos un chingo, somos decenas de miles, y cuando íbamos a salir a pelear pues está la pena de que… Haga de cuenta pues la señora si la van a conocer que está ahí peleando, pues le van hacer daño a su hijo, o a su hermano, lo que sea.

Y entonces, dijeron los compañeros: no pues vamos a tapar la cara para que no nos miran quiénes somos. Y entonces ahí como hay un lugar donde hace mucho frío, los mismos indígenas hacen pasamontañas de lana. Entonces, nos tapamos así, salimos a pelear. Y entonces fue cuando se hizo la bulla. Llegaron los periodistas y vieron. Pero fíjate: vieron a los indígenas cuando se taparon la cara. Porque cuando no traían tapada la cara, no los miraban ¿sí?

Y entonces, ya llegó nuestra idea, dice: no pues entonces que sea nuestro símbolo ése. Vamos a seguir con la cara tapada para que le de vergüenza al gobierno y al rico, que sólo así ven a los indígenas. Bueno, pero allá estamos nosotros. Y así como platicó la compañera del DF, pues hicimos marchas y vueltas para que el gobierno nos reconoce como indígenas.

Nosotros no queríamos tierra, ni dinero, ni cargo. Queríamos que la ley —ésta que ahorita los está protegiendo a ustedes— exija que respeten a los indígenas, que nos se burlen de ellos, que no los engañen. En todas partes donde hemos pasado, las cárceles están llenos de indígenas, porque no hablan español. Lo agarra la policía, lo pasa y le dice que mató a su papá. Y resulta que el que le lleva la tortilla es su papá. El que le lleva la tortilla a la cárcel.

Eso nosotros lo vimos en Chiapas, cuando nos alzamos en armas. Y le preguntamos al compa eso —porque hablábamos en lengua—.
—¿Por qué estás en la cárcel?
—No pues porque maté a mi papá.
—Y este señor que te trajo la tortilla ¿quién es?
—Mi papá.
—Y entonces ¿cómo que lo mataste?
—No pues es que así me dijeron y yo hablo lengua, no me puedo defender.

Pero nosotros sabemos que el que tiene que estar en la cárcel es González Parás, no el pobre pues que está ahí, que es el que está ahorita en la cárcel. Entonces, nosotros estamos viendo esto, pedimos esta ley, y pues no nos cumplieron los políticos.

Entonces, nosotros dijimos: ¿para qué vamos a estar hablando con los políticos, vuelta y vuelta, si no te respetan pues? Te ven que estás jodido y no te respetan. Y te engaña. Te dice: firmo aquí y no sé qué. Pues aquí está que firmó Fox, y firmó Zedillo y no lo respeta el otro.

Entonces, nosotros decimos: bueno, pues en lugar de hablar con los políticos, vamos a hablar con la gente. Así como nosotros, igual que nosotros. No vamos a hablar con los grandes señorones, sino con la gente humilde y sencilla que trabaja el campo, que trabaja en la ciudad, que son estudiantes, maestros, toda esa gente. Y vamos a preguntarle ¿cómo viven? Y si va a luchar.

Pero nosotros no queremos luchar con las armas. Nosotros queremos mejor luchar de movimiento civil y pacífico. Porque ya lo vimos que con las armas, pues luego hay mucho perjuicio pues. Dijimos: no, pero es que si hacemos una unidad de todas las gentes que están abajo, pobres, en todo el país, pues entonces sí ya tenemos mucha fuerza y podemos hacer muchas cosas.

Y entonces, nosotros estamos pensando que ¿cuál es el problema que tenemos? Nosotros decimos: ¿cuál es la piedra que no nos deja caminar? Pues los políticos. Pues los políticos pues que nomás están enriqueciéndose y no hacen nada. ¿Qué trabajo hace el presidente municipal de Linares? Rascar sus coyolitos, nada más pues, si es que tiene todavía. Pero no hace otra cosa. No trabaja, no trabaja la tierra y todo eso. Y entonces, él ¿cómo va a decir?

Nosotros decimos: hay que quitar a los políticos y a los grandes ricos, y que la tierra sea de los campesinos. Las empresas sean de los trabajadores. Cambiar todo. Y entonces, ahora sí poner un gobierno, otra vez, el que quieran. Pero que ese gobierno obedezca a la gente, no que la mande. Es lo que nosotros decimos pues de “mandar obedeciendo”.

Entonces, lo que estamos haciendo ahorita, en esta primera parte, pues es como que nos estamos conociendo. Como presentando. Y no nada más está pues zapatista. Ahorita pues aquí en la Otra Campaña hay de organizaciones políticas de todo el país, de izquierda, que no están en lo electoral. No son partidos políticos electorales. Hay también organizaciones sociales, sindicatos, pueblos indios, colectivos, gente que hace trabajo de comunicación, de prensa —como estos compañeros que vienen en la karavana—, y todos ahorita estamos en la etapa de conocernos.

Entonces, yo les pido pues que a los compañeros que son aquí de Nuevo León de nuestra lucha de la Otra Campaña, pues que les cuenten ellos lo que pasa en San Luis Potosí, ahí en el Altiplano, por Charcas, por Matehuala. Y van a ver que es la misma historia de despojo. Pero fíjate que allá nos están contando de que ni siquiera la nube. La nube la manda el rico, el gran latifundista. Porque mandan unos cañonazos de iones y hacen que la nube no llegue. Porque ellos tienen mucho tomate sembrado y la lluvia lo perjudica.

Entonces, el otro campesino ejidatario no puede sembrar porque no tiene agua. Pero ahí está el agua, pero la nube no llega. Y no llega porque la espantan. Así que aunque parece película así de que no se puede creer, pero ahí lo vimos. Nos lo explicaron y lo vimos pues en la tierra cómo está. Entonces, esos ejidatarios de ahí, que también están siendo engañados por el comisariado y por el presidente municipal, pues tienen que conocer la historia de Río Verde. Tienen que oírlas a ustedes, a las mujeres, cómo se defendieron. Tienen que oír a Fidel, al maestro, que cómo se defendieron para este problema y cómo tienen que tener ustedes un triunfo.

Ahorita ya tienen que ganar. Ya no namás por sus abuelos, y por sus padres y por sus hijos. Ahora tienen que ganar por los demás campesinos del país. Porque ya estuvo bueno que puros dolores y derrotas estamos cosechando. Río Verde tiene que ganar para que gane toda la gente jodida pues del país.

Y por eso, los vamos a apoyar. Pero no sólo por eso. Lo más importante es que ustedes tienen que permanecer unidos. Porque en cuanto se empiecen a doblar un poco, ahí es donde va a entrar la autoridad a querer dividirlos. Primero a ofrecerles dinero, luego a ofrecerles trago, o a meterles miedo. O a meterles chismes, también lo sabemos que así hace pues el gobierno, que empieza a meter chismes: no pues que el maestro ya está por otro lado y…

Mejor entre ustedes mismos se hablen así y se conozcan. Y ya le pregunta:
—Oye ¿es cierto que tú ya te vendiste?
—No pues yo no me he vendido.
—Ah pues que así anda diciendo el otro.
—Que me lo diga en mi cara, si no para qué somos campesinos.

Así de por sí derecho como estuvieron hablando aquí, que se hablen entre ustedes para que se mantengan unidos. Porque nosotros necesitamos que ganen. Esos policías salgan de ahí, que les paguen la indemnización de todo el daño que les hicieron. Y que vuelva la tranquilidad.

Nosotros lo que queremos es tranquilidad ahí en Chiapas, que nos dejen en paz. Nosotros queremos ser indígenas, sembrar la tierra, tener nuestra cultura y que no nos estén molestando. Nada más. Y así vemos que también quieren los obreros en la ciudad. Campesinos de otras partes, pueblos indios de otras partes. Las mujeres, los ancianos.

Lo sabemos cómo hacen con los ancianos. Porque aquí hay varios compañeros de la tercera edad que dicen: pues nomás lo desprecian como que está… como que no sirve. O si que le vamos a dar una ayuda, pues como una limosnita. Como si uno estuviera en la esquina pidiendo a ver qué va a hacer. Como si no hubiera trabajado toda su vida. En la casa, o en el campo, en la escuela, en la fábrica, donde le tocó a cada quien. Y entonces, nosotros decimos que eso no está bien. Porque esa gente trabajó toda su vida, y merece respeto. Y merece apoyo, no limosna. Es lo de justicia, tiene que vivir su salud, su alimentación, su casa.

Pero ¿dónde está el viejito éste cabrón de Luis Echeverría, que mandó matar pues a los estudiantes y todo eso? Pues ése está en una gran casa. Y está igual de viejito que cualquier compañero de aquí. Pero ¿dónde está el compañero? Pues en un jacal. Pero además lo desprecian pues.

Entonces, lo que nosotros queremos es cambiar eso. Pero lo primero que tenemos que hacer es conocernos. Y ya que nos conozcamos, pues apoyarnos. Ahorita pasamos esta vuelta, qué bueno que nos recibieron y que nos contaron la historia. Y que mostraron este papel, porque éste es el que… por eso le está doliendo la panza al presidente municipal, y a todos. Chuchito, ése ya está del otro lado, ya no va a regresar. Ya está pidiendo con Bush que lo legalice, que le dé su… Porque ya no va a poder regresar. Al Livas y a todos ésos.

Que se conociera esta historia, pero además que la escucháramos hablar —sobre todo a las mujeres— porque nos da mucha fuerza saber que tenemos compañeras y compañeros como ustedes. Nos hace sentir fuertes. Aunque estamos hasta allá hasta Chiapas. Y yo creo que los compañeros que vienen en el autobús que son de varias partes del país, y también de varias partes del mundo, pues sintieron bien fuerte pues, su palabra, para darles como alimento al corazón. Eso es lo que estamos juntando pues nosotros.

Nosotros les pedimos ahora sí que nos tengan al pendiente de qué pasó. Cómo va. Ya que nos vamos pues, que nos digan: ¿bueno y en qué quedó? Pues nosotros vamos a estarle preguntando a los compañeros: ¿qué pasó? ¿qué dijo el Chuchito, regresó o no regresó? ¿ya salió el ganado, y todo eso? Para estar empujando. Ahí en Monterrey, nosotros les decimos a los compañeros: hay que estar diciendo a cada rato, sacar volantes, pintar y todo eso. Justicia para Río Verde, Linares. Y que esté ahí hasta que sepamos bien que ya quedó cabal.

Pero ya que quedó cabal, tienen que contarnos la historia desde el principio. Ahora sí que hacer una película, como decimos nosotros. ¿Que quién nos va a hacerlo contar? Pues los que lucharon. Y nosotros llevarlo eso lejos. Y lo llevamos hasta Baja California Sur, porque ahí hay unos ejidatarios que les quitaron la tierra. ¿Y sabes para qué se las quitaron? Para un basurero. O sea, su tierra que servía para cosechar, ahora es donde caga el rico. Porque todos los hoteles llevan su mierda pues, así literalmente, a las tierras de esa gente. Para eso se las quitaron. ¿Cómo no se las pusieron al presidente municipal de La Paz? Pero se las quitaron pues para ellos.

Entonces, si ellos conocen su historia, ya que tengan el triunfo, pues también les va a dar fuerza y se van a rebelar así como ustedes.

Entonces, nosotros les estamos pidiendo eso compañeros. Que le sigan por supuesto la lucha y que nos mantengan informados. Para que hasta que no acaba el problema, nosotros estar dale y dale, y dale. De aquí nosotros vamos a regresar otra vez a Monterrey. Ahí vamos a hablar en la plaza. Y ahí voy a decir yo lo que me contaron.

Y luego vamos a ir a Saltillo, luego a Monclova, luego vamos con los mineros éstos que los dejaron morir ahí adentro de la tierra. ¿Se acuerdan? Ahí en Pasta de Conchos. Luego vamos para Nuevo Laredo con las maquiladoras. Y luego vamos para Matamoros también, con pescadoras, y trabajadoras de la maquila. Luego otra vez pasamos cerca acá por Victoria. También vamos a hablar con gente. Y luego agarramos para Tampico, Madero, Altamira. Y luego la Huasteca.

Y entonces, ahí en la Huasteca potosina, ahí ya recorrimos todo el país. Y entonces yo les voy a hacer —con los compañeros pues que estuvimos por todos lados—, les vamos a informar cómo está. Cómo está México abajo, no arriba. Porque arriba sí sabemos que si Fox, que si Calderón, que no sé qué. Pero de abajo no sabemos nada.

Entonces, eso es lo que tenemos que ver y ahí es donde tenemos que conocernos más entre nosotros. Pues esto es lo que les queríamos contar compañeros y compañeras. Gracias.

FOTOGRAFÍAS

 

Area de Descargas

Descargue aquí los archivos de este artículo en su formato original.

http://enlacezapatista.ezln.org.mx/;audio/151106adherentescasadeldoctormargilmty_completo.mp3;Con adherentes en la Casa del Doctor Margil (esta es la versión completa del audio) ;

http://enlacezapatista.ezln.org.mx/;audio/151106conadherentesejidorioverdempiodelinaresmty.mp3;Con adherentes en el Ejido Río Verde, Municipio de Linares ;

http://enlacezapatista.ezln.org.mx/;archivos/151106_casa_doctor_margil.rtf;Con adherentes en Monterrey ;

http://enlacezapatista.ezln.org.mx/;archivos/151106conadherentesejidorioverdempiodelinaresmty.rtf;Con adherentes en el Ejido Río Verde, Municipio de Linares ;

Share

12 Comentarios »

  1. No tuve la oportunidad de ir a la casa del doctor margil, pero el sub siempre tiene un tino chido en sus palabras.

    Lo que nos falta aca es trabajar mas parejo y los resultados se daran. En Nuevo Leon hay muchos problemas, es cierto, tmb hay gente que se conforma con las migajas del estado, siempre lo he dicho, es una tierra de trabajadores y literalmente asi lo es, es pura raza obrera y explotada.

    Hay raza que se conforma pero porque no se siente dueña de las cosas, que le gustan las diferencias sociales que no conoce sus derechos, en fin. Personas acostumbradas a este sistema.
    SAludos a la carabana, esperamos que dentro de poco vean un bastion firme en Nuevo Leon

    Comentario de I Mario Angel — Noviembre 17, 2006 @ 9:42 am

  2. PUS SOLA MENTE, DARLES LAS MAS SINCERAS FELICITACIONES AL CCRI.CG DEL EZLN POR UN ANIVERSARIO MAS DE SU FUNDACION 23 AÑOS DE LUCHA Y LOS QUE SIGUEN, POR QUE ESTO YA COMENZO Y NADIE LO VA A PARAR, TODO MI RESPETO Y ADMIRACION HACIA USTEDES, MUCHAS FELICIDADES Y A TODAS LAS COMUNIDAES EN RESISTENCIA

    Comentario de EMILIO G.M — Noviembre 17, 2006 @ 10:42 am

  3. Saludos compas del Otra Monterrey y mas…

    La Otra Chihuahua

    Comentario de Victor Hugo — Noviembre 17, 2006 @ 1:01 pm

  4. Un saludo a compas de La Otra Nuevo Leon y de todo Mèxico y hoy se celebran los 23 años del EZ (masomenos mi edad), y los que le faltan…Vale, salud y saludos…

    Comentario de elclandestino — Noviembre 17, 2006 @ 2:49 pm

  5. Desde Luque, Paraguay, junto a la compa Mónica Olaso queremos hacer llegar al EZLN en este otro aniversario de lucha combativo y acativo nuestra mas ferviente solidaridad revolucionaria internacionalista. Vale. Telmo Carrillo, Mónica Olaso.

    Comentario de Telmo Carrillo — Noviembre 17, 2006 @ 6:12 pm

  6. Al CCRI-CG del EZLN
    A las tropas del EZLN
    A las bases de apoyo del EZLN
    A la Otra

    Querid@s compas zapatistas,

    hoy, el 17 de noviembre 2006 les deseamos ¡feliz cumpleanhos!

    Su lucha digna todavia nos da mucha fuerza.

    Les deseamos todo el exito en sus actividades. En sus municipios autonomos en Chiapas y tambien en La Otra Campanha.

    Aqui en Alemania tambien estamos luchando por un mundo mejor. Pero es muy dificil porque la mayori­a de la poblacion esta mas o menos “contenta”, desinformada o desilusionada y no se interesa por la lucha social aunque hay mucha necesidad…

    Sin embargo…

    ¡La Lucha Sigue!
    ¡No estan sol@s!
    ¡Viva el EZLN!
    ¡Viva La Otra Campanha!
    ¡Viva la APPO!
    ¡Vivan l@s rebeldes del mundo!

    Abrazos solidarios,

    Gruppe B.A.S.T.A., Muenster, Alemania

    Gruppe B.A.S.T.A.
    Dahlweg 64
    48153 Muenster
    Alemania

    >>

    PD: Nos vemos en Oventic durante el encuentro internacional.

    Comentario de Gruppe B.A.S.T.A. — Noviembre 17, 2006 @ 7:13 pm

  7. ATENCION NUEVO LEON ESCUCHEN TODOS AQUELLOS QUE SEAN SENCILLOS EN SU CORAZON Y FORMA DE PROCEDER.NECESITAMOS DE USTEDES TAMBIEN PARA UNIR LAS LUCHAS DE TODOS LOS PUEBLOS DE MEXICO,USTEDES SON MUY IMPORTANTES PARA NOSOTROS.
    ESCUCHEN AL SUBCOMANDANTE MARCOS CON ATENCION Y LA PALABRA QUE LLEVA DE TODOS NOSOTROS EN EL RESTO DEL PAIS DE CADA REGION,DE CADA ESTADO, DE CADA ETNIA, DE CADA COMUNIDAD,DE CADA IDEA Y PENSAMIENTO QUE UNIDO LOGRAREMOS CAMBIAR A MEXICO DE VERDAD,PERO MEXICO NO ES SOLO ESO..SON USTEDES Y SOMOS NOSOTROS,SOMOS TODOS…RECUERDEN NO IMPORTA EN QUE LADO SE VIVE MEJOR SINO EN QUE LADO ESTA LO CORRECTO…
    HAGAMOS LO QUE ES JUSTO,LO QUE ES CORRECTO,LO QUE ESTA BIEN PARA TODOS…

    SALUDOS AL SUB MARCOS Y A TODOS LOS COMPAÑEROS DE LA OTRA NUEVO LEON DE SU AMIGO ALFREDO VAZQUEZ EL INSURGENTE DE HIDALGO…

    Comentario de ALFREDO VAZQUEZ — Noviembre 17, 2006 @ 8:11 pm

  8. FELICIDADES EL EZLN, SIGUE CON ESA MISMA BUSQUEDA DE HACER CAMINOS DE LIBERACION PARA TOD@S L@S DE ABAJO, PARA NOSOTROS QUE AHÍ ESTAMOS ABAJO Y A LA IZQUIERDA QUE SOÑAMOS CON ALGO DISTINTO, SON COMO UN SUEÑO QUE ESPERABAMOS, COMO UN COMPAÑER@ QUE SABEMOS CAMINA Y LUCHA CON NOSOTR@S, UN ABRAZO Y RECONOCIMIENTO A LOS QUE MAS TIEMPO TIENEN EN ESTA LUCHA Y A LOS QUE MENOS, PERO QUE SIGUEN HACIENDO MAS GRANDE Y MAS FUERTE LA LUCHA.

    Comentario de Esther — Noviembre 17, 2006 @ 10:07 pm

  9. No estamos dormidos ni aplacados. Las palabras verdaderas no se borran y los que murieron por nosotros no murieron en vano.

    Comentario de Yolanka — Noviembre 17, 2006 @ 11:32 pm

  10. Pues ya sólo quedan menos de dos semanas de esta etapa tan importante de encuentro, reconocimiento y visibilidad entre los que conformamos “la Otra”, me parece que no deja de sorprendernos la cantidad de injusticias y explotación que ha ido encontrando la otra en su camino. Ya tenemos las historias y nodos, ahora debemos seguir articulándonos en red para no dejar de comunicarnos y actuar practicamente a lo que vaya planteando la comisión sexta y tod@s los adherentes. Sobre todo debemos de seguir focalizandonos en las demandas de los pueblos indios y los explotados de este país. No hay que perder foco. Al mismo tiempo, seguimos appoyando a Atenco, Oaxaca y demás luchas que se van sumando, pero desde nuestra congruencia. Un saludo a tod@s.

    Comentario de Melesio — Noviembre 18, 2006 @ 11:56 am

  11. La humanidad es una e indivisible.
    No debemos permitir que los de arriba sigan pensando que de veras son superiores.
    Es tiempo que escuchen la voz de los de abajo y que todos somos uno.
    Mis mas sinceros respetos al EZLN. los pueblos Indigenas de México y de todo el mundo, a la otra campaña y sus aderentes, y al delegado zero por su labor y valor.
    Feliz cumpleaños al EZLN.
    Desde Michoacan
    pradip

    Comentario de pradip — Noviembre 18, 2006 @ 12:29 pm

  12. Saludos compas, a la comision sexta y a la karavana, y a todos los que se ubican en esta lucha zapatista.
    Desde San Luis Potosí.
    Saludos a Octavio Colorado, de San Salvador Atenco, ya no me despedi de ti, espero que te digan mis mas cordiales saludos.
    Un abrazo a todos.
    Me debes las fotos :)Espero verte en el DF. Chau.

    http://www.memoriazapatista.blogspot.com

    Comentario de Montserrat Balcorta — Noviembre 18, 2006 @ 2:03 pm

RSS para comentarios de este artículo. TrackBack URL

Deja un comentario

Notas Importantes: Este sitio web es de la Comisión Sexta del EZLN. Esta sección de Comentarios está reservada para los Adherentes Registrados y Simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Cualquier otra comunicación deberá hacerse llegar por correo electrónico. Para evitar mensajes insultantes, spam, propaganda, ataques con virus, sus mensajes no se publican inmediatamente. Cualquier mensaje que contenga alguna de las categorías anteriores será borrado sin previo aviso. Tod@s aquellos que no estén de acuerdo con la Sexta o la Comisión Sexta del EZLN, tienen la libertad de escribir sus comentarios en contra en cualquier otro lugar del ciberespacio.


Archivo Histórico

1993     1994     1995     1996
1997     1998     1999
2000     2001     2002     2003
2004     2005     2006
2007     2008     2009     2010
2011     2012     2013
2014     2015     2016     2017

Comunicados de las JBG Construyendo la autonomía Comunicados del CCRI-CG del EZLN Denuncias Actividades Caminando En el Mundo Red nacional contra la represión y por la solidaridad Artículos