lista de correosrecibe automaticamente las actualizaciones a tu correosiguenos en tuitersiguenos en facebook

enlaceZapatista

Palabra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Mar282006

en la UAN, Tepic, 27 de marzo

Palabras del delegado zero en la Universidad Autónoma de Nayarit

Universidad Autónoma de Nayarit
Tepic, Nayarit
27 de marzo

Buenos días compañeros y compañeras de la comunidad universitaria de la Universidad Autónoma de Nayarit. Mi nombre es Marcos, Subcomandante Insurgente Marcos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Nosotros somos indígenas chiapanecos de las montañas del sureste mexicano, de pueblos indios con raíz maya que el primero de enero de 1994 nos alzamos en armas por la causa de que esa bandera, que es la nuestra, la bandera nacional, quienes la ondean allá arriba habían decidido hacernos a un lado, aniquilarnos y convertir nuestras montañas en un gigantesco cementerio de las etnias a las que pertenecemos. Desde entonces, después de haber enfrentado las fuerzas federales, intentamos por la vía del diálogo llegar a una solución y los partidos políticos, que ahora se presentan como los salvadores de este país, nos negaron el lugar que merecemos nosotros los pueblos indios, los que levantamos esta nación junto con sus construcciones. Desde entonces, le quitamos esa bandera a los poderosos y es nuestra bandera y por diversas causas y diversos caminos estamos buscando a otros mexicanos y mexicanas que quieran levantarla junto con nosotros. La bandera que lleva el Ejército Zapatista de Liberación Nacional en esta Otra Campaña es la bandera nacional, la bandera de México.

Llegamos aquí a la Universidad Autónoma de Nayarit, una de las pocas universidades públicas que nos han abierto las puertas para hablar con ustedes. Las universidades, esas casas de cristal aisladas del resto, que sólo de cuando en cuando ven rotas sus ventanas con las acciones de algún grupo estudiantil comprometido con las causas populares, algún grupo de profesores que asume una actitud crítica ante la realidad; investigadores que buscan también la forma de abrir nuevas oportunidades al desarrollo en el país; o trabajadores manuales o administrativos que se solidarizan con otras causas. La casa de cristal que conforme vamos egresando como estudiantes de esta casa, nos encontramos que una cosa es el aroma que despiden estos jardines, las aulas, los laboratorios, los cubículos, las oficinas y lo que luego nos va a tocar oler en las calles: corrupción, pobreza, miseria. Y de un tiempo a acá, los cristales que rodean las universidades se han puesto de color plomo e impiden ver lo que está pasando allá afuera.

Hemos recorrido una parte de Nayarit y hemos encontrado colonias que están convertidas en el basurero y en la letrina de la capital, y hemos encontrado también a sus pobladores, organizándose para rebelarse contra ello. Hemos visitado el ejido más grande del país, a punto de perecer por la ofensiva gubernamental y de los grandes empresarios y hemos escuchado de esos ejidatarios en Tuxpan la decisión de resistir y rebelarse contra esa injusticia. Hemos ido al puerto de San Blas y ahí hemos escuchado a los pescadores, organizándose también para resistir a este sistema que pretende destruirlos y ahora llegamos aquí a la universidad, su casa de estudios, su Alma Mater, donde los investigadores no pueden realizar sus proyectos por falta de presupuesto, dicen; donde los profesores no pueden ejercer la libertad de cátedra, también porque no conviene convertir la universidad —dicen allá arriba— en un centro de agitación política.

Estudiantes como la mayoría —creo— de los que me escuchan, que se empeñan día a día, primero, para poder costearse los estudios, sabiendo que una universidad como ésta, aparenta ser pública pero se está convirtiendo poco a poco en una universidad privada. Esforzarse cada día a hacer la tarea, esforzarse por aprender, cumplir los créditos, hacer la tesis, graduarse con honores, como buenos estudiantes y salir allá afuera a la calle y encontrarse con que el empleo que le ofrecen no tiene nada que ver con la vocación que les hizo elegir una carrera. Si el sistema que allá arriba nos está oprimiendo a nosotros como indígenas sigue operando, convertirá a todas las universidades públicas en un gigantesco fraude con fachada académica.

Todos ustedes, todas ustedes, compañeros y compañeras, a la hora de salir a la calle, ya como profesionistas, no van a encontrar el trabajo que están esperando, no van a poder realizar la vocación que eligieron. No importa cuánto se esfuercen; si son médicos, ingenieros, licenciados, a la hora que salgan se van a encontrar con que ese puesto —el que ustedes deseaban—, el que les va a permitir ejercer su profesión en bien de la comunidad, es ocupado por el pariente del cuñado, del hermano del que le bolea los zapatos al gobernador. Allá afuera todo se decide por palancas y recomendaciones, no por capacidad, no por inteligencia.

Y aún así, vamos a escuchar de los grandes políticos allá arriba que el empleo aumenta, pero no se les ocurre informarnos que el empleo que está aumentando no es el de las carreras que se están estudiando en las universidades, sino cualquier otra cosa. La universidad convertida entonces en un escalón para hacer carrera política. Directores, rectores, funcionarios, haciendo lista de espera en un puesto universitario mientras consiguen una diputación, una senaduría, una gobernatura, un puesto en algún lugar del gobierno, despreocupados totalmente por construir este espacio como lo que debe ser: un espacio de investigación, de saber y de espíritu crítico. Carreras de humanidades y de artes que son cerradas, la transformación de la universidad en el departamento de capacitación técnica de una empresa, cualquiera que ésta sea. ¿Cuál es la libertad y cuál es la autonomía que enarbolan las universidades públicas en México? Es una mentira que está a punto de romperse.

Nosotros, los que estamos en la Otra Campaña, que no somos nada más los que enarbolan las banderas que ahora brillan, si no mucha gente más en todo el país, queremos ser otra piedra que rompa uno de los vidrios de la Autónoma de Nayarit y no para molestarlos, sino para que entre el viento que está allá afuera y empiecen a oler algo que es nuevo, ya no sólo la podredumbre, ya no sólo la corrupción, ya no sólo la miseria y la desesperanza, ahora, el aroma de la rebeldía que empieza a recorrer las calles, las montañas y los campos de este país.

Compañeros y compañeras, como universitarios, como investigadores, como académicos, como trabajadores manuales y administrativos y sobre todo como estudiantes, deben luchar por convertir esta universidad y todas las universidades públicas en lo que se llama “universidad”, en un espacio en el que se puedan manifestar todas las ideas, todos los pensamientos, no sólo el aspecto tecnocrático que es el que están imponiendo, sino que puedan asomarse a todas las ventanas que allá afuera señalan diversas realidades. Como universitarios tienen el derecho de analizar críticamente todas las opciones y tienen el derecho a conocer todas. Si en la universidad no se conocen todos los Méxicos que viven, luchan y mueren allá afuera, entonces ¿dónde va a ser?

Nosotros no venimos a decirles como zapatistas, qué es lo que deben hacer como universitarios, nosotros somos indígenas y estamos allá, pero hemos encontrado en su historia, en la de ustedes y en la de todos los estudiantes, profesores, investigadores y trabajadores de las universidades, siempre la mano para el que está más jodido, siempre el apoyo para el que lucha y ahora salimos y venimos a volver a pedir esa mano y ese apoyo, pero ya no nada más a nosotros como pueblos indios en reclamo por nuestros derechos y por el respeto a nuestra cultura, ahora también por ustedes, como académicos, como investigadores, como estudiantes, como trabajadores de esta universidad.

Venimos a invitarlos a que junten su lucha dentro de su universidad, sin perder su autonomía, su independencia, sea como grupo, sea como organización, sea como persona, sea como asociación estudiantil, para que unan esa lucha por una universidad pública, gratuita y científica, con las otra luchas que se están levantando en todo el país. Nosotros venimos a decirles que por lo que estamos luchando es por otro México, uno donde los jóvenes puedan estudiar según su vocación, y no según los planes que quieren imponer allá arriba. Uno donde los jóvenes estudiantes puedan asomarse a todas las opciones políticas y elegir libremente si optan por una bandera o no optan por ninguna. Una universidad donde los investigadores puedan producir la ciencia de la que son capaces, mucho, mucho más capaces que los que en las universidades extranjeras están imponiendo su pensamiento y su forma de ver el mundo. Una universidad donde los profesores puedan ejercer la libertad de cátedra y puedan enorgullecerse de estar formando mentes abiertas y críticas a lo que está pasando allá afuera. Una universidad donde los funcionarios no estén en la lista de espera de los partidos políticos para ocupar un puesto gubernamental, si no que se dediquen profesionalmente a construir el espacio universitario como lo que debe ser: el orgullo, el mejor rostro, la mejor cara de este país.

Nosotros venimos a invitarlos a que luchen en la Universidad Autónoma de Nayarit, luchando aquí, luchan junto con nosotros. Venimos a traer esta invitación nosotros que ni siquiera sabemos hablar español, que no sabemos escribir, la mayoría de nuestra gente, la inmensa mayoría, sólo habla una lengua, una lengua indígena y siempre encontramos en nuestro dolor su mano, su rostro y su palabra compañera. Ahora venimos a pedirla porque lo que está doliendo no es nada más los pueblos indios, está doliendo todo este país. A lo largo de lo que hemos recorrido ahora, en nuestra patria que es México, 15 estados de la República, casi la mitad del territorio nacional, hemos encontrado esta inquietud y venimos a preguntar si como estudiantes se trata de pasar el tiempo, de cumplir los créditos, de salir cabal y a mano con las demandas académicas y luego salir a la calle y encontrarse con que nada, absolutamente nada de lo que aquí se levantó sirve para algo.

Nosotros no queremos que los puestos, las profesiones, los cargos, sean ocupados por gente que es incapaz y que su única ventaja es que tienen una relación de parentesco o de compadrazgo con funcionarios o con los poderosos. Nosotros queremos que en los consultorios, en los despachos de abogados, en las arquitecturas, en las ciencias, en las artes, en los laboratorios, estén los mejores mexicanos y mexicanas, los más capaces, no importa su apellido, su color, su tamaño, si no aquellos que más se empeñan en cumplir con su vocación de servicio, que es lo que nos hace entrar a una universidad. Nosotros queremos que esta universidad y todas sean abiertas a todo el que quiera entrar, que no se conviertan en un embudo y tampoco en un taller de robots, para que luego salgan a servir, en donde ni siquiera son necesarios.

Compañeros y compañeras, nosotros los estamos invitando a que se unan a un movimiento civil y pacífico nacional, ese que dentro de muy poco tiempo se levantará en todo el país, para derrocar al gobierno y cambiar el sistema que nos tiene a nosotros como indígenas en un rincón olvidado, a punto de ser aniquilados y, a ustedes, sin libertad de cátedra, sin apoyo a la investigación, sin un futuro como profesionistas. Los estamos invitando, compañeros y compañeras a que entren a la Otra Campaña. Aquí, a este lugar en donde tendrán respeto, donde su voz tendrá lugar y tendrá siempre un oído, aunque este sea pequeño, aunque este sea el de nosotros, los más olvidados, los indígenas de México.

Compañeros y compañeras, ahí lo vean, piénsenlo en su corazón, como maestros, como investigadores, como estudiantes, si no hacemos algo y si no lo hacemos juntos, las cosas allá afuera acabarán por derrumbarse y esta universidad será tal vez, una de las primeras en caer. Gracias compañeros, gracias compañeras.

Area de Descargas

Descargue aquí los archivos de este artículo en su formato original.

Share

1 Comentario »

  1. Soy Leticia, vivo en Tepic y desafortunadamente no pude asistir a la UAN a escuchar a Marcos y a conocerlo. Estoy totalmente de acuerdo con él. Sé que este hombre hará historia y será un icono. Este tipo de personas me hace replantearme mis metas, y me hace pensar que de nada vale vivir la vida sin dejar algo para otros. Marcos ha creado un gran movimiento, una gran lucha por nuestros hermanos indígenas, por la humanidad. Jamás ha buscado fama o gloria, y ha dedicado años enteros por una meta, una meta que es posible que trascienda. Él busca la Verdad y la Libertad, el tesoro más valioso de todo hombre. Lástima que nuestro país esté en manos de hombres con metas tan terrenales como banales. Admiro realmente a hombres como Marcos, quienes son no solo Luchadores, a un paso de convertirse en Libertadores, sino personas con un espíritu Fuerte y Humano. Mi mentalidad hace que me identifique sobremanera con su movimiento y me hace sentir una admiración a la lucha por el reconocimiento de los derechos de la Raza Pura de México, nuestros indígenas, nuestras raices, nuestra cultura. Gracias Marcos, no pares!

    Comentario de Leticia M — Mayo 13, 2006 @ 1:46 am

RSS para comentarios de este artículo. TrackBack URL

Deja un comentario

Notas Importantes: Este sitio web es de la Comisión Sexta del EZLN. Esta sección de Comentarios está reservada para los Adherentes Registrados y Simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Cualquier otra comunicación deberá hacerse llegar por correo electrónico. Para evitar mensajes insultantes, spam, propaganda, ataques con virus, sus mensajes no se publican inmediatamente. Cualquier mensaje que contenga alguna de las categorías anteriores será borrado sin previo aviso. Tod@s aquellos que no estén de acuerdo con la Sexta o la Comisión Sexta del EZLN, tienen la libertad de escribir sus comentarios en contra en cualquier otro lugar del ciberespacio.


Archivo Histórico

1993     1994     1995     1996
1997     1998     1999
2000     2001     2002     2003
2004     2005     2006
2007     2008     2009     2010
2011     2012     2013
2014     2015     2016     2017

Comunicados de las JBG Construyendo la autonomía Comunicados del CCRI-CG del EZLN Denuncias Actividades Caminando En el Mundo Red nacional contra la represión y por la solidaridad Artículos