lista de correosrecibe automaticamente las actualizaciones a tu correosiguenos en tuitersiguenos en facebook

enlaceZapatista

Palabra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Ene152006

En Chetumal, Quintana Roo (15/ene/06)

Con adherentes. Escuche aquí:

Con simaptizantes. Escuche aquí:

Las Alamedas
Escuche aquí:
(Actualizado el 18/ene/06, versión completa)


 
 
…vea más abajo las transcripciones.
 
 

Audios proporcionados por los compañeros de NarcoNews

1. Plática con adherentes de Quintana Roo.

Les vamos a decir lo que nosotros vemos como zapatistas.
Desde la reforma de Salinas y luego le siguieron varios, se trata de acabar con el ejido y la propiedad comunal; entonces, como antes en la Constitución estaba protegido el ejido y la propiedad comunal era como el patrimonio de los campesinos, no sólo para vivir sino para sus familias, para que se les siguiera, no se podía comprar ni vender. Entonces, con la reforma salinista, lo que hace es que todos los campesinos, aunque sean muy pobres, se convierten en pequeños propietarios, y pueden comprar y vender; entonces se hace toda la ofensiva económica que empobrece al campesino, hasta que ya no le queda nada, mas que su tierra, y la tiene que vender. Cuando vende su tierra ya se queda sin nada, deja de ser campesino, ya no tiene nada, entonces se tiene que emplear. ¿Si?

Ahora, los grandes capitalistas quieren la tierra no para producir alimentos, la quieren por los recursos naturales, para hacer centros turísticos, para robarse el agua o la madera o lo que sea, entonces, lo que está haciendo el PROCEDE, pero desde la reforma salinista, que ahora se llama procede y quien sabe como se va a llamar en la siguiente, es convertir al campesino en pequeño propietario y darle el derecho de comprar o vender, no va a poder comprar por que no tiene dinero, entonces sólo le queda vender. Si se sigue empobreciendo va a quedar sin tierra, pero lo que pasa en las comunidades, sobre todo en las comunidades indígenas es que se destruye, por que nosotros como indígenas no vemos la tierra no nada más como que produce, sino tiene una relación cultural, es donde están nuestro muertos, nuestra historia, así nos relacionamos con la naturaleza, tiene otra importancia que a un campesino normal, el campesino normal pues es tu fertilizante y todo eso pero, como indígenas que somos llevamos una relación de afecto con la tierra, histórica, así es nuestra tradición y así la heredamos, entonces en el momento en que se plantea que podemos vender, y por que es la necesidad, por que ya no hay otra forma, es como si estuviéramos vendiendo a un familiar.

En torno a la tierra se da la vida de comunidad; en una comunidad indígena, como se sabe pues, los indígenas no estamos hallados que cada quien por su lado, todo es en común, en colectivo, se discuten los acuerdos y todo eso, entonces a la hora que cada quien tiene una cosa y otro no, se empieza a romper y se empiezan a romper las tradiciones, se rompe lo que se llama el tejido social, o sea las relaciones entre el pueblo, entre las familias, todo eso, es como si fuera una guerra.

Entonces lo que pasa es que nosotros lo que hacemos es que no aceptamos el Procede, nosotros reivindicamos la lucha de Zapata, que la tierra es de quien la trabaja y hay que defender la propiedad ejidal y la propiedad comunal, no sólo eso, hay que recuperar las tierras que fueron arrebatadas por los finqueros en los gobiernos del PRI y ahora del PAN, y ahora con el aval del gobierno con el PROCEDE; entonces nosotros decimos: aquí no se reconocen esas tierras como propiedad de alguien por que históricamente son propiedad de quien las trabaja, en el caso nuestro, de las comunidades indígenas que son las que las trabajan.

Hasta antes de 1994, había como una división del trabajo allá en Chiapas, en todas las partes planas, con agua, con buena tierra, eran de los finqueros, y las comunidades indígenas estaban aventadas en los cerros, entonces las comunidades indígenas tenían que sembrar en puro pedregal, tú sabes que no se da ahí, el maíz no se da, allá olvídate que vas a meter tractor, nosotros usamos la coa, vas haciendo así, y ya si sale derecho pues sale derecho y si sale chueco pues sale chueco, pero donde hay piedra lo brincas. Entonces están las laderas de piedra, donde vivíamos nosotros, y las grandes extensiones de tierra planas, donde se puede trabajar y donde hay agua, donde hay carreteras y todo eso, no estaban dedicadas al cultivo, sino al ganado, al ganado extensivo, entonces destruyeron mucha selva, ellos, para hacer potreros y lo que hacían es que empobrecían a los indígenas de la montaña para que se convirtieran en peones de sus haciendas, de las fincas, pero no producían nada, el ganado era nada más el que salían a exportar para la capital para Tuxtla, para las grandes carnicerías, los restaurantes y todo eso. Entonces un niño indígena crecía cuidando el ganado de alguien ajeno y nunca probaba la carne, a pesar de que vivía enfrente de ella. Las fincas estaban cercadas, como en la época de Porfirio Díaz, estaba la casa de donde vivía el patrón y los capataces o los vaqueros que son los que ordenaban. Cuando se da el alzamiento del 94, salimos a la ciudad y al paso, los compañeros y compañeras van tomando las fincas, nosotros decimos que las vamos recuperando por que originalmente eran nuestras, sí, ellos son los que llegan a invadir y cuando se toman las fincas, entonces, las comunidades que vivían en la montaña pobremente, que no podían sembrar, bajan a los valles, a las vegas, donde está plano y empiezan a producir en colectivo, no reparten propiedad privada, o sea no reparten la tierra de que tú tanto te toca, sino que se organizan en colectivo la comunidad entera, y la comunidad entera empieza a trabajar la tierra; inmediatamente mejora la alimentación, por que la siembra de maíz y frijol en tierra plana, con buena atención, sin meterle fertilizante y eso, empieza a producir mucho, entonces, mejora la alimentación de las comunidades y empiezan a producir más de lo que se consume, pero no se va al mercado, o sea no se va para ganar más dinero, se va para otras comunidades que no tienen, ¿si?, hay como esa relación de apoyo, no hay nada firmado, pero como somos una organización pues ya está ese entendido que el que necesita pues tiene; verdad.

Ahora cuando pasó la desgracia esa del huracán Stán, que arrasó la costa de Chiapas así como aquí el Wilma, pues el gobierno se hizo pato, no mandó ayuda ni nada, aparte, aunque hubiera mandado ayuda, las comunidades zapatistas no reciben ayuda del gobierno, es la forma de luchar para que el gobierno no diga que ya se arregló el problema, por que ese te da algo y dice “ya está solucionado el problema” como está haciendo ahorita con los compas de Nicolás Bravo… Nicolás Bravo se llama ¿no?

-Si (mhm)

-Y si llega la despensa, se toma la foto y dice “ya está solucionado el problema indígena en Quintana Roo”, no se necesita otra campaña, ni Marcos, ni el ezetaelene, ni nada, por que el indígena que está recibiendo ya se está tomando la foto, y anda vete, a ver cuando otra vez les van a dar, pero ya se dijo. Nosotros decimos, no podemos aceptar nada del gobierno porque significaría decir que ya se acabó nuestra lucha, entonces no, no aceptamos. Entonces que pasó, todas estas gentes se quedaron sin nada, ahora que acabamos de pasar por ahí, se llevó la arena todo, no hay casas, no hay nada, ni camiones ni nada, entonces las comunidades zapatistas de la selva, con la producción de maíz, le mandaron maíz a estos compas, y las Juntas de Buen Gobierno, y también llegó mucha ayuda de la sociedad civil, principalmente de los compañeros de la Otra Campaña, si, organizaciones políticas, sociales hicieron acopio y mandaron trailers, entonces resulta que ahorita, las únicas comunidades que están resolviendo el problema después del huracán, son las que no reciben ayuda del gobierno, por que las que reciben ayuda del gobierno, no les dan, se están robando todo para las elecciones.

Entonces nosotros decimos, esta relación fundamental con la tierra, de trabajo colectivo no individual es la que permitió a los pueblos indios sobrevivir quinientos años desde el descubrimiento hasta ahora y es la que ahorita les está permitiendo avanzar; y ahorita las comunidades indígenas zapatistas tienen mejores condiciones de salud, de educación y de vivienda que las otras que reciben procedes, reciben progresa, reciben oportunidades, todo el dinero que da el gobierno lo reciben, pero no mejora su condición de vida, porque mira, te voy a decir lo que hacen, tienes que ir a la cabecera municipal por el dinero, entonces entra un autobús a la selva, se suben los campesinos, van a la cabecera, reciben en dinero y ahí mismo se va en trago y prostitución, entonces ya cuando llegan, llegan bolos, borrachos -así les decimos, bolos- sin el dinero, si; entonces lo que hacen, dicen “no pues el problema se que van los hombres, que vayan las mujeres”, entonces está el programa este para mujeres, van las mujeres, cuando regresan sus maridos o sus hijos o lo que sea les quitan el dinero; les dan lámina, cemento, celdas, lo venden, no mejora su vida, tienen mucha necesidad, se lo venden a otros más barato, entonces eso es lo que está pasando, a la hora que están aceptando el procede, inmediatamente están vendiendo su tierra, inmediatamente, entonces partes de la selva Lacandona donde hay comunidades, se están convirtiendo en propiedad privada, y esos que están entrando en propiedad privada, no están haciendo cultivos, o sea, no se va a producir alimentos ahí, ahorita están dejando que ahí esté, no lo trabajan ni hacen nada, nada más lo cercan y van a esperar a que pase el tiempo y van a hacer centros hoteleros, entonces esa tierra va a valer mucho para poner un Mc Donalds, para poner un Wall Mart o lo que sea, es como que metieron el dinero y lo están esperando a que se va hacer mas grande, pero esas comunidades están destruidas, o sea, las relaciones familiares están hechas pedazos, la gente anda como que le robaron el alma, perdida, ¿si?. Toda la estructura familiar, como qué…allá nuestro modo es que a la persona de edad, a los ancianos como decimos nosotros, lo respetan mucho por que es como el que tiene la sabiduría, ahora ya no, los jóvenes ya andan en otras cosas se van para otros lados, las mujeres o se van a la prostitución con los soldados o se van para la ciudad, a saber qué, ya no se sabe de ellas; jóvenes, hombres y mujeres, algunos se tienen que ir al otro lado a trabajar a Estados Unidos. Entonces las comunidades se están rompiendo, se están deshaciendo, como desmoronando, como si fueran de arena y que llegó un agua y ya no va quedando nada, por que el sustento, o sea, la base, lo que los hacía fuerte, que era la tierra comunal, la tierra ejidal, ya no es. Y eso ya lleva doce años haciéndose, habían dicho que con la reforma al artículo 27 la producción de la tierra iba a mejorar y el campesino iba a salir de la miseria, ya pasaron doce años y no, no ha sido así -bueno, más de doce años por que la reforma tiene más- no ha sido así, el campesino es mas pobre, deja de ser campesino, pierde la tierra, ni siquiera encuentra trabajo en la ciudad, la familia se rompe y aumenta la migración que va a Estados Unidos a buscar trabajo, si llega vivo, por que luego mueren en el camino o los matan los gringos.

Entonces la decisión que tomaron los compañeros es que no, que no se acepta eso, y lo que se está promoviendo, cuando hay nuevas tierras, es la propiedad colectiva y según la necesidad, o sea, cada quien según su necesidad; entonces por ejemplo, compañeros que son desplazados por paramilitares de otro lado, a esos se les da preferencia, tienen más necesidad, no tienen tierra; esto que pasó en la costa, huracán stán, entonces a esos se les da más por que tienen más necesidad, si, ese es el principio que seguimos. Lo que nosotros les decimos también a otros hermanos de otras organizaciones es que rechacen el procede, por que sólo van a darles un dinerito mientras y se va a quedar sin nada, absolutamente nada; entonces nosotros los que les decimos claro es que no, que es como que van a vender a su mamá, así de plano, o a alguien muy querido, y que ya cuando lo perdiste vas a decir “porqué lo hice”, pero ya no tiene remedio por que tú aceptaste en un papel que lo ibas a hacer, entonces viene todo el aparato gubernamental; y es lo que nosotros decimos la resistencia, resistir es no lo voy hacer, no lo voy a hacer, y te están presionando, pero no lo voy a hacer y no lo voy a hacer; dicen muchos hermanos: “si, pero que hago por que está bien pobre pues, no tengo crédito, el precio del producto no da, se cae pues, entonces paso trabajo y trabajo y trabajo y al final la producción que saco no me sirve para nada por que no hay producto en el mercado, no hay precio pues; ahí nosotros decimos que hay que organizarse también para exigir precios justos y todo eso. La única forma de sobrevivir, de resistir es en colectivo, en individual nos destruyen. Y ahora lo que estamos haciendo también, aunque el EZLN como zapatistas que somos, somos un gran colectivo, aun así nos pueden destruir si no nos unimos con otros.

Yo lo que les recomendaría es que hicieran cuentas, decir bueno vamos a ver que nos platiquen unos que si aceptaron procede y qué pasó, o que aceptaron la privatización y vendieron, y vas a ver que no queda nada, no queda nada. O sea pueblos, poblaciones, pueblos indios que tienen siglos que se van heredando, por decirte la lengua, la lengua maya, según todas las partes que tiene, ya no, ya no, se pierde, ya es pura castilla, y ni siquiera los van a tratar diferente, por que como los ven morenos, chaparritos y todo eso, siguen siendo indios a la hora del desprecio, pero a la hora de comprar y vender, a la hora del capitalismo, son pequeños propietarios, como si fueras un pequeño capitalista, como si fuera lo mismo tú que tienes veinte hectáreas y que las vas a vender, al gran finquero el cabrón que tiene un chingo de eso. Y en otras partes de la selva esas tierras que están comprando las están dedicando a la siembra de narcotráfico, de narco, de drogas pues, entonces hacen su pista y ahí sí ahí mismo está la parcela de la marihuana o de lo que vayan a hacer y ahí está, si hay problema a los que meten a la cárcel son a los indígenas que están trabajando ahí, al dueño no, porque ese nunca está ahí. Entonces si los compas como que están aquí o como que ustedes trabajan, dicen bueno, vamos a ver que pasa con los que ya lo hicieron, no se solucionó, no se solucionó, por que te están diciendo el engaño “no, es que ya con este papel vas a demostrar que la tierra es tuya, para que no te van a invadir, mentira, es para que la puedas vender, entonces ya te empobrecen, te empobrecen y alguien llega y te dice “te doy tanto por tu tierra” y la pierdes, y no por que te la invadieron, te la despojaron, o sea, te la robaron, aunque te dieron unos centavos, para que quedaras contento; o sea, es como si hubiera un robo legal, que tiene la protección de la ley. Si los compañeros y compañeras hacen esa comparación van a ver que se pierde más, pero te van a decir “pero que hacemos, por que como quiera está la necesidad y ni modo que vamos a morir de hambre o ahí se va a quedar todo eso”, ahí es donde nosotros decimos, tenemos que organizarnos con otros compas y buscar el apoyo, hacer grandes movilizaciones para conquistar esas necesidades que tenemos. Cómo decirte, se sufre pero de otra forma, por que hay esperanza, es como que los compas dicen, bueno nosotros estamos sufriendo, porque estamos sufriendo, nosotros estamos batallando también pero sabemos que tiene un buen camino, del otro lado es un sufrimiento estéril, o sea, no más ha ver como pasa un día y como llega otro día; pero como aquí está organizado, como que lleva rumbo, y ya tu dices, bueno finalmente esto que estoy batallando ahorita, que estoy sufriendo, a alguien le va a tocar trabajar, nuestro, de nuestra sangre, maya, indígena y todo eso, le va a tocar trabajar esta tierra con libertad, con dignidad, que no sea una vergüenza pues ser indígena, ni sea una vergüenza ser campesino, ni sea una vergüenza estar en un lugar, vestirse de una forma, hablar de una forma, todo eso, porque todo va junto, si, eso es lo que hace la diferencia, y aparte pues, que podemos hacer acuerdos de organización con otras organizaciones que están en otros lados, que es otro modo decimos nosotros; será diferente el modo de los campesinos del norte, si, por que la tierra si es diferente de por sí, pero también están batallando con el precio del producto, con la carestía, con la destrucción de la naturaleza, con todas las tranzas que hace el gobierno de que ahora que tienes que pagar para que te legalicen como estaban contando ayer, se gastó toda la lana en llevar el proyecto y resulta que no, y era para pedir el proyecto, hubieran ahorrado ese dinero y sacan un proyecto por otro lado con otras organizaciones no gubernamentales o lo que sea. Hasta que hay un problema entonces si, ahí va tu cobijita, ahí va tu sopa de pasta, un poco de leche, luego a lo mejor ya se van, y resulta que está echado a perder, ya le entró el ratón, por que eso nos contaron los compañeros en la costa, que les mandaron despensa de ayuda, tomaron la foto, se fueron, y lo abren y está todo echado a perder, la minsa y todo eso, con el ratón que se lo comió, lleno de estiércol de ratón, con cucarachas, todo abierto, ya a quien le reclaman, y ya se fue la prensa pues, y ya el gobierno ya sacó el anuncio en la televisión “que cumplimos para ayudar a la gente” dice.

Entonces, este, lo que nosotros decimos pues es no acá ¡zas! así, que lo pesen, como en las romanas, las balanzas romanas, bueno vamos a pesar de este lado lo que pasa a los que le entran al procede y vamos a pesar de este lado lo que pasa que resisten, y vas a ver que pesa mas el que resiste, por que ya se está haciendo este movimiento de apoyo y aquí hay compas que hacen trabajo en otros lados, que oyen y van y le cuentan a otros y entonces ya tu problema, bueno el tuyo y el de todos los compañeros, se empieza a oír en otros lados, el otro día pues ahí en la costa habló un compa y dice “no pues que en el norte también están con el problema de la luz” si, allá está, dice el gobierno “voy a electrificar las comunidades indígenas”, detrás del cable de luz viene la cuenta y es bien caro, y ahí tienes un bombillo y tu grabadorcita para oír música no se cual te guste, la ranchera la que te guste, cumbia, lo que sea, y te llega una cuenta como si tuvieras aire acondicionado, ni siquiera sabes que es eso, échale por ejemplo aquí que hay calor, o abanicos o lo que sea, nada que vas a reclamar, nada; entonces te cortan, qué hacen los compas, se vuelven a conectar, le vuelven a cortar y se vuelven a conectar, llegan los de la Comisión Federal de Electricidad y el cable lo cortan en pedacitos para que no lo puedan pegar, entonces los compas en colectivo, lo que se iba a gastar en la luz compran cable, entonces ya tienen cable de ellos, no es de la Comisión Federal de Electricidad, entonces llega la comisión, “si córtale”, ya lo cortan y se van, y ya ellos mismos ya, ya son obreros de la electricidad, ya saben poner la luz mejor que los otros y lo resuelven en colectivo, pero no se sabía, o sea cada quien está suelto, con la Otra Campaña pues, con todas las organizaciones que estamos, se está haciendo este movimiento; los días que estaban contando en Huixtla, que aquí está, está allá atrás, dice, tras que en el norte también tienen ese problema, pues no sabíamos, y a lo mejor el compa del norte tampoco sabía que hay en Chiapas, y a lo mejor va a salir en Quintana Roo, en Yucatán, en Campeche y Tabasco, y entonces a lo mejor ya si se hace algo, pues vamos a hacerlo grande, nacional, y no es lo mismo que pelees tú o nosotros en un ejido en una tierra comunal a que todos se pongan de acuerdo y demanden algo, ahí a ver si van a alcanzar las cobijas y las despensas para que no se mueva la gente, comprarán a uno, a dos, a tres, tal vez a cien, pero si son miles, donde van a hacer. Este, no va a ser luego, nosotros decimos, va a tardar, no va a ser así que ya mañana se va a levantar todo Quintana Roo, o toda la península, o toda la tierra maya de la que somos parte también nosotros, pero ya lleva rumbo, lleva camino el sufrimiento de ustedes y el de nosotros, el de otros compañeros, y se empieza a organizar, y apunta a que sí hay una solución, de deveras, no nomás así un parche por que es electoral… doble contra sencillo que si no fuera ahora periodo electoral ni despensas les dan a los compas de Nicolás Bravo, nada, no ahí vayan si quieren…pero ahorita porque les preocupa a ellos.

Entonces es el problema que nosotros vemos en el campo y ahí es donde se junta el campesino indígena con el que no es indígena, si, con esto que la tierra no es de quien la trabaja, y por eso se alzó Zapata, y por eso quedó en la constitución el artículo 27, y por eso se protegía la propiedad comunal y la propiedad ejidal, ya no. ¿Qué es lo que pasó? Decimos nosotros, hubo una contrarrevolución, que se echó toda pa’trás, desde Salinas, luego Zedillo, ahora Fox y el que siga va por lo mismo, va por lo mismo, si.

Entonces todas las tierras que antes servían para producir alimento, ahora va a haber un campo de golf, este, un bar, o sea para echar trago, pero ni siquiera vas a poder entrar tú, o sea dice uno bueno me voy a echar una cerveza, no, es para gente que tenga dinero; y tal vez con suerte tus hijos van a estar de mozos, tal vez, a lo mejor ni siquiera eso, a lo mejor a los mozos los van a traer de otro lado por que tienen que hablar inglés o francés, según convenga. Y tus hijos, tus nietos, pues a ver si logran pasar al otro lado, a lo mejor los vuelves a ver, a lo mejor ya no los vuelves a ver, a lo mejor llega algo de paga y aquí cuando llegue la paga tampoco va ha alcanzar.

Entonces ese es el destino que nos marca esto; y acá todavía no sabemos que va a pasar, pero sabemos que si nos unimos con todos los compañeros que están en otros lados, por que eso es lo que estamos haciendo, va a salir algo, mejor que lo que está ahorita va a salir seguro, por muy mal que esté va a salir mejor, por eso nosotros decimos, cada grupo en la Otra Campaña tiene que defender su lugar, y nosotros decimos, como pueblos indios tenemos que defender por que no queremos perder nuestro modo de como vemos la tierra, como vemos nuestra lengua, nuestra cultura, todo eso, no queremos dejar de ser indígenas, lo que queremos es vivir con dignidad y no que nada más el indígena es a ver a quien le van a dar limosna, pues a un indio, como si fuera así, un perro pues, eso es lo que ya no queremos.

Pues así lo vemos.
Tal vez me tardé mucho.

2. Plática con simpatizantes

Compañeros y Compañeras buenas tardes, nuevamente les agradecemos que hayan venido.
Como este es un espacio para que hablen, los vuelvo a invitar a que si alguien quiere pasar que hable, a eso venimos a escucharlos, todos, si alguno de la prensa quiere pasar a hablar también vamos a escuchar, si algunos elementos de Gobernación quieren pasar a explicarnos como los explotan también estamos para escucharlos; en realidad compañeros y compañeras no les importamos, los agentes de gobernación que además traen su credencial de gobernación para que no se dude de qué es, cual es su trabajo, están preocupados de qué se va a generar aquí, si estamos hablando de lucha armada o todo eso, ya oyeron que no hay lucha armada, no les preocupa porque el dinero que tienen invertido en las elecciones es muy grande y nos desprecian, “son poquitos los que se reunieron, no van a hacer mucho daño, nosotros tenemos los anuncios en la televisión, en radio, en los periódicos, es gente común y corriente, morenitos como de por sí la mayoría de los quintanarroeños, alguno que es blanco, no van a hacer daño”, eso es lo que van a reportar esa gente que está ahí, “y se van a quedar solos luego, que es lo que le preocupa pues al compa este”, y yo les quiero platicar un poco de esto de lo pequeño, por que veo que aquí hay compañeras mujeres, y les quiero contar de una que fue la que, cuya pérdida nos hizo que tuviéramos que detenernos para dolernos y no llegáramos el día que íbamos a llegar aquí a Quintana Roo por que nos tardamos, que es la compañera, nuestra compañera Ramona, comandanta Ramona. Esa compañera era chaparrita, morenita, mero maya, no hablaba castilla, tzotzil, eso hablaba ella y era de los altos; y antes en las comunidades zapatistas pasaba lo que pasa en muchos hogares de las ciudades del país, de México, de nuestro país, que es que las mujeres si ya se casan tienen que quedarse en la casa, no pueden andar en otros lados, llega un momento en que Ramona tuvo que elegir, por que así era el modo de las comunidades entonces, hace mucho tiempo, de que si se casaba pues iba a tener que quedarse, ella tenía que elegir si mejor se iba a hacer trabajo político, y el trabajo político no era como el que le tocó luego, cuando los diálogos de catedral, que habló delante de mucha gente y de muchos medios de comunicación, era que tenía que ir a hablar casa por casa, en comunidades, no hay carreteras, no había carreteras ahí, no había forma de comunicarse, teléfonos celulares ni nada, sino que había que ir a cada casa y hablar con cada compañera, por que el esfuerzo que se habían propuesto ellas, primeramente Ramona y Susana son las dos que empezaron esa trabajo, Susana va a venir a Quintana Roo cuando vengamos en Octubre y va a trabajar con ustedes, ustedes la van a conocer es una excelente compañera, pero además es sencilla, humilde, va a costar trabajo para que la hagan hablar, pero los va a escuchar con mucho interés, y les va a contar poco a poco según agarre confianza, su historia; entonces Ramona y Susana en este caso, iban a cada casa y hablaban con las compañeras, se trataba de decir que había que luchar también por los derechos de las mujeres, si eso es difícil en el medio urbano, en el medio indígena entonces era impensable, por que aparte de la opresión que como pueblos indios recibíamos, estaba la presión que como mujeres recibían, entonces ellas sacaron esa idea de que las mujeres eran tres veces explotadas y despreciadas, como pobres, como mujeres y como indígenas. Empezó a caminar una comunidad, otra, años, diez años tardó, y a tratar de convencer las compañeras y a sacar su idea, después de diez años logran sacar lo que se llamaba la Ley Revolucionaria de Mujeres, que es muy sencilla y vienen cosas que parecen así de raras, por ejemplo que las mujeres puedan ser choferes, era un derecho que no, por que lo de los choferes es cosa de hombres por que andan de borrachos ahí de un lado para otro y si la mujer anda de un lado para otro es que anda de loca, así dicen pues, que anda nomás buscando, así dicen. Entonces ellas lograron conquistar ese derecho y lograron conquistar el respeto, primero de nosotros, de los hombres del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, y luego cuando se da el alzamiento salen junto con nosotros a pelear; si recuerdan las primeras imágenes de Ramona, que se conocieron en el mundo, traía una escopeta, chiquita, era casi de su tamaño, por que ella era chiquita, chiquita; pero si ustedes la hubieran conocido antes de esos diálogos de catedral que fue cuando se conoció en todo el mundo a lo mejor ni la voltean a ver; y si ella agarró la confianza en que estaba en una organización y que estaba en una causa justa y pudo poner su empeño, sin soñar que un día iba a pasar lo que iba a pasar, nosotros pensamos que cada uno de nosotros y me refiero especialmente a las mujeres y de ellas especialmente a las jóvenes, vale la pena, pensamos nosotros, empeñarse en este camino, en otras reuniones hemos hablado de la desconfianza que hay hacia los movimientos por que luego los líderes se corrompen o se venden, y de una u otra forma se trata en este movimiento que podamos construir desde un principio una forma de participación y de información, como decía el compañero, que nos mantenga unidos, como si estuviéramos permanentemente en una asamblea como la de aquí pero nacional, esta el problema en efecto de que siguen las luchas sociales, se va la televisión, se va la prensa, y luego que pasa, quedan sin protección pues, los compañeros y compañeras, sabemos que no van a dejar de luchar, pero entonces qué va a pasar con la Otra Campaña en Quintana Roo, en concreto qué va a pasar en Chetumal y en los alrededores. Entonces compas, y les digo a todos, ya hicimos acuerdo con los compas adherentes de aquí de Chetumal y de la Otra en Quintana Roo, para que se abra ese canal de comunicación, una página de internet y un correo, aparte de que nosotros vamos a traer teléfono, para que en cualquier momento que haya algo se comunique a todos, no nada más cuando pasamos nosotros o cuando hay reuniones, sino que alguien pueda luego luego subir su información a esa página y que se conozca en todo el mundo, por que la información que está generando ahora la Otra Campaña, ya está pendiente todo el mundo, porque es algo diferente, es algo nuevo, y muchos quieren ver que fracase, por eso están poniendo atención, otros desean de todo corazón que tenga éxito, que salga bien y de ahí agarrar enseñanza o ejemplo para emprender en sus países algo parecido, pero sobre todo en México, en otras partes de la república, están pendientes que va a pasar, que está pasando ahorita en Chetumal, que se dice en las reuniones, quiénes hablan, por qué, así como estuvieron pendientes de Chiapas, y luego de Yucatán, entonces empiezan a reconocerse unos a otros y a tenderse ese puente, finalmente el trabajo que nos están dando a nosotros como Ejército Zapatista de Liberación Nacional, es ser el puente, o el espacio para que muchos se conozcan, por eso una y otra vez decimos que nuestra intención no es dirigir el movimiento de la Otra Campaña, sino ser parte y tener ahí un lugar y un trabajo; el trabajo ahora, que vemos, es el de impulsar y el de ser puente para que se conozcan unos con otros.

Está el problema este de la desconfianza y del miedo, por que si, aquí hay cámaras y micrófonos y algunas son buenas y otras no sabemos, o sí sabemos que son malas, y que lo que buscan es saber quién habla, qué dice, qué piensa, para hostigarlo, para amenazarlo, para hacerlo que se vaya; no hay que desesperarse, y no hay que pensar que esta es la única oportunidad de pasar, ni la única oportunidad de hablar.

A estas personas que vienen de las distintas policías, pues hay aquí de gobernación, federal, del estado, del cisen, del ejército, y de las policías y de no se cuanto, son tantos que se hacen pelotas, uno dice una cosa y otro y otro; un día se va a voltear todo esto, y un día ustedes van a quedar del otro lado y eso tienen que tomarlo en cuenta, por que así como pensaban que el PRI iba a ser eterno y ya no es eterno, también el sistema capitalista no es eterno, han apostado ustedes a vivir de perseguir y reprimir a la gente que lucha, va a llegar el día en que van a tener que dar cuentas, ahí véanlo, porque entonces se va a voltear y ustedes son los que van a tener miedo. O sea, ahorita tenemos miedos individuales y dispersos, pero cuando nuestros miedos se encuentren con otros se van a convertir en valentía, como nos pasó a nosotros en el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, fuera que nos agarran así individualmente o en pequeños grupos, decimos no pues no le entramos, fue hasta que descubrimos ese dolor común que teníamos todos y dijimos no pues tenemos que cambiarlo, porque como decía el compañero que pasó al principio, no se puede seguir así, tenemos que hacer algo para transformarlos.

De los partidos políticos, de las campañas y de los gobiernos ahorita no se preocupen tanto por que ellos no se preocupan de nosotros, nos ven muy pequeños y muy débiles, dicen “total ese paso por Quintana Roo que hizo Marcos con dos, tres telenovelas, un big brother y bastantes anuncios en la prensa y la televisión queda atrás”, por eso lo importante ahora es tener el pequeño grupo organizador y que siga trabajando haciendo reuniones, se trata de que la Otra en Chetumal siga reuniéndose, siga informando y difundiendo, y siga abriendo foros para que se estén denunciando las injusticias, las represiones, los hostigamientos, pero ya no va a quedar sólo en Quintana Roo, ni sólo en Chetumal, primero su red mero en Quintana Roo, luego en la península y luego a nivel nacional, y eso es lo que vamos a ir construyendo nosotros a nuestro paso y al final cuando regresamos otra vez, como preguntaba el compañero, cuando regresamos en octubre, ya no es que vamos a pasar unos días, sino que vamos a tardar aquí y ya vamos a quedar con compañeros, y entonces si ya vamos a ir a los lugares, sin temor de las cámaras o los micrófonos que quieran hacernos daño y empezar a construir ese programa nacional de lucha.

La Otra Campaña por eso es otra, porque todo esto que va…empezó creo que ayer otra vez las campañas electorales, se acaban el dos de julio y luego ya se reparten el pastel, se olvidan las despensas, las cobijas, las gorras, todo lo que están repartiendo y ya se van allá arriba y se olvidan de nosotros. Y entonces cuando ellos acaban nosotros seguimos, y eso es lo que vamos a hacer, si ahorita todavía piensan “tal vez le entro, tal vez no le entro”, no se preocupen, sigan conociendo lo que es la Otra Campaña, sigan participando aunque todavía no le entren, y cuando llegue el momento en que dicen ya hay que entrarle pues ahora, entrenlé con todo pues, sin miedo compañeros y compañeras, por que el rumbo que va a seguir esto lo tenemos que decidir entre todos y finalmente, pase lo que pase, como decía el Teniente Coronel Moisés, cuando fue la última plenaria allá en la Garrucha, allá en la Selva Lacandona, dijo, aunque alguien no luche también la liberación va a ser para él, el problema va a ser la vergüenza, por que sí vamos a hacer de este país algo más justo, más libre y mas democrático, algo de lo que uno se puede enorgullecer, y entonces todos los que queden van a responder a la pregunta ¿qué hiciste?, y ahí que va a decir, “pues yo espere a ver que hacían los demás y que bueno que salió bien” y hay quien dice “no, yo puse el empeño y puse la vida para transformar eso” y eso va ha haber que respondérselo a uno mismo, esta es la oportunidad compa, no es algo que ya está hecho, que les decimos métanse, un partido político, es algo que se está formando apenas, como se forman los movimientos conforme van avanzando y ahorita es cuando hay que entrarle, cuando está empezando, cuando podemos decidir juntos el rumbo, el paso, la compañía, la velocidad a la que vamos a ir; y lo que les estamos invitando ahora no es a un movimiento en Chetumal, ni en Quintana Roo, sino nacional y no es de indígenas nada más, o de obreros o de mujeres o de campesinos o de jóvenes, sino de todos los que están oprimidos, humillados, perseguidos, por que como en las historias que nos contó el compa Carvajal o que escuchamos de otros, ahora y ayer, hay en todo México, pero no se saben, incluso nosotros no las sabíamos, las venimos a encontrar aquí. La ignorancia que hay sobre lo que pasa en Quintana Roo en la lucha social, de lo que ustedes estuvieron diciendo aquí, en el resto de México no se conoce nada, parece como que en Quintana Roo todo está en calma y sólo se sabe cuando pasa una desgracia como la del huracán, entonces si empiezan a salir muchas cosas, pero nosotros sabemos que no, que cuando aparentemente todo está en calma, hay gente que está luchando por sus derechos, pero hasta ahora está en silencio y ya no podemos repetir eso, por eso la otra campaña lo menos que debe hacer es ese espacio de comunicación nacional abajo, para que todos sepan lo que está pasando abajo. Ya sabemos que arriba no les importa y no lo van a mencionar, y entonces la gente puede entrar a la cárcel injustamente, la pueden perseguir, golpear y matar, lo que sea, y nadie sabe; se trata de que ya no peleemos solos, pero también que ya no suframos solos, que unamos nuestro dolor entre todos y lo transformemos en algo que haga avanzar y cambiar realmente el país, de eso se trata, a lo que los estamos invitando nosotros no es a que dejen de luchar, ni a que dejen su lucha y la pongan debajo de alguien, se trata de que sigan en su organización, como se llaman, según su estructura, según su modo, según sus demandas, pero unan ese dolor y esa lucha con otra, sin dejar de ser lo que son, esa es la Otra Campaña, no tienen nada que perder compas, ni siquiera el tiempo, del otro lado si, se va a repetir una y otra vez la historia, y a lo mejor nos salva una nota periodística, a lo mejor nos salva un abogado o a lo mejor una campaña electoral y conseguimos lo que queremos por que algún candidato lo pudo hacer, pero las cosas se van a volver a repetir, por que mientras no se solucione el sistema, van a repetirse una y otra vez las mismas injusticias.

Éntrenle y hagan crecer su voz, y a cambio lo único que les estamos pidiendo es que presten el oído, y así como se escucha su palabra y su lucha y sus problemas, ustedes escuchen la palabra y los problemas que hay en otras partes de México, aquí la otra en Quintana Roo ya está organizado, ya están trabajando pues, pudieron levantar esto que se está haciendo, lo de ayer, lo de hoy, lo de todos estos días que vamos a estar en el estado, con ellos vamos a estar directamente en comunicación, no sólo para que nos cuenten cómo está pasando aquí la lucha, sino también para nosotros contarles lo que está pasando en otras partes de la República y les estén informando a ustedes.

Y entonces el micrófono que aquí usaron los que pudieron, aunque algunos todavía tendrán miedo o problema, “que tal que sale chueca mi palabra o digo algo mal o se van a burlar”, van a encontrar también su espacio, cuando vengamos otra vez, ya tardemos mas tiempo y vayamos a sus lugares y estemos ahí con ustedes y veamos todo eso que nos están diciendo y con nuestros ojos, otros ojos los estén viendo; y con nuestros oídos, otros oídos escuchen; entonces sí las luchas ya no necesiten ese puente, sino que se conviertan en una lucha nacional, un programa nacional de lucha, con otra política por que nosotros no llegamos a ofrecer cargos, ni despensas, ni nada, ofrecemos compromiso, trabajo y sacrificio, otra forma de hacer política y que apunte a algo bien sustantivo, que es que hay que hacer otra ley, hay que hacer otra sociedad y otra ley que rija esa sociedad, como ya se dijo aquí la constitución actual no sirve para nada, bueno sirve para que los ricos se hagan mas ricos, para justificar el despojo que nos hacen, de tierras, de salario, con la carestía, los productos del campo, la persecución a los jóvenes, el desprecio a las mujeres, el racismo a los indígenas, la criminalización de las diferencias sexuales, todo eso es parte de ese sistema ahora legalizado; durante mucho tiempo en la historia no se había presentado esto, en las cárceles y en los cementerios están los que luchan por la justicia, los luchadores sociales, y en los puestos gubernamentales están los criminales, debería ser al revés, y eso es lo que les digo a los agentes de gobernación, va a llegar el día en que va a ser al revés, y van a tener que optar desde ahora, al servicio de quién se ponen, al servicio del que está transformando las cosas, va a ganar por que vamos a ganar, a lo mejor nos tardamos pero vamos a ganar, o al servicio del que va a perder, por mucho dinero que tenga; por que el triunfo de ellos significa la destrucción del país y el triunfo de nosotros significa su salvación.

A lo que estamos invitando a todos ustedes, incluyendo a los agentes de gobernación, o del cisen, o de lo que sea, que están ahí, es a luchar juntos al mismo nivel para transformar el país, cada quien haga su chamba donde le toca, en Chetumal, o al rededor de Chetumal, en Quintana Roo, en Tijuana, en Guerrero, en Tamaulipas, en NuevoLeón, en Chiapas, donde quiera, nada más si les digo una cosa, a partir del momento en que se entran son nuestros compañeros y nuestros compañeros del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, sin que agarren un arma, sin que se cubran el rostro, sin que se metan en algo ilegal o ilegítimo, es lo mismo que están haciendo pero cuentan con nuestro apoyo y lo que podamos hacer, si lo que podemos hacer es hacer que hablen su palabra lo vamos a hacer sin dudarlo, si lo que podemos hacer es mandarles ayuda lo vamos a hacer, lo que podamos hacer lo vamos a hacer, ese es el compromiso nuestro, que ya tienen otras organizaciones y que también las mismas organizaciones les ofrecen a todos, por que aquí no sólo estoy yo por parte del EZLN, sino hay otros compañeros de grupos, colectivos, organizaciones políticas y sociales, que los están escuchando y están ofreciendo lo mismo, por que a la hora que se entran en la Otra Campaña, están diciendo la Otra Campaña está formada por compañeros y compañeras y tenemos que protegerlos y cuidarlos, por que ese es el principio de cualquier organización honesta, cuidar a quien la forma, primero que nada, y hacer todo el esfuerzo por que esté bien, lo que sigue es luchar por lo que se está luchando.

Eso es lo que les queríamos decir compañeros y compañeras, les agradecemos otra vez que estén aquí. Muchas gracias.

3. Mitin en Chetumal.

Como decíamos, buenas noches Chetumal, buenas noches Quintana Roo.
Mi nombre es Marcos, Subcomandante Insurgente Marcos, soy del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y vengo a contarles nuestra historia por que como se ve, hay gente que no sabe qué es lo que pasó.

Entonces lo que estamos haciendo ahora que estamos recorriendo el país, es que estamos buscando historias como la nuestra y que no sea necesario hacer lo que hicimos nosotros que fue alzarnos en armas, en Chiapas en las montañas del Sureste mexicano, como decimos nosotros, las comunidades indígenas no existían, podían nacer o morir y nadie llevaba la cuenta, los gobiernos del PRI, del PAN o del PRD, de cualquier partido no nos tomaban en cuenta, entonces llegó ese señor que se llamaba Salinas de Gortari y dijo que ahora ya somos del primer mundo, que hay mucho trabajo, mucho dinero y mucho desarrollo, mientras en nuestras montañas, la gente moría, los niños morían antes de llegar a los cinco años, de fiebres, de diarreas que se podían curar con una pastilla que ni siquiera había, no había caminos, cuando alguien se enfermaba si quería ir al hospital, tenía que caminar tres días para agarrar un carro, llegar a un hospital del gobierno y que no lo recibieran por que ni siquiera sabía hablar español, así nos empezamos a organizar y llegamos a la conclusión de que teníamos que hacernos escuchar, y la única forma de hacernos escuchar es hacer que el país y el mundo volteara a vernos. Nos alzamos en armas el primero de enero del 94, fuimos a las ciudades, las tomamos, derrotamos al ejército y a la policía en esos días, y luego nos replegamos por que habíamos conseguido lo que queríamos, que nos voltearan a ver. Inmediatamente después de eso, los gobiernos federales empezaron a mandar mucha ayuda para la gente que no era zapatista, o para los zapatistas, para que se salieran de nuestra organización, y entonces empezamos a resistir; los zapatistas no recibimos ayuda del gobierno, ni despensas, ni progresa, ni procede, ni procampo o como se vaya llamando según cada sexenio, sin embargo en estos doce años de resistencia, gracias al apoyo de gentes como ustedes aquí en Quintana Roo, aquí en Chetumal en concreto, nuestras comunidades señor, viven mejor que las comunidades del PRI, del PAN y del PRD que reciben dinero. Antes no teníamos hospitales, tenemos hospitales dirigidos por propios indígenas; tenemos escuelas donde no había nada, están enseñando la historia con respeto a nuestra cultura como indígenas que somos, respetando nuestra lengua; hemos mejorado nuestra vivienda, vivimos mejor que antes de 1994, esa es la verdad y si alguien no me cree, vea la prensa de los que han ido para allá, o vaya para allá, que le pida dinero al gobernador o al presidente municipal que le pagó por venir a hacer escándalo aquí, para que vaya allá y vea directamente con sus ojos y compare lo que es una comunidad zapatista con una comunidad priísta, o panista. Esa es la historia, pero llegamos a un lugar donde no podemos avanzar más compañeros, nuestro movimiento no era sólo por los indígenas de Chiapas, ni sólo por los indígenas de México, si no que era por democracia, y es todavía, por democracia, libertad y justicia para todos los que no la tienen, que somos la mayoría de los mexicanos.

Estas palabras que les voy a decir, van dirigidas sólo a algunos, los que realmente están aquí por interés para saber de qué se trata o qué va a pasar, por que habrá gente que nomás viene a ver que va a pasar, así de si va a haber algún escándalo o algo o gente que nomás viene a asomarse; pero hay jóvenes, mujeres, hombres, ancianos, que están interesados en saber que va a pasar, si realmente se está construyendo aquí otra alternativa.

Estos días, pueblo de Chetumal, estuvimos escuchando una historia de dolor, muy parecido al nuestro, el dolor de los compañeros del ejido Chetumal que los despojaron de cientos de hectáreas para hacer un aeropuerto, si, los despojaron ilegalmente, a pesar de que tienen los papeles y todo eso, y en lugar de utilizarlos esos terrenos que les quitaron, para interés público, para que mejorara pues, aquí Chetumal o Quintana Roo, es que los están vendiendo a los grandes empresarios para sus centros comerciales. Escuchamos la historia de los compañeros de Majahual, que también los están despojando de sus tierras legalmente ganadas, los persiguen, los hostigan, los golpean, porque no están de acuerdo que unos empresarios con el apoyo del gobierno están cercando la playa y están poniendo un muro como el muro que está poniendo el gobierno norteamericano para que los mexicanos no pasen del otro lado de la frontera, pero aquí en México, aquí en Quintana Roo; y estos compañeros se organizan para protestar, los amenazan de muerte, los persiguen, los encarcelan, los golpean y ahí siguen. Escuchamos la historia de los indígenas mayas de Nicolás Bravo, como cada vez que se van a organizar para mejorar, inmediatamente viene un camión, a veces el camión es de policías del estado, para que no se muevan o para golpearlos, y a veces lleva despensas o cobijas, para contentarlos un rato nada más. Hemos escuchado también la historia de los compañeros campesinos que ven como no pueden producir los alimentos ni siquiera para sobrevivir, y que cada vez con esto del PROCEDE, se ven obligados a vender sus tierras por un dinero que apenas les dura un poco y luego se tienen que ir al otro lado, a Estados Unidos, para ganar dinero, y separarse de su familia. Hemos oído la historia de los jóvenes que no tienen alternativa en el estudio para luego encontrar trabajo, si antes las familias trabajaban para que sus hijos pudieran estudiar y tuvieran un futuro asegurado, pues ahora igual pueden tener una carrera y como quiera no agarran un buen trabajo.

Toda esa historia de injusticia de historia, de dolor, la escuchamos, y la escuchamos en Chiapas y la vamos a escuchar en el resto del país. Pero no acabó ahí, y eso es lo que les queremos decir, por que está gente que tiene este dolor y sufre, como seguramente sufren los que me están escuchando con atención por otras causas o por las mismas, no se conforma, se rebela, se organiza y lucha por cambiar las cosas, esa es la diferencia; hay gente que la pisotean, la humillan y se queda callada o se conforma con un chicle, o se conforma ni siquiera con un dulce, sino con una palabra: “pórtate bien y tal vez te voy a dar algo”. Pero hay gente que no se conforma, que busca otros ideales, que se organiza y empieza a exigir sus derechos, esos, pueblo de Chetumal, son los que hacen la historia, los que la cambian, los que hacen que en cada lugar las cosas avancen y mejoren para todos aunque no sean todos los que le entran a luchar, aunque uno siga esperando que otro va a hacer el trabajo que le toca, de luchar por transformar las cosas.

Eso es lo que vimos, pero vimos también que esa voz y esa lucha es muy pequeña, a lo mejor muchos de ustedes que están aquí en Chetumal ni si quiera la conocen, aunque vivan todos los días con ella, con esa realidad, pero seguramente no la conocen en el resto de Quintana Roo, ni en el resto de México. Y lo que nosotros estamos pensando y tratando de hacer aquí, es organizarnos junto con ustedes para que no se repita un primero de enero de 94, para que nunca nadie más tenga que tomar un arma, taparse el rostro y cambiarse el nombre, para que lo vean. Por que si nosotros venimos aquí a hablar sin pasamontañas, nadie va a saber quienes somos, pero si nos ven como nos voltearon a ver desde aquel primero de enero de 94, entonces si van a saber quienes somos, eso es lo raro de esta lucha, que necesitamos ocultarnos para que nos miren, y necesitábamos entonces, morir para poder vivir con dignidad.

Nosotros no venimos a invitarlos a que se mueran, ni a que maten, nosotros venimos a invitarlos a que vivan luchando, pero ya no solos, no apartados, no que lo pasa en Chetumal con trabajos tal vez lo saben algunos, pero seguramente sólo lo saben los que lo están padeciendo, los que van a dar a la cárcel, los que son golpeados, los que son asesinados, y en todas partes de México se repite esa historia, para la gente que está oprimida, que es sencilla y humilde, que no anda con grandes carros, con trajes de marca, corbata, saco, aire acondicionado, grandes vehículos, grandes casas, con la gente que no tiene todo eso y se rebela, hay dos caminos que ofrece el sistema que está ahorita, o la cárcel o el cementerio. Lo otro pues nos dicen, no pues quedémonos así como estamos, como decía el que vino aquí, “quedémonos como estamos, Quintana Roo es un gran estado y un ejemplo en todas partes, a trabajar aquí porque hay mucho trabajo y buen salario” verdad, “las cosas no están caras, el gobierno es democrático”, yo pensé que me había equivocado de país, de mundo, ni siquiera de país.

No, sabemos que es lo mismo en todas partes, y una cosas es lo que nos estén diciendo la televisión o los políticos en sus discursos, o en la radio, o en los periódicos y otra cosa es lo que estamos enfrentando cada día en las calles, y sabemos que las cosas están cada día mas caras, que el salario cada vez es mas bajo, que el desprecio por el color sigue o es más crudo, que todo aquel que no tenga influencias no puede entrar a ningún lado con la esperanza de recibir justicia, que los jóvenes no tienen mas futuro que la delincuencia o irse para Estados Unidos, que las mujeres siguen siendo despreciadas, que los jóvenes, hombres y mujeres, por su forma de vestir, por lo que les gusta bailar, o la música que les gusta escuchar, son vistos inmediatamente como delincuentes, cuando los verdaderos delincuentes son los que están en el gobierno y en las grandes empresas.

Entonces lo que podemos hacer es eso, podemos dejar, a ver como pasa el día y a ver si al día siguiente algo extraordinario pasa y las cosas mejoran o vamos a seguir como estamos, esperando que al otro día a ver si va a haber que comer en la mesa, a ver si alguien si nos va a respetar, a ver si la policía no nos va a atacar, a ver si del gobierno si nos van a escuchar…

(se oye el ruido fuerte de un avión)

Ahí va un político de esos que quieren votos ahorita, eh. Hay que gritar fuerte para que escuche pues (risas). Entonces podemos escoger eso, esperar y ver si ahora otro candidato, que además ya sabemos que viene del mismo partido político que nos tiene así, y que nada más se va cambiando de partido como que va brincando, y vamos a ver al poco tiempo que las cosas siguen igual, pero no siguen igual, siguen peor, cada parte que pasa el tiempo estos gobiernos están destruyendo lo que tenemos: las selvas, el agua, la estructura familiar, la estructura de los pueblos, todo este país lo están destruyendo, junto con la gente que lo habita, como si fuera una gran bomba que explota y desaparece los recursos naturales y a la gente, por que la gente que queda se tiene que ir a trabajar a otro lado. Entonces tenemos esa opción, esperar a que va a pasar eso y se va a desertificar Quintana Roo, no va a haber nada, ni casas, y sobre las ruinas van a construir otro Quintana Roo donde vamos a estar afuera, todos los mexicanos no nomás los de Quintana Roo y de Chetumal, y vamos a ver desde las orillas una gran ciudad con grandes edificios donde está prohibida la entrada a la gente que lo construyó, finalmente de eso se trata el capitalismo, de construir un mundo donde los que lo trabajan, los que lo echan a andar, queda afuera siempre; y entonces tanto como mexicanos, como ciudadanos de Quintana Roo tenemos que escoger si vamos a participar en un país que nos excluye, que nos hace a un lado, o vamos a construir otro país.

La pregunta es entonces, Si no hacemos eso ¿Qué hacemos? Vamos a esperar a que vengan los candidatos que ya empezaron sus campañas electorales, que venga Roberto Madrazo, que venga Felipe Calderón, que venga Andrés Manuel López Obrador, el doctor Simi, no sé quien más anda por ahí, va a aparecer alguno, y se pare aquí en esta misma plaza y les diga: “Si ustedes votan por mí, le voy a dar agua, voy a bajar los precios de la luz, voy a bajar los precios de los productos básicos, voy a aumentar el salario, voy a meter drenaje, voy a hacer que se respete a las mujeres, voy a garantizarles trabajo a los jóvenes” y entonces ahí lo que tenemos que elegir es si les creemos o no les creemos. Si eligen creerles, no vamos a discutirlo, cada quien tiene la madurez y la capacidad para decidir. Lo que nosotros decimos es que no les creemos, por que ya vimos pasar a todos, y no hay solución, la otra cosa que podemos hacer se organizar nuestras luchas, que ahorita están solas, por que ya hay, no se trata de levantar una lucha donde no hay nada, el pueblo de Chetumal y en general el pueblo de Quintana Roo se puede enorgullecer de que no se queda callado frente a una injusticia y sin hacer nada, s no se sabe en otras partes es por que Quintana Roo está donde está y por que hay un cerco en torno a él, el cerco como la misma barda que están haciendo en Majahual para convertirlo sólo en un atractivo turístico sin importar quien vive ahí, para convertirlos a todos en mozos, meseras, recamareras, prostitutas, lo que sea para atender al turista que viene de lejos; están las grandes muestras de la cultura maya y llegan los turistas de otros lados a ver y los gobernantes dicen “vamos a hacer como si estuviera vivo” y le ponen luces, foquitos, música, y allí al lado están los mayas que están viviendo realmente, que son los herederos de la misma cultura y que son hechos a un lado, producto de la limosna, el desprecio y el racismo.

Podemos elegir ese camino, o levantar esas luchas y unirlas, a lo que nosotros los estamos invitando es que aúnen sus luchas, nadie las va a dirigir por ustedes, nosotros no venimos a dirigir al pueblo de Quintana Roo en su lucha de liberación, venimos a invitarlo a sumar su lucha con la nuestra, y con la lucha de liberación en Yucatán, y en Veracruz, y en Campeche y en Tabasco, en todos los estados de la república mexicana, hasta que se hace una liberación nacional, sin que nadie pierda su independencia y su autonomía, que nadie venga a dirigirlos o a llevarlos por otro camino, no queremos hacer un movimiento donde los líderes o los jefes terminen corrompiéndose, y después de que el movimiento alcanzó su punto mas alto, aparecen con casas, con carros, con grandes puestos y el movimiento otra vez se va para abajo y no se consigue lo que se pedía o lo que se exigía, nosotros estamos pidiendo que mantengan sus luchas, que no se rindan, los necesitamos, no venimos a decirle que tiene que hacer a Quintana Roo, venimos a pedirle ayuda, le venimos a pedir que nos apoye de dos formas, una: que resistan, que no rindan sus luchas, que no las vendan, sabemos que la tienen muy difícil por que los gobiernos los están hostigando, persiguiendo y reprimiendo, lo sabemos, sabemos que enfrentan todo el bloqueo de los medios de comunicación, sabemos que los bloquean y los ataca una cultura, pero nosotros sabemos, por que conocemos la historia de este estado, que hay un germen de rebeldía y de dignidad que nosotros como chiapanecos lo admiramos, y a eso vine, a decirle al pueblo de Quintana Roo, nosotros los admiramos y los queremos, y es un orgullo para nosotros ser ciudadanos del mismo país que ustedes.

Entonces, nosotros no venimos a decirles, a dirigir su lucha, ustedes mismos la pueden dirigir, simplemente vamos a ponernos de acuerdo, si podemos unir las luchas de todos que están dispersas y hacemos una gran lucha, podemos realmente transformar este país; la única forma de hacerlo más justo, mas libre y más democrático es si desde abajo y la gente sencilla y humilde se organiza para transformarlo, nadie de arriba lo va a hacer por muy bueno, muy guapo o muy simpático que sea, no lo va a hacer, lo tenemos que conquistar nosotros mismos, eso es lo que nosotros aprendimos y es lo que les venimos a contar a ustedes. Y venimos a pedirles su apoyo, vengan con nosotros ¿cómo? quedándose aquí, levantando su lucha, resistiéndola y haciendo escuchar su voz por todo el país, por que ese es mi trabajo, por eso es delegado zero, por que vamos a venir otra vez, pero ya con mas compañeros indígenas mayas, por que somos de lo mismo, para ir a sus casas, para ir a sus barrios, para ir a sus centros de trabajo, a sus centros de diversión y aprender de ustedes, de su lucha, no para decirles como van a hacer, queremos aprender de ella, por que tienen mucho que enseñarnos a nosotros como zapatistas y al resto del país. Si el resto del país no lo sabe se lo vamos a ir a contar, nosotros ya lo aprendimos estos dos días, lo sabíamos de oídas o por que alguien llegaba allá a contarnos, pero ahora ya lo vimos, vimos que la gente de aquí no se deja, no se rinde y no la pueden derrotar, eso es algo no sólo de admirar, sino también de lo que hay que aprender, s juntamos su lucha como Quintana Roo, como Chetumal, con la lucha zapatista, con la lucha de obreros y campesinos, maestros, estudiantes, jóvenes, mujeres, ancianos por todas partes, este país va a empezar a cambiar realmente.

No les pedimos pues que nos sigan, que sean, acepten nuestra dirección, al revés, nosotros les pedimos que nos enseñen y nos dirijan, pero ya no solos, ya no separados cada quien por su lado, les estamos pidiendo pues a los compañeros que ya están en la Otra Campaña y en La Sexta Declaración, en esta lucha, que se explique más y que más gente se entre, no hay paga compañeros, no va a haber costos gubernamentales, no va a haber dinero, ni cheques, ni tortas, ni gorras, ni camisetas que se van a repartir, lo que va a haber es trabajo y el orgullo de estar trabajando directamente, no que nos van a contar, en la transformación radical de este país, en algo más justo, más libre y más democrático.

Nosotros venimos a decirles eso, si es época de elecciones elijan, elijan si las cosas siguen como están, si seguimos peleando, luchando por nuestros derechos, separados, aislados unos de otros sin que se escuche nuestra voz, o si elegimos unir nuestra lucha con la lucha de los demás, si eligen hacer crecer su lucha, entren con nosotros, por que no estoy hablando como Ejército Zapatista de Liberación Nacional, sino como parte de La Otra Campaña, donde hay organizaciones de mujeres, de jóvenes, organizaciones sociales, organizaciones políticas y personas individuales, aquí no hay límite de que ya estás muy viejo o estás muy joven, o que eres blanco, o que eres negro, o que eres chaparro o que eres alto, no, eso no es importante, lo que importa es la decisión de hacer algo, y aunque sea como individuo tiene que hacer escuchar su voz y señalar las injusticias que ve cada día y luchar junto con otros por transformarlas, entonces si eligen eso van a ver que van a poder levantarse en la mañana y van a poder mirarse al espejo sin vergüenza, sin sentir pena de no haber echo nada.
Vamos a tardar, no va a ser fácil, no hay que engañarse, por eso no decimos que el dos de julio todo se soluciona, porque vamos a tardar, porque tenemos que oír la historia y la lucha de todos, pero va a salir bien, va a salir bien por que nuestra causa es justa, y es noble, y es desinteresada, y ahorita ninguno de los partidos políticos que está buscando las elecciones puede decir eso, ningún político profesional puede decir que su lucha es noble, justa, honesta y desinteresada, todos quieren algo para ellos.

Entonces nosotros no venimos a convencerlos por que voten por alguien o que no voten, nosotros venimos a invitarlos a que piensen y que decidan a que van a dedicar su fuerza, su capacidad de lucha, de pensamiento, de palabra, de organización, si la van a dedicar para que alguien llegue al poder y termine enriqueciéndose y esperar a ver a que horas sale en la televisión el video donde sale que se está robando el dinero, o a lo mejor no va a salir en la televisión pero igual se va a robar el dinero. O en lugar de eso, empieza a hablar y a prestar el oído para escuchar las luchas de otros, ahorita sólo pedimos eso, y ya juntos decidir qué rumbo vamos a llevar, qué camino vamos a tener, cual es la compañía que vamos a elegir, por que estamos eligiendo no ir solos, con qué paso vamos a andar y a qué velocidad. Entre todos los que le entren a eso, y entonces, con este movimiento vamos a hablar con más gente, que no está aquí, que no sabe que es la Sexta, que no sabe que es La Otra, vaya ni siquiera sabe que son los partidos políticos o las elecciones y nada más la movilizan por la ignorancia o por la necesidad para que vaya y vote sin que siquiera sepa por quien; tenemos que ir a hablar con ellos, escucharlos y hablarles e invitarlos también a que se entren, estamos empezando el movimiento, podemos hacerlo bien juntos, hacerlo grande y sobre todo hacerlo victorioso, nadie, ni el EZLN solo, ni ustedes solos, ni ninguna organización por muy buena que sea en México, puede sola, por eso estamos tratando de hacer este movimiento de unidad, de lucha, de izquierda, anticapitalista. Realmente nosotros les decimos como zapatistas que cualquier otra cosa es un engaño, no se va a poder transformar este país si no cambia el sistema, y entonces los empresarios ladrones van a cambiar de nombre pero van a seguir siendo ladrones; los políticos van a cambiar el color de su partido pero van a seguir siendo ladrones; en las cárceles y en los cementerios va a seguir habiendo luchadores sociales y en los grandes hoteles, en las grandes casas, en los grandes lujos, van a estar los criminales, y si alguna vez los agarran va a haber una ley que digan que son libres y nosotros y todos los que me están escuchando que es gente sencilla y humilde, pueden morir o para en la cárcel y nadie va a saberlo, a nadie le va a importar, mas que a su familia o a su pequeño grupo.

Y aquí lo que estamos diciendo es que juntos vamos a responder todos contra esa injusticia y juntos vamos a demandar por que esas cosas se transformen, y juntos nos vamos a movilizar tanto por los compañeros de Majahual, como los compañeros del ejido Chetumal, como los compañeros de Nicolás Bravo, como los compañeros que estén en la frontera norte o en Guerrero, o en Chiapas, o en Michoacán, todos en todos lados juntos, y entonces si, que se vea donde está la fuerza, si del lado del dinero y el crimen, que es el de ellos; o del lado de nosotros donde está el trabajo y la honestidad, y la nobleza. Y que este país elija que camino va a seguir, si el camino que lo va a salvar y lo va a reconstruir o el camino que lo va a acabar de destruir junto con la gente que los habita. Eso es lo que está pasando en este país, lo pueden ver, pensar, analizar, finalmente se van a encontrar con esa elección, el 2006 es un año de elecciones, si, hay que elegir si repetimos la historia de siempre y volvemos a estar agachados, humillados, reprimidos o hacemos ya desde ahora otra historia, otro México, otro pueblo, otra campaña.

Eso venimos a decirles compañeros, muchas gracias.

Share

1 Comentario »

  1. Onore a Ramona!
    Non solo il Messico piange la sua morte!
    E’ un popolo che la piange!

    Democracia!
    Justicia!
    Libertad!
    Salud!
    Educacion!
    Indipendencia!
    Trabajo!

    Comentario de Valerio — Enero 18, 2006 @ 12:17 pm

RSS para comentarios de este artículo. TrackBack URL

Deja un comentario

Notas Importantes: Este sitio web es de la Comisión Sexta del EZLN. Esta sección de Comentarios está reservada para los Adherentes Registrados y Simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Cualquier otra comunicación deberá hacerse llegar por correo electrónico. Para evitar mensajes insultantes, spam, propaganda, ataques con virus, sus mensajes no se publican inmediatamente. Cualquier mensaje que contenga alguna de las categorías anteriores será borrado sin previo aviso. Tod@s aquellos que no estén de acuerdo con la Sexta o la Comisión Sexta del EZLN, tienen la libertad de escribir sus comentarios en contra en cualquier otro lugar del ciberespacio.


Archivo Histórico

1993     1994     1995     1996
1997     1998     1999
2000     2001     2002     2003
2004     2005     2006
2007     2008     2009     2010
2011     2012     2013
2014     2015     2016     2017

Comunicados de las JBG Construyendo la autonomía Comunicados del CCRI-CG del EZLN Denuncias Actividades Caminando En el Mundo Red nacional contra la represión y por la solidaridad Artículos