lista de correosrecibe automaticamente las actualizaciones a tu correosiguenos en tuitersiguenos en facebook siguenos en youtube

enlaceZapatista

Palabra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

May032006

Con los Estudiantes en el D.F., 2 de mayo

En el mitin del Instituto Politécnico Nacional Lea aquí

En el mitin en Ciudad Universitaria, Unam Lea aquí

En la reunión de adherentes en la Universidad Autónoma Metropolitana, campus Xochimilco Lea aquí

Zona norte, Zacatenco, Distrito Federal
Mitin en el Instituto Politécnico Nacional

2 de mayo del 2006

Buenos días zona norte.

El miedo, el miedo… eso es lo que se quiere enseñar aquí en el Poli. Y uno ve como estudiante, como profesor, como estudianta o como profesora, como investigador o como investigadora, el lento avance del miedo desde arriba hacia abajo. Y saber que quienes se están encargando de imponer el miedo aquí en la comunidad, son también aquellos que allá afuera están ofreciendo una esperanza, la esperanza de una izquierda electoral.

Y algunos estudiantes, profesores, investigadores, se organizan cuando empiezan a ver fallas: laboratorios que no sirven, bibliotecas sin libros, maestros que no enseñan, o la orientación de la investigación tecnológica que se detecta ya que está al servicio de las grandes trasnacionales. Y para inhibir, para reprimir, para poner el miedo a esa gente que se organiza: los porros, organizados por el director, entrenados por el jefe de la policía capitalina, Joel Ortega, del Partido de la Revolución Democrática.

Y ahí están los porros, golpeando a los rojos, a los comunistas, aunque ni siquiera alcancen a ver la diferencia entre todas las fuerzas de izquierda, o no de izquierda, simplemente la indignación de una comunidad que ve cómo le es arrebatada la bandera del Politécnico y es llevada hacia arriba, cuando su vocación es hacia abajo.

Y ahí están los porros, y en veces se les pasa la mano: violan a una mujer. Era alumna del Politécnico, profesora, investigadora. Ni modo, mejor aún, que ese miedo que imponen se pase entre abajo. Si golpean a un estudiante y si es del Politécnico, ni modo, mejor, que el miedo empiece a correr por toda la parte de abajo. Y entonces, darse cuenta que esos porros, esos delincuentes, no son castigados. Que no importa qué hagan, que si se ponen cachondos cuando se ponen borrachos, pues pobrecitos hay que tomarlos en cuenta.

Y el estudiante medio del Politécnico, pensar: “a mí no me va a pasar nada, yo no estoy metido en grillas, yo estoy aquí estudiando y tratando de buscar que tenga trabajo a la hora de salir”. Y resulta que ese hombre, esa mujer, que supuestamente no se metía en política, en grillas, es la que recibe la agresión.

Y aún ahí, más allá: enfrentar la agresión que significa un sistema educativo que no está enseñando, un sistema educativo que está promoviendo sí, la investigación de la tecnología, pero que le está arrebatando esa tecnología que se produce aquí, en estas aulas, en estos laboratorios, para hacer al servicio, para ponerse al servicio y convertirse en una mercancía de grandes trasnacionales.

Y la pugna por la autonomía: los que dicen que no, porque van a perder los privilegios que tienen los partidos políticos acá. O los que dicen que sí, porque van a poder poner… hacer contratos directos con las trasnacionales para que patrocinen las investigaciones que se hacen de acá.

Y ser egresado del Politécnico o estudiante y no contestar la pregunta que hacen allá afuera: ¿cuál es tu profesión? La del miedo.

Y aún así, a contracorriente de ese miedo que se quiere imponer, un hombre, una mujer, dos, tres, cuatro, empiezan a organizarse y a protestar por la injusticia que están viendo aquí, no allá afuera. Nos están ofreciendo un sistema educativo, que según esto va a producir aquí, la mejor tecnología que se produce en el país, los mejores profesionales de la tecnología. Y así es y así era, pero ahora resulta que esos profesionales de la tecnología, que esa investigación tecnológica está siendo apropiada allá arriba y nadie ve sus resultados.

Quién, con una ética humana elemental, puede asegurar que está investigando, que está produciendo conocimientos tecnológicos que van a servir para destruir la naturaleza, para destruir a los seres humanos. Ni siquiera eso nos dicen, tú produce, tú has, tú aprende, y ya veremos qué pasa después.

Y resulta que las autoridades, además de ser comerciantes, son idiotas, porque ni siquiera pueden organizar eficientemente un sistema educativo a ese servicio. Y resulta que como estudiantes, como maestros, como maestras, como investigadores, se enfrentan con esta especie de “toque de queda” que impide que realmente se pueda avanzar tanto en el estudio, como en la investigación, como en la academia.

Y resulta que a través de estos grupos de estudiantes, de maestros, de investigadores, se descubre que este mal, el mal del miedo, no sólo se cierne sobre el Politécnico Nacional, sino también sobre la Autónoma Metropolitana, sobre la Nacional Autónoma de México, sobre cualquier instituto de educación superior público o privado. Y uno empieza a darse cuenta que se están formando generaciones enteras de miedo, no sólo en el Politécnico, sino también en las escuelas por las cuales se accede a él.

Y uno se hace a la esperanza de que si no se mete en nada, que si se preocupa sólo de sí mismo, las cosas van a salir bien, va a tener una carrera y va a encontrar trabajo allá afuera. Y resulta que no, que no hay trabajo allá fuera, que de balde fueron los años de estudio, dedicación y, sobre todo, de mantenerse al margen de todo movimiento político de izquierda, pensando que así iban a obtener el empleo. Y resulta que no, que los que están obteniendo el empleo son precisamente esos porros que desarrollaron relaciones de compadrazgo con la dirección. Y los ingenieros, los técnicos que allá afuera están operando, son los que no saben, los que no se prepararon, los que lo único que hicieron fue repartir el miedo en la comunidad politécnica, en todos: en estudiantes, en maestros y en investigadores.

Y entonces la pregunta que se hace cada quien: ¿qué vamos a hacer?, ¿qué podemos hacer si son tantos, si son tan poderosos?, ¿cómo podremos hacer entonces para poder enfrentar el sistema represivo y poder quitarnos por fin ese miedo y convertirnos ahora sí en politécnicos? Poder desarrollar la ciencia, la técnica, la investigación, la academia y el estudio, que es lo que debe producirse acá.

Y resulta que hay otra cosa. Como politécnicos sabemos que allá arriba no hay solución, que los porros son los mismos y sólo cambió quién les paga. Que el cambio en el gobierno de la Ciudad de México sólo cambió el lugar donde esos porros van a cobrar. Y entonces, qué vamos hacer si no hay otra cosa, hay que esperar a ver si pasa el día, si pasa la semana, si pasa el semestre, si llegamos a graduarnos. Y entonces enfrentar la realidad allá afuera y descubrir que es la misma: que los porros están uniformados, que la misma jerarquía allá opera de otra forma, pero tiene el mismo destino. Que la técnica, nuestra profesión que habíamos elegido, resulta que es al servicio del que está arriba, del gran capital.

Y asomarse un poco hacia afuera y descubrir que empieza a surgir otra cosa. Y resulta que no sólo afuera sino también aquí adentro del Politécnico. Y que un grupo y otro, una persona y otra, empiezan a unir su miedo y empiezan a descubrir que se empieza a empequeñecer, que ya no es tan grande. Que la fuerza que entonces empiezan a tener, empieza a llamar a otros y empieza a crecer.

Y resulta que esto de la Otra Campaña se trata de eso: de descubrir que no estamos solos en nuestro miedo ni en la indignación que nos provoca, en todo caso, vamos a ir quedando solos en la resignación que ofrece.

La Otra Campaña no está buscando que votemos por alguien: ni por Marcos, ni por nadie. No está buscando crear un nuevo partido político que luego se corrompa a través de sus diputados, de sus senadores, de sus jefes de gobierno, de sus secretarios de Estado y que manda, precisamente, a los más idiotas a dirigir el Instituto Politécnico Nacional. No se trata de eso, sino se trata de construir una unidad entre lo que es el Politécnico, lo que quieren los politécnicos —no lo que quieren los políticos de los politécnicos—, con las fuerzas que en otras partes se están levantando y se están uniendo en este gran movimiento que es la Otra Campaña.

Nosotros les pedimos que hagan las cuentas, cada uno en su lugar, en su salón de clase. Las mujeres, a la hora que tienen que atravesar todos estos edificios ya de noche, rezando, no porque salgan bien las cosas sino que puedan llegar hasta tomar el metro o el microbús sin topar a los porros. Los estudiantes, que puedan pegar un cartel, hacer una pinta, organizar un concierto, una obra cultural, sin que los porros lleguen a desmantelar todo a golpes. Los maestros, que puedan producir el conocimiento sin necesidad de tener al capataz allí arriba diciéndole: eso sí y eso no. La técnica por fin, liberada del corsé que le ponen allá arriba las grandes trasnacionales.

Imaginemos otro Politécnico, uno donde sí se decida según los intereses de los politécnicos y no según intereses de partidos políticos o de funcionarios. Imaginen ese Politécnico y los profesionales que va a producir, la investigación y la tecnología que va a desarrollar. Y entonces, como dijo el compañero, son esos días en ese Politécnico que imaginamos, que serán los mejores y que no tendrán precedente, incluyendo cuando fue fundado.

Lo que está proponiendo la Otra Campaña, compañeros y compañeras, es un mejor Politécnico, pero no que alguien venga de fuera a decir cómo debe de ser. Sino que ustedes se organicen como estudiantes, como maestros, como investigadores, y digan claramente, cuál es el Politécnico que tienen, cuál es el que quieren. Que nos digan lo que han hecho para evitar que lo destruyan y que compartan esa lucha con otras universidades, con otros institutos de estudios superiores, con pueblos indígenas que ni siquiera hablan el español, pero que saben entender lo que es una lucha y una rebeldía, con obreros, con campesinos, con trabajadores, con amas de casa, con pequeños comerciantes.

Y entonces, esta fuerza que empiezan a descubrir entre ustedes el día de hoy, y resulta que no era cierto, que no éramos unos cuantos. Que resulta que no es cierto que la comunidad politécnica es apática y que ha sido derrotada por el miedo. Descubrir que en todo el país hay gente igual que nosotros, abajo, sin rostro, sin nombre. Porque no importa si lo traemos cubierto, podemos traer el rostro descubierto y cargar nuestra credencial del Politécnico que nos identifica y nadie, absolutamente nadie allá arriba nos ve. Para ellos somos la masa que participa en las encuestas o en las urnas electorales. Y saber que las cosas van a cambiar allá arriba, sí o no, pero aquí en el Politécnico no van a cambiar.

La Otra Campaña los está invitando a cambiar el miedo y la desesperanza que ahora reina aquí, por otra cosa. No la que digamos nosotros como zapatistas, no la que digan otras organizaciones, grupos, colectivos que están en la Otra Campaña, sino la que digan los propios politécnicos. Se vienen días muy difíciles allá afuera y aquí adentro, tal vez son los mismos de antes, tal vez lo único que cambia es que no van a surgir ahora las luchas aisladas sólo por las demandas propias, sino que va a surgir una sola demanda que va a unir todos estos esfuerzos, que es el enfrentamiento en contra del gran capital, pasando necesariamente, por el derrocamiento del supremo gobierno. Eso va a significar, que en todas partes las cosas van a cambiar y van a cambiar para ser mejores.

Y la diferencia de la Otra Campaña con otros movimientos es que está ofreciendo respeto a la autonomía e independencia de los grupos y comunidades en los lugares donde están. Nosotros no les estamos pidiendo que salgan a otros lados, que se vayan a otras partes del país, eso finalmente, va a ser decisión de cada quien. Lo que nosotros les pedimos es que luchen aquí en el Politécnico, que lo hagan grande, hacia abajo y hacia la izquierda. Y que esa lucha que levanten aquí, la unan con toda la zona norte de la Ciudad de México, con los colonos, con otros institutos de estudios superiores, con otros comerciantes pequeños que también se están organizando, con ambulantes.

Y que toda esa unidad se haga más grande en toda la Ciudad de México y en todo el centro del país y en todo el país. Y podamos entonces, porque de eso se trata, ponerle fecha, hora y lugar, para que empiece a andar otra vez la rueda de la historia, por donde empiezan andar las cosas: abajo y a la izquierda.

Antes, hace cinco años llegamos aquí, a esta plaza, frente a ustedes como comunidades indígenas zapatistas y como pueblos indios de México, a pedirles que nos apoyaran por el reconocimiento de nuestros derechos y nuestra cultura. Fracasamos, fracasamos porque pensamos que allá arriba iban a vernos y a escucharnos, no a nosotros como zapatistas sino a los millones de hombres y mujeres, niños y ancianos, que se pronunciaron y se manifestaron por esta cuestión de elemental justicia histórica. Y ésos, los que no cumplieron, los que no nos vieron ni nos escucharon, son los mismos que ahora se están disputando la presidencia de la República.

La Otra Campaña los está invitando a que no miren hacia arriba, a que no escuchen hacia arriba, que vean hacia abajo, y que escuchen al otro que es como nosotros, a la otra que es como nosotros. Y entonces vamos a entender esto que ahora estamos entendiendo en la Plaza Roja, aquí en Zacatenco. Vamos a entender, que podemos por fin, hacer el trueque del miedo, no sólo para cambiarlo en nuestro corazón por la decisión de hacer otra cosa, sino también, cambiar el miedo de bando. Que ellos, las autoridades, sus porros, los funcionarios corruptos, el gobierno de la República, las trasnacionales que son la que tienen las manos detrás de esos funcionarios para llevar la tecnología a sus arcas, empiecen a tener el miedo que empezaron a tener ya, en la marcha de ayer, del otro primero de mayo.

Cada quien y cada cual, en su corazón, en su cerebro, tiene que hacer esta elección, no por quién va a votar sino a dónde va a mirar, a quién va a escuchar. Si va a escuchar la injusticia que está padeciendo aquí en la zona norte, aquí en el Politécnico Nacional, o va escuchar a los que allá arriba están ofreciendo, como todos sabemos, una gran mentira: que las cosas pueden resolverse desde arriba y no desde abajo.

Compañeros y compañeras del Politécnico: ahora no venimos a invitarlos a que nos apoyen, ahora lo que queremos ser es sus compañeros y compañeras. No se trata de hacer una guerra, sino de levantar un movimiento civil y pacífico en todo el país. Que los días de gloria y de lucha del Politécnico vuelvan a brillar, ya no nada más como comunidad universitaria, ya no nada más como comunidad politécnica, ya no nada más como estudiantes.

Sino poder descubrir en todos nosotros la identidad que tenemos al ser gente de abajo, humilde y sencilla. Si no lo hacemos nosotros, allá afuera no va haber nada a qué salir, tendremos que levantar nuestras cosas y decidir entre el ambulantaje, entre ir pidiendo limosna, o buscar en otros cielos y en otros suelos una oportunidad de trabajo.

Queremos decirles que ojalá y el encuentro politécnico que van a tener el día veinticinco, descubra esta verdad: no están solos. Suena paradójico que sea el representante de un movimiento indígena el que venga a decirlo aquí al Politécnico, pero ahora ya no vengo sólo de las montañas del sureste mexicano, sino de veinte estados de la República. Veinte estados recorridos por abajo, veinte estados recolectando dolor, indignación y rabia. Vengo después de veinte estados a decirles con certeza que algo muy grande va a pasar en este país, lo mejor que le pudo haber ocurrido. Y lo que va a pasar, va a ser no nada más una lección para la Ciudad de México, para el Poli, para el norte, no sólo para el centro del país y no sólo para México, sino para el mundo entero.

La Otra Campaña va a reescribir la historia, desde abajo, sin líderes, sin más líder que la propia comunidad que en cada lugar se está organizando y que lo que va a cambiar es que ahora vamos a ser uno sólo para enfrentar al de allá arriba.

Ciudad Universitaria, Distrito Federal
Mitin con la comunidad universitaria de la UNAM

2 de mayo del 2006

Buenas tardes Universidad Nacional Autónoma de México. Como ya dije antes, es un honor volver a mi alma mater, la mejor Universidad de este continente.

Hace cinco años llegamos acá con los compañeros Comandantes y Comandantas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, estábamos entonces en el esfuerzo porque allá arriba la clase política saldara una cuenta histórica: el reconocimiento constitucional de los derechos y la cultura indígena.

Como todos ustedes saben fuimos traicionados como zapatistas y como pueblos indios, traicionados por esos mismos partidos políticos que hoy, allá arriba, se están disputando la presidencia de la República.

Ahora no venimos a pedirles su apoyo, ahora venimos a hacerles una invitación y a darles un aviso. Los invitamos a que miren y a que elijan a dónde dirigen su mirada.

Si la dirigen allá arriba a mi derecha, a la rectoría, a preguntarse ¿qué está haciendo Juan Ramón de la Fuente? Está usando el dinero de la Universidad, está usando el prestigio de la Universidad para colocarse como candidato a la presidencia de la República en el 2012. En el momento que acaben las elecciones del 2 de julio, empieza para ellos allá arriba la carrera presidencial para el 2012, sea por la secretaría de gobernación, sea por cualquier otro puesto. Este señor, conocido por ustedes como el porro perfumado, pretende ser candidato en el 2012. No sabe, no sabe que no va a haber sistema político en ese año.

Si volteamos hacia allá arriba, al poder, al ojo de ese cíclope, nos encontramos solos. Son tan poderosos, tan grandes, con tanto dinero. Y nosotros, cada uno como persona, como grupo, como colectivo, como organización, parecemos tan pequeños. Ésa, la fuerza de arriba, atrae nuestra mirada e impide reconocer lo que realmente está en juego.

Si miramos allá arriba, sólo nos queda elegir entre seguir en nuestra resistencia solos, apartados de los demás, contra la pared, arañando cada pedazo de nuestras conquistas como estudiantes, como trabajadores, como académicos o como universitarios.

Elegir entre eso, resistir solos, o caer en la trampa que dice que se pueden cambiar las cosas desde adentro. ¿Cuántas personas de izquierda no han caído en esta trampa? En pensar que si se hacen funcionarios, en pensar que si se entran allá arriba los puestos gubernamentales algo pueden hacer por cambiar las cosas. Y darse cuenta, nosotros acá abajo, nosotras, que lo que ocurre es lo inverso: que es el poder lo que los transforma y convierte a los que antes eran luchadores sociales, grandes profesores, investigadores, estudiantes de izquierda, en simplemente unos burócratas del poder a nivel medio.

Tenemos esa opción: mirar hacia arriba y dejarnos seducir e hipnotizar por el ojo del poder. O podemos mirar hacia abajo: elegir mirar a la Universidad Nacional, no empezando por la rectoría sino empezando por las Preparatorias y los Colegios de Ciencias y Humanidades, los pocos que pudieron ingresar. Ellos allá arriba están haciendo eso, han optado por combatir la rebeldía estudiantil en la UNAM y en otras partes, en otras universidades e institutos públicos, por combatirlos desde abajo.

A los estudiantes de la UNAM les están recetando porros físicos y mentales. Tratan de domarlos, tratan de domesticarlos para que a la hora que entren a este campus universitario a una profesión que no eligieron, sino que fue la única que tuvo cupo para que entraran, sean ya obedientes, buenos estudiantes —según ellos allá arriba—.

Y resulta que estos jóvenes, hombres y mujeres de prepas, de CCH’s, de Colegio de Bachilleres, de Colegios Técnicos se están enfrentando con esta ola represiva y la están enfrentando solos. Y hemos visto y escuchado de ellos que ni madre, que no se rinden, que no se venden, que no se desmayan, y empiezan a organizarse entre ellos para enfrentar esta ola represiva.

¿Dónde está la solidaridad de la Universidad, de los Institutos de Estudios Superiores, del Sindicato que antes asombró a este país a la hora que tendió la mano a todas las rebeldías? ¿Dónde la de los grupos estudiantiles que las Facultades en este campo siempre voltearon a ver al que luchaba? Si ahí, ahí en esos CCH’s, en esas prepas, en esos Colegios de Bachilleres está ya esa lucha. No hay que buscarla lejos, no hay que buscarla fuera de la Universidad.

Y a estos estudiantes y a los que fueron rechazados. La Universidad como un embudo selectivo: hay quien puede entrar y luego llega esta patraña del Ceneval para decir que entran, no los mejores, no los más inteligentes, sino los que tienen el varo, la paga, la posición social que asegure la transformación de esta Universidad simplemente en la universidad privada más barata del país.

Está ese embudo también que va cerrando las puertas de diferentes carreras y va abriendo otras, y convirtiendo Facultades de esta Universidad, repito —la mejor del continente americano— convertir sus Facultades e Institutos de investigación en universidades patitos, donde entran los que no cupieron en otras Facultades, los que no pudieron elegir la profesión, sino que tuvieron que elegir el cupo que alguien allá arriba reduce día a día.

Y todavía acá, ustedes, ellos, como estudiantes, como maestros, como investigadores, darse cuenta que de no importa el empeño que pongan en el salón de clases, en los libros, en el laboratorio, en el centro de investigación, en el cubículo. Allá afuera decide la palanca, decide el compadrazgo, decide la escalera política en que estos —que están allá arriba a mi derecha— han convertido la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Pedagógica Nacional, la Autónoma Metropolitana, la de Chapingo, cualquier universidad pública en cualquier parte de este país.

Y entonces resulta que no vale allá afuera quién sabe, no vale quién sabe más, quién tiene más conocimiento, quién es más hábil, sino vale el que tiene el compadre, el conocido, la palanca para obtener un puesto. Y resulta que allá afuera lo que se está decidiendo es repudiar, despreciar a esta Universidad.

Esta ésta opción de mirar hacia abajo y empezar a descubrir esto, descubrir en los salones de clase, en los laboratorios, en los institutos de investigación, que la ciencia se ha convertido en una maquila.

Descubrir que los males transgénicos, lo peor que esta sociedad moderna le ha dado a la humanidad, ha sido construida en esos laboratorios y en esos centros de investigación. Y que el científico universitario, el investigador no se dio cuenta, le dieron un pedazo de ese conocimiento para que lo desarrollara. Y allá arriba, en los laboratorios de los centros de la grandes transnacionales, arman como si fuera un rompecabezas esta bomba que nosotros llamamos la bomba neoliberal.

Descubrir que la ética del científico, la ética del universitario está siendo puesta —bajo engaños— al servicio de la muerte y la destrucción no sólo en países lejanos, incluso en esta tierra y, en concreto, contra los pueblos indios de nuestro país.

Descubrir que la privatización está entrando, tal vez no en la cuota de inscripción, pero sí para poder graduarse, para poder entrar a un laboratorio, a un taller, que resultan más caros incluso que los de las universidades públicas.

Descubrir que allá arriba están convirtiendo esta Universidad y otras en un negocio. En el negocio de la derrota, en el negocio de secuestrar el conocimiento —que como dijeron los compañeros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra debía estar al servicio de los de abajo— , y está ahora al servicio de los de arriba, dándoles ganancias.

Esta es la Universidad que vemos abajo, empezando abajo, y empezamos a encontrar junto con éstos, con estas cosas, con estos compañeros que están resistiendo, hombres y mujeres, que es posible otra cosa.

Si vemos allá arriba sólo nos queda la opción de quedar solos o ser parte de ellos, y si vemos abajo queda este reto: ¿Qué pasaría si uniéramos estas luchas?

¿Qué pasaría si tendiéramos la mano de solidaridad, de apoyo y de movilización a los jóvenes del Colegio de Ciencias y Humanidades, de las preparatorias. ¿Cuánto durarían esos porros físicos y los porros mentales que, paradójicamente, apenas hace unos años eran de izquierda, la izquierda que ahora allá arriba ofrece por medio de las elecciones un nuevo engaño?

¿Qué pasaría si pudiéramos unir todas estas fuerzas con respeto a su autonomía y su independencia?

¿Qué pasaría si pudiéramos trabajar con estos jóvenes respetándolos, dejándolos de tratar como si fueran niños: con desprecio. Dejándolos de humillar por la forma en que se visten, que se peinan, por la música que oyen, pensando que nosotros porque estamos en una carrera universitaria, en un cubículo, en la comunidad de la academia, en un laboratorio sabemos más o somos más?

Estos jóvenes que están entrando apenas y que no tienen ninguna opción, ninguna opción más que la derrota. Y que han dicho que se van a rebelar contra esa derrota, que la van a enfrentar sin tomar en cuenta el calendario que marca el acta de nacimiento. Sino tomando en cuenta el calendario de su corazón que está volteando ya a ver hacia ustedes, hacia los hombres y mujeres que lograron luchar y mantener esta Universidad como pública y gratuita. Aquellos hombres y mujeres que ahora y antes formaron el Consejo General de Huelga.

Parece, parece que la Universidad esta dormida, parece —decimos nosotros los zapatistas— que está por despertar.

Los invitamos, respetuosamente, universitarios, estudiantes, trabajadores, maestros, investigadores, a que elijan a dónde mirar. Si eligen mirar para abajo, ésta, la Otra Campaña, es la mejor ventana que este país tiene.

Venimos también a darles un aviso: allá afuera en la calles, en las fábricas, en las colonias populares, en los pueblos indios, en los campos de México, en las montañas, en los ríos y en los mares se va a levantar algo.

Esta Universidad, la Universidad Nacional Autónoma de México nunca ha permanecido indiferente a lo que pasa en nuestro país. Les avisamos lo que va a pasar, allá afuera hombres, mujeres, niños y ancianos en todos los rincones de este país, en las 32 entidades federativas de México han decidido decir: ¡ya basta!

Están empezando, estamos empezando, a ver cuántos somos y quiénes somos, conociendo nuestras historias. Y construyendo, a partir de ese conocimiento, el respeto que abajo se construye. El respeto por el que dice no, por el que lucha, por el que se rebela Allá afuera y muchos aquí adentro en la UNAM y en otras universidades públicas van a estar con nosotros.

Nos vamos a levantar para derrocar a los supremos gobiernos, para derrocar a los funcionarios corruptos, para echar de este país a todos los ricos y poderosos. Y empezar a construir otro México con la gente humilde y sencilla.

Vamos a derrocar a las autoridades universitarias, vamos a acabar con la junta de gobierno de la UNAM que ni siquiera puede lograr que los pumas ganen un campeonato

El reto entonces es ¿qué vamos a hacer?, ¿quién va a manejar la Universidad?, ¿quién la va a construir de nuevo? Nosotros los zapatistas decimos —lo mismo que hacemos nosotros en nuestras montañas—: los universitarios, los estudiantes, los trabajadores, los maestros, los investigadores, quienes mejor conocen lo que es la Universidad y el destino que tiene y que merece con la gente de abajo, con la gente humilde y sencilla, con la que va a levantar este país y lo va a sacudir.

No estamos haciendo sólo una promesa, estamos comunicándoles y avisándoles una certeza: en poco tiempo allá afuera y aquí adentro se va a levantar otro viento: el mejor, el más digno, el más honesto y consecuente que se ha levantado en este país. Y lo que va a pasar no tiene precedentes en nuestra historia ni en la historia mundial.

Acá en México, acá en la UNAM, acá en todo el México de abajo va a darse la mejor lección de amor que estas tierras, y me refiero al planeta tierra, han recibido en toda su existencia.

Compañeros y compañeras hay que elegir si vamos a ver esto como espectadores desde las ventanas de las oficinas, desde los salones de clase, desde los laboratorios, o junto con estos hombres y mujeres, nosotros, nosotras, la Otra Campaña.

Gracias compañeros, gracias compañeras

Xochimilco, Distrito Federal
Reunión de adherentes en la UAM-X

2 de mayo del 2006

Buenas noches compañeros y compañeras los que son adherentes, damas y caballeros los que no lo son. Gracias a la UAM Xochimilco por habernos recibido en esta noche-tarde, gracias por las tortugas que nos dieron para la comida también.

Hace rato pasó un joven, espero que sea adherente y si no que se adhiera, a hacer una serie de críticas que es necesario precisar.

Primero, el Congreso Nacional Indigenista es: Congreso Nacional Indígena y está convocado para el día 5 y 6 de mayo en el estado de México. No ha desaparecido, iba a ser la reunión antes de que empezara el estado de México en la gira de la Otra Campaña pero necesitaron más tiempo los compañeros, porque batallan para moverse. No es como agarrar el pesero de Perisur a la UAM Xochimilco, sino que viven más retirado.

La otra precisión es que el día de ayer yo no dije que me cagaba en la correlación de fuerzas, sino que nosotros los zapatistas nos cagábamos en la relación, en la correlación de fuerzas. Y hace un rato en la UNAM no dije que el sistema político se iba a acabar en el 2012, dije que para entonces ya no iba a haber. Va a ser antes, no vamos a tardar tanto.

Pero la crítica fundamental: que se es aventurero, que no hay ningún sustento teórico para estas propuestas, consignas o provocaciones que está lanzando el Ejército Zapatista de Liberación Nacional si son buenas, y Marcos, si es que son malas —porque esa es la división del trabajo que se hace—. No es sólo la que dice el compañero, sino es compartida esta crítica por organizaciones políticas de izquierda que son adherentes a la Otra Campaña, que paradójicamente son las mismas que años antes criticaban al EZLN por pequeño burgués y reformista, y ahora lo critican por aventurerismo revolucionario.

Compañeros, compañeras: en 1992, sus análisis teóricos de ustedes, de los intelectuales que estaban en la academia, o en las organizaciones de izquierda, señalaban claramente una correlación de fuerzas desfavorables para cualquier tipo de movimiento.

No es que no hubiera un sustento teórico para el alzamiento que se votó en las comunidades indígenas en ese año, y que el primero de enero asombró a este país y al mundo por quién la realizó. Lo escandaloso de todo esto es que el sustento teórico de ese alzamiento fue hecho por gente que en un 85 por ciento es analfabeta en español, habla lengua indígena, y el otro 15-17 por ciento llegó a primero de primaria también en lengua indígena. No había entonces ninguna correlación de fuerzas favorable para un alzamiento indígena en el sureste mexicano.

Después del primero de enero, nuestros teóricos de las universidades, de las organizaciones políticas, esperaron algunos días a ver si nos aniquilaban. Y cuando se dieron cuenta que no, que detrás nuestro estaban las comunidades organizadas, que era realmente un movimiento enraizado. Entonces —si revisan los libros que salieron a partir de entonces—, empezaron a decir: “claro, era natural que hubiera un alzamiento, todo estaba perfectamente explicado en nuestras teorías y en nuestros análisis políticos”. Aunque hasta entonces se descubriera que había un municipio que era el más grande en extensión de este país que se llama Ocosingo, y que entonces tuvo nombre. Y tuvo nombre por una batalla, la batalla de Ocosingo, que dicho sea de paso la perdimos con el Ejército Federal.

Entonces, sí se empezó a descubrir que había toda una secuencia lógica, científica, política que llegaba a concluir que el alzamiento era inevitable y era necesario. Pero si les hubiéramos preguntado a ustedes, a sus teóricos, a sus maestros, a sus intelectuales, la víspera —el 31 de diciembre de 1993—, cuando Carlos Salinas de Gortari era el hombre más poderoso de este país y el prohombre, el ejemplo, para todos los gobernantes en el resto del mundo, todos ustedes, sus libros, sus escuelas, sus salones, sus laboratorios nos hubieran dicho: “es una provocación, no hay ningún sustento teórico”.

Esa es la verdad, no hay porqué ocultarla. Y cualquier intelectual de izquierda honesto se los debe de decir. Nada había entonces que hiciera prever lo que iba a pasar a partir de las primera horas del primero de enero del 94.

Hay elementos que la teoría no alcanza a ver, y no alcanza a ver porque está enfrascada en mirar hacia arriba, lo dijimos hace un rato en la Universidad Nacional Autónoma de México: “si miramos hacia arriba no vamos a ver muchas cosas que están abajo”.

No entiendo todavía la desesperación de muchos de ustedes —yo creo que no, que ya se quedaron los que sí realmente están interesados en la Otra Campaña—, que estuvieran apresurando a los que estuvieron hablando para que pudiera hablar yo. ¿Qué les hace pensar que lo que diga yo es más importante que lo que dijo el compañerito de la secundaria? No es más importante.

O como dijo el otro compañero de la prepa 6, también al señalar y al criticar que porqué se concentraba tanto en la figura de Marcos y en lo que fuera a decir el EZLN, si finalmente la Otra Campaña era de todos nosotros. Con pudor, a la hora en que me entregó el documento, tachó esa parte, pero la tachó mal y la alcance a leer.

No hay nada, no hay nada que nos haga pensar que sea más importante lo que podamos decir los zapatistas o Marcos —que además pueden llegar a nosotros por muchos otros medios— que a mucha gente que se está congregando aquí. Aquí no es aquí en la UAM Xochimilco, ni en la ciudad de México, sino aquí en la Otra Campaña para darse a conocer. En ningún otro lugar, nadie le va a publicar sus comunicados, ni nadie va a hacer libros sobre su historia —la mayoría de ellos con cosas inventadas—, nadie les va a hacer caso si no somos nosotros mismos como Otra Campaña.

Y ahora resulta que aquí donde estamos nosotros, se está produciendo este efecto: que no hay ningún elemento teórico. La Otra Campaña es en sí misma una provocación, sin ningún fundamento, porque no tiene precedentes. Y el hecho de que nos estemos encontrando acá —a lo mejor los amigos de este joven sí vienen a ver y a criticar, a criticarnos a nosotros los gorditos, que dicho sea de paso tenemos mejor humor, sentido del humor que los flacos, somos más graciosos ¿no?—, pero fundamentalmente nosotros estamos pensando que la gente que está con nosotros es gente buena, honesta, por eso está aquí. Y está aquí y es honesta, y es buena, y pudo haber estado en otro lado.

Puede haber estado en las redes ciudadanas de Andrés Manuel López Obrador y no está. Puede estar en el cine, puede estar en un antro, o puede estar en la biblioteca y en el laboratorio, y ser un buen estudiante, y opta y elige estar aquí y enterarse de otros y de otro. Y lo que está pasando es que a lo mejor entre tanto que se dice aquí, algunos se aburren y otros se desesperan, pero hay quien sí escucha y se entera que hay otro que piensa igual que él, o que hay otro que piensa diferente que él y que está aquí. Y empieza a preguntarse por qué aquél que tiene una posición incluso contraria a la que uno sostiene ha encontrado un espacio aquí en la Otra Campaña.

Y si uno se siente solo como individuo, como familia, como grupo, es aquí en la Otra Campaña donde está encontrando otros colectivos y otros grupos que plantean las mismas ideas. Y empieza a descubrir otras cosas que antes no existían.

Cuando pasan las organizaciones políticas de izquierda a decir aquí: “no hay otro camino más que el socialismo frente al capitalismo”, una de dos: o mienten —y quiere decir que no existen las banderas anarquistas, los libertarios, los punks, los autogestionarios, todo lo que ha surgido en este movimiento que antes no se veía—, o están negando esa existencia de este espacio, en este espacio de la Otra Campaña, o están reconociendo que existen pero que no es verdadero y entonces están obviando el debate.

Y éste, la Otra Campaña, es también un espacio de debate, de debate entre esa propuesta, entre las propuestas anarquistas, libertarias, las que quieren atacar al capitalismo por el lado del mercado, por el lado cultural y las que proponen otro sistema: el sistema socialista. Ese debate falta por hacerse.

Pero a la hora que estamos enfrentando —y yo tomo por ejemplo la karavana que está acompañando para hacer el recorrido por todo el país, donde conviven todas estas propuestas—, a la hora que se trata de hostigar y de atacar por parte de la policía, es parejo para ellos y se unen. Porque es a la hora de enfrentar a ese enemigo donde la diferencia entre cuál es la propuesta que sigue al sistema que vamos a derrotar no importa tanto, como cuál es el sistema que nos quiere destruir como rebeldes que somos.

El tiempo ese va a llegar, tiene que llegar, el debate no tiene que esperar a ese momento definitorio, hay que hacerlo, pero nosotros pensamos, como zapatistas, que hay que insistir una y otra vez en lo que nos congrega, y lo que nos congrega es un sistema responsable de nuestro dolor.

Miren compañeros, compañeras, como jóvenes —veo mayoría de jóvenes, imagino que la mayoría también estudiantes y la mayoría mujeres—, a veces uno se asoma a la historia por una ventana: a veces es un periódico. Y siempre la historia está transcurriendo en otro lugar, lejos de nuestra ventana en el cubículo, en el salón de clases, en la casa, en el pesero, en el metro. Y el periódico nos dice: está pasando esto en Chiapas, está pasando eso en Irak, está pasando eso en Cuba, en Bolivia, en Venezuela, en los Ángeles, en Tijuana.

Pero llega un momento en que la realidad, la historia, se mete por esa ventana y lo hace con un arañazo. A veces es un golpe muy fuerte que lleva incluso a destruirnos, no me refiero sólo a destruirnos físicamente, sino a destruir la vida que llevamos hasta entonces. A veces es un arañazo que llega a cuestionarnos como mujer, como joven, como estudiante o como clase media o clase baja, o clase alta —lo que sea cada quien—. Pero hay veces que eso no se puede controlar, la historia no siempre respeta ni toca la puerta, se mete a veces rompiendo el cristal y dañando a quienes están adentro.

Lo que nosotros estamos haciendo es recorriendo 1992 al 2006, recorriendo 1993 a la segunda mitad del año del 2006. Y ¿qué harían ustedes hombres y mujeres que están sintiendo que por arriba no hay solución, si alguien, un indígena moreno, en lengua o en un español mocho —porque así lo hablamos nosotros— les dice: “compa, alcémonos contra el supremo gobierno”? Y ustedes le oponen a esa persona los libros, los análisis, las estadísticas a decirles que no. Y él les responde: “sí”. Y no les puede dar ningún argumento teórico, científico, más que la indignación y la rabia que siente en su corazón.

Imaginen por un momento, sólo por un momento —por supuesto todos estamos de acuerdo en no al culto a la personalidad—, que Marcos ha hecho la tarea y que sí ha escuchado a todos los que han pasado en los veinte estados. Y que les está diciendo lo que está oyendo. Que eso que escuchó y que dijo en ese primero de mayo, lo que escuchó en 1992 en las comunidades indígenas y en diferentes lenguas, lo ha estado escuchando en muchas más lenguas y en muchos más sectores por los veinte estados de la República que ha pasado.

Nosotros no vamos a ganar nada si les echamos mentiras. Ni les estamos pidiendo su voto, vaya ni siquiera el bote que está pasando es para nosotros —es más, nosotros le vamos a entrar también porque si no el sonido ya no va, va a quedar pues endrogada aquí la gente que nos está recibiendo—, ni tampoco vamos a ganar nada si sale mal.

Evidentemente si a alguien van a empezar a destruir primero es a nosotros, por eso inició todo esto con una Alerta Roja. Y por eso desde hace cuatro años llevamos preparando nuestra destrucción como organización político-militar. Por eso los Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas, las Juntas de Buen Gobierno, por eso el paso de todos los contactos a las estructuras civiles, por eso el retiro de toda la estructura político-militar. Es un ejército que se está preparando para ser aniquilado, esa es la verdad, no quiero ser dramático, para nosotros es algo probable.

En 1995, el 10 de febrero, el ejército atacó nuestras posiciones —si recuerdan fue cuando la traición de Zedillo—, y nosotros tuvimos que huir por las montañas. No sé, cuatro o cinco días sin comer, tomándonos los orines porque no había agua, era la seca. Y hubo un momento en que Marcos y dos compañeros, entre ellos el hoy Teniente Coronel de Infantería Insurgente Moisés —que es el que ahora se está encargando de lo intergaláctico— estábamos atrapados en un cerro y pasó, como a la distancia de donde está el círculo de seguridad, una columna del ejército federal, nomás que había árboles.

Uno puede pensar que en ese momento grita: “patria o muerte, venceremos”, o que se caga de miedo, o que dice alguna frase para pasar a la posteridad. Pero no, no se ocurre ninguna frase, ni tampoco funciona el intestino. La verdad, funciona una mecánica, una mecánica para la que uno se estuvo preparando durante muchos años, y sin conciencia el reflejo es quitar el seguro del arma apuntar hacia el lugar y esperar, nada más. No hay heroísmo, pero tampoco hay cobardía. Hay el momento que siempre fue probable, que iba a llegar y que parecía que era ése. Y no fue porque los cigarros, perdón, los soldados iban fumando cigarro y hablando por radio y no olieron la pipa por estar fumando cigarro y se pasaron de largo.

Ese momento para el que uno se preparó, es éste que va a llegar, pero ahora hacia el otro lado. No se trata ahora de prepararse para morir, sino prepararse para vivir de otra forma, una mejor. Nosotros pensamos que es la única posible.

Nosotros les pedimos, no que revisen sus libros ahora —porque ahí no va a haber más que “nos”—, no que revisen la poca o grande comodidad que tengan por estar estudiando en la academia o en el laboratorio.

Nosotros lo que les pedimos es que volteen a ver abajo y sientan junto con nosotros, ahí en la página de Radio Pacheco, ellos han estado por todos lados y no crean que graban las palabras del Sub, graban las palabras —así como ustedes pasaron—, las de todos los que pasan.

Y van a escuchar cómo los indígenas siempre empiezan pidiendo disculpas, empiezan diciendo: “perdón porque no hablo español”. A veces ni siquiera eso, en lengua, y el que entendió, entendió, y el que no, se chingó. Y en un momento llegan a decir “ya no queremos pedir perdón, por existir, por ser lo que somos”.

Como platicaba pues, alguien que decía —que pasó aquí a decir—: ¿por qué a los policías que están en la Alameda les enseñan inglés, francés y alemán, y no les enseñan mazahua y otomí, que es lo que hablan los que están trabajando ahí como ambulantes? Ya no queremos pedir perdón por existir, y ya no queremos pedir permiso para luchar. Lo van a escuchar en muchas lenguas y lo van a escuchar de estudiantes, de maestros, de mujeres de todas las edades, niñas, jóvenes, adultas, ancianas.

Lo van a escuchar y van a entender esto que les estoy diciendo y que es ahí donde está esa correlación de fuerzas, es ahí donde está el sustento teórico de que nosotros digamos: “la gente ya no aguanta más y no queremos que siga el mismo camino de nosotros, el de la revolución armada”. Lo que queremos es que no salga igual que nosotros, solos. Lo que queremos es salir juntos todos y en un movimiento civil y pacífico, donde cada quien tenga lugar.

No nos cabe duda de que vamos a ganar, lo que nos está todavía en la duda es si cada grupo, colectivo, cada pensamiento, cada bandera, va a alcanzar a construirse un espacio aquí, a defenderlo, a darse a conocer y a dar el mismo respeto que demanda. Evidentemente que hay la desesperación de algunos que empiezan a ver que ciertos grupos políticos que reproducen prácticas antiguas, y que es lo mismo de siempre, y que las cosas no cambian. Pero no, están cambiando, la Otra Campaña no es la UAM Xochimilco, ni la Universidad Nacional Autónoma de México, es también esa, pero muchas cosas más.

Y hace unos días, escuchamos en la Magdalena Contreras a un señor de la tercera edad que decía: “yo le entré a la Otra Campaña porque es la única que me escuchó”. Porque los compañeros que estaban organizando lo invitaron, él llegó, y le dijeron: “te escuchamos compañero”. Y él pudo decir todo lo que en todos lados no podía decir, y los compañeros que lo habían invitado lo escucharon hasta el final sin interrumpirlo, así como yo no los he interrumpido a ustedes en lo que han dicho —aunque a veces dicen cosas que cámara—.

Y entonces en el momento en que él terminó de hablar, ya no esperó a que le dijeran algo los compañeros y compañeras que lo habían invitado, sino dijo: “éste es mi lugar, aquí sí me están tomando en cuenta”. Ni siquiera esperaba que le aplaudieran o que le dijeran que su idea era buena o mala, ése era el lugar donde se estaba escuchando. Y él empezó a hablar con otros, y otros, y empezó a crecer. Y esa reunión de adherentes era muy grande pues, de las más grandes que hemos tenido.

Va a pasar lo que va a pasar. ¿Por qué quieren que les eche mentiras? Y que les diga: “nombre, sí va llegar Ramón de la Fuente y van a poder votar en el 2012”. O a lo mejor vamos a crear un partido político, de izquierda, buena onda, jacarandoso y que no sea aburrido, para que puedan votar en el 2012. Pero les vamos a echar mentiras porque no vamos a hacer eso. Y el dolor que hemos encontrado allá abajo no aguanta tanto. Hay gente que grita: “no nos vayas a decir que hay que esperar el próximo sexenio”, a ver si ya se desilusiona la gente de López Obrador, o a lo mejor, “tú lánzate de candidato” o cosas así, absurdas ¿no?

No, la gente está diciendo: “ya aquí está la lucha”. Y no estamos buscando gente que no vaya a votar, la estamos encontrando de por sí. No es que estemos promoviendo la abstención, es toda esta gente que está desilusionada de lo que está pasando allá arriba y que dice: “éste puede ser un camino”. Todavía está preguntándolo, está preguntado si la Otra Campaña realmente es otra, o nos estamos metiendo en otra cosa que es lo mismo, que va a repetir los mismos vicios que nos alejaron de las organizaciones políticas que están allá arriba.

Nosotros pensamos que sí, si logramos conseguir que ustedes, sobretodo ustedes los que están en la ciudad logren a voltear, voltear la cabeza, el oído y la palabra, así como voltearon a vernos a nosotros —nada más que a nosotros nos costó sangre, muerte y destrucción para que voltearan ustedes a vernos y a escucharnos—, si voltearan a ver a sus otros compañeros y compañeras que son de la Otra Campaña, que no son universitarios, que no están en la UAM Xochimilco, ni en la UNAM, ni en la UPN, ni en el Poli, van a entender esto que les estoy diciendo y van a decir junto conmigo: “sí es cierto, no aguanta tanto”.

Tenemos que construir nuestro espacio aquí, hacerlo crecer y tenemos que hacer que ese compañero sienta y esa compañera sienta la misma fuerza que uno está sintiendo a la hora que los está escuchando y a la hora que está sintiendo esa decisión. Y si les piden correlación de fuerzas, y si les piden análisis teórico, les van a preguntar que qué es eso, pero les van a mostrar su dolor y su muerte y la organización que han tratado de hacer para tratar de derrotar a ese dolor y a esa muerte.

Créanme y si no me creen, escuchen, o vamos, vayan y digan que son de la Otra Campaña, van a ver que es cierto, que aquí está la gente más chingona de este país. No está en Televisa ni en Televisión Azteca, ni en el PRD, ni el PAN, ni en el PRI, ni en las autoridades de la UAM, en ningún lado de esos. Está acá abajo y aquí es donde está entrando porque éste es su lugar y por eso éste es el movimiento más chingón que ha tenido este país. Si les espanta que les diga eso, pues no se los digo, les cuento chistes —malos por supuesto—, pero no a eso venimos.

Nosotros pensamos que cuando ustedes pasan acá y dan su palabra o el que no pasa, manda su carta o su mensaje, están siendo sinceros y honestos con nosotros. Lo menos que podemos hacer nosotros es hacer lo mismo o quedarnos callados. Como no venimos a eso, a promover el silencio sino a promover la palabra, ha sido un honor y una fuerza en nuestro corazón —esperamos que los demás de la Otra Campaña también los hayan escuchado— el saber que tenemos en ustedes a compañeros y compañeras.

Gracias compañeros, gracias compañeras.

 

Area de Descargas

Descargue aquí los archivos de este artículo en su formato original.

Share

29 Comentarios »

  1. hay muchos que ya no tenemos miedo, !adelante¡

    Comentario de Rangel Calderon Helton — Mayo 3, 2006 @ 2:03 pm

  2. OIGAN VA HA HABER TOKADA EN FAVOR DE LOS ZAPATISTAS EN CD DEPORTIVA DE LA MIXIUCA INFORMEN POR FAS
    se vista de amarillo, de azul, o tricolor todo el q busca el poder es un ladron

    Comentario de alejandro — Mayo 3, 2006 @ 5:18 pm

  3. LOS ESTAMOS ESPERANDO EN PILCAYA GUERRERO
    EN EL RANCHO AUTOGESTIVO ECOLOGICO “CHICO MENDES”
    OJALA SE PUEDA ORGANIZAR LA VISITA DEL DELEGADO ZERO
    TEL 01 72 22043291
    DESPUES PODRIA IR A IXTAPAN DE LA SAL Y TONATICO

    Comentario de ARMANDO SALGADO — Mayo 3, 2006 @ 7:10 pm

  4. LA FORJA TAXQUEÑA SE ONORGULLECE EN INVIATR AL DELEGADO ZERO A TAXCO GRO, PARA LO CUAL NECESITAMOS NOS CONFIRMEN

    LA FORJA TAXQUEÑA
    ONG

    3ER ANIVERSARIO
    8 DE MAYO 20 HRS BAR SOTAVENTO
    PROFESOR FULGENCIO BUSTAMANTE
    TEL 762 62 23865
    MIL GRACIAS¡

    Comentario de MARICELA QUINTO — Mayo 3, 2006 @ 7:13 pm

  5. Acto de solidaridad con San Salvador Atenco.

    Se convoca a todos los habitantes de Puebla a manifestar su solidaridad con el Pueblo de San Salvador Atenco el día Jueves 4 de Mayo, 2006 a las 8:00 A.M. en el Puente de Ovando.

    En esta manifestación se acordarán las acciones para evitar mayor violencia contra los ciudadanos de Atenco.

    ¡Alto a la represión policiaca estatal y federal en contra de los ciudadanos!

    ¡Ni un muerto más!

    Comentario de Eduardo — Mayo 3, 2006 @ 7:38 pm

  6. AGUAS ,EN LOS NOTICIEROS PREGONAN LA “BARBARIE” DE LOS COMPAS DE ATENCO NO LOS BAJAN DE SALVAJES ,LO PERO ES QUE ALUDEN EL HECHO DE CUANDO ACOMPAÑARON AL DELEGADO ZERO ,ESO YA ES UNA ESTRATEGIA PARA DESVIRTUAR EL RECORRIDO ,SABEMOS QUE LA GENTE IDIOTIZADA POR LA TV ,AHORA VA A PENSAR QUE MARCOS SOLO VINO A AZUZAR Y PROVOCAR VIOLENCIA ,ORGANICEMONOS POR QUE TAL PARECE QUE ESTO DE ATENCO ESTA FRIAMENTE CALCULADO .

    PD. EN UN NOTICIERO DE RADIO (RADIO MONITOR) ,UNA PERSONA LLAMO Y DECLARA QUE LOS DEL FRENTE DE PUEBLOS TIENEN TOMADA UNA CASA Y QUE ¡¡¡¡APOYAN A PEÑA NIETO ,PUES EL LOS PROTEGE!!!!! CARAJO ,ESTO YA ES LA OTRA CAMPAÑA PERO LA DEL GOBIERNO POR EL DESPRESTIGIO DE LA VISITA DEL SUP.

    Comentario de rogelio — Mayo 3, 2006 @ 7:51 pm

  7. Me parece increible que el gober del edo. de México se atreva a declarar una serie de mentiras y a desiformar de tal manera con su visió del asunto, es evidente que todo es un plan para provocar a los integrantes de la Otra. Es indignante que de entrada en los noticieros llamen a los de atenco, a los del machete, “delincuentes”, y a los y las que se manifestaron fuera de gobernación “sujetos”. Desde el modo de mombrar se nota su cortada bien planeada y apoyada por televisa, tvazteca y sus compinches.

    Comentario de gabriela — Mayo 3, 2006 @ 9:20 pm

  8. ¡¡¡¡¡¡¡¡OJO CON LA CAMPAÑA DE DESPRESTIGIO!!!!!!!!!!!

    ORGANICEMONOS COMPAÑEROS.

    LA TELEVISIÓN BASURA DE TV AZTECA Y TELEVISA ESTÁN REPITIENDO COMO MEROLICOS LO QUE EL GOBERNADOR MENTIROSO DEL ESTADO DE MÉXICO, JUNTO CON EL GOBIERNO FEDERAL Y MUNICIPAL, QUIEREN QUE SE DIFUNDA DE SU BIEN PLANEADO BOICOT AL PUEBLO DE ATENCO Y POR SUPUESTO CON MIRAS A LA “OTRA CAMPAÑA”.
    INCLUSO EN LOS COMENTARIOS DE ARRIBA SE NOTA EL PLAN HECHO POR LOS MALOS GOBERNANTES. NADA ES CASUAL….

    DEBEMOS ESTAR ATENTOS Y BIEN ORGANIZADOS.

    Comentario de lupita — Mayo 3, 2006 @ 9:33 pm

  9. Podrían subir, además del discurso del Sub en Tlatelolco, el de América del Valle…? Gracias

    Comentario de Citlalli — Mayo 3, 2006 @ 10:00 pm

  10. es impresionante!!!! desde Argentina desde los pies del continente para que la 6xta camine se vive el pueblo mexicano!!! fuerza la luz sale de adentro para todos aca los estamos apoyando tenemos nuestros inconvenientes pero como dice la 6xta cuando nos miramos en los otros vimos nuestros dolores y eso fue lo que nos movio a muchos para decir !ya basta! no a la privatizacion de la educacion no a la represion policial la plaza es del pueblo!!!!!!!!! y NO de los partidos politicos por una america unida vivan los pueblos originarios resistencia a atenco a los mapuches en chile no al las papeleras viva LA OTRA por y desde abajo desde los pies del mundo (y no del culo) adiero a la carta de nueva iguazu http://www.lpp-buenosaires.net/mailing/doc_FMEIguazu/carta_niguazu_esp.doc

    Comentario de gustavo lesa — Mayo 3, 2006 @ 10:51 pm

  11. SALUDS A TODOS LO COMPAÑEROS REBELDES Y A LOS SEGUIDORES DE LA SEXTA, FELICIDADES POR EL TRIUNFO QUE ESTAN TENIENDO LOS COMPAÑERO DEL EZLN Y POR SU DELEGADO ZERO, ES UNA NUEVA FORMA DE LUCHA REVOLUCIONARIA PARA QUITARNOS LAS CADENAS DE ESE MOSTRUO QUE TENEMOS COMO GOBIERNO IMPERIALISTA, VAMOS A UNIR NUESTRAS FUERZAS Y PONER EN PRACTICA LO DEL COMANDANTE CHE HASTA LA VICTORIA SIEMPRE TODOS JUNTOS Y DERROCAR AL CAPITALISMO IRRACIONAL.

    TODOS JUNTOS FORMAMOS UNA SOLA FUERZA, LA FUERZA DE LA PROLE

    ENVIADO POR UN FRIJOLITO REBELDE DEL SUR DE MEXICO QUE AL OIR DE LA SEXTA SALIO DE LA BAINA Y BRINCO HASTA TOMAR UNA COMPU Y ENVIARLES UN MENSAJE DE APOYO.

    VALE QUE DIOS LOS BENDIGA

    Comentario de ANTONIO — Mayo 4, 2006 @ 10:06 am

  12. LO QUE ESTA PASANDO EN ESTOS MOMENTOS EN EL EDO. DE MEXICO ES CULPA DE TODOS ESTOS ESTUPIDOS GOBIERNOS DE RISA QUE SE HAN MANTENIDO EN NUESTRO PAIS, COMO ES POSIBLE QUE SE SIGA DERRAMANDO SANGRE INOCENTE Y PEOR AUN DEJAR FAMILIAS SIN SUS MIEMBROS SOLO POR EJERCER UN DERECHO FUNDAMENTAL DEL SER HUMANO LA EXPRESION DE IDEAS Y DE MANIFESTARSE. EN FIN, SIGAMOS EN PIE DE LUCHA HASTA QUE SE PUEDA CONSEGUIR UNA VERDADERA JUSTICIA SOCIAL PARA TODOS LOS QUE SALIMOS DE NUESTRAS CASAS DIA A DIA A CONSEGUIR EL PAN CON NUESTRO PROPIO Y DEFINIDO ESFUERZO
    “HASTA LA VICTORIA SIEMPRE”

    Comentario de ESTUDIANTE SIN TRABAJO — Mayo 4, 2006 @ 10:46 am

  13. A todos los adherentes de “La Otra” se les hace una atenta invitacion a que el dia 5 de Mayo despues de las 10:00 am todas las organizaciones hagan sesion simultanea, y en ella discutir el tema de “SAN SALVADOR ATENCO” para que asi se haga presente la voz del EZLN a pesar de este tema recordar aquel 5 de Mayo
    donde Mexico saca a los Franceses de esta tierra y apesar de que es una sesion simultanea todo EL OTRO MEXICO unido hasta el final.

    Atte: ERJ (Estudiantes Revolucionarios y Justicia)
    Calpulalpan Tlaxcala, a 4 de Mayo del 2006

    Comentario de ERJ(ESTUDIANTES REVOLUCIONARIOS Y JUSTICIA) — Mayo 4, 2006 @ 2:47 pm

  14. Que Onda Banda.
    Hasta la muerte si es presiso
    Hasta la victoria siempre
    En la calle, en tu trabajo, en la escuela, en el deporte en todos lados se muestra hasta la mas minima dosis de discriminacion, de neoniberalismo, de reprecion, de explotacion en los empleos llenos de capitalismo, llenos de estranjeros que quieren sacar, exprimir el mas minimo centavo para clavarselo y al pobre Mexicanito que se chinge, pero no no es asi, en cada espacio de tu cabeza debe existir un poco de conciensia de izquierda y desde lo mas abajo, desde la raiz, desde lo mas abajo crecera la izquierda para derrocar a la jodida politica del Gob de Fox, que en cordinacion con Salinas, Bush, Caderon, Obrador, Madraso, Montiel, Peña Nieto todos son unos Hijos de p…., saqueando al pais vendiendo todo el agua, la tierra, y lo que mas duele la dignidad del Mexico y lo poco y si es que la conocen la patria.
    Esa represion que existe de la fuerza policiaca que en el metro, en el comercio ambulante, en la calle, en el arte callejero, te atoran por la mas minima pendejada pero acuerdense que los puercos solo son mas que idiotas controlados por el inbecil que esta en su oficina sentado biendo como atoran al oueblo , compas no nos dejemos mas y asi como mensiona en cada reuniom LA OTRA CAPAÑA EZLN, HASTA LA MUERTE SI ES POSIBLE. Gracias

    Comentario de Francisco Estrada — Mayo 5, 2006 @ 9:41 am

  15. dos asusntos.
    el urgente que pasara con lo de Atenco, ademàs de las mesas de informaciòn del domingo, què pasarà con la otra campaña.

    el segundo.

    para el servidor, cuanto con fotos de la visita del delgado zero, donde, si es que se pueden enviar para sudifusiòn

    HASTA LA VICTORIA SIEMPRE

    Comentario de VIETNAM GARCIA — Mayo 5, 2006 @ 5:19 pm

  16. Saludos, las fotografías pueden enviarlas a: galeria@ezln.org.mx

    Comentario de Administrador — Mayo 5, 2006 @ 6:38 pm

  17. Subcomandante Marcos
    Delegado Zero

    Gracias por visitar la UNAM y hacernos partícipes en la construcción de una nueva patria.

    Gracias a todos los Zapatistas por poner el ejemplo del coraje, dignidad, valor, y disciplina, características que han sido junto a sus demandas, la sangre que inyecta vida a quienes enfrentamos día a día los embates del despojo mercantilista neoliberal, globalizador del despojo y excluyente hacia las oportunidades de progreso equitativas.

    Gracias a los adherentes y simpatizantes por salir a trabajar en “la otra campaña” , renunciando al individualismo y construyendo un frente de resistencia que hasta ahorita sigue poniendo en aprietos a los peces grandes del poder y el capital, que no son más grandes que nuestras conviciones, ideales y fuerzas.

    Pertenecemos a un sector privilegiado de gente crítica, reaccionaria, combativa y con la capacidad de sentir la injusticai disfrazada de legalidad y Estado de derecho.

    Me despido y estoy a sus órdenes en mi correo iusthithia@yahoo.com.mx

    Comentario de Christian — Mayo 5, 2006 @ 7:50 pm

  18. Unamonos alrededor de la resistencia de Marcos , juntos lo haremos, pero, ¿y luego que?

    Comentario de Alberto — Mayo 5, 2006 @ 9:12 pm

  19. Es necesario en parte este movimiento para hacer el contrapeso que se requiere a este bloque de intereses que nos gobiernan….pero por otra parte , la contracultura al tener exito se adhiere al sistema, tengan cuidado en eso y no crean ciegamente en persona alguna, creo que tanto sistema como contracultura tienen sus cosas buenas y cosas malas..ninguno es completamente bueno ni malo…pero ambos son necesarios

    Comentario de Rubalo — Mayo 5, 2006 @ 9:22 pm

  20. Me parece que la actividad de la Otra Campaña se detiene en uno de los momentos primordiales de su búsqueda de un nuevo país, a través de su propuesta de unir las fuerzas de los distintos sectores sociales que conforman nuestra nación para combatir el capitalismo. Sin duda, los hechos que se viven en Texcoco y, en particular, en San Salvador Atenco lo justifican, incluso me atrevería a decir que este conflicto es un claro ejemplo de cómo es posible luchar ya contra tanta injusticia; no obstante que los medios de comunicación han crucificado con sus condenas el actuar de un pueblo que se ha portado digno en su defensa de las tierras que el Estado pretende usurparles o bien comprarles a precios risibles, los cuales no sólo se conforman con su actividad rebelde, sino que se han sumado al apoyo de otras luchas que llevan a cabo otras organizaciones inconformes en búsqueda de justicia.

    La violencia es, ni más ni menos, la consecuencia de la sordera, del cinismo y la estupidez con la que se conducen los gobiernos, y no como los medios pretenden un modo de vida de los marginados. La falta de análisis de esta cuestión motiva que la opinión pública repudie el actuar de una parte de la población que ha sido orillada por la injusticia gubernamental a tomar como último recurso el uso de las armas y, por ende, de la violencia. ¿Será qué los atenquenses están muy felices de estar poniendo en riesgo su vida cada vez que luchan por lo que podrían obtener por medios pacíficos si las autoridades cumplieran a cabalidad con su trabajo desde hace ya tres años? Es condenable, entonces, más bien el proceder de aquellos que tendrían que velar por el bienestar social y sólo sirven para enriquecer sus bolsillos a costa del sufrimiento de la mayoría. No nos extrañe que la población de San Mateo Oczacatipan, en Toluca, se vea en la necesidad de tomar la misma actitud combativa y violenta ante la falta de respuesta que han obtenido de un gobierno que sólo ha servido para hacerle propaganda de pasarela a su figurín Peña Nieto. Los consorcios comerciales y los grandes capitalistas se desgarran las vestiduras al no poder convencer a los pobladores de las inmediaciones del aeropuerto de dejarse vender por limosnas de mendigo.

    Comentario de Javier Cervantes — Mayo 5, 2006 @ 10:15 pm

  21. ¡Muera el pinche Gobierno hijo de su perra, bomba, guanga y requete-putamadre que lo cagó, porque han de saber que a este nadie lo parió, lo cagaron!

    Atte.

    Juan Pueblo.

    Comentario de José Alfredo Saavedra — Mayo 6, 2006 @ 1:01 pm

  22. Subcomandantge Marcos
    Delegado Zero

    Ejército Zapatista de Liberación Nacional

    Adherentes y Simpatizantes

    Ante los miserables actos de represión sufridos por los compañeros de Atenco, queda claro que nosotros debemos ser más inteligentes, sé que resulta difícil, pero no olvidemos que con las leyes y su desgastado “estado de derecho”; tratan de legitimar lo ilegítimo.

    No debemos caer en provocaciones, recuerden que con ellas buscan el pretexto que necesitan para aprehender a los que luchamos con ” LA OTRA CAMPAÑA”; de nada servirá que seamos muchos si a la mayoría la tienen aprehendida, la lucha se hace mejor desde afuera de prisión que desde adentro, no se dejen llevar por la ira, es difícil, pero traten de contenerse en lo posible y piensen que el movimiento los necesita afuera y no adentro de prisión, no les den el gusto y el pretexto para encarcelarlos.

    Con la razón y verdad el EZLN ha ganado sus mejores triunfos, no abandonemos el camino que nos ha hecfho crecer y fortalecernos, la fuera es para las bestias, y afortunadamente nosotros no lo somos, por eso estamos en ” LA OTRA “.

    Seguimos vivos.

    Reciban un caluroso saludo y quedo a sus órdenes en mi mail iusthithia@yahoo.com.mx

    Comentario de Christian — Mayo 6, 2006 @ 8:27 pm

  23. soy estudiante universitario… tambien soy padre de familia, pero antes que todo eso soy mexicano… como todos nosotros. no es posible no hacer nada y cruzar los brazos al ver lo que ocurre en nuestro paìs… la situaciòn no cambia porque la mayorìa de la población es pasiva… lo peor… se deja llevar por los medios de comunicaciòn y no se dan cuanta de la realidad… es tiempo de abrir los ojos y unirse para luchar pòr nuestros derechos y por el paìs que les vamos a dejar a nuestros hijos.

    veamos que parte de la culpa de lo que ocurre es por nuestro silencio…

    hagamos ruido

    basta de tanta sumisiòn… el deber de ñlas personas del poder no es reprimirnos… estàn para representarnos… y si no lo hacer, entoncer exijàmos que se pongan a hacer su trabajo…

    Comentario de ERIK H. — Mayo 7, 2006 @ 1:15 pm

  24. SALUDOS COMPAÑEROS:
    DE NUEVO QUIEREN MANCHAR NUSTRA TIERRA CON SANGRE INDIGENA Y CAMPESINA LOS MALOS GOBERNANTES Y EXPLOTADORES DE NUESTRA NACION…NO DEBEMOS DE PERMITIR QUE SE APROVECHEN DE SU PODER,Y QUE QUIERAN DESTRUIR NUESTRAS RAIZES..LES INVITO A QUE ALCEN LA VOZ, A QUE SE QUEJEN DE TODO LO QUE NO LES PARESCA,LA OTRA CAMPAÑA PUEDE SER LA NUEVA REVOLUCION MEXICANA SOLO TENEMOS QUE APOYARNOS ENTRE TODOS…”EL PUEBLO UNIDO JAMAS SERA VENCIDO”

    Comentario de roberto grajales — Mayo 7, 2006 @ 1:17 pm

  25. Mas vale el estado de revolución, mas vale incomodar y desestabilizar a los grandes ricos y poderosos, mas vale hacer pobres a los ricos, mas vale intranquilizarlos, mas vale que ahora ellos tengan miedo, mas vale que carezcan, mas vale que ya no tengan paz.
    Mas vale el fuego, mas vale que arda.
    Mas vale la actitud del campesino, del indigena, del obrero, del estudiante, del pueblo.
    Más vale que se abra la herida, más vale que duela, mas vale que sangre.
    Más vale la mujer revolucionaria (Itzel), más vale el amor que nace del fuego, más vale que sea ardiente, más vale amarse en la revolución.
    Más vale la dignidad revelde, más vale la libertad, más vale la verdadera democracia.
    Más vale la lucha, mas vale que sea cuesta arriba.
    Más vale la rojinegra bandera.
    Más valen los sueños, iluciones e ideales, mas vale ser crítico, mas vale cuestionarse siempre.
    Más vale arriesgarse.
    Más valen los sueños radicales, mas valen las grandes soluciones.
    Más vale reverlarse, mas vale el “Ya basta”.
    Más valen los sencillos, los humildes, los inocentes, mas vale la piel morena, mas vale la sabiduria ancestral, mas vale la tierra, mas valen los surcos de esperanza, mas vale la naturaleza.
    Más vale hacer historia, mas vale ir atizando el fuego.
    Más vale el sentimiento del pueblo.
    Más vale la fe ardiente.
    Más vale desconocer fronteras, mas vale la libertad del mundo.
    Más vale morir de pie, que vivir de rodillas.
    Más vale tener valor (Más vale tener muchos huevos).
    Zapotlan.

    Comentario de José Cruz — Mayo 11, 2006 @ 9:18 am

  26. LO DE ATENCO FUE UN ABUSO TOTAL HACE TIEMPO QUE ESPERO CON ANSIA EL REGRESO DE LA INSURGENCIA, HACE TIEMPO QUE LOS AMIGOS Y COMPAÑEROS DE LA LUCHA ESPERAMOS SOLUCIONES, CREEMOS QUE LO QUE PASO EN ATENCO DEBE DE DAR LUZ VERDE AL ONOCOP DE LAS HOSTILIDADES NO MAS ABUSO NO MAS INJUSTICIA POR UN PUEBLO LIBRE Y POR EL BIEN COMUN NI UNA VEZ MAS………

    Comentario de Oscar — Mayo 13, 2006 @ 2:30 pm

  27. PRIMERAMENTE QUIERO FELICITAR AL SUB COMANDANTE MARCOS POR SER UN LIDER GUERRILLERO QUE BUSCA TRANSFORMAR UN NUEVO PAIS,UNA NUEVA PATRIA PARA TODOS,POR ELLO HAY QUE SOLIDARIZARNOS ,POR ESO YO INVITO
    A QUE CONTRIBUYAMOS ESTE ESFUERZO QUE ESTA HACIENDO NUESTRO GRAN COMPAÑERO EL SUB.VEMOS HOY UN PAIS LLENA DE INJUSTICIAS,CORRUPCIONES,FALTA DE OPORTUNIDADES,DESIGUALDADES,Y TODO ESTO TIENE QUE ACABARSE,YA ES TIEMPO DE DECIR “YA BASTA” ESTA GRAN PROBLEMATICA QUE VEMOS HOY EN NUESTRO PAIS ES POR LA FALTA DE CAPACIDAD DE LOS GOBERNANTES,QUE SOLO BUSCAN INTERESES PERSONALES,MAS NO EL BIEN COMUN DE LA SOCIEDAD.

    MARCOS GRACIAS POR PREOCUPAR SU PAIS
    MARCOS.GRACIAS POR SER EL REPRESENTANTE DE LOS POBRES.

    Comentario de NORBERTO JUAREZ VAZQUEZ — Mayo 17, 2006 @ 6:48 pm

  28. Saludos EZLN, Delegado Zero, adherentes y simpatizantes de “la otra campaña”; soy estudiante universitario, y tengan por seguro que el sector estudiantil estaremos presentes defendiendo al México que hoy destaca por el olvido en que se encuentra, porque todos los que hoy viven en el olvido no necesitan más que convocar para la lucha, y no duden en que ahí estaremos.

    Comentario de Christian — Julio 27, 2006 @ 7:45 pm

  29. Si no han visto el video del discurso de Delegado Zero , en la UNAM pronunciado el 2 de mayo de 2006, hay un video bien hecho en la siguente pagina:

    http://video.google.com/videoplay?docid=4029750227522351112&q=otra+campa%C3%B1a

    o buscarle por el titulo:

    La Otra Campaña en la UNAM

    en:

    http://video.google.com/

    Comentario de kevin — Agosto 15, 2006 @ 9:24 am

RSS para comentarios de este artículo. TrackBack URL

Deja un comentario

Notas Importantes: Este sitio web es de la Comisión Sexta del EZLN. Esta sección de Comentarios está reservada para los Adherentes Registrados y Simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Cualquier otra comunicación deberá hacerse llegar por correo electrónico. Para evitar mensajes insultantes, spam, propaganda, ataques con virus, sus mensajes no se publican inmediatamente. Cualquier mensaje que contenga alguna de las categorías anteriores será borrado sin previo aviso. Tod@s aquellos que no estén de acuerdo con la Sexta o la Comisión Sexta del EZLN, tienen la libertad de escribir sus comentarios en contra en cualquier otro lugar del ciberespacio.


Archivo Histórico

1993     1994     1995     1996
1997     1998     1999
2000     2001     2002     2003
2004     2005     2006
2007     2008     2009     2010
2011     2012     2013
2014     2015     2016     2017

Comunicados de las JBG Construyendo la autonomía Comunicados del CCRI-CG del EZLN Denuncias Actividades Caminando En el Mundo Red nacional contra la represión y por la solidaridad