lista de correosrecibe automaticamente las actualizaciones a tu correosiguenos en tuitersiguenos en facebook siguenos en youtube

enlaceZapatista

Palabra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Feb021995

Carta a Esteban Moctezuma: lamento que el régimen del Zedillo haya decidido mancharse las manos con sangre indígena, y que usted sea cómplice de esta barbarie. 

2 de febrero de 1995.

Confidencial y secreto.

A: Esteban Moctezuma Barragán. Secretario de Gobernación.

México.

De: Subcomandante Insurgente Marcos.

Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Cuartel General. Montañas del Sureste Mexicano, Chiapas, México.

Señor:

Hace unas horas me enteré del comunicado de la Secretaría de Gobernación reafirmando su voluntad de diálogo. Viene, en ese comunicado, una referencia absurda a un despropósito declarado por el usurpador Robledo Rincón. Ignoro si la Secretaría de Gobernación es ahora vocera del desgobierno del estado de Chiapas, pero ese punto no viene al caso y sólo aumenta nuestra desconfianza sobre sus verdaderas intenciones al buscar el diálogo. Por otra parte me acaban de comunicar el ultimátum que usted se permite dirigir al EZLN en torno a supuestos retenes “fuertemente armados” de zapatistas en el municipio de San Andrés Sacamch`en. “Si no se retiran, serán desalojados por el ejército”, dice su amenaza. También aprecio la campaña en los medios de comunicación sobre un supuesto avance de nuestras tropas en la región de Los Altos. Usted sabe bien que los retenes “fuertemente armados” y el “avance de tropas zapatistas” en Los Altos es una mentira. Lo único que había era un puesto civil de revisión para evitar la introducción de armas, alcohol y el tráfico de estupefacientes. Esta es una decisión de las autoridades civiles, no del EZLN. Los mismos medios de comunicación dan cuenta de que las personas que se encontraban en esos retenes NO PORTABAN ARMAS. Por otra parte, en uno de los puestos de revisión civiles se decomisaron 5 kilos de mariguana que iban a tropas federales en el retén militar de Cathé.

Llama la atención que su ultimátum no haga referencia alguna a las violaciones al acuerdo de 15 de enero de 1995, tomado por usted y el que esto escribe, perpetrado por tropas federales en la frontera con Guatemala y que le ha sido comunicado oportunamente. “Son pequeñeces”, dirá usted, pero contribuyen al clima de deterioro en la distensión.

Si a usted le están aconsejando que aumente la presión militar para forzar un nuevo encuentro, lo están engañando. Los zapatistas respondemos a las presiones militares con iguales medidas, no nos intimidan las amenazas y puede usted aventarnos encima todos los soldados que guste. Así no habrá solución al conflicto y tenga usted la seguridad que se extenderá por todo el país. Nosotros respondemos a medidas de acercamiento con voluntad de salida política. Así fue como se consiguió el primer encuentro. Si usted aprieta la presión militar pensando que con eso nos sentaremos, se equivoca y esos asesores que tiene no harán sino llevarlo al fracaso.

Recuerde usted que, en la entrevista del 15 de enero de 1995, usted me dijo que muchos pensaban que sólo estábamos ganando tiempo con lo del diálogo; yo le respondí que nosotros pensábamos que ustedes estaban ganando tiempo para preparar la solución militar. Tal vez esto último sea la verdad, tal vez entre las condiciones secretas pactadas por el señor Zedillo para el préstamo de Estados Unidos esté aniquilarnos. Si esto es así, pues pueden ustedes proceder cuando gusten, nosotros combatiremos hasta el último hombre. Nosotros fuimos sinceros cuando nos sentamos a hablar con usted, creímos que en usted había la preocupación que tenemos nosotros: resolver el conflicto sin pérdidas humanas y destrucción. Tal vez nos equivocamos y usted sólo estaba buscando el tiempo preciso para el golpe militar. Lamento profundamente que así sea, existía una oportunidad de paz y sólo fue aprovechada para preparar la guerra. La historia sabrá pedir cuentas.

No volveremos a sentarnos si sigue la presión militar. Nosotros tenemos palabra: no hay ni un solo retén militar armado en las posiciones zapatistas producto de la acción de diciembre de 1994. Pueden ustedes seguir inventando mentiras y seguir apoyando, con sus bayonetas, al usurpador Robledo. Como quiera, él caerá y junto con él, todos los que insisten en sostenerlo en contra de toda lógica política y humana.

Si todo es un pretexto para la acción militar, lamento que el régimen del Zedillo haya decidido mancharse las manos con sangre indígena, y que usted sea cómplice de esta barbarie. Es todo.

Desde las montañas de Sureste mexicano.

Subcomandante Insurgente Marcos

México, febrero de 1995.

 

Share

No hay comentarios »

No hay comentarios todavía.

RSS para comentarios de este artículo.

Deja un comentario

Notas Importantes: Este sitio web es de la Comisión Sexta del EZLN. Esta sección de Comentarios está reservada para los Adherentes Registrados y Simpatizantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Cualquier otra comunicación deberá hacerse llegar por correo electrónico. Para evitar mensajes insultantes, spam, propaganda, ataques con virus, sus mensajes no se publican inmediatamente. Cualquier mensaje que contenga alguna de las categorías anteriores será borrado sin previo aviso. Tod@s aquellos que no estén de acuerdo con la Sexta o la Comisión Sexta del EZLN, tienen la libertad de escribir sus comentarios en contra en cualquier otro lugar del ciberespacio.


Archivo Histórico

1993     1994     1995     1996
1997     1998     1999
2000     2001     2002     2003
2004     2005     2006
2007     2008     2009     2010
2011     2012     2013
2014     2015     2016     2017

Comunicados de las JBG Construyendo la autonomía Comunicados del CCRI-CG del EZLN Denuncias Actividades Caminando En el Mundo Red nacional contra la represión y por la solidaridad