lista de correosrecibe automaticamente las actualizaciones a tu correosiguenos en tuitersiguenos en facebook siguenos en youtube

enlaceZapatista

Palabra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Ene292001

Subcomandante Marcos, entrevista con Mayté Noriega

ENTREVISTA SUBCOMANDANTE MARCOS
29 ENERO 2001
Mayté Noriega

MN. Nuestra última entrevista fue hace dos años, y en dos años ha cambiado la realidad en todos sentidos. La Realidad es mejor, se nota el avance en la comunidad. Hablemos primero de esta Realidad y después de la otra que ha cambiado también.

SM. Las comunidades indígenas, gracias a la movilización que ha habido de la sociedad civil, nacional e internacional, han podido cumplirse algunas expectativas de modo de vida de las comunidades indígenas. Lo que ha demostrado que es posible obtener logros en las condiciones de vida sin que estas vengan necesariamente de sentimientos de caridad gubernamental en este caso. La resistencia que han llevado a cabo las comunidades indígenas cuyo símbolo es La Realidad, tiene su correspondencia también en la sociedad civil. Dentro de poco, esta comunidad de La Realidad, comunidad Tojolabal, tendrá luz eléctrica y no es por un proyecto gubernamental, sino por un proyecto conjunto de la sociedad civil, nacional e internacional, en este caso, de México e Italia. Hicieron un proyecto ecológico de cuidado del agua, de cuidado del medio ambiente, para instalar una turbina, y aprovechar la misma fuerza del agua para darle luz eléctrica a esta comunidad. Aparte de eso hay también proyectos de educación de la sociedad civil con promotores de educación, es decir, maestros para las comunidades indígenas y aunque en menor grado, también hay avances en cuanto al abastecimiento. Siempre las comunidades para poder abastecerse de alimentos tienen que viajar a la ciudad. Al costo de lo que van a comprar se le suma el costo de viaje y la pérdida de tiempo. Y poco a poco las comunidades se han ido organizando para poder crear centros de abastecimiento dentro de la selva para que las comunidades puedan estarse proveyendo de las cosas que necesitan. Todo esto ha sido posible por estas dos cosas que se juntan y en las que el EZLN tiene poco que ver. Me refiero al propio aprendizaje y desarrollo de las comunidades en su resistencia y a la solidaridad de la sociedad civil, que es algo muy diferente al sentimiento de caridad o de limosna que pudiera pensarse, como ocurre en las calles de una ciudad que uno ve un indigente en las calles y le da una moneda. Estos son proyectos más conjuntos, más recíprocos, porque la sociedad civil viene y se pone de acuerdo con la comunidad, no es algo como que te den una limosna y a ver que vas a hacer con ella. Este es un proyecto en el que trabajan juntos y reciben la satisfacción ambos, ni lo hacen solas las comunidades ni lo hacen solos aquellos que vienen de fuera. En ese sentido el proyecto de luz, el proyecto de escuela, el proyecto de alimentación, son proyectos que construyen juntos, y eso es muy importante en un movimiento con características étnicas, donde el mundo moderno y la tradición nos presenta movimientos fundamentalistas de carácter étnico y religioso también. Y esto implica que un grupo étnico se cierra y se vuelve intolerante y empieza a aplicar medidas coercitivas sobre los diferentes, sobre los que no son como uno. En el caso de las comunidades indígenas está el ingrediente indígena, pero este contacto que ha habido con la sociedad civil, con gente de otro color de piel, otro color de ojos, por hablar también de ti, y otra cultura, ha podido romper y acabar con esos riesgos que pudieran surgir de que un movimiento como el zapatista se convierta en un movimiento fundamentalista. En este sentido la aportación de esta sociedad civil, nacional e internacional al movimiento zapatistas no es sólo en estos proyectos, en que ya vaya a haber luz en La Realidad, o en un proyecto educativo muy avanzado que ya está operando en las comunidades, es sobretodo que le ha abierto una válvula de escape y sobretodo que le ha abierto el horizonte, por decirlo de alguna manera, a las comunidades indígenas, para que nos demos cuenta que el enemigo no es el otro, en el sentido de diferencia de piel, esto va contra toda una cultura que se construyó durante siglos. De una u otra forma, la piel blanca significaba humillación, engaño, desprecio, explotación… Eso es lo que traía la piel blanca a las comunidades indígenas y ahora ya no, traen cooperación, traen intercambio cultural, traen intercambio de experiencias y esto ha hecho que el horizonte se abra. El enemigo de las comunidades indígenas no es el diferente en cuanto a piel y cultura, el enemigo de las comunidades indígenas es el olvido, el aislamiento… Y está este equilibrio muy difícil de mantener entre queremos abrirnos a otro mundo pero no queremos ser como los otros, queremos seguir siendo nosotros. Y en ese sentido nosotros respetamos al que tiene otra cultura, otro color de piel, otra lengua, no le pedimos que se haga indígena como nosotros, si no que siendo como es, comparta la vida con nosotros, comparta el mundo con nosotros. Finalmente la demanda zapatista al mundo es esa. ¿Nosotros existimos como somos, tenemos un lugar con ustedes? Sí o no. Pensamos que si y que ese lugar no es necesario arrancarlo a tiros o desafiando, sino que podemos dialogar, que es un fin, finalmente lo que ha sido la guerra en estos siete años, aparte de la parte militar y todo eso, un dialogo muy intenso, con subes y bajas por supuesto, entre lo que nosotros llamamos la sociedad civil y las comunidades indígenas.

MN. La realidad política del país también ha cambiado, como vive el subcomandante Marcos esta nueva realidad política.

SM. Con mucha esperanza, nosotros pensamos que el dos de julio fue el final de un largo proceso que marca paradójicamente el principio de algo, que como todos los principios no esta bien acabado y está en disputa, se están peleando pues ese principio. ¿Cómo va a seguir los pasos este país?. Durante más de 70 años este país vivió una pesadilla, a veces más o menos maquillada, a veces muy cruda, donde un grupo se relevaba uno a otro y decidía todo. A veces tenía tintes de buenas gentes, populista, que trataba de agradar o de crear bases sociales, a veces asumía poses autoritarias, o violentas como en 1968 o muy escandalosas como la de 88 y con eso construyó una indiscutible imagen de ineficiencia. 85, el terremoto de la ciudad de México, fue el punto clave para señalar que este gobierno no es eficaz, no sirve, no puede afrontar problemas como gobierno. Eso permitió ver que la sociedad a veces tiene más capacidad de resolver problemas de gobierno.

Vienen muchas luchas, no solo en el terreno político sino en el terreno de los derechos sociales, en el terreno de la cultura, que de una u otra forma vienen a coincidir en ese dos de julio, por ponerle una fecha, donde el hecho sorprendente no es que la gente vote por un candidato, en este caso por el señor Vicente Fox, sino el hecho de que vote en contra de un sistema de esa manera tan desafiante, porque ya el dos de julio borró todo lo previo pero todas las trampas y suciedades que se estaban jugando en torno a conseguir la elección de Francisco Labastida fueron muy fuertes, fueron muy grandes y aún así la gente dijo no. Conseguimos como pueblo hacernos para un lado y darnos la oportunidad de seguir otro destino que no incluyera a este grupo autoritario como nuestro patrón, nuestro papá, nuestro padrastro por decirlo de otra forma. Y a partir de ahí se abre un terreno de nadie, ahí otras fuerzas, las que ya fueron desalojadas, las nuevas y entre otros la fuerza que se aglutina en torno a Vicente Fox, pero también a Acción Nacional empiezan a disputar. Este país ha quedado sin dirección y la disputa es por cómo dirigirlo y a donde. En ese espacio que crea muchas incertidumbres, está Tabasco, está Yucatán, no sólo Chiapas, está este ambiente de efervescencia del narcotráfico, el crimen organizado, ahí está la fuga del Chapo Guzmán que ahora sabemos que no se fugó que entraba y salía del penal penal de máxima seguridad, ahora exmáxima seguridad y simplemente un día no llegó, faltó a la cita. Está todo este ambiente inestable pero también están las voces que dicen vamos revisando todo, vamos dándole una participación más a la gente. La prensa ha tenido un papel importante en esto, no solo la prensa escrita sino los medios de comunicación, que ya no están… vamos tu ves los medios de comunicación ahora con todo esto que se llama la transición, y hace siete años y el espíritu crítico ya es más común, ya es más extraño el servilismo aunque sigue habiendo personajes de ese tipo. Antes lo paradójico, lo que se salía de lo común era lo crítico en los medios de comunicación. Entonces en este espacio abierto que es de esperanza y es de angustia también, de miedo de que vuelva a repetirse la historia peor a la anterior, sigue la esperanza de que pueda construirse una historia mejor. Es en este espacio en el que nosotros decidimos apostarle a algo, no a la incertidumbre o a la angustia, sino a la esperanza y en este caso en quien nosotros confiamos porque construyó un espacio de confianza en estos siete años, en la sociedad civil, no en la clase política no en el gobierno sino en la sociedad civil. Nosotros apostamos a que este país tenga un futuro de esperanza, nos la jugamos con él, estamos dispuestos al diálogo y la paz, abrimos nuestro camino por este lado con la gente en la que confiamos, en los demás no porque han construido muchas cosas que nos hacen tener desconfianza. Nosotros pensamos que nosotros vamos a poder lograr que este país primero y el mundo después reconozca que tiene diferentes, que no puedes seguir construyendo el nuevo siglo y el nuevo milenio tratando de homogeneizar a los que son diferentes. O te haces igual a nosotros dice el que está arriba o desapareces, no hay ninguna opción que te reconozca como eres y no me refiero a afanes secesionistas, ni de que vamos a separarnos ni a hacer bolsas de aislamiento y de autonomía, simplemente queremos ser lo que somos y pensamos que en la sociedad mexicana y en la sociedad mundial hay muchos como nosotros que da alguna forma resisten a ser diferentes. Por qué si yo soy como soy tengo que fingir ser otro, como en el caso de homosexuales y lesbianas tengo que simular que soy otro, que mis gustos sexuales son otros, por qué tengo que esconderlos, por qué yo joven tengo que simular ser maduro y me tengo que comportar como un adulto y simular que mis intereses son otros y tengo que renunciar cronológicamente a ser joven, por qué tengo que renunciar a ser mujer y tengo que incorporarme a una sociedad patriarcal que establece parámetros masculinos y entonces mi triunfo como mujer estará dado por parámetros masculinos. Y soy mujer triunfante si cumplo con los requisitos que los hombres establecen, entonces en este mundo de diferentes nosotros decimos que el futuro de esperanza es construir un mundo que reconozca todo esto, si no lo reconoce, una y otra vez va a estar recayendo en conflictos, en resistencias, en choques y en guerras. Porque finalmente la gente no va a aceptar dejar de ser lo que es y eso es finalmente lo que está en juego.

MN. Sabemos que recientemente vino don Luis H. Alvarez e intentó entrar a la Realidad. ¿Qué pasó? ¿ había avisado? ¿había buena disposición?

SM. Nosotros a Don Luis H. Alvárez lo conocemos mucho, no es nuevo, el construyó una relación cuando estuvo en la COCOPA, nunca estuvo del lado de nosotros pero siempre se dirigió con respeto, ni fue burlón ni nos quiso engañar, siempre nos habló tal cual, en ese sentido nosotros recibimos como una buena señal que a él lo pusieran como comisionado de paz. El problema es que nosotros le estamos pidiendo al gobierno una respuesta a una pregunta, si nosotros tenemos la respuesta a esta pregunta podemos entonces dialogar con el gobierno. El gobierno da señales de que no le importa responder la pregunta sino avasallar en los medios siguiendo este criterio de popularidad de que el que salga más en los medios y el que hable más es el que va ganando, o sea que otra vez el gobierno lo está poniendo en términos de competencia. Nosotros le estamos preguntando al gobierno ¿tu mandas al ejército? Uno, dos, ¿estás dispuesto a seguir la vía del diálogo y no usarlo nada más para seguir una opción militar? ¿Nos reconoces como una fuerza social, que no somos delincuentes para ti?, ¿Reconoces que nuestra causa es justa y que vas a hacer lo posible por que no se repita el primero de enero?, si es sí danos estas señales, si es no, ¿de que vamos a hablar? Si no mandas, si vas a usar el diálogo para usar la opción militar después, si estás hablando con delincuentes, ni tu ni yo ni la sociedad estaría de acuerdo en que estuvieras hablando con delincuentes eso es chantaje, y todo va a seguir igual, es decir que los pueblos indígenas no van a ver reconocidos sus derechos ni su cultura, hoy somos nosotros, mañana van a ser otros. Si nosotros tenemos esas tres respuestas que no, que no tiene caso que finjamos un diálogo, y no podemos hacerle eso a la gente si al final va a pasar lo mismo, la gente nos va a decir ¿por qué? Si ya sabías porque lo vamos a saber, por qué te prestaste a ese engaño por qué te prestaste a ese diálogo. Si es sí, nosotros nos sentamos Mayté, dialogamos, llegamos a la paz y el zapatismo como fuerza armada se acaba, seguirá como otra cosa pero ya no el pasamontañas, a eso estamos dispuestos al gobierno le estamos pidiendo esto.

El gobierno de pronto ve que hay una guerra mediática, y el gobierno dice es que los periodistas también le dan mucha voz a los zapatistas, incluso se dice que hay una competencia a ver quien es más popular o quien maneja mejor los medios. Y se dice, pero Fox gasta mucho dinero en imagen y los zapatistas nada más un primero de enero. Cuanto muertes, cuanto sufrimiento un primero de enero para que la gente nos volteara a ver. Como si lo que no firmes en un cheque no vale, como si la sangre, el dolor, todo lo que hubo no valiera. Entonces ya se desplazó el problema, entonces sin que nos avisen ni nada, sabiendo que hay unas condiciones que estamos pidiendo, una respuesta, de pronto se aparezca alguien del gobierno y diga quiero hablar con ustedes y hablemos con él como si no tuviéramos palabra.

El gobierno dijo ya no voy a dar más señales, ya con estas cuatro que di, ya. El gobierno ahí nos está respondiendo. No mando completamente o no quiero completamente, tal vez solo la mitad, tal vez si, tal vez no. O sea no nos está respondiendo la pregunta. Y Luis H. Alvarez nos dice: Si quieren que les respondamos estas son nuestras condiciones. Y entonces ¿qué va a pasar ahí?, Realmente nosotros no estamos poniendo condiciones estamos haciendo una pregunta, nosotros necesitamos una respuesta para decirle a los pueblos. Si no, por más que salga en los medios de comunicación y que hagan muchas campañas el pueblo no va a querer dialogar, y no van a ver a los zapatistas a los comandantes y al subcomandante dialogando sin el respaldo de los pueblos porque ese sería otro engaño. Cuando nosotros nos sentemos a dialogar vamos a hablar por todos los zapatistas, no nada más por los que estén sentados, por los más de 1111 comunidades que hay en Chiapas y por muchos zapatistas que están sueltos por otras partes. Y a lo que nos comprometamos ahí nos vamos a comprometer por todos porque tenemos ese respaldo, si no, ¿qué va a pasar? Que hacen el acuerdo con unos cuantos y atrás hay otros que están haciendo otra cosa y se escinden y empiezan a hacer actos de terrorismo. Si deciden no dar más señales están respondiendo no, no queremos el dialogo, quiero un índice de popularidad y para eso me sirvieron las cuatro señales y ya no. Y en este manejo publicitario es donde se cometen errores, en este caso del señor Fox. El quiere manejar cada retiro de cada posición como un gran evento mediático y lo que está haciendo es desgastando a su ejército. Si el hubiera procedido retirando en silencio, si ya no están ya ahora vamos a ver que dialogamos, y le ahorra al ejército federal ese desgaste y se ahorra el el desgaste de si estuvo mal si estuvo bien, estás dando mucho, estás dando poco..

MN. Pero a ellos les sirvió para lanzar el nuevo reto a los zapatistas ¿qué más quieren? No le pueden pedir más al gobierno. Quien dice que tanto se le puede pedir al gobierno, y además es cierto. ¿Qué más quieren?

SM. Nosotros queremos esa respuesta, las posiciones que faltan de las siete, son las que cercan esta comunidad. La del Río Euseba y la de la comunidad de Guadalupe Tepeyac y está también la Garrucha. Pero lo que nos están diciendo es: sobre ustedes, sobre la dirigencia zapatista no hay vuelta atrás. Podemos quitar todas las demás si quieren pero sobre ustedes no. Nosotros pensamos que tenemos el derecho, porque lo que está en juego es un dialogo de preguntarle al gobierno y de que la gente conozca esa respuesta, no sólo nuestra gente sino la sociedad civil, si si le va a entrar o no, o va a ser la repetición de los seis años de Zedillo. No estamos pidiendo mucho, mira, a una hora de camino está el más grande cartel en el sudeste mexicano, el de San Quintín, tiene hasta subterráneos para desaparecer y torturar, lo se porque lo construyeron indígenas, no vas a encontrar nada porque desaparecen cuerpos y todo. Tienen otras seis o siete posiciones a lo largo de la cañada de Patigüiz, tiene otras cuatro o cinco sobre la carretera, tiene copada toda la frontera de Guatemala, en montaña en Río Curozal, tiene otra guarnición, la Realidad esta así cerrada. Nosotros le decimos al gobierno danos esa señal, no te pedimos que saques al ejército de Chiapas ni que descuides la frontera ni que nos entregues territorio, porque eso es lo que están manejando, ¿cuál es ese territorio? Si tenemos a cuarenta kilómetros de camino el cuartel más grande, y en términos tácticos y estratégicos se pueden meter a la hora que quieran, en media hora vuelven a ocupar todas las posiciones militares. Entonces, ¿somos un problema militar o no somos un problema militar? Si no somos un problema militar, dicen ellos, entonces por qué el recurso militar. Nosotros no sólo no somos un problema militar, no queremos ser un problema militar, queremos sentarnos a dialogar y ya rápido. Pero tenemos muchas comunidades que han cultivado la desconfianza porque así fueron sembradas. No estamos pidiendo más, no estamos diciendo danos cuatro posiciones, ya nos diste cuatro, ahora danos una quinta y luego una sexta, dijimos siete, nada más en cuanto a posiciones militares. No dijimos tantos presos, dijimos los que están sáquenlos. No dijimos reformen el artículo 27 de la Constitución, que vuelva a ser la propiedad de la tierra como quedó después del movimiento de Zapata, no, dijimos estos acuerdos que firmó el gobierno queremos que se hagan, con un proyecto que no hicimos nosotros, que hicieron el PAN, el PRI, el PRD, y el PT, entonces no había Verde Ecologista en la COCOPA, ellos lo hicieron con el respaldo de sus fracciones, entonces nosotros suponemos que están con el respaldo de las otras fuerzas políticas. ¿Qué le estamos pidiendo?… no le estamos pidiendo que renuncie, no le estamos diciendo que nos entregue el poder, ni una presidencia municipal, le estamos pidiendo que nos diga si quiere dialogar o no, somos gente común y corriente, no delincuentes, si o no, no va a volver a existir una estructura legal que permita maltratar, humillar y ejercer el racismo sobre el color de la piel de los indígenas. A mi se me hace poco. Si vamos a términos mediáticos podríamos decir: lo que estamos demandando es que se cambie el proyecto económico, queremos participación a la hora que se hable del presupuesto, entonces si nos podrían decir estás delirando. Si somos un movimiento indígena, si es justo lo que estamos reclamando, si no cuesta en términos de capacidad militar estratégica, cuesta en términos de imagen mediática porque así se puso en ese canal, no porque nosotros lo hayamos puesto, no se trata de que se puede pedir más a uno u otro, porque lo que está en juego es algo que nos trasciende es una parte de este país de más de 10 millones de gente, que fundó este país, que ya estaba en este país antes de que este país fuera país, y que no quiere dejar de ser lo que es, quiere ser mexicano como lo que es, como indígena, eso que nos trasciende tenemos que arreglarlo aunque digan no representan… en torno al zapatismo está el problema indígena eso no lo pueden negar, si no porque están batallando tanto.

MN. Ahora llega el momento, por lo menos después de las señales, de salir, la Comandancia del Ejército Zapatista decide ir a la ciudad de México, participar en el Congreso Indígena. ¿Esto que implica?. Esto ha planteado muchos cuestionamientos y muchas inquietudes a la gente. ¿Qué quiere Marcos ahora afuera?

SM. Hablar con los legisladores y hablar con la gente- Mira- El 01 de enero del 94, nosotros salimos a pelear, íbamos armados y atacamos cuarteles- Nos respondieron- Ahora estamos saliendo desarmados, porque vamos desarmados, sí- a hablar.

No vamos a destruir nada, sí- No estamos pidiendo que caiga ningún gobierno- Entonces, el 01 de enero sí pedimos que cayera el gobierno, y no ponerlo nosotros, sino que el Congreso pusiera otro. Bueno, decimos, este trabajo legislativo es del Congreso de la Unión, porque la ley, la hace el Congreso de la Unión. No estamos diciendo que nosotros la vamos a hacer, sí. Nosotros vamos, y vamos a hablar con los pueblos indígenas de los alrededores y con el Congreso, y vamos a ir con los legisladores a decirles: ¡Señores, estas leyes que hicieron gentes como ustedes, de sus partidos políticos, tiene estas ventajas. Esto que dicen no es cierto, no se va a separar y con argumentos jurídicos, queremos que nos oigan a nosotros. Sí este país, el cuerpo legislativo hiciera eso, las leyes serían mejores. Quiero decir, si escuchara a los que van a estar afectados y luego vamos a hablar sobre nosotros. Va en camino el Congreso Nacional Indígena que tiene representación de las 57 etnias que hay en el país. Entonces nosotros lo que queremos es eso, ir, hablar, obtener esa respuesta y sentarnos a dialogar y ya acabar la guerra del año 7. Tú sabes que para los zapatistas, el 7 tiene un símbolo especialmente cargado, no- Eso es lo que queremos .

Se ha construido una campaña mediática con- en torno al pasamontañas, cierto, no- La verdad, y lo podrán confrontar tus televidentes, a los indígenas no los voltearon a ver hasta que se taparon la cara, si- entonces lo que quieren es que nos quitemos la máscara para que ya no nos volteen a ver- En que forma se ha convertido en un símbolo el pasamontañas por los zapatistas que tuvimos que ir a reflujo, a contracorriente porque el pasamontañas es símbolo del terrorismo. Sin embargo no se puede acusar a los zapatistas de terrorismo, entre otras cosas. Entonces lo que están diciendo es “deja de ser lo que eres, deja de ser zapatista y entonces hablamos”. No van a hablar, además ellos son los que están poniendo el punto ahí a discusión. A lo mejor nosotros nos quitamos el pasamontañas ahí, pero ahora resulta que no, que es una afrenta, que si la ley para el diálogo solo habla de la zona del conflicto, no, la ley para el diálogo dice que los zapatistas están sosteniendo procesos en todo el territorio nacional y ya salieron- ya salió Ramona, ya salieron 1,111, ya salieron 5,000, y eso no tiene sustento, para que nos vamos a desgastar. En que si nos vamos a quitar el pasamontañas o no, y no nos lo vamos a quitar. Para que ven si podemos salir o no, si de por sí vamos a salir. Mejor vamos a concentrarnos en cómo vamos a resolver este problema, para que ya se acabe y ahora sí para que nos quiten pretextos, y ya puse ruido aquí- No- Que nos quiten los pretextos, verdad, que nos digan, ya les dimos la señal militar, solo siete posiciones del ejército están, ya reconocimos que no son delincuentes, y ya están sus derechos constitucionales, ya no tienen pretexto, entonces sí, ya no tenemos pretextos, porque luego, ellos dicen “es que ellos van a agregar más, y no, porque lo único que tenemos es la palabra. Y de eso te pueden hablar Luis H. Alvarez, Rodolfo Elizondo, Benigno Aladro, por hablar de tres, que antes eran COCOPA y ahora son gobierno. Porque si los zapatistas se comprometen a algo lo cumplen, y a eso nos comprometimos. Solo eso y nos sentamos inmediatamente, ponemos la fecha y todo. Ahora resulta que el problema más importante que están poniendo es que las comunidades indígenas zapatistas dejen de resistir. ¿Y los paramilitares? Porque no dicen lo más importante son los paramilitares, ahí están los paramilitares.

MN.: Otra vez se abre el debate de si hay o no paramilitares. Ya estaban reconocidos, y tenemos nuevamente el debate.

SM.: Las señales que pedimos no son complicadas. Si hubiéramos pedido el desmantelamiento de los paramilitares como condición previa al diálogo ahí si se hubiera atorado, porque eso sí tiene que ser producto de un acuerdo. Las otras medidas no son producto de un acuerdo. En caso del reconocimiento constitucional nosotros ponemos la parte que nos toca, y la parte que nos toca es ir a hablar con los diputados y los senadores. Yo sé que algunos no nos quieren, no quieren hablar con nosotros. Yo sé que otros sí, porque entienden que su labor legislativa es esa. Y en este espacio que se abrió después del 2 de julio, el Congreso tiene más responsabilidades de las que le marca la Constitución. Y les va a tocar hacer política, porque si Fox está haciendo campaña de medios, alguien tiene que hacer la política. Y si el Congreso no hace la política, este país va a reventar. El problema no van a ser Cervera Pacheco o Roberto Madrazo, todo fuera como eso, pues ahí nos arreglamos. El problema va a ser el narcotráfico, el crimen organizado, el problema económico que va a provocar muchas rebeliones. Las imposiciones de la derecha cultural y también en el resto de la población y la opinión pública, todas esas reticencias van a reventar, y si nadie hace política los conflictos van a ir tendiendo a polarizarse más y hacerse más intolerantes. Esa es la lección del mundo. Finalmente es la lección de la ExYogoslavia, así pasó, no se construyeron diálogos. Es la lección del Estado Español, es la lección del Medio Oriente, es la lección de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. En todas partes están saltando grandes conflictos. Las guerras que hay son de carácter de fundamentalismo étnico y religioso, es no reconocer que hay diferentes, no solo del lado del poder, sino de los lados que emergen.

MN.: ¿Y dentro de todas estas preguntas que vuelven a surgir, Marcos qué? ¿Qué va a hacer Marcos? ¿Qué quiere Marcos? Va a ir a la Ciudad de México, y si se arregla el conflicto, ¿Marcos desaparece? Esa es la gran inquietud de los politólogos, los simuladores, los periodistas. Esta táctica que hace que Marcos pretenda alargar el conflicto, para seguir existiendo, porque si no Marcos tiene que desaparecer.

SM.: Yo creo que no hay mucho placer en estar aquí, arrinconado en la selva y perseguido. No hay ninguna ventaja. Nosotros tenemos un medio, y como Marcos hablo del colectivo que está detrás de la máscara, ese colectivo, todo el EZLN, incluido el hombre que está detrás de la máscara, desaparece y entra a ser una persona común y corriente terminado el proceso. Una cosa si te digo claro, no voy a volver al periodismo, es una profesión muy arriesgada, ves los asesinados, amenazados, intentados de chantaje- buscaré una profesión más pacífica, menos problemática. ¿Qué va a pasar con los indígenas que llegaron a comandantes cuando termine el proceso? Pues regresarán a sus comunidades, a trabajar la tierra como cualquier otro, porque dentro del EZLN es muy diferente cómo se da la relación a como se da hacia fuera. Uno puede pensar “este se va a convertir en un cacique”- ¿A qué tienen miedo? ¿A que seamos candidatos a un puesto de elección popular y a que estemos pensando en el 2006? No lo vamos a hacer- Y si lo hiciéramos nadie nos va a hacer caso. ¿Por qué tanto tiempo estuvieron diciendo que no y ahora resulta que sí? No se tienen porque preocupar de eso. No les vamos a quitar clientela. Nosotros queremos algo, no estamos planteando un objetivo delirante. Y ese es el éxito del zapatismo, que lo que se propone es lograble. No sólo que es amable y que se puede entender y estar de acuerdo o no con él y discutir. No estamos pidiendo el cielo y las estrellas, lo que estamos pidiendo es la oportunidad de ser normales, de no tener que ocultarnos el rostro para que nos vean, de no tener que usar un arma para que nos escuchen, porque antes no nos escuchaban. Si a cualquier persona se le puede ver y escuchar como ser humano, eso es lo que queremos nosotros. Y a la mejor alguien me encuentra un día y me dice ¿Usted era el Subcomandante Marcos? Pues sí, yo era el Subcomandante Marcos, pero eso qué, lo que sigue es ya para adelante. ¿Por qué tanta preocupación y angustia por el futuro,? Si el problema lo tenemos ahora y el problema no es sólo con los zapatistas. Es una señal muy clara para todos los movimientos que vayan a surgir después. Si no esta es la señal, a los zapatistas los engañaron, a los zapatistas los reprimieron, los tomaron presos, les hicieron su Chinameca, por lo tanto el diálogo es un engaño. A cualquier otra propuesta de otro gobierno más adelante que quiera dialogar con algún grupo, no lo va a conseguir. La guerra no va a ser ahora en las montañas. En el mundo moderno las guerras ya no están fuera, están dentro de tu casa, en tu televisión, y vas a tener a tus hijos viendo la sangre, la destrucción, las bombas, y eso ya no va a ser en un lugar remoto, va a ser en tu ciudad, o en tu colonia, o en tu casa, porque todo se salió de control, porque el diálogo dejó de ser una forma de resolver las cosas y se convirtió en una mentira. Nosotros no solo queremos el diálogo, queremos que sea exitoso, porque pensamos que así vamos a dejar una lección para otros. Les vamos a decir: “nosotros sí lo conseguimos”. Sí se puede, no se tiene porque recurrir a lo otro, no sólo estamos dispuestos al diálogo, lo deseamos y queremos que sea exitoso. Por eso necesitamos hacerlo de esa manera. Cuando el EZLN firme la paz, vamos a firmar todos los zapatistas, no uno u otro, como ha pasado con otros movimientos.

MN.: Después de que el Subcomandante Marcos anuncia que van a viajar a la ciudad de México, se organizan marchas en varios lugar de la República para saludar este anuncio, y en algunos lugares, particularmente en la ciudad de México, se presta para que haya grupos que se sumen y hagan ruido y aparecen los nudistas y empiezan a hacer escándalo, ¿No les da miedo que suceda esto? ¿Qué se pueda prestar para que otros grupos se anexen con otros fines que nada tienen que ver con la lucha que ustedes encabezan?

SM.: Nosotros tenemos confianza en que la autoridad moral del EZLN y de los delegados que van, los Comandantes y el Subcomandante va a hacer entender a esta gente que el objetivo es uno, el reconocimiento constitucional de los derechos y cultura indígena y no otro. En este sentido, estamos llamando a todos a que se sumen a esto, no a que los zapatistas se sumen a otras cosas. Nosotros tenemos confianza en nosotros, en que nosotros no nos vamos a desviar y en que la gente, la mayoría de la gente lo va a hacer. El principal ruido no ha venido de ahí. El ruido hasta ahora ha venido de la clase política y de la clase en el poder, en este caso de los religiosos como Onésimo Zepeda, obispo de Ecatepec y el sector empresarial. Son los que están convirtiendo esta iniciativa de paz en una iniciativa de desestabilización, de desafío y de cuestionamiento. Nos preocupa más eso, porque creemos que la gente sí nos va a hacer caso. Si le sumamos más y más cosas, nos vamos a regresar sin nada.

MN.: Usted habló hace un momento de la importancia que tiene el 7 para el zapatismo. ¿Me puede hablar de esto?

SM.: Es de la parte de nuestra historia de cuando estuvimos más adentro, de cuando llegamos, que no teníamos contacto con los pueblos. Era fundamentalmente un grupo hermano con unos pocos indígenas pero muy en la perspectiva de la guerrilla de los 60″s. Uno o dos años después, hicimos contacto con la gente muy adentro y con un hombre, que es a quien llamamos el Viejo Antonio. Ese hombre es muy importante en la cultura y en la visión zapatista, porque le dio todo el ingrediente indígena a nuestro discurso. A nuestras pláticas, porque a mi me tocaba hablar con él, él respondía con su versión y su versión tenía mucha carga de los antiguos porque en las comunidades la edad es un símbolo de respeto, a diferencia de las ciudades, y una de sus tareas era guardar la memoria para los que siguen y en esa historia viene que los que crean el mundo son siete dioses, que los colores del mundo son siete colores, que las direcciones del mundo son siete, no las cuatro que conocemos, porque ponen el arriba y el abajo y el centro donde estamos como séptima, entonces sobre ese siete que aparecía a cada rato, pero no es que nos dijeran “es muy importante el siete sino que tuvimos que parecer siete, lo olvidamos naturalmente y empezó a aparecer en muchas otras cosas, pero por lo regular cuando hablamos, se trata de que sean siete puntos, siete cuartillas, y en este caso fueron siete puntos los que le pedimos al gobierno que retirara, podrían haber sido catorce, de hecho nos criticaron por qué no pedimos nada de las Cañadas de Taniperlas, donde hay mucha militarización, hubiéramos pedido 10, 20, 30 o lo que sea y luego decir bueno, nos bajamos a quince, porque el siete es el símbolo que entendemos y así nos responde. Tiene que ver mucho pues con lo que es la cultura indígena en esta parte de México, del Sureste, la Cultura Maya.

MN.: Y el siete será fundamental. Estamos hablando precisamente que esto se arraiga dentro de la cultura. Eh, estamos hablando de una cultura de tolerancia, estamos hablando de la cultura del respeto, precisamente a los desiguales y a sus derechos a existir sobre el mismo terreno que pisa el resto. Sin embargo hay otra concepción, un tanto cuanto maniquea de lo que es la cultura, y con base en esto se empiezan a trastocar valores, ha habido un debate interesante, si no muy fructífero, que fue el de quien dirige los destinos de la cultura en nuestro país. ¿Cómo ve desde acá el Subcomandante Marcos la visión del centro, de lo que es la cultura y de cómo se encausa?

SM.: Mira, nosotros vemos que el mundo cultural de los promotores de la cultura, en algunos sectores está muy cerca del poder, y finalmente es un mundo extracultural y muchas veces anticultural, y en este sentido cierto sector de la cultura apuesta su sobrevivencia en el sentido de que se dé a conocer, que pueda producir, circule, a la liga que tenga con el poder, y entonces nosotros vemos ahí que se crean como élites o mafias que se disputan entre ellas, ya no en términos de quien produce mejor cultura dentro del medio, video por ejemplo o en pintura o en novela o en lo que sea, sino quien tiene más cercanía con el príncipe, sea Zedillo, sea Fox, sea el que sea. Entonces esto contamina mucho el quehacer cultural y entonces esas élites empiezan a crear sus mecanismos de reproducción y de reclutamiento, entonces escogen a los sucesores y se van engrosando y empiezan a seleccionar a unos y a quitar a otros y se empiezan a hacer los grupos, de una u otra forma el mundo cultural deja de ser un mundo de intercambio y de producción cultural y se convierte en un mundo político, en disputa política, pero esto se refleja en los puestos culturales, en este caso, la medida que el gobierno tiene una de sus tareas en la promoción de la cultura o en el cuidado de su cultura, entonces esos tipos se disputan ese espacio, porque va a ser la entrada de su élite y su supremacía en producción cultural. Pues no le importa la educación en México, no importa el pasado cultural de México, no importa la producción cultural en México ni su difusión en el extranjero, o su intercambio pues con el extranjero, importa quien va a estar ahí, y en ese sentido el mundo cultural en México ha padecido este vicio desde hace muchos años, no se ve que haya cambiado con el nuevo régimen. A una cierta élite que tenía acceso al poder con el PRI, una élite cultural, ahora le sigue otra. El mundo cultural sigue batallando, no se toma mucho en cuenta la opinión del mundo cultural, ¿por qué ese miedo a que haya intercambio y discusión dentro del mundo cultural? Porque una de las cosas que va a quedar desnuda es la construcción de élites, y todo eso, sino resulta que en letras libres no representa a todos los escritores ni en nexos tampoco, en manos de un grupito y los demás ¿qué? Los demás que se le ocurran, pero lo que le preocupa al poder es tener contento a un sector, el que considere que le da más legitimidad, y como el político por lo regular prescinde de la inteligencia para hacerse político, necesita a alguien que le haga ese trabajo. Este es el señor de la cultura, el que le va a hacer el trabajo, el que le va a dar discurso, coherencia argumentativa a lo que hagan, con ciertas concesiones culturales, no, entonces tienes en un mundo cultural donde probablemente los mejores no estén en los mejores puestos de promoción de la cultura, ni tampoco que los más conocidos productores culturales sean los mejores, los más conocidos productores culturales son los que las élites han promovido, tú te puedes encontrar, tal vez en la pintura o escultura o en teatro a grupos que pueden tener mejor calidad artística, pero como no están en los circuitos no se ven, no? El caso de la televisión pues ni te lo digo, está claro, no están los que hacen periodismo, están los que leen noticias, por ejemplo, no? En el caso de las dos grandes televisoras, en qué momento el periodista que aparece ante las cámaras dejó de ser un periodista y se convirtió en un lee noticias, y comenta las noticias, pero no es alguien que haga el trabajo periodístico, llegó un momento en que esto se rompió, y que se construyó esa imagen, y que importaba más la forma en que leía las noticias a que la hayas construido, ¿en qué medida en la televisión importa más la imagen del entrevistador que lo que diga el entrevistado? Sobre todo estos empezaron a construir muchos vicios que va a ser muy difícil acabar con ellos, y una forma de acabar, por eso las resistencias, es abrir la discusión, el diálogo, las consultas, pero a todos, no nada más a las élites, es donde les brincan los sapos negros, verdad, y dicen ah, caray! Este no, aquí representan a alguien, no?, pues no valen, entonces yo me voy a arreglar con tal y tal, y eso es lo que nosotros vemos, pero lo vemos con esperanza.

Share

No hay comentarios »

No hay comentarios todavía.

RSS para comentarios de este artículo.

Deja un comentario

Notas Importantes: Este sitio web es de la Comisión Sexta del EZLN. Esta sección de Comentarios está reservada para los Adherentes Registrados y Simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Cualquier otra comunicación deberá hacerse llegar por correo electrónico. Para evitar mensajes insultantes, spam, propaganda, ataques con virus, sus mensajes no se publican inmediatamente. Cualquier mensaje que contenga alguna de las categorías anteriores será borrado sin previo aviso. Tod@s aquellos que no estén de acuerdo con la Sexta o la Comisión Sexta del EZLN, tienen la libertad de escribir sus comentarios en contra en cualquier otro lugar del ciberespacio.


Archivo Histórico

1993     1994     1995     1996
1997     1998     1999
2000     2001     2002     2003
2004     2005     2006
2007     2008     2009     2010
2011     2012     2013
2014     2015     2016     2017

Comunicados de las JBG Construyendo la autonomía Comunicados del CCRI-CG del EZLN Denuncias Actividades Caminando En el Mundo Red nacional contra la represión y por la solidaridad