lista de correosrecibe automaticamente las actualizaciones a tu correosiguenos en tuitersiguenos en facebook

enlaceZapatista

Palabra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Ene122006

Huixtla (11/ene/06) y Nueva Villa Flores (12/ene/06)

Audio del mitin en Nueva Villa Flores

En Huixtla:

En Nueva Villa Flores:

Palabras del Subdelegado Zero en el mitin de Nueva Villa Flores

Compañeros y compañeras.
Buenas tardes, gracias que nos están recibiendo.
Mis compañeros y compañeras del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, especialmente los comandantes y comandantas del Comité Clandestino Revolucionario Indígena- Comandancia General del EZLN, me han pedido, me encargaron que cuando pasara por acá les dirigiera unas palabras especiales; sólo para ustedes.

Lo que está pasando, o lo que ha pasado hasta ahora, es que los poderosos —nosotros decimos los poderosos porque están los burgueses y también los políticos que están al servicio de ellos—, durante todo este tiempo, han buscado dividirnos y enfrentarnos unos contra otros. Gente como nosotros, humilde y sencilla, que trabaja el campo, que trabaja la tierra, que trabaja las máquinas, los pequeños comercios y son los que hacen andar este país, hasta ahora han vivido en organizaciones que se enfrentan unas contra otras. El solo nombre de Emiliano Zapata —o el zapatismo, como decimos nosotros— cubre y arropa a muchas organizaciones. Y lo que hacen los ricos y los poderosos es decir que nos enfrentemos unos contra otros; a ver quién es más o a ver quién es menos, a ver quién tiene más fuerza o quién es más débil; y eso, ya estamos viendo que no sirve para nada.

Mientras, ellos se están uniendo allá arriba con eso que se llama el Pacto de Chapultepec; que es que se juntaron los grandes poderosos de este país para hacer su plan, su plan de destrucción, de robo, de despojo, de desprecio en contra de todos nosotros, en contra de nuestro país, porque es un proyecto de destrucción. Y rápidamente los partidos políticos han dicho que sí lo van a cumplir, o sea que sí van obedecer lo que dicen ellos.

Durante todo este tiempo ha llegado en nuestro corazón que tenemos que dirigir nuestra palabra y nuestro empeño y nuestro trabajo a gente que es como nosotros. Hace unos meses hablamos con los compañeros de la Unidad Nacional de Organizaciones Populares de Izquierda Independiente (UNOPII), entre ellos, los compañeros del Frente Popular Francisco Villa Independiente, y los compañeros de la Organización Campesina Emiliano Zapata Independiente y Democrática, hicimos un acuerdo: ya no más vamos a caminar separados, o no vamos a dejar que nos enfrenten entre nosotros. Hicimos un acuerdo de marchar juntos para unir nuestras fuerzas y transformar este país, también uniéndonos con otras organizaciones de obreros, de campesinos, con organizaciones no gubernamentales, con colectivos, grupos, con individuos, con organizaciones sociales, en otro proyecto de país. Porque de eso se trata la Otra Campaña; no es que vamos a buscar un cargo, un dulcecito que es lo que están dando allá arriba, sino que lo que queremos es todo.

Hasta antes de ahora, antes de que iniciáramos la Otra Campaña, pasaron muchas cosas. Yo vengo a decirles claramente lo que quiere decir la Sexta Declaración de la Selva Lacandona: quiere decir que ponemos nuestra sangre y nuestra vida por todos, incluyéndolos a ustedes, y que estamos ofreciendo esa vida y esa sangre y nuestra lucha ahora por todos, ya no nada más por los pueblos indios, ni nada más por las comunidades indígenas zapatistas, sino por todos: los obreros, campesinos, estudiantes, maestros, empleados y toda la gente explotada que hay en este país.

Ya sabemos que a veces algunos se venden y se cambian para el otro lado; les prometen un dulcecito, un chicle o cualquier cargo —que es lo mismo— para que se pasen del otro lado y se quieren robar nuestros nombres. Por eso siempre insistimos y ponemos que somos de izquierda y que somos independientes, o sea que nadie nos manda. Que no nos manda el gobierno, ni nos está alimentando, ni nos está moviendo, sino que es nuestro propio pueblo el que nos está llevando por el buen camino que es el de la lucha.

Ustedes deben saberlo pues: pase lo que pase con este gran movimiento, nuestras organizaciones ya decidieron hermanarse y caminar juntas. Seguiremos hablando una y otra vez para hacer acuerdos de lucha.

Ahora solamente vamos a estar aquí unos momentos, pero precisamente por eso se dice que el subcomandante Marcos es el Delegado Zero, porque luego vienen los demás compañeros. Después de esta primera parte que estamos recorriendo el país, vamos a regresar otra vez, y ahora vamos a quedar más tiempo, con más compañeros, para estar con ustedes y, junto con ustedes, como dijo el compañero, empezar a hablar con otros hombres y mujeres que también están explotados, que también son robados, que también son despreciados, y llamarlos para juntarse junto con nosotros y transformar este país.

Vendrán pues, conmigo, los delegados 1, 2, 3, 4, 5… así, los compañeros y compañeras comandantes y comandantas para vivir aquí junto con ustedes, durante semanas, meses… lo que tome, hasta que podamos levantar juntos este camino y este proyecto que hemos levantado ya desde ahora.

Nosotros queremos decirles a todos ustedes lo que ya se está viendo un poco: que no estamos solos, ni como OCEZ, ni como OPEZ, ni como Frente Popular Francisco Villa, ni como EZLN, ni como todas las organizaciones que aquí se están congregando, porque ya en todo México esta palabra está creciendo, y más organizaciones y más personas, y más grupos se están entrando a esta lucha. Porque la Otra Campaña no es nada más del EZLN; todas las organizaciones que le entraron ya la hicieron suya. Nosotros somos una parte más y estamos haciendo este camino ya juntos con otros, y hay otras palabras que están haciendo grandes nuestras palabras. Aquí su palabra de ustedes no sólo se va a quedar conmigo, ni en mi apunte —lo que yo voy a informar—, sino que otros compañeros y compañeras que están aquí, que ahora vienen con nosotros, y otros compañeros y compañeras en todo el país y en el mundo que se están enterando a través de los medios alternativos y de algunos medios de comunicación, también están haciendo su palabra de ustedes, la están haciendo suya y la están haciendo crecer.

Nosotros venimos a pedirles a ustedes que no nos quedemos aquí, que estemos atentos a lo que está pasando en otras partes de México y en otras partes del mundo y que abramos nuestro corazón a esas luchas, para también hacerlas nuestras.

Queremos aquí recordar a nuestros compañeros muertos; porque desgraciadamente nuestras organizaciones, las de ustedes, las de nosotros, nacieron sobre la sangre de compañeros y compañeras. Nuestros compañeros presos, como el compañero Celerino y otros compañeros también, por ejemplo de la OPEZ, que están en la cárcel y lo sabemos claro, que es por delitos inventados. El delito no sólo es ser pobre; el delito es ser pobre y luchar por dejar de serlo. En cambio, los grandes finqueros, los ganaderos, los grandes propietarios de los grandes negocios, de los grandes centros comerciales, los grandes políticos, que son los que mandan asesinar, encarcelar, reprimir y que se roban millones y millones de pesos —y a veces no tienen llenadero con los pesos y quieren dólares—, esos están libres. Y esos son los que dicen que son decentes, que es gente de bien y a nosotros, así como estamos luchando por cambiar las cosas, nos inventan delitos para meternos a la cárcel.

Claro les decimos a todos los compañeros que están aquí, para que lo escuchen también los compañeros que están presos injustamente: que no van a quedar ahí nada más, que nuestra lucha no los va a olvidar, y que donde quiera que pasemos vamos a sacar sus nombres y sus expedientes y a movilizar nuestras fuerzas para exigir justicia. Y la justicia es que esos compañeros y compañeras estén fuera de la cárcel y quienes nos gobiernan en las presidencias municipales, en los gobiernos de los estados, en las cámaras de diputados y senadores y en la presidencia de la República y en las secretarías de Estado, que esos se metan adentro o se vayan para otro país. Eso sería lo justo: que la gente que explota, asesina, humilla y engaña esté presa, y no la gente que lucha y que quiere cambiar las cosas por todos.

Es para nosotros un honor, compañeros y compañeras, poder llamar compañeros de lucha a los compañeros de la UNOPII y a otros compañeros que están entrando también en la Otra Campaña.

Hoy venimos a saludar y a visitar, y a recibir la mano sincera que nos dan los compañeros de la OCEZ, Democrática e Independiente, y cuando estemos en el Distrito Federal y en el estado de México, estaremos un tiempo especialmente con los compañeros del Frente Popular Francisco Villa Independiente y también, cuando estemos en Guanajuato, con los compañeros de la UCOPI, porque ya no somos cualquiera que nos estamos conociendo aquí, sino que ya fue nuestra palabra y llegó la suya, y en nuestros corazones encontramos lo que nos juntaba y lo que nos hermanaba.

Poco a poco esto va ir creciendo, compañeros y compañeras, y conforme vaya creciendo, va ir creciendo el miedo de los poderosos. Las amenazas, los intentos de compra, las agresiones, los engaños.. y entonces, en esto que apenas está empezando tenemos que hacer el acuerdo de caminar juntos y mantenernos firmes y unidos. Por eso, nosotros les pedimos que no dejen que llegue la mala palabra a mal orientar, a dividir, a enfrentarnos entre organizaciones, sino que siempre busquemos hablar directamente —como compañeros que somos— y así aclarar las cosas que puedan entenderse mal. Y entonces, vamos a ver que realmente de lo que se trata es de una estrategia de los grandes poderosos para dividirnos y enfrentarnos.

Si ellos ya se unieron en eso del Pacto de Chapultepec, si ya se unieron para hacer de las elecciones un circo —nada más para escoger quién es el que nos va explotar, quién es el que nos va engañar— para vendernos la falsa esperanza de que ahora las cosas si van a cambiar; nosotros tenemos que unirnos también, para cambiar las cosas. No nada más para tener un pedazo tierra que, además, la merecemos, porque ese nombre de Zapata que nos une a todos, dijo claramente que la tierra es de quien la trabaja. Y aquí nosotros no tenemos ni en qué caernos muertos. Trabajamos la tierra y todos los productos, incluso la tierra, se la llevan los ricos y los poderosos.

Tenemos que transformar eso y transformar también la situación de los obreros, de los campesinos de otras partes del país, de los maestros que son maltratados y cuando exigen sus derechos son tratados como delincuentes, de los estudiantes a los que se les quiere quitar la educación y se les quiere vender como si fuera mercancía, de los empleados, de los pequeños comerciantes que son perseguidos por las policías judiciales y extorsionados por los funcionarios gubernamentales, mientras a los grandes centros comerciales nadie les dice nada.

Tenemos que unir toda esa fuerza y cambiar todo este país por completo. Hay que levantarlo desde donde de por sí se levantan las cosas: desde abajo. Desde arriba no va a venir ningún cambio, compañeros y compañeras. Tenemos que hacerlo la gente que está abajo, haciendo nuestra unión. Y decimos: que desde la izquierda, porque no nada más queremos hacer bulla, queremos transformar realmente este país. Y la única propuesta de transformar este país en algo justo, democrático y libre, viene de la izquierda.

Sí es cierto que hay muchos pensamientos de izquierda, pero también es cierto que algo los pone en común: el enemigo, el capitalismo. Por eso nosotros decimos que el movimiento que estamos levantando junto con los compañeros de la UNOPII, de la UCEZ Independiente y Democrática y de otras organizaciones, es un movimiento anticapitalista; no es nada más por unas cuantas cosas, no es contra una persona, no es contra un partido político: es contra todo el sistema que por todos lados nos está explotando.

Nosotros queremos decirles que ahora pues sólo pasamos por unos minutos y les damos muchas gracias que nos esperaron, nos recibieron y nos dieron estas palabras que también nos alimentan. Queremos decirles que vamos regresar y que, aún así, donde quiera que estén, cada día ustedes tienen que decir sin pena: nuestros compañeros y compañeras del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Así como nosotros ya estamos diciendo en nuestros Caracoles y en nuestras Juntas de Buen Gobierno, y dentro de nuestros Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas, en nuestras tropas en las montañas: nosotros tenemos compañeros, compañeros y compañeras de la OCEZ, de la UNOPII, de la OPEZ y de muchas organizaciones que hay por todos lados.

Y este lugar, este nombre, y este día —lo que pasó hoy—, es algo que nosotros vamos a guardar muy dentro de nuestro corazón y lo vamos a valorar como lo que es: como un acto de hermanos, de compañeros, que han decidido cambiar las cosas.

Compañeros y compañeras, aquí se ha hablado —y en otras partes— de lo que es, de lo que fue el primero de enero del 94. Nosotros, después de un tiempo nos dimos cuenta que no fue suficiente, aun así, con lo terrible y cruel que fue la guerra desde enero del 94, no fue suficiente. Necesitamos construir otro ¡Ya Basta!, pero no nada más uno, separado de otros. Tenemos que unir nuestras fuerzas y construir desde abajo en todo el país un ¡Ya Basta! que sea más profundo, más tremendo, más terrible, que realmente rompa este país, lo haga pedazos y lo vuelva a construir de forma más equitativa, más libre y más soberana. Porque lo sabemos bien claro y que ahora aquí no mandan los mexicanos, sino que mandan los extranjeros y esto tiene que cambiar.

Tanto los hombres como las mujeres —que ya sabemos pues que por ser mujeres las desprecian, las humillan, las hacen menos, no se toma en cuenta. Y ahora que si ya tienen edad, menos, ya no sirven para nada. Pero también para los jóvenes, hombres y mujeres que también los persiguen por ser jóvenes—, en la otra campaña está su lugar compañeras, está su lugar jóvenes. Aquí tienen la oportunidad de luchar, ya no de escuchar lo que otros hacen, de escuchar lo que otros están decididos a luchar; ahora se trata de que ustedes mismos sean parte de un movimiento que es suyo, no es de otro. No se trata de apoyar al EZLN, o de apoyar a Marcos, o de apoyar a una organización; se trata de apoyarnos a nosotros mismos y decir: nosotros somos la Otra Campaña, nosotros somos la Sexta y, como tal, la tenemos que defender y hacer grande.

Esto es lo que les queríamos decir, compañeros y compañeras. Vamos a regresar aquí, aquí vamos a quedar y vamos a tardar; no sólo en esta comunidad, en este ejido, sino en otros donde ustedes tienen presencia y organización. Y ustedes nos van a ayudar, nos van a enseñar cómo es el modo aquí, cuáles son los problemas, cómo están los trabajadores, los hombres, las mujeres, los problemas de los jóvenes, los problemas del pequeño comercio. Y junto con ustedes vamos a ir tomando el apunte de un Programa Nacional de Lucha. Y no vamos a dejar que alguien venga desde arriba a decirnos: “esto es lo que hay que hacer”. Estamos construyendo desde abajo, no lo que digan unos cuantos de cabezas grandes, sino la gente de abajo sencilla y humilde que diga “esto es lo que se necesita, esto es lo que demandamos, esto es lo que merecemos”. Y, siempre, lo que va a estar surgiendo es que lo que tenemos que cambiar y transformar es el sistema que tenemos ahora: el capitalista.

Compañeros, compañeras, les repito: tienen en nosotros a compañeros y compañeras. Digan sin pena: los del Ejército Zapatista de Liberación Nacional están con nosotros y están de a de veras, hasta lo último, no nada más que decimos unas palabras. Cuando enfrenten sus luchas, vamos a estar a su lado.

Gracias compañeros y compañeras.

Share

1 Comentario »

  1. busco una persona ke se llama alicia camacho morales necesito habrar con ella

    Comentario de gerardo dionicio camacho — Junio 8, 2006 @ 12:31 pm

RSS para comentarios de este artículo. TrackBack URL

Deja un comentario

Notas Importantes: Este sitio web es de la Comisión Sexta del EZLN. Esta sección de Comentarios está reservada para los Adherentes Registrados y Simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Cualquier otra comunicación deberá hacerse llegar por correo electrónico. Para evitar mensajes insultantes, spam, propaganda, ataques con virus, sus mensajes no se publican inmediatamente. Cualquier mensaje que contenga alguna de las categorías anteriores será borrado sin previo aviso. Tod@s aquellos que no estén de acuerdo con la Sexta o la Comisión Sexta del EZLN, tienen la libertad de escribir sus comentarios en contra en cualquier otro lugar del ciberespacio.


Archivo Histórico

1993     1994     1995     1996
1997     1998     1999
2000     2001     2002     2003
2004     2005     2006
2007     2008     2009     2010
2011     2012     2013
2014     2015     2016     2017

Comunicados de las JBG Construyendo la autonomía Comunicados del CCRI-CG del EZLN Denuncias Actividades Caminando En el Mundo Red nacional contra la represión y por la solidaridad Artículos